Se produjo un error en este gadget.

domingo, marzo 29, 2009

Los temas en discusión

La crisis mundial ha puesto dramáticamente en discusión muchos temas, de los cuales apenas había interés en los años 90, cuando la economía capitalista parecía no dejar de crecer y la política democrática había-al parecer- derrotado al comunismo.
Hoy- corsi e ricorsi- parece que el signo contrario domina la discusión: el retorno del keynesianismo, el final del capitalismo, el necesario Estado que controle la codicia individual, etc.
El discurso común es, sin caricaturizarlo, más o menos el siguiente:

- El capitalismo se basa en una lógica depredadora, ya que el ser humano sin controles o limites es una especie depredadora: consume recursos naturales y personas en la hoguera de la producción, buscando simplemente su beneficio personal.
- Para limitar esta codicia es necesario que la Sociedad, por medio del Estado, controle la acción individual , en beneficio de la comunidad. De este modo, la sociedad le cede al Estado- administrado en concreto por funcionarios políticos- el poder de coacción, la capacidad legislativa, judicial y ejecutiva.
- Los grupos económicos intentan copar el Estado para obtener beneficios, pero la política democrática, por via del voto permite que las mayorías impidan esa maniobra de cooptación.
El Estado democrático ejerce entonces la defensa de los sectores más débiles de la sociedad para impedir la depredación capitalista
- Esta crisis es Terminal: se termina con ella el llamado “neoliberalismo”, el Consenso de Washington y se sigue en la senda intervencionista que desde los años treinta hasta los ochenta se siguió, y que nunca se debió abandonar.

El capitalismo no fue fundado por nadie. Nació, de a poco, desde las oscuridades de la era feudal y contra el absolutismo del Rey, que no soportaba la competencia privada y quería todo el poder para el Estado, o sea, para él.
El capitalismo es básicamente una creación espontánea, que solo se desarrolla plenamente en un ambiente de seguridad jurídica, ética de trabajo, libertad de comercio, de paz, de bajos impuestos, contratos garantizados por el sistema jurídico y un marco propicio para la creatividad, el ensayo y error, el riesgo. Es decir en un contexto altamente normatizado, lo contrario de la "ley de la selva".

No es capitalismo el mercantilismo, no es capitalismo el empresario amigo del Rey, no es capitalismo el manejo de la economía mediante subsidios, exenciones impositivas, alientos a ciertas industrias, tipos de cambio diferenciados, cuotas, protecciones aduaneras, monopolios, licencias, permisos, exclusividades, mercados protegidos.
No es capitalismo la estafa, el desfalco, el trafico de influencias, el acceso privilegiado a información, la ley de la selva, la ausencia de leyes que penalicen el trabajo en negro, la evasión impositiva, el engaño al consumidor, la competencia desleal, los “contactos” con el poder, las “influencias” en las altas esferas: todo eso se observa todos los días en los regímenes populistas y socializantes, supuestamente “populares”: corrupción, “amigos del poder”, burguesías rapidamente enriquecidas, contratistas multimillonarios, excepciones, leyes privadas (“privilegios”)
No está en crisis el capitalismo, sencillamente porque la crisis forma parte de su dinámica imprevisible. La vida está llena de crisis, algunas graves.
Lo que siempre está en crisis es el intento de someter a la acción de funcionarios la vida económica. Con el pretexto de “controlar” la codicia privada, se instaura un sistema que ahoga la motivación a crear nuevos bienes y servicios, más eficientes, baratos, de mejor calidad y más accesibles a la gente. La economía controlada se congela, deja de crecer, se repite a sí misma y decae, como todas las economías cerradas y estatistas: ¿o es necesario aun demostrar que fue la apertura al mundo lo que salvó a China de la hambruna a que el comunismo la llevaba permanentemente? Ese Comunismo de mercado- aberración que algun dia, quizás, dará lugar a una democracia capitalista- muestra al menos que ciertos valores capitalistas (derecho a la propiedad, por ejemplo) deben ser aceptados aun por sus enemigos para desarrollar el país : ¡y vaya que se desarrolló China! Preguntemos a sus dirigentes si desean una vuelta atrás…

El sistema de mercado es perfectible, obviamente, sobre todo a la luz de nuevas tecnologías, y nuevos desafíos. Pero pretender que la política venga a controlar (reemplazar) a la economía privada es un retroceso destinado, además, al fracaso: es volver a lo de siempre, al Rey administrando la cosa pública, como si de su hacienda se tratara. Ahora a eso de le dice “redistribuir la riqueza” – quedándose el “redistribuidor” con el rédito político (y en caso de corrupción, con un “vuelto” importante)-
Como dice el viejo “Camino del Tao”, de 2500 años de antigüedad


Cuando más prohibiciones existen, más pobre es el pueblo.
Cuando más grande es el número de leyes,
Mayor es el número de ladrones y bandidos
Por lo tanto el sabio dice:
No hago nada y el pueblo se reforma por sí mismo.
Amo la quietud y el pueblo se hace recto por sí mismo
No negocio y el pueblo se hace rico por sí mismo
No tengo deseos y el pueblo es simple y honesto por sí mismo


Hoy vuelve a quedar entre los temas en discusión esta vieja advertencia de Lao Tse: qué cantidad de prohibiciones exigen los políticos y qué cantidad de prohibiciones está dispuesto el pueblo aceptar; qué cantidad de “negocios” a cargo del Estado, que impidan la creación de riqueza se pueden permitir; cuanto deseo deberán reprimir los políticos para que el pueblo pueda crecer solo.

sábado, marzo 28, 2009

El TAO es neoliberal


EL LIBRO DEL TAO




LVII- EL ARTE DEL GOBIERNO

Cuando más prohibiciones existen, más pobre es el pueblo (…)
Cuando más grande es el número de leyes,
Mayor es el número de ladrones y bandidos
Por lo tanto el sabio dice:
No hago nada y el pueblo se reforma por sí mismo.
Amo la quietud y el pueblo se hace recto por sí mismo
No negocio y el pueblo se hace rico por sí mismo
No tengo deseos y el pueblo es simple y honesto por sí mismo.


LXXV- SOBRE EL CASTIGO

Cuando el pueblo está hambriento,
Es porque sus gobernantes comen demasiados granos confiscados.
Por lo tanto la indocilidad del pueblo hambriento
Se debe a la interferencia de sus gobernantes
Es por eso que son indóciles.
El pueblo no teme a la muerte,
Porque está ansioso por vivir
Esa es la razón de por qué no teme a la muerte
Los que no interfieren su vida
Son los que exaltan la vida.


LVIII- GOBIERNO PEREZOSO

Cuando el Gobierno es perezoso y tonto
El pueblo no está corrompido.
Cuando el Gobierno es eficiente e inteligente,
El pueblo está descontento

El desastre es la avenida de la fortuna
Y la fortuna es el escondite del desastre


LXXXI- EL CAMINO DEL CIELO

Las palabras que encierran la verdad nunca suenan bien
Las palabras que suenan bien no expresan la verdad.
Un hombre bueno no arguye;
El que arguye no es un buen hombre.
El sabio no conoce muchas cosas;
El que conoce muchas cosas no es sabio.
El Sabio no acumula para sí,
Vive para otras gentes
Y se hace rico;
Da a otras gentes,
Y vive en la abundancia.
El Tao del Cielo
Bendice pero no daña
Logra, pero no disputa

jueves, marzo 26, 2009

El Jardín de Infantes progresista

- Mami, la maestra nos estuvo hablando hoy, sobre política
- Que bien, y que les dijo
- Es muy largo: que en el mundo hay gente muy muy mala que goza explotando a gente muy muy buena. Esa mala gente quiere la libertad – o sea que el gobierno les deje hacer lo que se les ocurra- para poder seguir explotando a la pobre gente: son los neoliberales.
En cambio, desde el campo popular surgen lideres – como Castro o Chavez- que quieren proteger a los buenos y pobres de los malos y ricos. Para eso usan una herramienta- el Estado- y estatizan las empresas de los ricos malos, por lo cual los pobres buenos serán mucho más felices y ricos.
El problema es que los malos ricos van llorando hacia el Imperio- que es el dueño de Hollywood y otros lugares donde se “manipula” la cabeza de millones de personas- y le piden ayuda. Entonces el Pérfido Imperio se pone a acosar al país que se liberó de los ricos y malos. Entonces ese país debe gastar sus millones en armas, para evitar la inminente invasión, el intento de asesinar al Líder, de envenenar las aguas y de arruinar las cosechas. Entonces el Pueblo entero debe armarse en defensa de su Líder y de su Revolución, lo cual acarrea problemas ya que los recursos hay que usarlos en la Defensa y no en la Educación o la Salud. Los niños son entrenados en táctica militar, y los soldados se convierten en las guías del pueblo. El pueblo se hace guerrero, jura Patria o Muerte y se prepara para la invasión
Gracias a esos magníficos esfuerzos, la invasión nunca llega. Pasan décadas y décadas sin invasión norteamericana, por lo cual la disciplina revolucionaria comienza a aflojarse y desgraciadamente empiezan a asomar enfermedades sociales: pesimismo, inconformismo, corrupción, mercado negro. Esas enfermedades deben ser combatidas con la misma fuerza que al Imperio, por lo cual la Policía Secreta comienza a tener cada vez más recursos y poder. Se prohiben las facciones políticas, los clubes, las reuniones, se abre la correspondencia, se impiden los viajes al exterior, las llamadas de larga distancia, el acceso a Internet, la asociación por cualquier motivo, la prensa libre, solo hay un diario y un canal de TV, el único que habla durante horas es el Líder, la tele pasa todos los días discursos y actos de masas eufóricas aclamando al Líder. El Líder pide apoyo en la larga y costosa lucha contra el Imperio y el Enemigo Interior, contra los burgueses, los intelectuales antipueblo, contra los burócratas, los corruptos, los acaparadores, los especuladores, los derrotistas, los troskistas, los neomarxistas, los socialdemocratistas, los liberales, los conservadores, los fascistas, los anarquistas, los democristianos, los campesinos, los industriales, los comerciantes, los universitarios o quien sea.
El pueblo feliz recibe gratis educación y salud y una ración de un kilo de arroz por mes. A cambio de eso resigna libertad de reunión, de expresión, de prensa, de comercio, o sea todas esas libertades burguesas, formales, que solo sirven a los ricos.
Mientras los paises capitalistas se revuelven en crisis interminables, las Patrias Socialistas brillan por su orden, alegría, bienestar, igualdad, pureza revolucionaria, hidalguía deportista y combaten los vicios capitalistas: el humanismo, el romanticismo, la creatividad, la libertad, el individualismo, el acceso libre a la información.
Eso fue los que nos contó la Seño, Mami. Mañana nos prometió una clase sobre la crisis final de la Civilización Occidental y el triunfo de la causa de los desamparados, conducidos por el Islam.

martes, marzo 24, 2009

Semprun y el atentado a las torres

Crímenes sin criminales
Carlos Semprún Maura



Columna publicada el 13-09-2001

No sé por qué las reacciones del Gobierno francés y del Presidente Chirac, ante los gigantescos atentados terroristas islámicos en Nueva York y Washington me recuerdan –salvando las distancias– a las de Arzalluz ante los atentados de ETA: condena de la violencia, pero no de los violentos. Interrumpiendo rápidamente una gira preelectoral por Bretaña, el Presidente hizo dos declaraciones: una de inmediato, otra más pensada, poco antes de las 10 de la noche. El mensaje de estas declaraciones de circunstancia, es sintomático: no faltaron, claro, los lamentos por lo ocurrido, la pena que se tenía por las víctimas y sus familias, la solidaridad con el pueblo norteamericano, pero lo esencial fue afirmar que nadie sabía quién había cometido dichos atentados y, ya que los culpables eran totalmente desconocidos, lo más urgente y hasta lo único que se podía hacer era no hacer nada.

