Se produjo un error en este gadget.

lunes, mayo 31, 2010

Martí y Roca

Como se sabe, Roca es el Gran Malo del Bicentenario, asesino y oligarca.
José Martí, en cambio, es el Heroe preferido de Fidel y por lo tanto de la progresía bolivariana.
Vaya, vaya: ¿y si yo les dijera que Martí admiraba a Roca y a la República de trigo y ferrocarriles que estaba construyendo? Lean esto, y despues sientense a reflexionar:


Buenos Aires
José Martí
Junio de 1883, Presidencia de Julio Argentino Roca

¡ Cuán distantes las tierras del Plata de aquellos tiempos de encomenderos ensañados y fieros querandíesl
En el pago de la Matanza nacen flores; por donde corrían, sobre fantásticos caballos, los indios invasores, corren hoy, como voceros de los tiempos nuevos, los ferrocarriles. Ya el ombú no tiene trinos, sino himnos; ya no rinde la vida, a manos de Garay hazañoso, Tabobá malhadado, gran cacique; ni los minúas implacables cercenan el cuello a los bravos de España; ni Galán mata a los caracarís inocentes; ni a la sombra del tarco de flores moradas se cuentan desdichas los míseros lules, segados, como pálidas mieses, al filo de la espada insaciable del invasor violento. Ni en lenguas secas y ciencias sofísticas educan los colegios a la gente moza, que va de pie, desnuda la ancha frente y limpio de odio el labio, coreando hosannas, en el avantrén de una locomotora. Acólitos no dan ya las escuelas, sino agrónomos; no enfrenadores de almas, sino acariciadores de la tierra.
No vive ya en Palermo el sombrío Rosas; ni holgando por los campos vaga el gaucho, ora carneando intrépido la res rebelde, ora escuchando, encuclilIado al pie del lecho recio donde descansa su indolente amada, las coloreadas y sutiles trovas del payador enamorado. Por la pampa no merodean depredadores, sino que cruzan, seguidos de la, escolta que porta en astas altas el patrio gallardete, los zapadores nuevos del ejército en marcha: los agrimensores. Sonríe, maravilla y crece Buenos Aires, adelantada y generosa.
Deja en la mente el Mensaje presidencial la misma impresión grata que deja en los ojos un hombre fuerte y joven. Se ven desbordes, lujos, reboses de sangre pura, ansias potentes; parecen cantos de amantes, que los cruzados que van camino de una Hyerosolima a que se acercan, entonan en liras nuevas, adornadas de espigas de trigo, al pie de los balcones de damas nunca vistas en tiempos de buhoneros y castillos.
"Nunca - dice el Mensaje - abrió presidente alguno el Parlamento argentino en época de mayor paz y bonanza. Buenos Aires, aquietada y trabajadora, llama a todos los hombres a sus brazos, templo nuevo sobre la haz de la tierra". A los que fían en motines, dice honradamente: "Pagar dinero por gastos de guerra, revueltas y desórdenes es como echar capital al fuego". Y con profunda mira y gallardo propósito anuncia que van a ser de nuevo colocados en las filas activas de la nación los jefes que solieron inquietarla, porque "ha de olvidarse - dice - que esos jefes desconocieron sus deberes hacia su Gobierno, para recordar solamente que han envejecido unos en los campamentos, derramado otros su sangre en las batallas y prestado todos importantes servicios a la organización y gloria de su patria". "Vayamos en busca de trabajadores a Europa, semillero de hombres. Faltan maestros": .
Muestra, entre otras cosas, este Mensaje, que las tierras del Plata han dado ya buena sepultura a ese vicio cobarde de la mente que depaupera pueblos y hombres: la rutina. El Mensaje está, como la nación de cuyos progresos da sumaria cuenta, a caballo, y como pronto a nobles lides. No a lides en contra, sino en pro; no a batallas de morir, sino de sembrar y fecundar; no a batalla ¡ por Dios! de armas de riña, sino a certámenes de arados.
Bien queda a fin de cuentas Buenos Aires: el Presidente, rogando a los pueblos que agasajen al general Mitre, su noble contendor, modesto y famoso; el interior en orden; los indios invasores, echados de las faldas de los Andes, sus últimas guaridas ...El Municipio de la capital queda con sus gastos saldados, y las arcas llenas. En los diez ferrocarriles que se construyen hoy en el país trabajan catorce mil quinientos hombres. No hay villorrio que no pida a grandes voces camino de hierro; pues ¿a quién se le moverán las manos a cultivar, si no ve que puede dar salida fácil a sus cultivos? Ya desembarcan a las puertas de Buenos Aires, en el canal del Riachuelo de Barracas, que se apresta para grandes buques, los inmigrantes italianos.
