Se produjo un error en este gadget.

domingo, abril 04, 2010

La guerra que perdieron

El amor a la guerra que teníamos en 1973 – leíamos a Clausewitz con pasión- era otra faceta del desprecio a la libertad de elección que ejercíamos: nada más alejado de “la mano invisible” del mercado que la guerra. Nada más ajeno al flujo de información y libre intercambio de bienes que la guerra dirigida por el Estado mayor. La Economía de Guerra es la Idea Platónica de la economía perfecta: organizada como una entidad única, la Nación produce, disciplinadamente, los bienes necesarios para vencer al enemigo. Nadie cuestiona racionamientos y escaseces, planes o estrategias. Este clima- justificado parcialmente, o al menos entendible, en una guerra- es el escenario preferido de los social- estatistas: se necesita una permanente Economía de Guerra donde las decisiones las tome únicamente el Jefe Supremo: cosas tan importantes no pueden dejarse libradas a gentes comunes como consumidores o empresarios.
Para nosotros era simplemente absurdo que los empresarios y trabajadores no se supeditaran al Plan. El Plan Trienal-control de precios incluido- terminó estallando en el Rodrigazo devaluador e hiperinflacionario cuando no había cumplido aun los tres años.
Si no hay guerra “real” se la inventa: guerra a la especulación, guerra al desabastecimiento, guerra al antipueblo oligárquico, etc. Guerra al campo.
La guerra, la crisis, la excepcionalidad, el peligro, la amenaza no solo atemoriza a la gente, dota de argumentos a los burocratas para seguir decidiendo –como Padres- sobre cada uno de los ciudadanos. Ellos confían en sus decisiones- que usualmente llevan al fracaso inflacionario y el desabastecimiento- y desconfían de las decisiones libres de los ciudadanos.
El presente deshilachamiento del “Poder Popular Venezolano” y de la rígida dictadura castrista (crisis energética, desabastecimiento, mercado negro, corrupción, devaluación, controles desesperados de precios, renuncias de funcionarios e ideólogos, fugas de artistas del régimen, información libre circulando por intenet y celulares) muestra que la “guerra” la estan perdiendo ellos: dentro de diez años Castro, Chávez, Evo serán recuerdos remotos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde que descubrí tu blog me he sentido acompañado, que difícil es tener 21 años, estudiar filosofía y no ser un fanático militante de la izquierda fachista que rodea los ámbitos académicos. Gente como vos ayuda a que no me aliene a la ideología oficial, que lo único que persigue es la supresión de la libertad del individuo.
Saludos

Iván, de mar del plata

ivan_belbenoit@hotmail.com

esteban dijo...

Me gustaría publicar tu comentario como post, lo permitís? Gracias

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!