Jospin dijo más o menos lo mismo, aunque peor, ya que soltó la frase luego censurada, de que, “pese a haber trascurrido del otro lado del Atlántico”, o sea, en casa del enemigo, era doloroso. Insistió en que había que mantener la calma y, para demostrar su calma, hicieron el ridículo: lanzaron de nuevo la operación “Vigipirate”, o sea, que envían patrullas de policía y militares en las estaciones, aeropuertos, ministerios y hasta la Torre Eiffel, no es broma, y uno se pregunta ¿para qué?, ¿para demostrar su calma, o para prepararse a rechazar una invasión de marcianos?

Evidentemente, la opinión pública y la prensa no tiene estas autocensuras supuestamente diplomáticas ni esa prudencia cobarde, porque la opinión pública no está directamente comprometida en los cambalaches de venta de armas y otras tecnologías y en compra de petróleo y en todos esos intercambios comerciales, políticos y “culturales” de las autoridades francesas con tantos países árabes y que por lo tanto piensan que condenar el terrorismo islámico, puede ser contraproducente. Además “allí, o sea en USA nos las den todas”. Pero si la prensa no tiene esos pelos en la lengua, dista mucho de ser unánime. Si algunos, como el editorial de éste miércoles en Le Figaro y otros comentaristas que escuché por la radio y televisión, denuncian claramente el terrorismo islámico y la posible pista Ben Laden (Y ¿por qué no éste grupo, con la ayuda de estados como Pakistán o Irak?), otros en cambio y concretamente los de Le Monde Diplomatique, faltaba más, denuncian a Israel, cuya mera existencia resulta tan intolerable a las “masas palestinas y árabes”, tan humilladas que esto justifica todos los terrorismos. No es que yo considere que hay que quemar mezquitas como se queman sinagogas, pero si la búsqueda y captura de los culpables incumbe ante todo a los USA, una solidaridad democrática sería bienvenida y un análisis crítico de las relaciones de Francia con los países que se vanaglorian de subvencionar el terrorismo: Afganistán, Pakistán, Siria, Irak, Irán, Libia, y hasta la Arabia Saudí que juega doble y triple juego desde hace decenios, no me parecería del todo inútil.

Me pasé la tarde del martes 11 ante la tele, interrumpiéndome cada diez minutos para intentar comunicar con mi hijo mayor, en Nueva York. Una situación compartida, creo, con millares de europeos, por lo cual, el teléfono de Nueva York estuvo totalmente colapsado. Mi hijo me llamó a las diez y media de la noche para tranquilizarme. Si cuento esta anécdota familiar sin trascendencia histórica es únicamente para precisar que lo que los medios informativos franceses han aullado durante horas sobre el caos y el pánico en Nueva York, es muy exagerado y yo diría totalmente falso. Las dos célebres torres de Manhattan se han derrumbado. Los Estados Unidos, no.

Adiós a Carlos Semprun

Editorial de Libertad Digital

La inexorable ley de la vida se ha impuesto una vez más arrebatándonos a Carlos Semprún Maura, periodista, dramaturgo y decano de la sección de Opinión de Libertad Digital. Tenía 82 años y formaba parte de la nómina de columnistas de esta casa desde su fundación hace casi una década. A los lectores de este diario ha dedicado la última etapa de una vida consagrada a defender con la palabra su abanico de principios, que fueron evolucionando desde el comunismo de posguerra en el PCE hasta el liberalismo de este convulso principio de siglo.

A lo largo de su dilatada y provechosa vida Semprún Maura destacó en todo lo que se propuso. Fue un brioso antifranquista que, en los peores años de la dictadura, entraba en España desde el exilio exterior para rearmar moralmente a los del exilio interior, los disidentes de un régimen que, allá por los años cuarenta era todopoderoso y asfixiante. A esta primera fase de su vida intelectual le sucedió la del desencanto. Se dio de baja en las filas del Partido Comunista, entonces el único, y siguió por libre desplegando a su alrededor una proverbial actividad cultural caracterizada por el inconformismo. Como dramaturgo cosechó numerosos éxitos en Francia y revisó a fondo sus antiguas creencias políticas, transmitidas casi de un modo sanguíneo por su hermano Jorge.

Para la década de los años 60 Carlos Semprún era ya un intelectual reconocido en el agitado París de Sartre y la revuelta estudiantil. De ambos daría buena cuenta, pero no para comulgar con las ruedas de molino del pensamiento único, sino para someter a crítica lo que a él le parecía una moda irresistiblemente servil y reaccionaria. Porque Semprún Maura siempre fue un librepensador. Desconfió de todos y de todo, y nunca se creyó lo que los demás daban por sentado a la primera. Esa desconfianza innata y un talento poco común le convirtieron en el mejor de toda su generación; la de los niños de la guerra exiliados que, mientras se abrían un camino en el extranjero, trataban de comprender qué había pasado en el país de sus padres.

Semprún nunca volvió a residir en España, pero llegó a entenderla tanto o mejor que los españoles que estaban dentro. Su patria perdida terminó por recuperarle a él cuando ya frisaba la setentena. Su individualismo ácrata sumado a una insobornable lucidez, dieron forma al efectivo cóctel de alta gradación literaria e intelectual que se ha venido sirviendo en estas páginas los últimos nueve años. Su Carta de París es su legado más inmediato, pero no el único. Varios libros, entre los que destacan El exilio fue una fiesta y A orillas del Sena, un español, ambos autobiográficos, quedan para la posteridad como memoria viva de un hombre que siempre quiso ser libre y que, a fuerza de quererlo, lo consiguió.

Con Carlos Semprún se nos va un bravo, un referente moral, literario e intelectual, un español valiente, un liberal de tronío, con Carlos Semprún se nos va, en suma, uno de los nuestros. Descansa en paz, maestro.



ACCESO A SUS ARTICULOS

Derecho de Israel a defenderse, sí. Pero atrocidades NO

La democracia israelí promueve la investigación sobre los excesos de sus militares, aun en plena guerra. La sociedad israelí rechaza "los excesos", y está indignada. Diferente a la reacción en Rusia (con sus "excesos" en Chechenia) o en Serbia, donde el nacionalismo le tapa los ojos y los oidos a sus pueblos.

JERUSALEN.- Los testimonios de varios soldados israelíes que aseguran que asesinaron a civiles palestinos y cometieron actos de vandalismo durante la ofensiva en la Franja de Gaza desataron ayer una ola de críticas en el país y obligaron al ejército a abrir una investigación interna.

"En las últimas semanas se estudió el asunto y el jefe de los servicios jurídicos del ejército, general Avichai Mendelblit, ordenó la apertura inmediata de una investigación penal", informó ayer un vocero militar.

Los medios israelíes difundieron las declaraciones de varios soldados que contaron que durante la ofensiva militar en Gaza, ocurrida entre el 27 de diciembre y el 18 de enero pasado, tenían órdenes "permisivas", que dispararon contra mujeres y niños palestinos desarmados y que dañaron intencionalmente propiedades privadas.

El influyente diario Haaretz calificó en su editorial de ayer de "comportamiento escandaloso" lo ocurrido durante la operación "Plomo Fundido", en la que murieron más de 1400 palestinos, en su mayoría civiles. También señaló que hubo "actos de desprecio hacia la vida humana y una tendencia hacia la brutalidad".

Los polémicos testimonios fueron dados el 13 de febrero último por pilotos y soldados de infantería, en una charla de un curso preparatorio para el servicio militar en el Instituto Académico de Tivón. Allí, un jefe de escuadrón narró cómo el comandante de la compañía "ordenó que se disparase a una anciana palestina que caminaba por una calle a unos 100 metros de un puesto de control israelí", hecho que calificó como "asesinato a sangre fría".
Reglamento

Otro comandante relató cómo un tirador de elite abatió a una mujer y a sus dos hijos después de que ingresaran por error en una calle distinta de la que le habían indicado los soldados que los habían desalojado de su casa. "No creo que (el tirador) se sintiera mal, porque desde su punto de vista estaba actuando de acuerdo con el reglamento", dijo el comandante.

Otro oficial comentó que, en general, entre las fuerzas israelíes impera la impresión de que "la vida de los palestinos es mucho menos importante que la de los soldados israelíes". A menudo, los militares disparaban a ciegas y sin advertencia previa cuando tomaban las casas de los palestinos por asalto, añadió.

Otro soldado contó que, después de que un jefe de escuadrón discutiera con su comandante sobre la permisividad del código de actuación y éste fuera cambiado, otros militares del mismo rango se quejaron y dijeron: "Deberíamos matar a todos aquí (en Gaza). Son todos terroristas".

"Podemos decir todas las veces que queramos que somos moralmente superiores, pero sobre el terreno eso no es así -agregó el mismo soldado-. Muchos compañeros destruían las cosas de los palestinos de manera arbitraria, por pura diversión."

"En Gaza hicimos cosas que diez días antes nos hubieran parecido horribles y que en aquel momento, con los bombardeos y viendo a los compañeros heridos, nos parecían normales", señaló otro soldado. "Cuando entrábamos en una casa debíamos derribar la puerta, empezar a disparar y subir piso por piso. Yo a eso lo llamo asesinato. En cada piso que identificábamos a una persona y le disparábamos, yo me preguntaba: ¿cómo puede esto tener sentido?", dijo un militar, cuyo testimonio fue publicado por el diario Yediot Aharonot .
"Un verdadero shock"

Por su parte, el director del curso de Tivón, Danny Zamir, mostró su sorpresa por los testimonios. "Nos quedamos absolutamente conmocionados. Fue un verdadero shock", dijo Zamir, que precisó que informó sobre el asunto al Estado Mayor, para que se acelere una investigación.

En tanto, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, defendió la ética del ejército de su país. "Es el más moral del mundo y sé de lo que hablo, pues sé lo que ocurrió en la ex Yugoslavia, en Afganistán y en Irak -afirmó-. Por supuesto que puede haber excepciones, y todo aquello que se dijo será verificado."

La difusión de los testimonios provocó una ola de protestas en Israel, como la del diputado árabe Ahmed Tibi, quien consideró que se demuestra así la existencia de crímenes de guerra en Gaza.

La organización pro derechos humanos israelí Yesh Din, en tanto, exigió que se establezca una comisión no militar para investigar las alegaciones. "Si Israel no investiga, otros países tendrán que hacerlo", advirtió la agrupación en un comunicado.

Además, la ONG Rabinos por los Derechos Humanos dijo que aunque "sólo una parte de los testimonios resulte verdadera e incluso si hubiera explicación para alguna de esas acciones, se trataría de un tsunami moral que obligará a hacer ayuno, luto y un examen de conciencia".

