Se produjo un error en este gadget.

lunes, diciembre 07, 2009

Pobreza y valores

Resulta altamente pernicioso para la salud de la carrera de un sociólogo la internación en terrenos escabrosos que ponen en cuestión la ideología predominante sobre la pobreza.
Esta ideología (o sea, una construcción discursiva tendiente a demostrar una hipótesis, no a falsearla, como hace la ciencia) se basa en algunos presupuestos indemostrables e inamovibles:

- La pobreza es un efecto exclusivo de la economía: los países pobres tienen pobres. Los países pobres están siendo perjudicados por los países ricos. Los países pobres no tienen responsabilidad sobre su pobreza: son sujetos pasivos de fuerzas que no controlan
- Los pobres, en cada país, son sujetos pasivos de malas políticas. Por lo tanto- hasta que cambien esas políticas- tienen derecho a ser alimentados por el Estado, a ser sostenido por la Asistencia Social.
- El Estado debe redistribuir la riqueza- la que tiene en exceso la clase media- y repartir dinero o especie entre los más pobres.
- La función de los Asistentes Sociales es tratar que la mayor cantidad posible de pobres sean sujetos “elegibles” para los diversos planes de asistencia social, independientemente de los posibles cambios de actitud que tengan los sujetos.

Los sociólogos e investigadores sociales debieran salirse de este marco, a fin de estudiar otros condicionamientos de la pobreza, radicados en los “valores de grupo”, en la “cultura de la pobreza” existente, en los diferenciales de mortalidad infantil, esperanza de vida o nivel de ingreso de los diversos subgrupos culturales existentes entre “los pobres” a fin de rastrear otras soluciones, más creativas que la simple repartija de los fondos de Asistencia Social.
En vez de poner el énfasis en “planes sociales”, o en “la creación de fuentes de trabajo” (una tarea que no depende del voluntarismo de querer ayudar a los pobres) ponerlo en la “capacidad de obtener y mantener un trabajo” por parte de los pobres.
Se trata de, al menos, una extensión de la “responsabilidad”, que pasa a ser de la “sociedad” en abstracto, a todos los actores (empresarios, Estado, pobres)
Si seguimos considerando a los pobres como una especie de débiles mentales que deben estar al cuidado de la “sociedad” solo habrá cada vez más sujetos elegibles para ese rol, cada vez habrá más pobres asistidos por el Estado.
Murray Rothbard ha escrito sobre este tema páginas memorables y desmitificadoras.
Denuncia la “cultura” de la Asistencia Social que, en vez de propender a capacitar e independizar al individuo pobre, lo encadena al cheque mensual, extiende la cantidad de beneficiarios en virtud de un supuesto “derecho” y ahoga toda responsabilidad individual en los esfuerzos por progresar.
Destaca el rol de la iniciativa privada en la ayuda a los más pobres- en muchos casos protagonizada por iglesias y ONG- y demuestra la absurda carrera de incrementar los “pobres” (de 2 millones a 11 en solo 20 años) cuando en realidad la línea de la pobreza desciende abruptamente en EEUU.
La ”pobreza asistida” es un magnífico negocio político y una fuente inagotable de empleo público para los burócratas.
Me he impuesto como programa de investigación esta aproximación al tema de la pobreza en Argentina: los factores culturales que la reproducen y acrecientan permanentemente. Ya lo dije: área peligrosa para mi futuro. Pero como a esta altura- por edad- no me interesa el futuro personal sino aportar información util a los decisores, allá voy.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!