Se produjo un error en este gadget.

martes, diciembre 29, 2009

Dudas

Ya que el liberalismo – al cual adscribo- tiene pocas “verdades absolutas”, pero muchas hipótesis sobre cómo funciona la realidad, queda un amplio campo para la duda, la polémica y aun el enojo. No existe “un” liberalismo , sino diversas tradiciones que comparten una base común pero disienten en aspectos concretos.
Yo no termino de ponerme de acuerdo en varios temas centrales, que paso a describir.

Cristianismo y liberalismo. Estoy poniendo en duda la visión tradicional, según la cual el catolicismo es fuertemente antiliberal y el protestantismo, fuertemente inclinado al liberalismo. Desde Santo Tomas y sobre todo, con los neoescolasticos españoles de la Escuela de Salamanca , más muchos pensadores italianos católicos del siglo XVI y XVII aparece una vigorosa corriente católica liberal en lo político y aun en lo económico. Límites al poder del Rey para extraer impuestos, para gastar, para crear moneda de baja ley, derecho a la rebelión, obligación del rey de considerar los deseos y necesidades del pueblo, advertencias sobre la tentación de la tiranía, resguardos contra esa tentación, etc. constituyen un aporte absolutamente esencial y previo a las reflexiones de Locke y Hume, creadores del liberalismo moderno.

Liberalismo y Moral. No veo claro el límite entre defensa de un código moral-base del liberalismo moderno- y la “caída” en el más clásico conservadorismo (en lo sexual, lo procreativo, lo cultural, las “costumbres”, etc.). El conservador la tiene clara, no así el liberal: liberalización de las drogas? Matrimonio gay? Aborto? Libertad absoluta de expresión, aun para los fascistas y stalinistas? Política de seguridad?

Estado mínimo. Para las variantes más extremas del liberalismo el Estado no tiene razón de ser, es una estructura al servicio de una mafia enquistada en la sociedad, apropiándose de su trabajo y regulando la vida privada de millones de individuos, etc. Sospecho que el Estado mínimo, sí tiene una razón de ser y que no puede soslayarse fácilmente, cayendo en ensoñaciones ácratas y utópicas. Me imagino un Estado activo generando información, ayudando a coordinar entre grupos de la sociedad, anticipando el largo plazo, generando políticas generales con consenso, etc.

Seguridad Internacional. Menos aun comparto el “aislacionismo” de los liberales extremos, según los cuales EEUU no debió haberse metido en ninguna guerra europea. Si hubiera sido así, Hitler y Stalin - sus herederos- aun gobernarían el Viejo Mundo. Y el Holocausto se hubiera llevado no a seis , sino a diez millones de judíos.
Hoy el tema es el Islam. Se le puede criticar a EEUU toda su estrategia frente al Islam, pero si no existiera la postura de enfrentarlo, de ponerle límites, Eurabia sería una realidad y America Latina, una sucursal del Califato Universal. Israel hace tiempo que hubiera desaparecido y posiblemente otro Holocausto se hubiera desencadenado allí.

O sea. Cuestionar el Estado sin caer en la Utopía Acrata. Ha ahí el desafío para los liberales. Y no caer en la trampa “de derecha”, aliándose incondicionalmente con los conservadores.

Tarea difícil. Con muchas dudas. Pero vale la pena: frente a las locuras islámica, ecologista, neosocialista, indigenista y relativista el liberalismo moderno ofrece un territorio de esperanza y optimismo, un despliegue de pensamiento y creatividad, una huida de los clichés y los libretos de las minorías “esclarecidas” que persisten en sus delirios anticapitalistas, antimodernos, neomedievales.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!