Se produjo un error en este gadget.

jueves, febrero 25, 2010

La madre habla

-Señora, le doy sinceramente el pésame por la muerte de su hijo y le pido que me cuente, por favor, las circunstancias del sepelio.
-El régimen ha metido toda la presión política desde primeras horas de la mañana. No han dejado que sacáramos en hombros a mi hijo. Han mandado a dos médicos para decir que no abriéramos el ataúd, porque ya se estaba descomponiendo. Y era mentira. No me han dejado que le echara “Coral negro”, su perfume preferido. Han venido a intimidar, querían recogerlo en coche y llevarlo rápidamente al cementerio, a pesar de que está muy cerca, para que no hubiera una manifestación grande. Pero nosotros les hemos dado la respuesta adecuada, sin miedo. Hemos hecho una cadena de oraciones, dirigida por el hermano Mesa. Hemos rezado con dignidad. Hemos cantado el himno cubano y hemos gritado: “Orlando vive en nuestros corazones”. Toda su familia lo ha besado. No había ningún mal olor. Los sicarios de Castro habían sitiado la carretera y pedían las identidades. Querían que cientos de disidentes no pudieran acudir al entierro.
-¿Qué espera de España y del Gobierno español?
-No digo que rompa las relaciones con Cuba, pero sí que haga responsable al régimen de Castro y que Raúl Castro pague a buen precio la muerte de mi hijo.
-¿Qué piensa de la petición de «disculpas» de Raúl?
-¡Cómo voy a admitirle un mensaje así! No han sido los Estados Unidos los que no han dado respuesta a las peticiones de mi hijo, los que lo han torturado durante tanto tiempo. No, la culpa no la tiene Estados Unidos. La tiene este régimen. No fueron los Estados Unidos los que no dieron respuesta a más de ochenta días de huelga de hambre. Ni los que torturaron a mi hijo. Lo han torturado. Muy al principio, el jefe de la prisión Kilo 8, de máxima seguridad, lo metió en una celda especial en la que estuvo 18 días sin agua, lo cual lo dejó ya muy malo del riñón. Ha sido un asesinato premeditado. El régimen tenía fotos y vídeos de él, sabía cómo estaba.
-¿Es cierto que parte de las torturas se debían también a que su hijo es negro?
-Sí. En muchas ocasiones, por eso, sólo por ser negro, lo ataron de manos y pies y lo azotaron con la fusta hasta hacerle sangrar.
Muchas gracias, señora, por habernos atendido.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!