Se produjo un error en este gadget.

jueves, abril 30, 2009

Encuesta electoral

La mitad de los votantes elegirá al frente electoral conformado por la Coalición Cívica y UCR.
Llama la atención la escasa adhesión al Pro-Peronismo disidente, con solo un 17% de intención de voto.
Estos son los resultados de 17 visitantes del blog que votaron en la encuesta electoral: ¿tendran algo que ver con los resulados reales que habrá el 28 de junio? Ya lo sabremos. Por ahora , gracias a los que expresaron su preferencia electoral. Este post está abierto a vuestros comentarios.

naChe Guevara

naChe Guevara, desde su más tierna edad sabía que quería ser Diputada de la Nación. Para eso se preparó concienzudamente: diseño de modas, teatro, canto y danza fueron las disciplinas que abrazó con fervor, con la vista puesta en el Congreso. Sabía claramente cual era su objetivo: servir al Hombre Nuevo, sea desde el Foco guerrillero o de las tablas de Corrientes. Los Guevaristas comenzaron a ser legión: centenares de miles llevaban la camiseta con la imagen de naChe, un hermoso rostro con la mirada puesta en el futuro, parecida cada día más a Eva.
Así, rodeada de mitos argentinos (Che, Eva) la vemos hoy encaminarse hacia su destino de Grandeza, previa escala en Bora Bora, dejándonos antes de partir algunas perlas de su pensamiento: “Si en junio no gana el Gobierno, esto va a ser una bolsa de gatos”. Sabias palabras, señeras, que anticipan su desempeño en la Cámara de Diputados. Esperemos que sepa abrir la bolsa y dejar salir a los gatos, pobrecitos.
naChe Guevara, Presente, mi Comandanta! Hasta la Victoria! Patria o Muerte, ¡Venceremos! Con listas Colectoras, Candidaturas testimoniales, con subsidios y prebendas, clientela asegurada, ¿Venceremos?

martes, abril 28, 2009

Excelente artículo en el blog de Miriam Celaya, La Habana

Acceda aquí

Brillante Montaner sobre los Socialismos del siglo 21

Otra vez sangre, sudor y lágrimas

Carlos Alberto Montaner

Madrid -- Daniel Ortega, el presidente nicaragüense, ha hablado con desprecio de los partidos políticos. Según él, dividen a los pueblos. Los fragmentan en porciones hostiles. Lo conveniente es un partido único, dirigido por un líder carismático, que interprete las necesidades de las masas y ponga en marcha las medidas de gobierno que requiere el bien común.

Al margen de sus convicciones comunistas, reverdecidas bajo el amparo económico de Hugo Chávez y la tutoría intelectual de Fidel Castro, esta andanada contra el pluripartidismo es producto de la reciente visita de Ortega a La Habana, donde conversó durante cuatro horas con el viejo comandante, provisionalmente repuesto del cáncer y de los divertículos que le pulverizaron los intestinos y le dejaron como recuerdo un ano contra natura. En la jerga política del gobierno cubano, al pluripartidismo se le llama ''pluriporquería''. Daniel suscribe con entusiasmo ese juicio político y regresó a Managua dispuesto a enterrar la pluriporquería.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa dijo algo parecido durante la Cumbre de las Américas celebrada en Trinidad y Tobago. El periodista (y buen novelista) Juan Manuel Cao le preguntó por la represión en Cuba y la suerte de los presos políticos que hay en la isla, y el joven mandatario le respondió que la única democracia no es la occidental, que Cuba tiene un sistema diferente, pero legítimo de expresar la soberanía popular, y a continuación hizo una encendida defensa de los cinco espías cubanos presos en Estados Unidos por delitos que van desde la complicidad en el asesinato de los pilotos desarmados de una organización que ayudaba a salvar balseros cubanos (Hermanos al Rescate), hasta la infiltración en una base militar norteamericana, de cuyos movimientos informaban al alto mando militar cubano con datos que luego podían ser compartidos con países como Irán o Corea del Norte. (Durante las dos guerras contra Irak los servicios cubanos le transmitieron información militar valiosa a la dictadura de Sadam Hussein.)