Apoyo "crítico" del Partido Comunista Argentino al Golpe de 1976

DECLARACIÓN DEL PC
25 / 04 / 1976

LOS COMUNISTAS Y LA NUEVA SITUACIÓN ARGENTINA

Ayer, 24 de Marzo, las F.F.A.A. depusieron a la presidenta María E. Martínez, reemplazándola por una Junta Militar integrada por los comandantes de las tres armas. No fue un suceso inesperado. La situación había llegado a un límite extremo "que agravia a la Nación y compromete su futuro", como dice en uno de los comunicados de las F.F.A.A.
Cargan por esta situación, inmensa responsabilidad el lopezrreguismo reaccionario y su protectora María E. Martínez, que habían pisoteado el programa por el cual había votado el pueblo en 1973, y que en la etapa anterior había empezado, aunque con timidez e inconsecuencias, a realizarse. Comparten la responsabilidad jerarcas sindicales que sofocaron al movimiento obrero.
La movilización de tropas del 24 de Marzo había sido precedida de una intensa campaña que reclamaba "rectificar el rumbo". Efectivamente, era necesario y urgente cambiar el rumbo pero no en la dirección indicada por La Prensa y Clarín, por APECE (ex ACEL de infausta memoria), el MID frigerista, Alsogaray y Manrique; la alianza del poder del dinero con políticos inescrupulosos sin respaldo popular.
En víspera de los dramáticos sucesos del 24, bandas fascistas impunes asolaron con sus crímenes el país. La muerte rondaba las calles y caminos, fábricas, universidades, hospitales; penetraba en la intimidad de los hogares. Nunca se había visto en nuestro país nada tan cruel.
El P.C. siempre se pronunció contra los golpes de estado. La experiencia indica que desde 1930 los golpes de estado tuvieron por objeto defender el latifundio improductivo y aumentar el grado de dependencia del país. Esta vez, ¿se romperá esa nefasta tradición?
El P.C. está convencido de que no ha sido el golpe de estado del 24 el método más idóneo para resolver la profunda crisis política y económica, cultural y moral. Pero estamos ante una nueva realidad. Estamos ante el caso de juzgar los hechos como ellos son. Nos atendremos a los hechos y a nuestra forma de juzgarlos; su confrontación con las palabras y promesas.
Los actores de los sucesos del 24 expusieron en sus primeros documentos sus objetivos, que podríamos resumir de la siguiente manera: "...Fidelidad a la democracia representativa con justicia social; revitalizació n de las instituciones constitucionales; reafirmación del papel del control del Estado sobre aquellas ramas de la economía que hacen al desarrollo y a la defensa nacional, defensa de la capacidad de decisión nacional..." .
El P.C., aunque no comparte todos los puntos de vista expresados en los documentos oficiales, no podría estar en desacuerdo con tales enunciados, pues coinciden con puntos de su programa, que se propone el desarrollo con independencia económica; la seguridad con capacidad nacional de decisión, soberanía y justicia social. No se concibe la seguridad a la brasileña, la que MAC NAMARA propuso a los países latinoamericanos.
El triste ejemplo de Brasil; es elocuente: allí se logro la "seguridad" con injusticia social, con asesinatos y presos, con dependencia y agresividad exterior. Este camino no puede dar apariencia de fuerza a una nación intrínsecamente débil, podrida por dentro.
Subrayamos este concepto porque no se puede ignorar la aspiración estadounidense y su socio, la cúpula brasileña, a dominar la Cuenca del Plata, controlar la pampa húmeda, la costa sudatlántica y la Antártida; no se puede ignorar su apetito de petróleo de la plataforma submarina, de uranio y de otras riquezas nacionales. ¡Es inconcebible la sola idea de la Argentina factona!. Entre los objetivos expuestos por la Junta Militar está el de combatir la corrupción que pudre donde penetra; y en nuestro país ha penetrado hondo en ciertos medios. Nada tan necesario. El P.C. advierte empero el peligro de que se poden las ramas y se deje el tronco, se ataquen las consecuencias y no las causas, se quede en la superficie sin llegar a la fuente. Así se podrá castigar a un corrompido o a muchos corrompidos; pero no a erradicar la corrupción; la fuente es el cáncer del latifundio y de los monopolios internacionales.
También expuso su propósito de poner fin a la subversión. Es conocido el punto de vista del P.C. sobre las actividades de la supuesta ultraizquierda, que siempre repudió. La guerrilla se combate, sobre todo, suprimiendo las causas sociales que la generan, como se reconoce en documentos militares. Pero, ¿se sobreentiende también investigar y castigar con el máximo rigor a las bandas hasta ahora impunes de criminales fascistas?
De no ser así, además de defraudar la expectativa popular, quedaría flotando el peligro de la guerra civil. El P.C. considera que es un serio error suspender la actividad de los Partidos Políticos. Los Partidos Políticos democráticos pueden y deben, en esta nueva situación, contribuir sólidamente a encontrar las mejores soluciones, a encauzar el proceso por vía constitucional respetando los derechos del hombre y del ciudadano, sobre todo la libertad de expresión.
La opinión publica espera sean puestos en libertad todos los presos sin causas ni proceso y sea abolida la pena de muerte. La lucha por la multipartidaria ha sido un gran aporte a las soluciones nacionales. Y el hecho que se hayan podido plasmar, aunque aun de manera inconclusa, es alta expresión de la madurez política. Si la multipartidaria no pudo todavía jugar su papel es porque surgió al borde del abismo. Lo que no invalida su enorme significación política.
El P.C. considera auspicioso que la Junta Militar haya desechado una solución "Pinochetista" .
Sin embargo, nadie tiene derecho a desarmarse. En el seno de las F.F.A.A. y fuera de ellas se esconden también pinochetistas. El enemigo interno y externo está en acecho. Los imperialistas y fascistas sueñan con el pinochetazo, con un baño de sangre.

La Anticiencia del Cambio Climático , por Luis Anastasía

La ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna ni estrellas.
Confucio





No está en la naturaleza del hombre viajar más rápido que un caballo al galope, eso lo conducirá a la locura. Visto en perspectiva esto suena muy ridículo, pero es lo que se sostenía cuando comenzó a desarrollarse el tren.
Muchas profecías apocalípticas han visto la luz y sin embargo, aún cuando la cruda realidad se ha encargado sistemáticamente de matarlas, siguen surgiendo más anuncios catastróficos.
Si Malthus hubiera tenido razón, hace décadas que la humanidad se habría afectado por hambrunas terribles, desencadenantes de la destrucción de la civilización.
A principios del siglo XX se sostenía que el mundo estaba entrando rápidamente en una era glacial. También se previó que en 1990 se acababa el petróleo, hundiendo a la humanidad en el desastre. No hace mucho se sostenía que la alineación de los principales planetas del sistema solar iban a provocar terremotos, mareas devastadoras y erupciones volcánicas. Otra vez, no sucedió nada.
Mucho más cerca en el tiempo, cuando el huracán Katrina, de tristes efectos, hizo su paso devastador por la costa del Golfo de México fue el desencadenante para que oportunistas aparecidos como hongos justificaran y argumentaran que este año 2006 iba a ser el peor y más trágico en la historia de la humanidad a causa de los huracanes. Por supuesto que por culpa del calentamiento global. La prensa, que tanto vende anunciando estas predicciones, de muy corta memoria, hoy no dice: nos da mucho placer informar que las predicciones del año pasado estaban todas equivocadas. Este año casi no hubo huracanes. Es que el Katrina ni siquiera fue de “los más terribles huracanes del último siglo” pues cuando tocó tierra era de fuerza 3, sólo que sus efectos se dieron en un lugar que presentaba muchos puntos débiles, entre ellos un sistema de diques venido muy a menos.

Hay una supuesta ciencia, cuyo fundamento más importante parece que se basa en sostener “como todo el mundo sabe”, “existe consenso en...”, que se está dedicando sistemáticamente a sembrar pánico basada en la distorsión y manipulación de datos y hechos. Varios son los tópicos que entran en esta categoría, pero uno de ellos, con el que más sistemáticamente somos bombardeados, es el cambio climático. Veamos la otra oscura cara de esta moneda. Se ha definido una censura previa para los trabajos y estudios que demuestran lo contrario o que siembran, como mínimo, una duda respecto a lo que se supone como una verdad universal. Sé que es difícil de creer esto, pero tengamos en cuenta que la Real Sociedad de Ciencias de Gran Bretaña dice que la aceptable verdad científica es ahora determinada por el consenso y no por la evidencia. El colmo es cuando se ponen de acuerdo con los editores de las revistas Science y Nature para sostener que los estudios que no se adapten a esta nueva visión de la ciencia deben ser modificados o rechazados. Intentan matar al portador de todo mensaje opuesto a lo aceptado promoviendo eliminar la financiación de las investigaciones conflictivas.

Así como se le da relevancia y trascendencia a cuanta investigación científica que fundamenta el cambio climático por el aumento del CO2 en la atmósfera, producto de la quema de combustibles fósiles, hay otra numerosa biblioteca, formada por investigaciones de personas altamente preparadas y respetables, que están sosteniendo que no es cierto, que no se puede detectar una causa-efecto. Sin embargo se le da trascendencia a la posición catastrófica porque, como en muchos otros temas, es “políticamente correcto” y, peor aún, el mayor volumen de dinero para financiar proyectos se obtienen para investigaciones que apuntan justamente a llegar a la conclusión, tomada a priori, que la atmósfera se está calentando.

En mi opinión, que por cierto puede ser muy discutible, tienen más valor justamente los trabajos que siembran una duda o incluso plantean la inexistencia de un efecto en cuanto al tema del cambio climático, porque me merecen mucho mayor respeto por como investigan, presentan los datos y por las conclusiones a las que arriban.

En síntesis, la teoría actual del aumento de la temperatura global tuerce los datos de una forma aberrante para llegar al resultado esperado. Esa teoría se ha ido modificando tanto que actualmente es capaz de justificar cualquier cosa: que el efecto global tanto va a calentar la tierra como la va a enfriar. Y si... hay mucho dinero de por medio, así que para sacar una tajada cualquier cosa es válida.

Hace poco leí una columna de Carlos Maggi, a quien mucho respeto, sostener que la película de Al Gore era un brillante alegato que no había sido refutado. Mucho me temo que lo expresado por el Prof. Maggi refleja el desconocimiento general sobre una realidad que está siendo sistemáticamente ocultada.

Los trabajos que sostienen la posición contraria o, por lo menos, plantean una duda sobre esa certeza no tienen tanta publicidad, pero sin embargo existen, hechos por especialistas altamente preparados y dignos de ser tomados muy en cuenta. Sin embargo, no son “políticamente correctos” por usar una frase muy de moda, y no tienen el mismo espacio de prensa. Es sólo para los especialistas.

Mayoritariamente las bases de datos de temperaturas de mayor cobertura geográfica se han dado en los últimos dos siglos. Pero aquí debemos considerar el error del instrumento, o la precisión, que con toda seguridad debe estar dentro del mismo rango de variación estadística de la temperatura. En estos casos hasta se dependía de la agudeza de visión de quien tenía que hacer la medición y una variación de esta naturaleza puede afectar, sin duda, el promedio cuando estamos hablando de décimas de grado en estudio de series temporales y medias móviles.

El clima es producto de fenómenos turbulentos que se puede explicar de alguna manera por la lectura final de una serie de procesos extremadamente complejos y que además, a escalas diferentes, se comportan de forma distinta. Las medidas mismas que se pueden efectuar no son de las variables reales sino de alguna clase de promedio, no especificado, dependiente del instrumento en sólo algunas pequeñas partes del fluido analizado.

Esa complejidad se ha intentado explicarla a través de modelos matemáticos como los Modelos de Circulación Global (MCG), sólo que si vemos como están construidos estos modelos llegamos a la conclusión que son de una simplificación asombrosa. Estos modelos dividen el planeta en dos hemisferios, pero únicamente toman en cuenta el hemisferio norte (primera aberración). Después dividen el hemisferio norte en cuadrículas de 450 km de lado (202.500 km2, superficie mayor a Uruguay o Inglaterra o...) y toman para cada sección una columna de 50 km de altura de la atmósfera, donde se deberían producir miles de reacciones turbulentas en esa columna. Peor, no es lo mismo la densidad en los primeros km que en los más alejados, no es lo mismo las variaciones ni las reacciones en los últimos km que en los primeros 5 o 10 km (ni siquiera en las primeras decenas de metros que en los primeros km), y sin embargo la toman en conjunto (segunda y mayor aberración). Pero, aún peor, no toman, o por lo menos no tomaban hasta donde yo sé, la superficie cubierta por océanos (tercera aberración).

De todas maneras, los resultados para cada cuadrícula son, aparentemente, coherentes para esa cuadrícula, pero si comparamos entre las cuadrículas podemos tener, perfectamente posible, una gran sequía en una y en la vecina están hundidos bajo el agua. De hecho en Uruguay, con una superficie menor a una cuadrícula individual de los MCG (aprox. 85%), en el norte podemos tener sequía y en el sur seguir en el promedio normal de lluvias en cuanto a intensidad y distribución.

Sin embargo cuando James Hansen habló ante el congreso de los Estados Unidos para afirmar que el calentamiento global se había iniciado, lo hizo basado en los resultados de sus modelos computarizados. Dicho en otras palabras, en una simplificación tan extrema del objeto que ya no lo representa, lo que nos lleva decir que es una realidad virtual o, sintetizando, una fantasía.

Hay mucha información que tanto Hansen como Al Gore en su obra de cine-catástrofe “La verdad inconveniente” dejan de lado. Asumo que por desconocimiento, porque si lo conocen y lo ocultan a propósito entonces es estafa.

