Se produjo un error en este gadget.

miércoles, diciembre 16, 2009

El Estado y el lobo

Aunque parezca mentira, aun las víctimas del estatismo más crudo, siguen esperando algo del Estado. O del Gobierno, como gusta llamarlo Rothbard. Por que “Estado” evoca a un ente abstracto, un diseño institucional. En cambio Gobierno es la cara visible del Estado, es un Poder Ejecutivo concreto, tramando con sus legisladores afines cómo seguir aumentando y perpetuando su poder. Con “Gobierno” se caen los afeites ideológicos que aún mantiene la palabra “Estado” casi como sinónimo de Nación, de Patria. Y uno no puede estar contra la Patria, no? En cambio, contra “esos” del Gobierno, el buen vecino puede estar.
El Gobierno cobra impuestos; regula mercados; emite directa o indirectamente moneda; subsidia a determinados sectores; desgrava a otros; impone tarifas aduaneras protegiendo ciertas industrias; obliga a mantener ciertos precios; presiona a ventas o fusiones o concentraciones empresarias; avanza sobre derechos individuales; manipula las estadísticas públicas; espía a los opositores; conspira para derruir partidos o instituciones; soborna; premia y promociona personas, sindicatos o corrientes internas; subsidia proyectos culturales; presiona a la prensa con el manejo de la publicidad gubernamental; modifica leyes clave que definen las reglas del juego; oculta negociados; protege aliados; ataca adversarios; trama conspiraciones; reprime protestas; presiona a jueces; oculta pruebas; destruye documentación ; intenta modificar programas educativos, influir en la prensa y en los intelectuales; subsidia a los hijos de ricos que quieren ir a la Universidad “gratuita”; provee de planes sociales atados a seguidismo político; llena la Administración Pública con activistas del partido del Gobierno; congela el precio de determinados servicios públicos por motivos electorales; reparte beneficios o castigos a intendentes, gobernadores, legisladores, jueces, auditores o fiscales, en fin: este monstruo tiene la virtud de hacerse invisible para ciertas personas, para ciertas ideologías o doctrinas.
El Ogro Filántropico tiene aun un enorme poder de seducción, como si este guardián nos vaya a salvar del supuesto lobo que anda merodeando, para lo cual le cedemos derechos, libertades, recursos, tiempo, trabajo: para que sea él el verdadero lobo. Hay gente que aun cree este cuentito del Estado bueno y el Mercado malo.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!