Se produjo un error en este gadget.

sábado, noviembre 14, 2009

De Myriam Celaya, bloguera cubana

Terror: el recurso final

Noviembre 10, 2009 at 10:08


El terror es el recurso supremo de las dictaduras. Curiosamente, es también la manifestación más acusada de su propio terror: le temen a la palabra, a la libertad, a la lucidez, a la transparencia y a la dignidad de los que se atreven a desafiarla. La dictadura cubana no iba a ser la excepción, solo que ahora optó por abandonar el rebozo de discreción tras el que ocultaba su lado feroz y mostró sus uñas sucias. La agresión y golpiza propinadas a Yoani Sánchez este viernes 6 de noviembre, quien fue montada por la fuerza y a plena luz del día en un automóvil con chapa particular por varios fornidos individuos no identificados vestidos de civil, demuestra no solo el grado de indefensión de las personas bajo regímenes dictatoriales, sino también la rampante inmunidad de los gorilas y del régimen que se permiten cualquier atropello contra los ciudadanos que les son incómodos. La policía uniformada, por su parte, apoyó entusiasmada el desafuero de la jauría conduciendo a su vez a la blogger Claudia Cadelo y a la novia de Orlando Luis en una patrulla, hasta dejarlas también en una esquina del barrio de Nuevo Vedado.
Yoani, junto al escritor Orlando Luis Pardo, fue literalmente secuestrada en la céntrica avenida G, en pleno Vedado, golpeada e inmovilizada ante la mirada atónita y aterrorizada de decenas de personas que tuvieron el dudoso e involuntario privilegio de asistir a una escena que reproducía fielmente las protagonizadas por los esbirros de Batista, por la soldadesca de Pinochet o de cualquier otro de los dictadores que ha conocido la Historia, para no mencionar su similitud con los métodos de la mafia o de la narcoguerrilla colombiana. Golpes a puño cerrado contra el menudo cuerpo de Yoani, propinados por hombres que la mantenían de cabeza contra el piso, medio asfixiada en el asiento trasero de un auto, quienes justificaban el grotesco abuso gritando que se trataba de contrarrevolucionarios; ¡vaya desatino en un país donde ya no queda siquiera un atisbo de revolución!
Quieren frenar con el terror el creciente renacer ciudadano de la Isla. Y la verdad es que, de cierta forma, consiguen sembrar el miedo. En mi caso, por ejemplo, siento un terror profundo de pensar que cuando esto ocurrió yo no estaba allí para apoyar a Yoani y a los demás amigos. Me aterra imaginar que puedan arremeter con su rabia contra cualquier cubano libre y yo no esté cerca para gritar con todas mis fuerzas contra tanta represión y clamar por el fin de la tiranía. Finalmente la suerte está sellada: el terror es cobardía de quien lo aplica, no de quien lo recibe, es el principio del fin de los dictadores.
Con este acto de bestialidad pública contra una mujer indefensa, la dictadura cubana acaba de abandonar el disimulo y ha entrado en la era del desparpajo: un claro mensaje de lo que les puede ocurrir a los que se sientan animados a ejercer la libertad. Ciertamente, es de esperar más represión y más violencia porque la verdadera prédica de este gobierno es de odio. Veamos ahora cómo justifican esto los eternos miopes que pretenden correr un velo piadoso sobre la realidad cubana y continúan estrechando conciliadoramente las manos sucias del castrismo.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!