Se produjo un error en este gadget.

sábado, agosto 28, 2010

El lenguaje, no los hechos

Sigo pensando que el tema del progresismo es el lenguaje, el discurso, la narración, nunca los hechos. Por eso su necesidad de intelectuales "orgánicos": exquisitos cultores del lenguaje críptico, complejo, lleno de sugerencias, pero incapaz de describir objetivamente la realidad.
Cuando está en el poder, el Lider habla. Son famosos los discursos de Fidel Castro de cuatro o seis horas. ¿Qué cosas necesitan un dicurso de cuatro horas?
Los grandes intelectuales humanistas y liberales no necesitaron escribir mamotretos de mil páginas. Lord Acton en un par de cientos de páginas relata la historia de la libertad de dos milenios. Isaiah Berlin lo mismo.
Cuando sobran palabras es que faltan hechos.
La Presidente habló el martes durante una hora y cuarenta minutos sobre Papel Prensa. Habló mucho y dijo poco, demostró poco: unas acusaciones genéricas y ninguna acción, sólo el envío de una aun no redactada ley al Congreso y una presentación ante la Justicia. Poco y nada.
Lo importante, para los que la apaludían, fue el "discurso" en cadena nacional y lo que insinuó, sugirió,no lo que demostró.
Chávez tiene infinitos programas de radio que suelen durar varias horas. Habla, habla. Mientras, 120,000 personas fueron asesinadas por la delincuencia durante su mandato, los alimentos importados se pudren en las barracas, la pobreza profunda aun sigue reinando, despues de 12 años de "socialismo del siglo XXI".
Sartre escribía mucho: jamás denunció los crímenes de Stalin, la invasión a Hungria o Checoslovaquia. No vivió para justificar o ignorar la invasión soviética a Afganistán.
En el sitio de Presidencia se archivan 440 páginas de discursos de la Presidente. Cada página tiene unos 7 u 8 links hacia los discursos: total, que en 34 meses Cristina disparó unos 4,000 discursos, a toda hora y en toda ocasión. O sea, gastó 4,000 horas de gestión para hablar y otro tanto para redactar en papel o mentalmente esos discuros: unas 8,000 horas dedicadas a "comunicar". Como en dos años y medio tuvo unas 12,000 horas de gobierno, está claro que su principal actividad es hablar, la que consume un 70% de su tiempo. Haz lo que yo digo.
Además de ella, hablan los intelectuales: Feinmann, Forster, Horacio González, Verbitsky. O sea: nos inundan de palabras, no de obras.
Necesitan palabras para tapar la realidad, para inventar conspiraciones destituyentes, para pelearse con grupos mediáticos, para inventar enemigos del pueblo, para demostrar que la clase media es "oligarca", para enojarse con el mundo,para NO captar inversiones extranjeras. Y, mientras tanto, para enriquecerse con negocios sucios.
Aman lo que dicen: es lo único importante para ellos.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!