Se produjo un error en este gadget.

lunes, enero 11, 2010

Odios

No hay que odiar. El odio nubla el entendimiento, confunde los pensamientos, carece de programa, es un mero grito, es inútil.
Pero a uno lo deja contento. Odio a Hitler y a todo o que él representó. Y odio a Stalin, quien en algun sentido fue maestro de Adolfo. Mi problema es que los odios no se me terminan ahí. No sirve de nada odiar a Fidel Castro, a Pol Pot, a Mao Tse Tung, a Kim il Sung, a Ceasescu,a Tito, a Perón, a Getulio Vargas, a Stroessner, a Trujillo, a Ortega, a Chávez, a Correa, a Kirchner, al Che, a Carlos Prestes, a Salvador Allende, a Eva, a Velazco Alvarado, a Rojas Pinilla, a Somoza, a Franco, a Mussolini.
Creo que todos ellos - además de odiarse mutuamente- han sido coautores de un libreto que hasta hoy nos condiciona y nos esclaviza. Si no entendemos la íntima conexión entre todos esos dictadores y sus infinitos derivados intelectuales y doctrinarios, no entendemos donde centrar la pelea por la libertad, la persona y los valores universales.
No basta con odiarlos, pero es necesario la pasión, cercana al odio, que nos inflama, nos indigna, se nos retuerce en el cerebro a la hora de dormir, nos hace temblar de bronca.
Para eso este Blog: para reelaborar el odio y transformarlo en ideas y propuestas.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!