Para acabar con el pluripartidismo, la tumultuosa familia del ''socialismo del siglo XXI'' (por ahora Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua) cuenta con un instrumento temible: tribunales totalmente dependientes del caudillo que ordena y manda. Así acaba de suceder en Venezuela con el popular alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, que ha tenido que huir a Perú falsamente acusado de corrupción; así ocurrió en Bolivia con Leopoldo Fernández, prefecto de Pando, a quien le imputan una inverosímil corresponsabilidad en la masacre de una veintena de campesinos cometida por grupos paramilitares; así sucede en Nicaragua, donde al diputado Eduardo Montealegre (a quien le robaron descaradamente su triunfo electoral por la alcaldía de Managua) lo amenazan con llevarlo a la cárcel por haber realizado o autorizado unas transacciones bancarias que no violaban ninguna ley del Estado.

Para eso han quedado los tribunales en el perímetro del socialismo del siglo XXI: para acosar y demoler las maquinarias políticas de la oposición o para triturar a sus líderes. Con total franqueza lo explicó Evo Morales a los ministros de su gabinete, y cito de memoria: ``ustedes hagan la trampa que tengan que hacer, y luego busquen los argumentos legales para justificarlo, que para eso son abogados''.

Uno pudiera pensar que detrás de ese comportamiento hay cinismo e hipocresía, pero no es verdad. Lo que hay son convicciones ideológicas. Esta tribu de la izquierda carnívora no cree en el pluripartidismo, en la alternancia en el poder, o en los límites a la autoridad. Todas esas son zarandajas inventadas por la burguesía explotadora para perpetuarse en el gobierno. Tampoco cree en el equilibrio de poderes independientes que se contrapesan, en la democracia representativa, en las virtudes del mercado o en la existencia de derechos naturales que protegen a las personas de las arbitrariedades del Estado o de otras personas.

Estamos en presencia de una fuerza política convencida de las virtudes del mando vertical, absolutamente entregada a la creencia de que la soberanía popular encarna en la cabeza del Estado, ese caudillo lleno de buenas intenciones, esa noble criatura dotada de un instinto excepcional que lo precipita a crear un mundo justo e igualitario para beneficio de sus necesariamente dóciles súbditos. Una fuerza política, además, persuadida de que el comercio libre es una artimaña de las potencias imperiales para subyugar a los pueblos del tercer mundo porque, como afirma Evo Morales, Occidente representa ``la cultura de la muerte''.

Curiosamente, los latinoamericanos estamos reeditando una batalla que pareció librarse a principios del siglo XIX entre el absolutismo español de Fernando VII y las ideas liberales de los próceres de la Independencia. No hay nada más parecido al pensamiento monárquico conservador de las fuerzas realistas de Fernando VII que el socialismo del siglo XXI, y, por la otra punta del conflicto, no hay nada más próximo a las ideas de sus adversarios que el discurso político de personajes como Miranda, Bolívar, Sucre o Santander, partidarios todos del diseño republicano, de la libertad económica, de la existencia de derechos naturales (incluidos el de propiedad), firmes creyentes en que la soberanía residía en el pueblo y se delegaba su representación mediante elecciones democráticas.

¿En qué va a parar este enfrentamiento? A principios del siglo XIX ganaron las ideas de la libertad. A principios del siglo XXI ocurrirá lo mismo, pero costará sangre, sudor y lágrimas.


Abril 26, 2009

lunes, abril 27, 2009

Feria del libro

Siempre me apabulló la Feria de libro. Y nunca la entendí. Nunca pude comprender que hacen esas multitudes apiñadas un sábado de abril husmeando volúmenes que, si quisieran , podrían revisar con calma en cualquiera de las decenas de buenas librerias de la ciudad. Uno va a la Feria para decir "estuve en la feria", me parece, como un "must", una obligación, un culto que le rendimos una vez al año al dios libro.
Yo visito una o dos veces a la semana alguna librería. Y me da mucho placer hojear libros, leer las solapas, entrever alguna frase, imaginarme leyendo tal o cual novela. Pero en la masiva Feria, es imposible ese acto solitario de admiración: allí solo voy a buscar algun libro no editado en Argentina, a chusmear el pablellón iraní o el de Israel, a algun salón a escuchar un debate y poco más. Huyo de las multitudes como de la gripe porcina, porque no hay nada más antitético al libro que una multitud ansiosa. Me rio de las "lecturas colectivas": ahora van a querer socializar hasta el intimo acto de abrir un libro nuevo, oler su aroma, y anticipar un deleite personalísimo.
La cultura de masas... De cualquier forma está bueno que Buenos Aires congregue a un millón de personas cada año para este homenaje. ¿Se imaginan si ese millon leyera, como pedía Borges, el Facundo o El crimen de la Guerra, de Alberdi?
En fin, supongo que me daré una vuelta , al pabellón de la Unión Editorial, que vende obras de Hayek, Von Misses y otros, aunque son carísimas...