En el período Cretácico, apenas hace unos 90 millones de años, se estima que la concentración de CO2 varió entre 6.000 y 2.600 ppm. Sin embargo, los estudios indican que la temperatura no era más que 2,5 grados centígrados más alta que ahora. Si aplicamos las definiciones de las actuales teorías del calentamiento global debido a la concentración de gases de efecto invernadero (GEF) la temperatura debería haber sido 350oC. No hubiera sido posible la vida tal como la conocemos: el agua estaría únicamente en forma de vapor por decir lo menos.

Es cierto que el conjunto de componentes de la atmósfera tiene un efecto invernadero que debemos agradecer que exista como tal. La atmósfera actúa casi como un cuerpo negro perfecto (idealización de un objeto capaz de absorber toda la energía que recibe) ya que es capaz de absorber el 90% de la energía solar. Al actuar con esa eficiencia de casi un cuerpo negro en el infrarrojo ha provocado una temperatura global superior en 34oC que ha hecho posible la vida, tal como se ha desarrollado. De no existir esa propiedad (condicionada además por la masa y tamaño del planeta, distancia al sol, etc) la temperatura en el día sería más de 98oC mientras que por la noche caerían a –172oC. Muchos de los gases se congelarían a esta temperatura. Sin embargo la temperatura media de la tierra es de unos 15oC.

Sin ir a estos extremos, recurramos a un ejemplo de una observación cotidiana, y observemos lo que sucede en los desiertos a nivel del mar (si tomamos desiertos en altitudes mayores como el altiplano nos estamos haciendo trampa al solitario). Durante el día alcanzan altas temperaturas, pudiendo superar los 50oC, mientras que por la noche pierden calor rápidamente llegando a valores de temperaturas cercanos al punto de congelación. Esto no es porque sobre los desiertos exista una mucho menor concentración de CO2, ya que la concentración de gases se asume relativamente constante en la atmósfera, si no que se debe a que en la atmósfera sobre los desiertos hay muy poca o casi nula humedad relativa.

Sistemáticamente se está hablando del CO2 como el responsable del incremento del efecto invernadero, sin embargo creo que es simplemente porque se asocia este gas a la quema de combustibles fósiles. Pero si analizamos otros gases hay varios que se llevan los primeros premios. El metano tiene un efecto GEF igual a 21 veces el CO2 o, como se dice, equivalente a 21 CO2. Los óxidos nitrosos es miles de veces más. El metano está presente en la naturaleza pero además es emitido en los procesos de descomposición. Los pantanos, humedales en general, las selvas tropicales, son una gigantesca emisión continua de metano, mucho mayor a lo que podemos pensar como origen antrópico, incluyendo los basurales. Los NOx tienen origen en la actividad humana pero también en la naturaleza, por ejemplo en los incendios forestales. No olvidemos que el N es el gas más abundante en la atmósfera.

Y si vamos a la actividad volcánica, cada erupción (pequeño eructo de la tierra como le digo) puede emitir un volumen de gases mayor al producido por la actividad humana en, como mínimo, un año.

Lamento decirlo pero los datos en los que el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) se basa para determinar la evolución del clima en el planeta están drásticamente manipulados. Sostiene que la próxima debacle climática se debe a la diferencia en la concentración de CO2 pre y postindustrial. Un estudio de la frecuencia de estomas en hojas depositadas en los lagos de Dinamarca indica que en el Holoceno, hace unos 9.600 años, la concentración de este gas era de 348 ppm y 200 años después era de 333 ppm, concentración muy similar a la actual.

Volviendo al punto anterior, los datos están manipulados de forma tan burda que ni siquiera toman en cuenta el Calentamiento Medieval, cuando los vikingos cultivaban trigo en Groenlandia, ni la Pequeña Glaciación de la Edad Media posterior que duró algunos siglos (circa 1300-1700), llegando a que en el verano no se descongelaran los ríos, provocando grandes hambrunas. Y esto no estuvo vinculado a una variación del nivel de CO2 atmosférico. La causa está en la actividad solar y nuestro planeta está altamente influenciado por este astro, mucho más que lo que uno imagina o toma en cuenta. De hecho estamos en la “atmósfera solar” (recuerden las auroras boreales). De todas maneras cualquiera de estos dos eventos más inmediatos no dejan de ser un instante geológico, un suspiro de la tierra, un pestañeo.

Como siempre se me está agotando el espacio para exponer de forma lógica la síntesis de toda una serie de hechos e investigaciones que socavan estos mitos que hacen que la humanidad se esté sumergiendo en un injustificado estado de continuo miedo y alarma. En todo caso podemos seguir tratando tema por tema como el caso de las enfermedades tropicales, de las consecuencias del “catastrófico” aumento de CO2 como los glaciales que según Al Gore se están derritiendo. Les aseguro que es muy divertido, hasta ahora me estoy riendo cuando recuerdo las imágenes que mostraba. Chiste sólo comparable con las ovejas ciegas de la Patagonia o los bebés con melanoma de Punta Arenas, cosa que también dice Gore.

Pero lo que subleva, lo que lleva casi hasta la indignación es que Hansen defienda a Al Gore diciendo que por su trabajo será atacado como lo fue en su momento La Primavera Silenciosa, de Rachel Carson, sobre el efecto de los pesticidas. La ignorancia de Hansen es puesta de manifiesto. Carson sostenía que se iban a acabar las aves por efecto de los pesticidas. Aún cuando en esa época el conocimiento científico ya tenía pruebas que invalidaban esa conclusión, esa obra más la consiguiente acción de presión de los ambientalistas lograron que se prohibiera el uso del DDT. Esto provocó un verdadero genocidio de la humanidad. Han muerto hasta ahora entre 50 y 60 millones de personas por los efectos de la malaria y siguen muriendo. Le sigue en el ranking de genocidios la muerte por hambruna de 30 millones de chinos por causa del programa de El Gran Salto Delante de Mao. En un acto casi de valentía la Organización Mundial de la Salud ha vuelto a aprobar el DDT para combatir la malaria. Sin embargo los ambientalistas amenazan con bloquear a los países que lo utilicen. Igual que han bloqueado, seguidos por campañas mediáticas muy efectiva, la llegada de alimento a países donde la gente se muere de hambre porque son transgénicos.


domingo, marzo 22, 2009

OSCAR PETERSON and MICHEL LEGRAND in show (Grand Piano)

GUAU

Encuesta

Gracias a los 15 visitantes que votaron. (Yo no esperaba más que 4 o 5 votos)
Atrás abrí un espacio para que comenten el sentido de su voto. O pueden utilizar este post para eso.
Creo que el rechazo está claro. Me animo a suponer que las razones tienen que ver con el rechazo a la "astucia" K por sobre la sabiduría, a la "ventajita" por sobre objetivos generales.
En lo concreto esta maniobra intenta desarticular a la oposición, quitarle tiempo para armar alianzas y establecer candidaturas. Como bien dice Abel Posse "Esa llamada oposición se debe concentrar en programa y liderazgo. Estamos en tsunami nacional y mundial. Deben concentrarse en alguno o algunos de ellos, más allá de hipócritas partidismos, y promover acciones y soluciones. O tienen que dar paso y apoyar a quien tenga claridad, coraje y pueda reunir la fuerza necesaria. Se requiere ahora concentrar la voluntad nacional para enfrentar tanta anarquía e indisciplina como existen.(...)Hermes Binner, Felipe Solá, Juan Carlos Romero , Ramón Puerta, Roberto Lavagna, los Rodríguez Saá, Margarita Stolbizer, Julio Cobos, Ricardo López Murphy. Todos siguen bailando con sus propias sombras: sombras prestigiosas, pero solipsistas.
No saben empedrar esa vereda de enfrente que espera angustiosamente la mayoría de los argentinos en esta hora de miedo y perplejidad ante un gobierno que prefiere el lumpen al pueblo trabajador y demuele la economía (la agraria y ahora la industrial, con la confiscación de los fondos de las AFJP)."


Hay síntomas positivos de confluencia. La votacion 136 a 109 mostró que el Gobierno todavía maneja muchos recursos: hay que ganarle sin sombra de duda, si no renacerá de sus cenizas y, como el Chávez perdidoso de 2007, jugará a fondo sin importarle la Constitución y las leyes.

Carta Abierta a la Organización de Estados Americanos.


Marzo, 2009.

Señores:
La sociedad venezolana se aproxima rapidamente a la violencia generalizada, quizás a una guerra civil abierta, ya que Hugo Chávez ha estructurado milicias armadas a las cuáles les ha inculcado el odio y el resentimiento contra la mitad de la población que no está de acuerdo con su régimen. Por razones crecientemente inexplicables esa organización ha permanecido en total silencio frente al deterioro político y social venezolano y frente a las continuas violaciones de Hugo Chávez a la Carta Democrática Interamericana, documento que debe ser la guía de esa organización en todo lo referente al comportamiento político de sus gobiernos miembros. Si este silencio continúa, si ustedes no toman medidas para influir sobre la situación venezolana, serán co-responsables de lo que pueda ocurrir en nuestra patria.
La gravedad de nuestra situación es tal que Hugo Chávez debería ser enjuiciado y llevado a prisión por los numerosos delitos cometidos contra la cosa pública venezolana. Aunque no son ustedes quienes puedan juzgarlo criminalmente, ustedes pueden ejercer la presión necesaria para que ese régimen modere sus pretensiones de dictadura abierta, sus violaciones a las leyes del país y sus represalias contra la disidencia política. Hugo Chávez deberá ser juzgado, entre otras, por las siguientes razones:
1.Por haberse negado a defender la constitución vigente en el momento de asumir la presidencia, haberla denominado moribunda y luego haber violado sistematicamente la nueva constitución de 1999 (le escribieron un preámbulo y le hicieron más de 60 correciones posteriores, sin que ello fuera debidamente aprobado por la Asamblea Constituyente);
2.Por haber recibido dinero extranjero, especificamente de un banco español, para su campaña electoral de 1998 y después de ser elegido presidente en 1999.
3.Por comprar un avión sin tener el dinero para ello, violando las leyes del país;
4.Por asaltar el Fondo de Estabilización Macroeconómica para pagar aguinaldos y sueldos, en complicidad con el Ministro de Finanzas del momento;
5. Por asaltar las reservas monetarias internacionales para utilizar el dinero en sus proyectos políticos, en complicidad con el fallecido presidente del Banco Central de Venezuela y sus Ministros de Finanzas;
6. Por financiar con dinero de los venezolanos las campañas presidenciales de Ollanta Humala en Perú, Cristina Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, el Frente Farabundo Martí de El Salvador y Daniél Ortega en Nicaragua;
7. Por permitir el más alto nivel de corrupción gubernamental visto en Venezuela desde la época de los hermanos Monagas (Siglo XIX), incluyendo los conocidos casos de ministros como Tobias Nóbrega, magistrados del Tribunal Supremo como Luis Velazquez Àlvaray, además de burócratas, banqueros, contratistas, intermediarios, militares de alta graduación, familiares, congresantes, mercenarios extranjeros, artistas de Hollywood, toda una fauna que ha saqueado el erario público venezolano de la manera más impune;
8. Por haber entregado petróleo venezolano y dinero efectivo de los venezolanos a sus amigos ideológicos de la región, incluyendo, entre otros, a Fidel Castro, Daniél Ortega, Evo Morales, Néstor Kirchner y Rafaél Correa;
9. Por haber dilapidado unos ocho mil millones de dólares en compras de armas, en lugar de utilizar ese dinero para resolver los problemas sociales y económicos de nuestra población ;
10. Por haber colaborado activamente con los terroristas Colombianos de las FARC y dado privilegios especiales a líderes terroristas como Rodrigo Granda, Raúl Márquez y a su defensora Piedad Córdoba. Granda y Córdoba recibieron la nacionalidad venezolana;
11. Por haberse alineado abiertmente con Hamas e Hizballah, organizaciones terroristas internacionales;
12. Por haberse alineado con los líderes más totalitarios del planeta: Mugabe en Zimbabue, Castro en Cuba, Ahmadinejad en Irán, Kim IL Sung en Corea del Norte, Gadaffi en Libia y el genocida presidente del Sudán;
13. Por nombrar embajadores a los más altos niveles a personas de cuestionable calidad moral, como Francisco Arias Cárdenas, quien inclusive lo acusó publicamente de genocida para luego adularlo a fin de obtener la posición;
14. Por tratar de imposibilitar la actuación de gobernadores y alcaldes que lo derrotaron electoralmente, llegando al extremo de violar el articulado constitucional sobre descentralización con la complicidad de una fuerza armada servil, puesta de espaldas al país. En este momento se llevan a cabo expropiaciones arbitrarias en todo el país: centrales azucareros, empresas de sardinas y distribuidoras de arroz;
15. Por haber prostituído a las fuerzas armadas de Venezuela, utilizando para ello la cobardía moral y física de un grupo corrupto de alta graduación;
16. Por haber destruído la gerencia profesional de Petróleos de Venezuela, convirtiéndo esta empresa en una organización de importación, compra y entrega subsidiada de comida;
17. Por haber encadenado arbitrariamente a las televisoras y radios del país por casi 3000 horas durante su primera década de abuso de poder;
18. Por haber arrastrado por el pantano el nombre de Simón Bolívar, al utilizarlo como símbolo de su régimen destructor de libertades;
19. Por tratar de adoctrinar ideologicamente a nuestros niños y de cambiar la historia de nuestra patria para auto-ensalzar su imágen;
2o. Por convertir la presidencia de Venezuela en símbolo de la procacidad , de la intolerancia y el irrespeto hacia quienes no aprueban su autoritario comportamiento.
La Organización de Estados Americanos no debe permanecer en silencio ante la tragedia venezolana. Esta es una exigencia de millones de venezolanos y de latinoamericanos que aman la libertad y la democracia.

