Se produjo un error en este gadget.

domingo, mayo 02, 2010

La Información


La verdadera batalla política es siempre la del control de la información.
Dice Carlos Alberto Montaner, hoy 1 de mayo:

Para tomar esas decisiones era menester informarse. La violencia totalitaria trata de impedir que las personas puedan informarse. ¿Para qué necesitan informarse si todas las decisiones las toma el Estado y todas las verdades ya han sido descubiertas?

En Cuba hay numerosas brigadas de la policía dedicadas a arrancar antenas parabólicas, descubrir teléfonos satelitales, confiscar libros prohibidos y negarle el acceso a Internet a cualquier persona mínimamente independiente. No se me ocurre una actividad más miserable que ésa.


Escribe Leszek Kolakowski:

La tentativa de crear con métodos institucionales un régimen social libre de conflictos, puede tener éxito solo en la medida en que la opresión totalitaria puede impedir que los conflictos se manifiesten. Sin embargo, como ninguna tecnología utópica es capaz de enterrar las fuentes de los conflictos, irremediablemente se pone en marcha una gigantesca maquinaria de mentiras que ha de presentar la inevitable derrota como una gran victoria.

De eso se trata la política socialista-populista: impedir que la gente se informe por sí misma, reemplazar la información de hechos por información sobre cómo deben interpretarse esos hechos, brindada por el aparato comunicacional del régimen.

El control de la información es clave, tanto para Venezuela y Argentina, como para Cuba y Corea del Norte o Irán. Como las dos primeras aun conviven con instituciones republicanas, las batallas allí son más bizarras. Mientras los Castro simplemente prohíben la aparición de cualquier medio no oficialista, Chávez tiene que encontrar pretextos, licencias vencidas, problemas impositivos y Kirchner tiene que crear una compleja Ley de Medios, intentar controlar la provisión de papel prensa, etc.
Las “guerrillas comunicacionales bolivarianas” y las brigadas cibernéticas kirchneristas son casi lo mismo: la necesidad de acentuar el combate contra los medios privados organizando patrullas parapoliciales especializadas en presionar en esos ámbitos.
Pero van a perder.
La Web, los SMS, los tweeters, garantizan una circulación de información “extracorpórea”: en vez de circular por arterias perfectamente visibles y por lo tanto controlables, la nueva realidad comunicacional circula por el Cyber espacio, mucho más lábil y elusivo a los controles.
Como dice Yoani,

El SMS se ha convertido en la fuente de información más rápida para quienes ya hace mucho rato dejamos de creer en los medios oficiales. Antes no nos enterábamos de lo que ocurría a nuestro lado, ahora no hay manera de evitar que lo sepamos.
Tarde están llegando los torquemadas de las redes a la convicción de que Internet es la mejor arma que pueden usar los amordazados
.

La Web 2.0 es la herramienta que permite la participación activa de los usuarios. Ya no hay “sitios” y “visitantes”. Ahora los visitantes producen sitios (blogs, espacios personales en redes sociales, etc.), los lectores son productores, la información vuela en pocos segundos y los atribulados agentes de prensa de los gobiernos no saben cómo hacer para controlar tanto tráfico. No lo pueden hacer: Internet es una herramienta básicamente incontrolable, aunque no incontrolada.
Toda la “maquinaria de la mentira”, que podía ser construida por Stalin, Mao o Hitler y descripta por Orwell (como su maravilloso “Ministerio de la Verdad”, que cambiaba permanente los registros históricos), toda esa burocracia de controladores es ineficaz tratando de interceptar SMS o blogs. Son simplemente impotentes frente al mundo virtual y volátil, atados como están al mundo físico de los aparatos burocráticos. Son impotentes, por lo tanto, para seguir fabricando mitos, ya que las mentiras se disuelven como una niebla matinal apenas son contrastadas por cien mil atentos ciber navegantes, que prontamente suben la foto apropiada que desmiente la versión oficial.

Las guerras comunicacionales que nuestros patéticos gobernantes populistas emprenden están destinadas al fracaso: por primera vez en la historia el poder no es algo mayor, más alto, mas potente que la multitud . Por que la multitud está armada con pequeños dispositivos que contrarrestan al instante la mentira del poder, lo dejan en ridículo. Y del ridículo no se vuelve.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!