Véanle la cara al pequeño dictadorzuelo, antisemita y provocador

Correa: un brillante triunfo.Pero nada más

Obtener el 51% está bueno. Alfonsín obtuvo el 52%, Menem el 51%, como de la Rúa. Está bueno, es un gran triunfo. Pero nada más.
Otro 49% de los electores no lo votaron, eligieron otras opciones. ¿Qué se hace, en un Proyecto Fundante Socialista como el que lidera Correa con ese remiso 49%? Esa es la pregunta del millón.
O lo ignora, o trata de seducirlo. Ignorar a la mitad menos uno es imposible, en términos de gobernabilidad. Intentar seducirlo parece imposible, ya que Correa tuvo tres años para hacerlo y no lo logró.
¿Entonces?
El socialismo no tene respuestas a este dilema. El socialismo trabaja bajo el escenario de UN pueblo unido. No admite íntimamente la disidencia, la cual le parece algo inexplicable, producto de alguna conjura imperial o del "colonialismo mental".
Con ese 49% tendrá que lidiar Correa. Veremos como lo hace: si a la manera patoteril de su amigo Chávez o inventa un estilo distinto, como pareciera, por su pinta de chico bueno, que puede ser su proyecto.

La bronca cubana

Yoani explora los rincones del totalitarismo, ahí donde no llega la prensa oficial ni los esbirros del espionaje castrista para detectar los signos del cambio ya irreversible, provocado por las miles de yoanis que en Cuba se han cansado del control estatal de sus vidas. Y de las pocas mujeres cubanas que a través de Internet atisban que hay otra vida posible, no una vida perfecta del Socialismo teórico que se troca en banalidad trágica en Cuba o en Corea del Norte, sino una vida imperfecta pero auténtica, signada por la palabra Libertad: hasta de morirse de hambre, que era la clásica “defensa” de los antiliberales. “Sí, decian, acá solo tienen libertad para morirse de hambre”. “Y sí, responden las Yoanis de esta Cuba, ¿ que prefieres, no morirte de hambre pero tener que agachar la cerviz, humillarte, ocultar tu deseos?, No, gracias, prefiero la riesgosa libertad a la aparatosa servidumbre del socialismo.”
“ Yo siento que el detonante de las transformaciones pudiera ser, simplemente, un grupo de mujeres hastiadas de lavar -cada mes– las compresas usadas en su ciclo menstrual.” nos dice Yoani en su último post. Ahí es donde los Galeanos, los Intelectuales Procastristas , los Chávez del mundo no pueden entrar: en la bronca de las mujeres cubanas a las que el racionamiento les niega las compresas que deben usar cada 28 días. Ahí donde ni los teóricos ni los burócratas de las Revoluciones imposibles pueden penetrar: en la humillación de mujeres teniendo que reutilizar sus compresas porque el sistema es incapaz de garantizar ese mínimo e indispensable producto.
“Los funcionarios siguieron hablando de la “recuperación frente a los huracanes” y los periódicos –que lamentablemente no se pueden usar como almohadillas sanitarias– mencionaron el sobrecumplimiento en la cosecha de papas. El drama quedó escondido en los baños, se manifestó apenas en dos nuevas arrugas de preocupación en la frente de algunas féminas.”
Por ahí, nos repite Yoani, pasa el fin del régimen: por esa bronca humillada que explotará cuando y donde el Sistema no pueda prever.

domingo, abril 26, 2009

Cogobierno II

El otro día imaginé los titulares de los diarios del futuro. No me equivoqué demasiado:


Escribí: "La oposición esta armando una Mesa General de Concertación, para poner el marcha proyectos que tendrán estado parlamentario a partir de diciembre de 2009.