Gustavo R. Coronel.
Venezolano.

viernes, marzo 20, 2009

La inviabilidad del socialismo

Explicada por Ludwig von Mises hace 82 años. Ay! si Chávez pudiera leer esto! Y si lo entendiera!

acceder acá

La palabra

Ellos manejan la palabra. En sus labios la palabra “pueblo” suena a clarines, a historia interminable, a jornadas gloriosas. Hablan bien. Hablan durante horas. Esgrimen palabras como armas arrojadizas: descalifican al “enemigo”: apátridas, antipatria, oligarcas, neoliberales, capitalistas, burgueses. Y el sonido del insulto les debe producir algún placer erótico, porque uno ve como se enamoran de sus palabras, como casi llegan al orgasmo cuando gritan “traidores!” o mencionan al “pueblo” o a los “trabajadores”.
Del otro lado, escuchando, están los “otros”. No el “pueblo” movilizado por los aparatos de la prebenda, del plan social o de los punteros, sino el pueblo real: el que no sabe de política y sí de trabajar en lo suyo. El que apenas maneja la palabra, pero gusta de los gestos.
Pero la palabra, sola, desaparece en las páginas del diario que mañana las recogerá. En la política valen mucho, en la economía muy poco: una palabra no reemplaza la libertad de comprar, contratar, emplear, vender, almacenar, invertir, cuidar, gastar, reservar, ahorrar. Todas esas acciones valen más que el millón de palabras que la presidente nos tiene destinados, a mil palabras diarias, durante mil días. La catarata de palabras termina hundiendo a su emisor. El receptor, cierra los oidos, cambia de canal y se olvida del fárrago.
“Mejor que decir es hacer” dijo su Padre, pero no cumplió esa promesa. Sus hijos (Chávez, Fidel, Cristina, Correa, Ortega, Evo) no pueden evitar la palabra: con ella construyen sus fantasías y entierran la realidad. Las necesitan como el aire: un discurso por día , con sus ritos, sus aplausos, sus guiños, sus silencios y sus miradas cómplices.
Mientras ellos actúan de cara a la tribuna, la realidad pasa por otro lado, muy lejos de sus sueños gloriosos.

jueves, marzo 19, 2009

Decálogo del populismo, de Enrique Krauze

Reconozco mi ignorancia sobre Enrique Krauze, hasta que el año pasado me topé con su "Travesía liberal". El autor- un activo colaborador de Octavio Paz- es ya uno de mis "must".
Este artículo de Krauze se emparenta enormemente con las cosas que he estado publicando sobre populismo y totalitarismo, pero no lo había leido hasta hoy. El pensamiento confluye y se enriquece. Lean, por favor




Decálogo del populismo iberoamericano

Por Enrique Krauze
El País - Cuba Democracia y Vida

El populismo en Iberoamérica ha adoptado una desconcertante amalgama de posturas ideológicas. Izquierdas y derechas podrían reivindicar para sí la paternidad del populismo, todas al conjuro de la palabra mágica: "pueblo". Populista quintaesencial fue el general Juan Domingo Perón, quien había atestiguado directamente el ascenso del fascismo italiano y admiraba a Mussolini al grado de querer "erigirle un monumento en cada esquina". Populista posmoderno es el comandante Hugo Chávez, quien venera a Castro hasta buscar convertir a Venezuela en una colonia experimental del "nuevo socialismo". Los extremos se tocan, son cara y cruz de un mismo fenómeno político cuya caracterización, por tanto, no debe intentarse por la vía de su contenido ideológico, sino de su funcionamiento. Propongo 10 rasgos específicos.

1) El populismo exalta al líder carismático.

No hay populismo sin la figura del hombre providencial que resolverá, de una buena vez y para siempre, los problemas del pueblo. "La entrega al carisma del profeta, del caudillo en la guerra o del gran demagogo", recuerda Max Weber, "no ocurre porque lo mande la costumbre o la norma legal, sino porque los hombres creen en él. Y él mismo, si no es un mezquino advenedizo efímero y presuntuoso, 'vive para su obra'. Pero es a su persona y a sus cualidades a las que se entrega el discipulado, el séquito, el partido".

2) El populista no sólo usa y abusa de la palabra: se apodera de ella.

La palabra es el vehículo específico de su carisma. El populista se siente el intérprete supremo de la verdad general y también la agencia de noticias del pueblo. Habla con el público de manera constante, atiza sus pasiones, "alumbra el camino", y hace todo ello sin limitaciones ni intermediarios. Weber apunta que el caudillaje político surge primero en los Estado-ciudad del Mediterráneo en la figura del "demagogo". Aristóteles (Política, V) sostiene que la demagogia es la causa principal de "las revoluciones en las democracias" y advierte una convergencia entre el poder militar y el poder de la retórica que parece una prefiguración de Perón y Chávez: "En los tiempos antiguos, cuando el demagogo era también general, la democracia se transformaba en tiranía; la mayoría de los antiguos tiranos fueron demagogos". Más tarde se desarrolló la habilidad retórica y llegó la hora de los demagogos puros: "Ahora quienes dirigen al pueblo son los que saben hablar". Hace veinticinco siglos esa distorsión de la verdad pública (tan lejana a la democracia como la sofística de la filosofía) se desplegaba en el Ágora real; en el siglo XX lo hace en el Ágora virtual de las ondas sonoras y visuales: de Mussolini (y de Goebbels) Perón aprendió la importancia política de la radio, que Evita y él utilizarían para hipnotizar a las masas. Chávez, por su parte, ha superado a su mentor Castro en utilizar hasta el paroxismo la oratoria televisiva.

3) El populismo fabrica la verdad.

Los populistas llevan hasta sus últimas consecuencias el proverbio latino "Vox populi, Vox dei". Pero como Dios no se manifiesta todos los días y el pueblo no tiene una sola voz, el gobierno "popular" interpreta la voz del pueblo, eleva esa versión al rango de verdad oficial, y sueña con decretar la verdad única. Como es natural, los populistas abominan de la libertad de expresión. Confunden la crítica con la enemistad militante, por eso buscan desprestigiarla, controlarla, acallarla. En la Argentina peronista, los diarios oficiales y nacionalistas -incluido un órgano nazi- contaban con generosas franquicias, pero la prensa libre estuvo a un paso de desaparecer. La situación venezolana, con la "ley mordaza" pendiendo como una espada sobre la libertad de expresión, apunta en el mismo sentido: terminará aplastándola.

4) El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos.

No tiene paciencia con las sutilezas de la economía y las finanzas. El erario es su patrimonio privado que puede utilizar para enriquecerse y/o para embarcarse en proyectos que considere importantes o gloriosos, sin tomar en cuenta los costos. El populista tiene un concepto mágico de la economía: para él, todo gasto es inversión. La ignorancia o incomprensión de los gobiernos populistas en materia económica se ha traducido en desastres descomunales de los que los países tardan decenios en recobrarse.

5) El populista reparte directamente la riqueza.

Lo cual no es criticable en sí mismo (sobre todo en países pobres hay argumentos sumamente serios para repartir en efectivo una parte del ingreso, al margen de las costosas burocracias estatales y previniendo efectos inflacionarios), pero el populista no reparte gratis: focaliza su ayuda, la cobra en obediencia.

"¡Ustedes tienen el deber de pedir!", exclamaba Evita a sus beneficiarios.

Se creó así una idea ficticia de la realidad económica y se entronizó una mentalidad becaria. Y al final, ¿quién pagaba la cuenta? No la propia Evita (que cobró sus servicios con creces y resguardó en Suiza sus cuentas multimillonarias), sino las reservas acumuladas en décadas, los propios obreros con sus donaciones "voluntarias" y, sobre todo, la posteridad endeudada, devorada por la inflación. En cuanto a Venezuela (cuyo caudillo parte y reparte los beneficios del petróleo), hasta las estadísticas oficiales admiten que la pobreza se ha incrementado, pero la improductividad del asistencialismo (tal como Chávez lo practica) sólo se sentirá en el futuro, cuando los precios se desplomen o el régimen lleve hasta sus últimas consecuencias su designio dictatorial.

6) El populista alienta el odio de clases.

"Las revoluciones en las democracias", explica Aristóteles, citando "multitud de casos", "son causadas sobre todo por la intemperancia de los demagogos". El contenido de esa "intemperancia" fue el odio contra los ricos: "Unas veces por su política de delaciones... y otras atacándolos como clase (los demagogos) concitan contra ellos al pueblo". Los populistas latinoamericanos corresponden a la definición clásica, con un matiz: hostigan a "los ricos" (a quienes acusan a menudo de ser "antinacionales"), pero atraen a los "empresarios patrióticos" que apoyan al régimen. El populista no busca por fuerza abolir el mercado: supedita a sus agentes y los manipula a su favor.

7) El populista moviliza permanentemente a los grupos sociales.

El populismo apela, organiza, enardece a las masas. La plaza pública es un teatro donde aparece "Su Majestad El Pueblo" para demostrar su fuerza y escuchar las invectivas contra "los malos" de dentro y fuera. "El pueblo", claro, no es la suma de voluntades individuales expresadas en un voto y representadas por un Parlamento; ni siquiera la encarnación de la "voluntad general" de Rousseau, sino una masa selectiva y vociferante que caracterizó otro clásico (Marx, no Carlos, sino Groucho): "El poder para los que gritan el poder para el pueblo".

8) El populismo fustiga por sistema al "enemigo exterior".

Inmune a la crítica y alérgico a la autocrítica, necesitado de señalar chivos expiatorios para los fracasos, el régimen populista (más nacionalista que patriota) requiere desviar la atención interna hacia el adversario de fuera. La Argentina peronista reavivó las viejas (y explicables) pasiones antiestadounidenses que hervían en Iberoamérica desde la guerra del 98, pero Castro convirtió esa pasión en la esencia de su régimen, un triste régimen definido por lo que odia, no por lo que ama, aspira o logra. Por su parte, Chávez ha llevado la retórica antiestadounidense a expresiones de bajeza que aun Castro consideraría (tal vez) de mal gusto. Al mismo tiempo hace representar en las calles de Caracas simulacros de defensa contra una invasión que sólo existe en su imaginación, pero que un sector importante de la población venezolana (adversa, en general, al modelo cubano) termina por creer.

