Se produjo un error en este gadget.

viernes, noviembre 13, 2009

Toda la Economía en una sola lección

La lección

Henry Hanzlitt


La economía está más plagada de falacias que cualquier otro estudio conocido por el hombre. Este hecho no es accidental. Las dificultades inherentes a la materia, en cualquier caso bastante grandes, son, sin embargo, mil veces multiplicadas por un factor insignificante en la física, las matemáticas o la medicina: la defensa especial de intereses egoístas. Si bien ningún grupo tiene intereses económicos idénticos a los que tienen todos los demás, cada uno tiene también, como veremos, intereses en conflicto de todos los demás grupos. Si bien algunas políticas gubernamentales buscan beneficiar a todos en el largo plazo, otras políticas beneficiarían a un grupo a expensas de otros. El grupo que se beneficiaría con esta política, con un interés directo en ella, la encontrará plausible y pertinente. Contratará a los mejores talentos que puede conseguir, para dedicar todo su tiempo a la defensa de su punto de vista. Y, finalmente convencería al público de que el asunto es justo, o confundiría todo de tal manera que haría casi imposible formarse sobre ella un juicio claro.

Además de estas interminables discusiones relacionadas con el interés propio, hay un segundo factor importante que todos los días siembra nuevas falacias. Es la persistente tendencia de los hombres que ven sólo los efectos inmediatos de la política o sus efectos sólo en un grupo especial, dejando de conocer los efectos de la política a largo plazo, no sólo sobre este grupo, sino tambien en todos los demás. Es la falacia de ignorar las consecuencias secundarias.
Ahí tal vez reside la diferencia entre la buena y mala economía. El mal economista sólo ve lo que está ante sus ojos: el buen economista también mira a su alrededor. Los malos sólo ven las consecuencias directas de la propuesta de programa, los buenos miran, también, las consecuencias indirectas y más distantes. El mal economista sólo ve que fue o cuales serán los efectos de una política particular, en un grupo en particular ; el bueno investiga, además, los efectos de la política en todos los grupos.

Parece evidente la diferencia. La precaución de averiguar todas las consecuencias de una política concreta sobre todos puede parecer elemental. ¿No sabe el mundo entero en su vida privada, que hay todo tipo de complacencias que, en ocasiones, son agradables y que al final, se convierten en desastrosas? ¿No está seguro que todos los niños que comen demasiados dulces pueden enfermar? ¿No sabe el individuo que se emborracha que a la mañana siguiente despertará con dolor de estómago y dolor de cabeza horrible? ¿No sabe el dipsómano que está arruinando el hígado y acortando su vida? ¿No sabe el don Juan, que se está entregando a todo tipo de riesgos, desde el chantaje a la enfermedad? Por último, para volver al campo de la economía, ¿no sabemos que el ocioso e inútil, incluso en medio de experiencias gloriosas , se encaminan hacia un futuro de la deudas y pobreza?

Sin embargo, cuando entramos en el campo de la economía pública, ignoramos estas verdades básicas. Hay hombres, que hoy se consideran brillantes economistas, que condenan el ahorro y recomiendan el despilfarro a escala nacional como medio de salvación económica, y cuando alguien señala cuáles serán, finalmente, los efectos a largo plazo de esta política, responden con petulancia, como un hijo pródigo a su padre que lo está previniendo, que “ en el largo plazo todos estaremos muertos”. Estas frases astutas y vacías pasan por epigramas devastadores y por sabiduría madura.