LA NACION, domingo 26 de abril

La oposición negocia un pacto legislativo
La UCR, la Coalición Cívica, Pro y el PJ disidente buscan poner límites al Gobierno, ante la posibilidad de que cambien las mayorías

La UCR, el peronismo disidente, los seguidores del vicepresidente Julio Cobos y, con algunos resquemores, la Coalición Cívica promueven acordar un compromiso parlamentario para el día después de las elecciones, ante la previsión de que el Gobierno pierda la mayoría en las cámaras si se confirma la previsible derrota en algunos de los distritos con más representación.

CLARIN:
Jefes del PJ buscan un acuerdo para despues de Junio
Reutemann, Schiaretti y Busti quieren formar un bloque entre las provincias del centro que contribuya a la gobernabilidad. Y al mismo toempo marque una distancIa con el kirchnerismo.
El siguiente paso es consolidar un trabajo conjunto en el Congreso.



Ecribí. "Los principales temas de la Mesa General son: recuperación de las relaciones exteriores, reconstruyendo relaciones con el Club de Paris y EEUU; política energética- tomar en cuenta la propuesta de los ex secretarios de energía hecha en el mes de abril; política agraria: replantear las retenciones, las exportaciones agrarias y la cadena de agroindustria; Seguridad y Justicia, con propuestas de mejora de la legislación, nuevas tecnologías, etc.; Salud Pública; Pobreza extrema."


LA NACION

la oposición comienza a dar muestras de cuáles serán sus planteos. Impulsará una agenda institucional que incluirá la derogación de las leyes de superpoderes presupuestarios; la modificación de reforma al Consejo de la Magistratura; cambios en las leyes electorales para asegurar transparencia en las elecciones y leyes que limiten el uso de los decretos de necesidad y urgencia, y fortalezcan los organismos de control.

En el plano económico y fiscal, al tope de la agenda figura una nueva ley de coparticipación federal para corregir las asimetrías en la distribución de los recursos entre la Nación y las provincias. Asimismo, se insistirá en iniciativas para combatir la inseguridad, así como para fomentar la reinserción de la Argentina en el mundo.


Escribí: Se anuncia una nueva etapa de Gobierno. Hay quienes ya hablan de Co-gobierno entre los sectores más permeables del kirchnerismo y la oposición.


LA NACION:
Al Gobierno no le quedará otra alternativa que acordar, de ahora en más, todas las leyes por venir. Por más que Néstor Kirchner gane en Buenos Aires, no podrá imponer como hasta ahora la agenda legislativa", admite, por lo bajo, un legislador ultrakirchnerista a LA NACION.

sábado, abril 25, 2009

Cacerolazo cubano para el primero de mayo

Según nos cuenta Yoani, se está organizando un enorme cacerolazo para el Primero de Mayo:

Las viejas herramientas para alimentar a la familia logran convertirse –llegado el caso– en la boleta que no podemos dejar en la urna y en esa mano que no nos atrevimos a levantar en la asamblea. Cualquier objeto sirve, si de exigir espacios se trata: una tela que se saca al balcón, un periódico que se blande en público o una cazuela que repiquetea junto a otras. El gran coro metálico que forman las cucharas y las sartenes, pudiera ser –este primero de mayo a las 20:30 horas– nuestra voz, decir aquello que tenemos trabado en mitad de la garganta.

Las restricciones para entrar y salir de Cuba han durado demasiado tiempo. De manera que haré sonar mi olla por mis padres, que nunca han podido cruzar el mar que nos separa del mundo. La sinfonía de las cacerolas la entonaré también por mí misma, obligada a viajar sólo virtualmente en los últimos dos años. Apretaré el ritmo de la cuchará cuando piense en Teo, condenado a la salida definitiva si se le ocurriera subir a un avión antes de los dieciocho años. La haré repiquetear por Edgar, que está en huelga de hambre después de siete negativas a su solicitud de permiso de salida. Al final del concierto de metales le dedicaré un par de notas a Marta, que no obtuvo la tarjeta blanca para conocer a su nieta que nació en La Florida.