9) El populismo desprecia el orden legal.

Hay en la cultura política iberoamericana un apego atávico a la "ley natural" y una desconfianza a las leyes hechas por el hombre. Por eso, una vez en el poder (como Chávez) el caudillo tiende a apoderarse del Congreso e inducir la "justicia directa" ("popular, bolivariana"), remedo de Fuenteovejuna que, para los efectos prácticos, es la justicia que el propio líder decreta. Hoy por hoy, el Congreso y la Judicatura son un apéndice de Chávez, igual que en Argentina lo eran de Perón y Evita, quienes suprimieron la inmunidad parlamentaria y depuraron, a su conveniencia, al Poder Judicial.

10) El populismo mina, domina y, en último término, domestica o cancela las instituciones de la democracia liberal.

El populismo abomina de los límites a su poder, los considera aristocráticos, oligárquicos, contrarios a la "voluntad popular". En el límite de su carrera, Evita buscó la candidatura a la vicepresidencia de la República. Perón se negó a apoyarla. De haber sobrevivido, ¿es impensable imaginarla tramando el derrocamiento de su marido? No por casualidad, en sus aciagos tiempos de actriz radiofónica, había representado a Catalina la Grande. En cuanto a Chávez, ha declarado que su horizonte mínimo es el año 2020.

¿Por qué renace una y otra vez en Iberoamérica la mala yerba del populismo? Las razones son diversas y complejas, pero apunto dos. En primer lugar, porque sus raíces se hunden en una noción muy antigua de "soberanía popular" que los neoescolásticos del siglo XVI y XVII propagaron en los dominios españoles y que tuvo una influencia decisiva en las guerras de Independencia desde Buenos Aires hasta México. El populismo tiene, por añadidura, una naturaleza perversamente "moderada" o "provisional": no termina por ser plenamente dictatorial ni totalitario; por eso alimenta sin cesar la engañosa ilusión de un futuro mejor, enmascara los desastres que provoca, posterga el examen objetivo de sus actos, doblega la crítica, adultera la verdad, adormece, corrompe y degrada el espíritu público.

Para calibrar los peligros que se ciernen sobre la región, los líderes iberoamericanos y sus contrapartes españolas, reunidos todos en Salamanca, harían muy bien en releer a Aristóteles, nuestro contemporáneo. Desde los griegos hasta el siglo XXI, pasando por el aterrador siglo XX, la lección es clara: el inevitable efecto de la demagogia es "subvertir a la democracia".

Enrique Krauze es escritor mexicano, director de la revista Letras Libres y autor, entre otros libros, de Travesía liberal.

Artículo clave para entender la Crisis

Link al artículo de Recarte

Cuba duele

Del Blog de Yoani:


Se llevaron a Adolfo una mañana hace seis años, después de registrar su casa como si de un peligroso terrorista se tratara. No había armas, ni sustancias químicas en su pobre vivienda de Centro Habana, pero sus papeles guardaban constancia de muchas opiniones, escritas sin permiso. Lo enjuiciaron con la misma premura que –en eso mismos días– fusilaron a tres jóvenes por secuestrar una lancha para emigrar a La Florida. Estaba cerca el equinoccio, pero a todos nos pareció que tanta oscuridad sólo podía ser llamada de una manera: Primavera Negra de 2003. Ni siquiera la guerra en Iraq logró que la noticia se quedara reducida a los amigos y familiares de los setenta y cinco detenidos. El viejo truco de aprovechar que todos miraban hacia otro lado no funcionó, de tantas veces repetido y conseguido.

Desde su cárcel en Ciego de Ávila, llamó esta semana para anunciarnos que su hija Joana va a tener un bebé. Probablemente él no pueda ver los primeros dientes que le salgan a ese niño, por la testarudez de aquellos que lo condenaron a quince años. Su libertad se ha convertido en una carta de canje, guardada para una jugada política que nadie sabe cómo o cuándo se hará. Sólo un hombre, agonizante y por ende porfiado, parece tener la capacidad de decidir su salida de prisión. Para ese anciano que se apaga, el futuro de Adolfo –liberado y habitando una Cuba plural– debe doler más que las agujas de los sueros y de las inyecciones. A pesar del enorme poder que tiene este octogenario convaleciente, no podrá impedir que el nieto del humilde profesor de inglés lo vea sólo como un nombre más en los libros de historia, como el caprichoso caudillo que metió a su abuelo tras las rejas.

Marzo no ha vuelto a ser el mes en que los días duran lo mismo que las noches, porque un persistente eclipse de libertades se ha instalado sobre nosotros. Yo miro y miro, pero me sigue pareciendo que estamos en medio del solsticio y la penumbra. Allá adelante, logro ver a mis hijos y a los de Joana bajo una persistente luz, llamándonos.

Espacio para explicar el voto en la encuesta

Se abre este espacio para los que quieran comentar por qué votaron SI, NO o No sabe en la encuesta sobre el adelantamiento de las elecciones. Envien sus comentarios. "Gracias por participar";)

martes, marzo 17, 2009

La forma

Cualquiera que tenga forma puede ser definido,
y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido.
SUN BIN


Ese fue exactamente mi problema. Durante años traté de romper los límites entre mi ser y mi entorno, diluir las líneas, abrir mi piel, penetrar y ser penetrado por el exterior, romper la polaridad adentro-afuera.
Sé que algunos resultados obtuve: los centinelas del Rey me ignoraban y aprendí a traspasar los muros de la Ciudadela y observar al Rey en sus habitaciones y enterarme de los secretos en la Sala de Situación.
El problema fue que la vi, una noche de Luna llena y caí rendido ante su belleza. Era como un ángel pero lleno de deseo, para nada ingenua o pacífica. Se la veía como una yegua dispuesta a triunfar en el mundo, a ser una reina inalcanzable, una nueva Nefertiti.
Así que decidí ahí mismo tener una forma concreta, la más atractiva posible para seducirla. Me transformé en un gladiador nubio, un tipo alto y poderoso, de piel oscura y rizos plateados.
No pude ver a los centinelas que se abalanzaron sobre mí y me tienen, quizás de por vida, en esta mazmorra donde languidezco recordando su rostro.

lunes, marzo 16, 2009

Entender el totalitarismo

Con varios post dispersos armé este artículo sobre los dictadores, y sus imitadores.


Es cierto que la lectura de la historia ayuda a comprender el presente. Es que ciertas invariancias se repiten, solo con cambios cosméticos, y conviene, por lo tanto, saber en que desembocaron, como terminaron ciertos procesos. No para “anticipar” el futuro sino para crear escenarios alternativos y otorgarles cierta probabilidad estimada.
Por ejemplo: la emergencia de nuevos líderes políticos - los futuros dictadores- viene normalmente acompañada por la aquiescencia, la inactividad, la prescindencia de los viejos políticos del sistema, los conservadores, aquellos que en poco tiempo serán las primeras víctimas del nuevo líder.
“Es un loco lindo, pero perfectamente manejable por nosotros, los expertos” se dijo de Mussolini, de Hitler, de Stalin, de Perón, de Chávez. ”Mussolini es ahora nuestro prisionero” dijo el liberal Benedetto Croce, luego de votar por el inminente Duce…
Entonces, la primera invariancia es: los liderazgos emergentes toman por sorpresa a la clase política tradicional, la cual nunca se imagina la audacia, el pragmatismo y la amoralidad del nuevo competidor, y se despreocupa, creyendo que es un fenómeno momentáneo o fácilmente manipulable.

Otra invariancia es la rapidez y la audacia para tomar decisiones originales por parte del nuevo Líder. La marcha sobre Roma, la anulación de la oposición y el asesinato de Matteoti sucedieron en dos años. La construcción del peronismo sucedió en dos años, desde el golpe de 1943 a la apoteosis del 17 de octubre del 45. La “coordinación” nazi- la nazificación de todas las instituciones alemanas - sucedió en un año. Stalin se movió rápidamente para desalojar a sus competidores pese a la orden de Lenin de no permitir que lo suceda el primitivo y violento georgiano.
Las instituciones son lentas: los parlamentos, los partidos donde rige cierta tradición democrática son de largos cabildeos, de extensas negociaciones, de finales abiertos. Eso exaspera a los líderes emergentes, los cuales tratarán de anular las viejas instituciones y crear nuevas: milicias propias (los squadristi fascistas, las SA alemanas, la Alianza Libertadora Nacionalista de Perón), nuevas Constituciones, uso y abuso del Referéndum popular.
Los líderes emergentes tratarán de administrar dosis cada vez más altas de violencia: como amenaza, para amedrentar, como castigo a los opositores, pero también para imponerse en su propio y usualmente tumultuoso movimiento, a posibles competidores (Rohm asesinado por Hitler, Cipriano Reyes, preso siete años por Perón, Cienfuegos y Mattos, muertos o presos en la Cuba castrista, o Stalin, que en 1937 y 1938 hizo fusilar a toda la vieja guardia leninista)
Nadie imagina esa audacia, esa rapidez, esa violencia. Cuando llega, todos callan, esperando no ser la próxima víctima. Mientras tanto el Caudillo se hace dueño del Escenario Público.
La teatralización de los actos de masas se transforma en la más bella de las artes de su política, prácticamente en la única o principal herramienta de fanatización de las masas. La puesta en escena hitlerista, los mitines fascistas, los 17 de octubre peronistas, las multitudinarias marchas en la Plaza de la Revolución de La Habana o en la Plaza Roja de Moscú, cumplen ese objetivo estratégico: no son los contenidos los que importan sino la forma Pueblo-Lider que adquieren esas liturgias.

Para los “pichones” de dictador, aquellos que aun deben lidiar con instituciones penosamente democráticas, deliberativas, esos espectáculos los seducen y los hacen soñar. Los Evo, los Correa, los Ortega añoran la fuerza de esos modelos y desean terminar de algún modo con ese 40% de opositores que se empeñan en no votarles los referéndums, o en votarles diputados adversos.
Entonces remedan patéticamente a sus modelos, hacen como si todos los opositores fueran agentes del enemigo, pagados por poderes ocultos y se ponen extraordinariamente nerviosos. Desearían tener la libertad de movimientos de un Hitler o un Stalin, pero tienen que vérselas con periodistas preguntones , opositores, jueces o militares apegados a la Ley. No saben lidiar con el disenso.