En el Rosario ya trabajan en el nuevo muelle y ramal férreo. Cartas, ha habido este año tantas (diecisiete millones), que por ellas creció el Tesoro en cuatrocientos diecisiete mil pesos, que son cua¬renta y siete mil más de lo que el correo produjo un año antes. De telégrafos, han tendido cuatrocientos setenta y ocho kilómetros. De tierras, que los compradores solicitan con afán, hay cinco mil y cuatrocientas leguas medidas. Prepara el Gobierno para la venta las tierras nacionales, y cien leguas cuadradas en Chaco, para dar a los cultivadores, y ochocientas leguas más entre el Limay y el Neuquén que las fecundan.
Las fértiles misiones, pobladas hasta ha poco de escasos y primitivos caseríos, en cuyos rincones asomaban, por estar la tierra comarcana rebosándolos, acá plátanos suaves, allá mazorcas de maíz bueno, gavillas de tabaco, haces de caña, se están trocando ahora en depósitos ricos de almas bien nutridas con la enseñanza de las escuelas, y de frutos: de allí, algodón preciado; de allí, maderas finas. Red de ríos son las Misiones, y ya piensan en echar sobre ellos red de puentes; y como la tierra húmeda fructifica lujosamente, hablan ya de vapores que recojan los frutos.
El Chaco, de palmas finas, de platanillos frondosos, de robustos cactus, de árboles festoneados de venerable heno, bajo cuyas ramas, dosel de los arroyos, deslizan sus canoas de puntas dentadas las indias recias, pomulosas y cejijuntas; el Chaco extenso, cubierto de hondos bosques, no privado de cañas, ve ya llegar a sus regiones opulentas, cargados de sus aperos de abatir troncos y abrir la tierra, a los fornidos hombres blancos que vienen contentos a hacer su hogar tranquilo y libre con los maderos frescos de la selva.
Patagonia misma, tétrica y calva, tiene seis escuelas. "y la nación entera, trece escuelas normales de profesores, que se esparcirán luego por los campos y aldeas, a hacer buena la maravilla del pan y de los peces, y criar maestros; y mil quinientas escuelas públicas, pocas aún, con ser relativamente tantas, para calmar la sed ardiente de aquel gallardo pueblo: la sed de los caminadores. . .
De dineros, cuenta "el Mensaje que la República ahorró este año un millón y medio de pesos, que con otros legítimos arbitrios, fueron a amenguar la deuda.
La importación llegó a sesenta y un millones doscientos cuarenta y seis mil pesos. La exportación excedió a la importación en dos millones cuatrocientos cincuenta mil pesos. La deuda pública ha cumplido sus plazos. Y el dinero que para ferrocarriles se tomó prestado, en ferrocarriles se empleó. Domando tierras revueltas, vestidas de copiosa verdura, que brillan al sol como líquidas gigantescas esmeraldas, cruza ya por el Tucumán, perpetuamente florecido, la máquina de vapor. Camino de las alamedas de Mendoza, y digno visitante de los Andes, ya salva la provincia de San Luis osada vía férrea. Silbando pasa y humeando la locomotora, como alegre de ver tanta hermosura, por entre los amenos caseríos de Corrientes frondosa, poblados ye naranjos. ¡ Tierras son ésas de donde salieron, a la voz de San Martín, unos puñados de hombres, a cruzar los Andes, postrar a ejército cuantioso y redimir a Chile; y los cruzaron, los postraron y lo redimieron en veinticuatro días! ¡ Campañas haga iguales en la industria Buenos Aires, dignas de aquellas maravillosas y centáuricas que dieron apariencia de dioses a los hombres!
Todo lo alcanzará Buenos Aires, que a tiempo supo exponerse a morir, por ser dueña de sí, y ahora sabe vivir cuerdamente, rica en ardientes corazones y en mentes fértiles.



2 comentarios:

Fernando Pedrosa dijo...

consulta ¿cual es la fuente?

esteban dijo...

Cómo no. El libro se llama "José Martí. Páginas selectas". Colección Estrada. No figura año de edición, pero debe ser de los años 30 o 40.El artículo "Buenos Aires" se publicó originalmente en La América, Nueva York, junio de 1883. No tengo más datos. Gracias

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!