Pero la tragedia es que, en cambio, ya están sufriendo las consecuencias de la política a largo plazo del pasado remoto o reciente. El día de hoy ya es el mañana que el mal economista de ayer nos aconsejó no hacer caso. Las consecuencias a largo plazo de ciertas políticas económicas pueden hacerse evidentes dentro de algunos meses. Otras, tal vez por varios años no se demuestran claramente. Habrá otros que no lo puedan ser durante décadas. Pero en cualquier caso, esas consecuencias de largo plazo están contenidas en la política económica, con la misma certeza con que el pollo era el huevo, la flor en la semilla.
Partiendo, por lo tanto, de este aspecto, podemos resumir el conjunto de la economía en una única lección, y esta lección puede reducir a una sola proposición: El arte de la economía es tener en cuenta no sólo los efectos inmediatos de cualquier acto o política, sino también los más remotos y es descubrir las consecuencias de esa política, no sóloen un único grupo, sino para todos los grupos.
Las nueve décimas partes de las falacias acerca de la economía, que están causando un terrible mal en el mundo, resultan de la ignorancia de esta lección. Se originan todas ellos en uno de los dos errores fundamentales, o ambos: considerar sólo las consecuencias inmediatas de un acto o propuesta, y sólo las consecuencias para un grupo particular, ignorando los demás.
Por supuesto, que es posible el error opuesto. Al considerar una política, no debemos centrarnos sólo en los resultados a largo plazo para la comunidad en su conjunto. El error es cometido a menudo por los economistas clásicos. El resultado fue una cierta indiferencia a la suerte de los grupos inmediatamente perjudicados por la política o los acontecimientos que han demostrado ser beneficiosos en el computo general y en el largo plazo.
Son, sin embargo, relativamente pocas personas hoy en día cometen este error, y estas personas son principalmente los economistas profesionales. El error más común hoy en día, que aparece repetidamente en casi toda conversación que se ocupa de cuestiones económicas, el error en un millar de discursos políticos, la falacia predominante de la “nueva economía”, es centrarse en los efectos de corto plazo de la política sobre ciertos grupos y de ignorar o subestimar los efectos a largo plazo en la comunidad en su conjunto. Los “nuevos” economistas se están engañando a sí mismos pensando que este es un gran y casi revolucionario avance en los métodos de los economistas “clásicos” u “ortodoxos” ya que toma en cuenta los efectos corto plazo que estos últimos a menudo ignoraron. Sin embargo, ignorando o haciendo caso omiso de los efectos a largo plazo, están cometiendo el más grave de los errores.
Se olvidan del bosque, para examinar precisa y minuciosamente, ciertos árboles. Sus métodos y las conclusiones son casi siempre profundamente reaccionarios. A veces se sorprenden al darse cuenta de que están de acuerdo con el mercantilismo del siglo XVII .Incurren, de hecho (o incurrirían en caso de que no fuesen tan contradictorios) en todos los errores del pasado que los economistas clásicos, como se esperaba, habían liberado de una vez por todas.

Se observa con tristeza, a veces, que los malos economistas presentan sus errores a la opinión pública mucho mejor que los buenos economistas presentan sus verdades. A menudo hay una queja de que los demagogos en sus plataformas, son más razonables para exponer tonterías sobre la economía, que los hombres sinceros que tratan de mostrar lo que está mal en la economía. La razón fundamental de esto, sin embargo, no encierra ningún misterio. Es que los demagogos y los economistas malos presentan verdades a medias. Sólo hablan sobre el efecto inmediato de la política propuesta o su efecto en un solo grupo. Con respecto a esto, quizás a veces tienen razón. En estos casos la respuesta es mostrar que la política propuesta tendría tambien efectos retardados poco deseables o que sólo podría beneficiar a un grupo a expensas de los demás. La respuesta está en completar y corregir cada media verdad con la otra mitad. Sin embargo, considerar todos los principales efectos de una medida propuesta sobre todos requiere a menudo largas, complicadas y tediosas series de argumentos.
A la mayoría de los oyentes les resulta difícil seguir la secuencia de ideas y por lo tanto, esto se vuelve aburrido y aparece la falta de atención. Los economistas malos justifican esta debilidad y esta pereza intelectual, asegurando a los oyentes que no tienen que seguir el razonamiento o el juez de acuerdo a su mérito, porque es simplemente una cuestión de “clasicismo”, del laissez-faire, la “excusa de los capitalistas” o cualquier otro término nocivo que se les pueda ocurrir como eficaz.

Enunciamos la naturaleza de la lección y las falacias que se interponen en el camino, en términos abstractos. Pero la lección no es concluyente y las falacias no serán reconocidas a menos que ambos se ilustren con ejemplos. Con ellos, se pasa de los problemas económicos más básicos, a los más complejos y difíciles. A través de ellos podemos aprender a detectar y evitar, en primer lugar, las falacias más crudas y más tangibles y, por último, algunas de las más sofisticadas y sutiles. Esta es la tarea que ahora vamos a tratar.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!