Ahora bien. La clave para entender el totalitarismo no reside en la psicología de sus lideres, las complejas motivaciones infantiles de Hitler o Mussolini. La clave reside en entender como una sociedad política democrática y civilizada va cediendo al empuje del hiperactivo líder, va concediendo, retrocediendo, va justificando, permitiendo, consintiendo, explicando la violación de la Constitución y las leyes por parte de los lideres emergentes. La clave es entender cómo sectores del pueblo, antes con ilusiones democráticas y libertarias, van cediendo, van convenciéndose de la necesidad de un gobierno de fuerza, con un poder casi ilimitado para cumplir borrosos objetivos que tienen que ver con la “grandeza de la nación”, “ la pureza racial” o la “felicidad del pueblo”.
Es apasionante- y esclarecedor- observar como sociedades enteras van cayendo en la más absoluta pasividad frente al abuso, la violencia, la discriminación, el racismo o la liquidación de los derechos fundamentales. Es patético analizar los justificativos que jueces, legisladores, pensadores, periodistas buscan para explicar lo inexplicable.
¿Es solo temor? ¿O algo más siniestro y oculto?¿No será que las prácticas totalitarias de los líderes de masa conectan con pulsiones muy profundas, con instintos, pasiones, deseos, necesidades apenas reconocidas, apenas hechas conciencia? ¿Qué elementos de nuestra animalidad, de nuestra irracionalidad, de nuestra infancia como humanos despiertan estos taumaturgos? ¿Como es que las multitudes se dejan manipular como niños tras unas pocas consignas repetidas sin cesar?
Preguntas que es necesario contestar, a menos que queramos ser impotentes testigos de un nuevo totalitarismo en ciernes: la combinación letal de populismo, nacionalismo, antisemitismo, teocracia islámica, izquierdismo infantil, antioccidentalismo, antidemocratismo, indigenismo, orientalismo, ecologismo y esoterismo.
Cuando despuntaba el absolutismo real, Le Boetie, hacia 1550 escribió:

De lo que aquí se trata es de averiguar cómo tantos hombres, tantas ciudades y tantas naciones se sujetan a veces al yugo de un solo tirano, que no tiene más poder que el que le quieren dar; que sólo puede molestarles mientras quieran soportarlo; que sólo sabe dañarles cuando prefieren sufrirlo que contradecirle. Cosa admirable y dolorosa es, aunque harto común, ver a un millón de millones de hombres servir miserablemente y doblar la cerviz bajo el yugo, sin que una gran fuerza se lo imponga, y si solo alucinados al parecer por el nombre Uno , cuyo poder ni debería ser temible por ser de uno solo, ni apreciables sus cualidades por ser inhumano y cruel. (…)
Pero lo que sucede en todos los paises, con todos los hombres y todos los días, que un solo hombre pueda esclavizar cien mil ciudades y privarlas de sus derechos. ¡Quién lo creyera a no haberlo oído con certeza o visto con sus propios ojos! Si se refiriera únicamente como cosa acontecida en países extraños y tierras remotas, se creería más bien ser un esfuerzo de invención que el puro idioma de la verdad. Pero ello es así, y aún más prodigioso si se considera que este tirano sería destruido por sí mismo, sin necesidad de combate ni de defensa, con tal que el país no consintiera en sufrir su yugo; no quitándole nada sino con dejar de darle. Si un país trata de no hacer ningún acto que pueda favorecer al despotismo, basta y aún sobra para asegurar su independencia. Los pueblos deben atribuirse a sí mismos la culpa si sufren el dominio de un bárbaro opresor, pues que cesando de prestar sus propios auxilios al que los tiraniza recobrarían fácilmente su libertad. Es el pueblo quien se esclaviza y suicida cuando, pudiendo escoger entre la servidumbre y la libertad, prefiere abandonar los derechos que recibió de la naturaleza para cargar con un yugo que causa su daño y le embrutece.



Con enorme perspicacia Le Boetie no se admiraba de que hubiera reyes “malos”, sino de que sus pueblos aceptaban sumisamente inclinar la cerviz. Esta es la esencia de la lucha por la libertad: una lucha que se libra primero en el alma de cada individuo, una lucha entre un instinto de conservación, búsqueda de seguridad y pasividad y un instinto de vida, de libertad y de dignidad. No es otra la pelea. Nadie pelea por una ley más o un reglamento menos: se pelea por la dignidad de ser libres y por el derecho a equivocarse.
Nadie enseña hoy día esta Historia: desde la Revolución Francesa la polémica es sobre quien (qué clase, que fracción, qué raza, qué pueblo) debe gobernar el Estado, sin cuestionar la autoridad misma del Estado. La pantomima marxista de “desaparición del Estado” concluye en el HiperEstado soviético, chino o cubano: es un despropósito que más bien parece una idea de marketing político, para seducir a incautos, más que una realidad doctrinaria del comunismo, que es la forma más extrema y totalitaria del Estado.

Delirios

La dictadura personal absoluta genera y nace de los delirios personales del autócrata. Como en un circuito de retroalimentación, el Conductor necesita victorias, para confirmar su infinita sabiduría, para lo cual necesita crear enemigos, no siempre disponibles. Para crear enemigos necesita fundamentar teorías conspirativas. Teorías que se alimentan de aspectos mitificados como “decadencia de tal o cual raza”, “incapacidad sexual de los ingleses” (Mussolini dixit), “conspiraciones judeomasónicas”, o mandatos que vienen del fondo de la historia , como “volver al Imperio Romano” , o “ refundar la raza aria”. O “cumplir el sueño de Bolívar”.
Lo más interesante de estos delirios es que ofrecen pistas evidentes de que un líder está en camino de autocracia. Por ejemplo, Mussolini hasta mediados de los años veinte no se perdía en ensoñaciones extrañas, aunque mostraba abruptos cambios de idea, saltando en una misma mañana del socialismo más extremo, a la defensa apasionada del capitalismo.
El problema- la señal de que la locura del poder ya ha hecho efecto – es cuando aun en la intimidad no cesa el tono declamatorio, la mirada extraviada, el gesto altisonante. Es así como muchos testigos describen al Mussolini ensoberbecido por su victoria en Etiopía: como un “Duce invencible”, que se comparaba en privado con Garibaldi. “un Mussolini dominado por su propio mito, obsesionado por él “(Marck Smith , Mussolini). Sigue el texto:
“Bastiniani lo describía ahora como si estuviera tratando de ocultar una personalidad tímida al tratar concientemente de hacerse temer, como resultado de lo cual ya no le era posible hablar libremente a quienes estaban a su alrededor. Era como si un muro lo separara de los demás, y el que se acercaba demasiado era humillado o castigado. Al estar rodeado de personas insignificantes, ya no veía la política como el arte de encontrar una conciliación o de ajustar diferencias, sino que le complacía golpear, impedir que los demás tomaran cualquier iniciativa, actuar como si pudiera “tomar por asalto el mundo” por sí solo. Cualquier ministro que se atreviera a sugerir que Gran Bretaña era todavía una potencia que se debía tomar en cuenta, podría recibir la airada indicación que mantuviera la boca cerrada. Los demás fascistas, dijo Bastiniani, se abstenían de intentar dirigirse a él honrada y abiertamente, ya que tenía una tan imperativa necesidad de creer que siempre estaba en lo correcto” .
¿De quien esta hablando, solo de Mussolini? ¿No parece estar describiendo con exactitud los comportamientos de Hugo Chávez o los de nuestro fracasado aspirante a dictadorzuelo, residente en Olivos?
La necesidad de creerse un semidiós, de despreciar a sus ministros o a los cuadros partidarios, de creerse siempre con la razón marca el camino del desastre final: no son capaces de observar la realidad, y actuar, sino que se inventan una realidad y así actúan, confirmando el dibujo previo. Cuando Chávez festeja su victoria como si hubiera aplastado a la” oposición oligárquica”, como si 46% de votos al NO, no fuera nada- solo una brizna de polvo que no alterará el destino de grandeza que quiere compartir con Bolívar - está anticipando su derrota final; cuando Kirchner se confunde y quiere al “campo de rodillas”, a la “oligarquía derrotada”, se equivoca y está anticipando su derrota final.
En general, entonces, estos dictadores anticipan con su distanciamiento de la realidad y su reemplazo por delirios, su decadencia. El problema es que a veces esa decadencia se eterniza, como en el caso de Fidel, se hace secular. La decadencia no es sinónimo de caída, de derrota: es solo la señal de que ésta puede venir. Pero hay que darle un empujoncito. Solo un pueblo temeroso de los delirios de su Conductor, solo funcionarios aterrorizados por una mirada del Líder, permiten que la decadencia se eternice, que esos países vivan en el limbo durante décadas.
En cambio, la entereza, la dignidad, impide que esos delirios duren demasiado tiempo.


Decálogo para todo dictador que se precie


A modo de sarcástica broma, se puede enumerar un conjunto de reglas que, in toto o parcialmente, han sido aplicadas por grandes y pequeños dictadores de nuestra era:

1- Instaurarás un sistema de gobierno muy complicado y contradictorio, donde nunca nadie sabrá exactamente donde empiezan y donde terminan sus atribuciones. Solo tú sabrás interpretar ese complejo sistema, y serás así el Árbitro

2- Instaurarás el sistema de que cada problema, error o desastre siempre tendrá un responsable (generalmente alguien de baja jerarquía) que cargará con la culpa

3- Todos serán vigilados por todos. Nadie, ni los más altos Ministros, dormirá tranquilo

4- Necesitaras siempre una Conspiración de la antipatria, a fin de mantener el tensión todo el sistema, y a fin de deshacerte más fácilmente de tus enemigos

5- Te encargarás de hacer callar especialmente a los viejos cuadros políticos, a los que acompañaron tu juventud y son testigos de tus errores, omisiones o traiciones

6- Le quitarás cada vez más poderes a los órganos deliberativos (Soviets, Parlamentos), judiciales, y representativos (sindicatos, colegios de graduados, etc.) para concentrar las decisiones exclusivamente en tu persona. Solo los mantendrás como decoración, de cara a la opinión pública nacional e internacional. Eliminarás toda forma de federalismo o autonomía provincial.

7- Harás cada vez más chica la “mesa de conducción”: nunca más de 5 miembros. Harás reuniones de a uno o dos, pocas veces plenarios. Tratarás de que sean enemigos mortales unos de otros

8- Armarás una policía política que cada vez responda menos a las leyes del Estado y más a ti, exclusivamente

9- Armaras grupos de choque encargados de espantar a los opositores… y a los aliados.

10- Crearas una legalidad extraconstitucional, al margen de los mecanismos legales y jurídicos previstos en la Constitución (esa que tú mismo has dictado), que te permitirá actuar con las manos libres.



Mussolini: retrato del Dictador Perfecto

Mussolini, más que Hitler o Stalin es el modelo de referencia conciente o inconciente que los aprendices de dictador siguen al pie de la letra. Hitler, es sabido, rondaba los vericuetos de la locura y Stalin era una fría y letal máquina asesina, sin calor popular ni carisma.
Mussolini, en cambio…
Vivía la política como un permanente espectáculo, del cual el “popolo” era espectador entusiasta. Se divertía enormemente con esa representación. Amaba su papel. Sus principales rasgos políticos y de carácter podrían sintetizarse en:

-Un pensamiento dialéctico, cambiante, contradictorio, lanzado a probar al mismo tiempo la verdad de doctrinas diversas: era, al mismo tiempo…
- Pacifista y belicista, en la Primera Guerra
- Socialista y derechista
- Nacionalista e internacionalista
- Anticlerical y católico convencido
- Antialeman y proaleman
- Pactaba con Hitler, pero avisaba a los belgas que serían invadidos
- Pactaba con Hitler, pero reforzaba su frontera con Austria por temor al ataque germánico
- Racista y antirracista

- Un Ego absolutamente totalizador que centralizaba todas las decisiones: llegó a ser titular de seis ministerios; quiso dirigir las acciones militares siendo un ignorante de temas bélicos; nombraba ministros casi débiles mentales, a fin de destacar como el Único inteligente; no consultaba las decisiones, no tenía siquiera una “mesa chica” donde intercambiar información y discutir política

- Como viejo periodista, para él la política sin los medios no existía: solo los medios justifican las decisiones políticas, se hace política para generar los titulares de la prensa del otro día. Le importaba más la difusión periodística de sus órdenes que la efectividad de las mismas, el anuncio, más que el control de su aplicación; la propuesta más que el balance; el futuro, más que el presente.

- Una cobardía a toda prueba: jamás reconocía sus culpas. Todos sus erróneos cálculos eran atribuidos a errores de sus subordinados. Siempre describía como victoria, lo que era una derrota inapelable. Ejercía la mentira y el doble o triple discurso como una segunda naturaleza, lo cual lo transformaba en un actor permanentemente cambiando papeles. La tensión mental que esto implicaba no tenía jamás un momento de relajación, nunca confesaba sus miedos y dudas, daba la apariencia de la absoluta firmeza, de tener convicciones seguras y determinación. Odiaba las malas noticias, no las creía hasta que eran ya inocultables. Entonces descargaba su cólera sobre sus subordinados. Humillaba en público a sus generales y ministros. En sus entrevistas con Hitler no utilizaba intérprete y con su pobre alemán apenas comprendía, entonces, las complejas propuestas del Fuhrer.

- Creía la información mentirosa que el mismo construía: que tenía un ejercito de diez millones, cuando apenas superaba el millón, que tenía la fuerza aérea más poderosa del Mediterráneo, cuando apenas podía despegar de sus bases; que Italia era autárquica, cuando dependía del carbón alemán; que ganaría la guerra a Albania en un par de días, cuando estuvo meses allí; que podía tomar El Cairo en pocas semanas, etc.