Después de tanto darle al fondo de la cazuela, probablemente ésta no me sirva para freír ni un huevo. Por el necesario “alimento” de viajar, moverse libremente, salir de casa sin pedir permiso, bien vale la pena romper todos los implementos de mi cocina.

viernes, abril 24, 2009

Antintuitivo

Las políticas pro-mercado son antintuitivas, no evidentes y requieren una capacidad de abstracción muy alta. Operan en el mediano y largo plazo, porque, como diría Carl Menger, les interesa influir en los órdenes superiores de la producción, no en los inferiores o primarios. La vieja y casi remanida receta de “si quieres alimentar a alguien no le des pescado, enseñale a pescar” se ha transformado en la pregunta que se hacen todos los gobiernos: “¿de donde puedo sacar el pescado para repartirlo?”
Lo intuitivo es “darle pescado” al hambriento. No, por ejemplo, desregular el mercado de frutos de mar porque si se intenta fijar un precio "regulado", mermará la oferta de pescado…y subirá su precio, aunque el Gobierno intente congelarlo. Si manda su tropa de inspectores a vigilar los precios mínimos, el pescado desaparecerá de las góndolas y la vecina solo podrá conseguirlo a precio “negro”. Con lo cual la vecina despotricará, no contra el Gobierno que “quiere protegerla”, sino contra los malos comerciantes y especuladores.
El gobierno por boca del Moreno de turno dirá que hay una campaña para encarecer el precio del pescado y atentar así contra el bolsillo popular y pondrá en marcha medidas impositivas, burocráticas o penales contra los “acaparadores” que quieren lucrar a costa del hambre del pueblo.
Así las cosas, a pocos se podrá convencer de cambiar la lógica y hacerles comprender de que justamente liberando los precios es como el pescado fluirá en gran cantidad y los precios tenderán a la baja. “Si, pero ¿cuando?, yo tengo hambre hoy. Y no es una “tendencia” al hambre sino hambre declarado”. Con esto se desarman todas las argumentaciones liberales, y viene Papá Estado, o Papá Partido del Poder y convence a la vecina de que solo dándole aun más poder a nuestro Lider podremos obtener pescado barato.
¿Cómo salir de esta trampa? Desde el siglo XIV, cuando Ibn Jaldun demostraba lo pernicioso que es el Estado Impositivo, ya que destruye la iniciativa de los productores, hasta Adam Smith, Say, Bastiat, Menger - todos ellos viejos pensadores y polemistas contra las fórmulas económicas estatistas y absolutistas- la lucha por demostrar la verdad de la libertad de mercado es una lucha perdida en la Universidades y los Gobiernos, pero ganada en la calle, en el mercado real, en el mundo de las transacciones libres que personas privadas llevan a cabo. Pero ese mundo no tiene prensa, no llega a los libros. Es un mundo “antintuitivo”, pero tremendamente vivo.

jueves, abril 23, 2009

Cogobierno

¿Cómo me imagino yo el escenario postelectoral?

Lo hago suponiendo los titulares de los diarios del futuro:


El gobierno no admite la derrota de sus candidatos. Escrutado el 98% de los votos, el kirchnerismo, en sus diversas versiones provinciales obtiene el 29,5%.de los votos, el espacio de Coalición Cívica-UCR, un 31% y el Pro-Peronismo disidente, un 30,6%.

El Gobierno perdió la mayoría parlamentaria

El Gobierno desiste de presentar la Ley de Radiodifusión

El Gobierno desiste de la amenaza de estatizar Siderar

El Gobierno reconoce que tiene problemas para cubrir el deficit de cuentas públicas. Parte una misión para negociar fondos frescos con el FMI

El FMI exige transparentar las estadísticas, en especial las del INDEC

La oposición esta armando una Mesa General de Concertación, para poner el marcha proyectos que tendrán estado parlamentario a partir de diciembre de 2009.

Los principales temas de la Mesa General son: recuperación de las relaciones exteriores, reconstruyendo relaciones con el Club de Paris y EEUU; política energética- tomar en cuenta la propuesta de los ex secretarios de energía hecha en el mes de abril; política agraria: replantear las retenciones, las exportaciones agrarias y la cadena de agroindustria; Seguridad y Justicia, con propuestas de mejora de la legislación, nuevas tecnologías, etc.; Salud Pública; Pobreza extrema.