- Era cruel, aunque no en el nivel de Stalin o Hitler. Pero no dudaba en tirar gas mostaza a los árabes en Libia o a los etíopes; mandaba a sus “squadristi” a golpear, torturar y a veces a asesinar a los opositores, decía que Italia necesitaba una guerra con varios miles de muertos, para acostumbrar al pueblo italiano a sufrir y endurecerlo.

- Era de un machismo patológico: odiaba que las mujeres estudien. Solo las imaginaba en el hogar, pariendo hijos: una decena para él era lo mínimo, para fortalecer la “raza italiana” y generar millones de futuros soldados.

- Desprecio al pueblo italiano: proyecto de crear una “nueva raza” dura, guerrera, valiente y dejar atrás al italiano “blando”, alegre, despreocupado, superficial, inmaduro, desprovisto de carácter, poco heroico, exageradamente sentimental y artista, de demasiado buen talante y trivial (todas palabras utilizadas por Mussolini refiriéndose al pueblo italiano)

Semejante conjunto de errores, sostenidos sobre la mentira permanente, la ocultación y la exageración explotaron, todos juntos, cuando Italia entró en guerra. En pocos meses las derrotas se hicieron inocultables y el país empezó a vivir la decadencia final del Duce, con su propio yerno alentando golpes de estado. Como en una serie de explosiones encadenadas, todas las mentiras del Régimen fueron destruyéndose una a una. El momento de la verdad llegó inexorablemente. El Globo se le escapó de las manos, como en la película de Chaplin.

Los revolucionarios

“La revolución que hemos hecho no es una revolución nacional, sino una revolución nacional socialista ; incluso podemos subrayar la palabra “socialista”. Nuestra única defensa contra la reacción la representan los grupos de asalto , porque son la encarnación absoluta de la idea revolucionaria. El que milita en las camisas pardas desde el primer día se compromete con el camino de la revolución y no se desviará un pelo hasta que consigamos nuestro objetivo final”
Ernst Röhm, Jefe de las SA nazis

Con leves cambios esta podría ser una proclama de cualquier líder revolucionario latinoamericano

“La revolución que hemos hecho no es una revolución nacional, sino una revolución nacional socialista ; incluso podemos subrayar la palabra “socialista”. Nuestra única defensa contra la reacción la representan las formaciones especiales , porque son la encarnación absoluta de la idea revolucionaria. El que milita en esas formaciones desde el primer día se compromete con el camino de la revolución y no se desviará un pelo hasta que consigamos nuestro objetivo final”
(Chavez? Firmenich? el Ché?)

Para los que aun no entienden la profunda hermandad entre revolucionarios de “derecha” y revolucionarios de “izquierda” bien vale refrescar algunas cosas:

Ambos desprecian los sistemas democráticos, la negociación, el parlamentarismo.
Ambos combaten al “ capital”, especialmente el financiero, a los “imperios” anglosajones y en grados variables a los judíos y coinciden en su odio a Israel
Ambos ejercitan un fuerte apego a las armas y a la violencia como método de resolución de la politica.
Ambos apelan al golpe sorpresivo (queman el Reichtag o protagonizan la toma del Palacio) y aplican crudamente la violencia para “marcar territorio” (La “noche de los cuchillos” de Hitler, los fusilamientos del Ché en Sierra Maestra, las infinitas represiones de la cheka leninista y del aparato de matar stalinista y maoísta)
Ambos son místicos, heroicos, aman el peligro, juegan con la muerte.
Ambos terminan con un religioso culto a la personalidad del Lider, el cual contra toda idea igualitaria es un Semidios por el cual hay que dar la vida (“La vida por Perón”, “doy mi vida por Fidel”)
Ambos desprecian al individualismo: las masas son las protagonistas de la Historia (siempre que las conduzcan ellos)
Ambos se ríen del “humanitarismo burgués”, el sentimentalismo, la piedad por las víctimas, la idea del perdón,
Ambos son antirreligiosos: no soportan a alguien superior a ellos que los juzgue desde el Cielo.
Ambos tienen como objetivo “recrear” al Hombre, o a la Familia, o el Trabajo, o la Patria. Creen que su poder no tiene límites: juegan a ser dioses en la Tierra.
Transitan de un lado al otro de la frontera: Mussolini pasa del Partido Socialista a crear el Movimiento Fascista; crea la Republica Social en su ocaso, hablando de la Italia Proletaria contra la Italia Plutocrática; Joe Baxter, que pasa de la Tacuara filo- nazi a la guerrilla guevarista, Abal Medina similar prodigio
Pactan o se alían con el “enemigo”: Hitler con Stalin, Fidel Castro con el Gral. Videla, la izquierda laica y moderna con el Islam fundamentalista, homofóbico, sexista y medieval.
Como el personaje de Ibsen creen que el pueblo solo es progresista si los revolucionarios se encargan de dirigirlo: sino son masas idiotas, lumpen, gente sin conciencia de clase.
Ambos llevan al fracaso y la muerte a su pueblo: Decenas de millones de muertos rusos, chinos, alemanes, italianos, camboyanos, coreanos del norte. Miles de europeos del este, cubanos.
Ambos reprimen, torturan, encierran, ocultan, impiden la prensa libre, al acceso a las comunicaciones.
Ambos desprecian las tradiciones, la costumbre, el derecho consuetudinario, las instituciones del orden espontáneo, la evolución, el ensayo y error, el cambio en paz.
Ambos, por último, creen que el hombre es un medio, una máquina reemplazable y no un ser único e irrepetible: por sobre el hombre común, siempre se alza la Patria, el Movimiento, la Clase, el Pueblo, la Nación, el Partido, el Estado, el Líder, el Conductor, el Jefe, la Unidad Básica, el Comité de Defensa de la Revolución, la Célula del Partido, la Organización, la Ideología, las Ideas correctas, el Comité Central, las infinitas siglas, la Comunidad Organizada, los Ministerios del Poder Popular.
Pero cuando pueden ambos se revientan a tiros, se matan, se secuestran, se asesinan, se enfrentan como la Triple A y los Montoneros, como ejércitos privados nazis y ejércitos privados comunistas en la Alemania prehitleriana.
Ambos compiten para arrearnos a su mundo perfecto.

domingo, marzo 15, 2009

Cuba

Cuba es un largo caimán verde, un canto de rumba y maraca, una revolución tropical, mis primeros recuerdos de una epopeya popular, el “Escucha Yanqui”, un son de morenos, unos barbudos lindos derrotando una siniestra dictadura, la alegría de ser joven y revolucionario en la Nueva América. Todo eso y mucho más fue Cuba para mi y para tantos como yo.
Luego.
El silencio, los comentarios en voz baja. Persecución a homosexuales, a judíos, presos en condiciones miserables, Huber Matos, Persona Non grata, aventuras en Africa, en Bolivia. Diez millones de toneladas de caña nunca cosechadas, fracasos industriales, apoyo a la invasión a Checoslovaquia, seguidismo a la URSS, apoyo a la invasión a Afganistan, alianza en la ONU con Argentina de Videla para evitar la condena por atropello a derechos humanos.
Luego, caida del muro, desaparicion de la URSS. Uno se olvida de Cuba, creyendo que de algún modo también caerá la consigna fanatica de Patria o Muerte! Y se dedica a vivir en un mundo que cambia, se globaliza, se internetiza, se blogiza. Y ahí sigue Cuba, ahora con Raul, un joven de 75 años. Jugando a ser vanguardia, cuando es la retaguardia más reaccionaria de la Humanidad, acompañante de Iran o Corea del Norte en un desfile de horrores, a ver quien aplasta más y mejor la libertad del pueblo, quien bloquea mejor el acceso a Internet, quien apoya más enfáticamente los genocidios de Darfur o los misiles norcoreanos. Quien impide por más tiempo elecciones libres, libertad de comercio, de tránsito, de pensamiento, de religión.
Que el mundo se abra a Cuba, y que Cuba se abra al Mundo, pidió Juan Pablo II en su viaje a la isla. Solo lo primero se cumplió: Europa y toda Latinoamerica, en especial en estos dos años han transformado a La Habana- ciudad fantasmal en mas de un sentido- en una especie de Meca, de modelo a imitar, un destino al que cada presidente latinoamericano debe arribar para recibir vaya a saberse que extraña dosis de sabiduría política.
Cuba, en cambio, no se abre al mundo: allí nadie puede acceder a Internet, nadie puede en un plazo razonable viajar al exterior, nadie puede comprar libros o películas extranjeras, Cuba no se abre, se cierra, porque el Mundo respira libertad y ese aire lastima a la gerontocracia cubana.
Cuando ya nada hacía suponer más que una larga agonia, Cuba- su mito, la foto del Che, Fidel escribiendo en el Granma, etc.- vuelve a las primeras planas, llenando de estupor a los que aun razonamos.

sábado, marzo 14, 2009

Me publican un cuento en Badosa.com

Esteban,

adelante con la publicación de "El mercader". ¿Necesitas que te envíe la plantilla de autorización y la dirección de envío?

Xavier


Desde el año 2000, Badosa ha tenido la osadía de publicarme unos diez cuentos. Hacía mucho- el ultimo fue en 2004- que no me aceptaban uno (son , afortunadamente, muy exigentes) así que estoy feliz de este reconocimiento.
Para acceder a mis cuentos publicados en Badosa ir a http://www.badosa.com/?l=es&m=080000&s=lijalad

Adelantamiento

Con la maniobra de adelantar las elecciones Néstor Kirchner muestra que es un adelantado, que va por delante de todos nosotros, que es astuto, rápido, piola, gamba, rana, canchero, vivo, avivado, pragmático, sin complejos, audaz, imprevisible, engañador, escondedor, mentiroso, mago, brujo, inescrutable, repentista, busca, o sea el estúpido total.

PD
Creo que está entrando en una fase peligrosa y terminal: su debilidad lo transforma en un capitan de barco siempre rondando el desastre, creyendo que hay paso, allí donde emergen rocas peligrosas. A los botes!

miércoles, marzo 11, 2009

Madrid 11-M

Como viejo ex-residente en España (sudaca, que le dicen), el 11 de marzo fui un madrileño más.
Como si viniera de Alcalá rumbo a la Glorieta Bilbao, a la calle del Cardenal Cisneros. Porque yo soy de Chamberí en Madrid y de Palermo en Buenos Aires.
Aquí volé por los aires en 1992 y me volvieron a matar en 1994, en la AMIA. Desaparecí en los setenta y, ya en España, me mató un supuesto libertario nacionalista. Ahora, hace poco, el 11-M, alguien -un Qaedo o que sé yo- me volvió a asesinar.
A veces me pregunto qué mal hice yo, quién soy yo- ciudadano de a pie- que tantos se toman la molestia de matarme tan a menudo. Pero esos que me asesinan no saben que vuelvo a levantarme, me recompongo y sigo viaje en el próximo tren, rumbo a mi modesto empleo. No saben que soy millones.

Buenos Aires, marzo de 2004

martes, marzo 10, 2009

Catamarca: Kirchner miente

"El peronismo logró mantener su porcentaje histórico en la provincia, mientras que el oficialismo bajó 17 puntos"(Néstor Kirchner)



Lo cierto es que en comparación con los resultados de 2007, el peronismo bajó 3 puntos y el Frente Cívico 10 puntos - no 17.
En cuanto al promedio histórico, entre 1991 y 2009 Frente Civico sacó un 47%- perdió en esta elección unos 4 puntos- y el Peronismo promedia los 37 puntos (perdió en esta elección 4 puntos, igual que su contrincante)

Los datos claros, las cifras ciertas, calma Kirchner.



PD

Agrego. A Kirchner se lo está tomando a risa. Al que antes metía miedo con su lengua aguda y su mirada extraviada, el desliz de Catamarca lo ha transformado en un hazmerreir de la política, un sitio del que nadie vuelve (Ni Herminio, con su famoso " sinmigo", Casildo Herreras con el "yo me borro" del 76, Lorenzo Miguel , con su "fraude mediatico" de 1983, De La Rúa, y tantos otros) Néstor, fuiste.

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!