El Gobierno dice que le tiene sin cuidado la Mesa General de Concertación: “Son los muertos de la Union Democratica y la Alianza”, dijo Fernandez.

Massa : “Es hora de asumir la derrota”

Se cierra un principio de acuerdo con el FMI “Tendrán que incorporar a la oposición al control de ejecución de estos fondos”.

Renuncias encadenadas: Moreno y Etchegaray han renunciado a sus cargos

Crisis de Gabinete: renuncian los ministros Fernandez, Taiana, Massa.

El Gobierno abre el juego: convoca a una reunión con la Mesa de Concertación

Renunció De Vido: el ultimo dinosaurio de aleja del Gobierno.



Se anuncia una nueva etapa de Gobierno. Hay quienes ya hablan de Co-gobierno entre los sectores más permeables del kirchnerismo y la oposición. El problema es que no hay “palomas” en el gobierno: todas habían sido echadas en su momento. Crece Alberto Fernandez y se habla del retorno del joven ex ministro de Economía Martin Lusteau o de Redrado para Economía

Massa ratificado como Jefe de Gabinete. Conversaciones con Solá, Carrió y Macri para consensuar el nombre de los ministros del próximo gabinete.

El Fin del Proyecto hegemónico del kirchnerismo, columna de Joaquin Morales Solá

La sabiduría del historiador Lord Acton, siglo XIX

Los atenienses no sólo eran valientes, patriotas y capaces de un sacrificio generoso, sino también los más religiosos de los griegos.
Veneraban la Constitución que les había dado prosperidad, igualdad y libertad, sin cuestionar nunca las leyes fundamentales que regulaban el enorme poder de la Asamblea.
Toleraban una considerable variedad de opiniones y una gran libertad de expresión; su benevolencia hacia los esclavos provocaba incluso la indignación de los partidarios más inteligentes de la aristocracia.
De este modo llegaron a ser el único pueblo de la antigüedad que se hizo grande a través de instituciones democráticas.
Pero la posesión del poder ilimitado, que corroe la conciencia, endurece el corazón y confunde el entendimiento de los monarcas, ejerció su influencia desmoralizadora sobre la ilustre democracia de Atenas.
Malo es ser oprimido por una minoría, pero peor es serlo por una mayoría, porque en el caso de las minorías existe en las masas un poder latente de reserva que, de ser activado, pocas veces es resistido por la minoría.
Pero cuando se trata de la voluntad absoluta del pueblo, no hay recurso, salvación, ni refugio, excepto la traición.

La clase más numerosa y humilde de los atenienses reunió el poder legislativo, el judicial y, en parte, el ejecutivo.
La filosofía que entonces había ganado fama, postulaba que no hay ley superior a la del Estado; el legislador está por sobre la ley.
Como consecuencia de esto, el pueblo soberano tenía el derecho a hacer todo aquello que estuviera dentro de su poder y no estaba limitado por ninguna regla del bien o del mal, sino que por su propio juicio de lo que estimaba conveniente.
En una asamblea memorable, los atenienses llegaron a declarar que consideraban monstruoso que se les impidiera hacer lo que quisieran.

No existía ninguna fuerza que pudiera restringirlos, y resolvieron que no los limitaría ninguna obligación ni se regirían por ninguna ley que no fuera establecida por ellos mismos.
De esta forma, el pueblo emancipado de Atenas se volvió tirano
y su gobierno, pionero de la libertad europea, fue condenado sin excepción por todos los sabios de la antigüedad.
Destruyeron su ciudad tratando de conducir la guerra mediante debates en el mercado.
Al igual que la República Francesa, dieron muerte a sus comandantes desafortunados.
Trataron sus posesiones con tal injusticia, que perdieron su imperio marítimo.
Saquearon a los ricos hasta que éstos conspiraron con el enemigo público, y coronaron su culpa con el martirio de Sócrates.
Cuando el dominio absoluto de las multitudes llevaba cerca de un cuarto de siglo, y al Estado no le quedaba más que perder sino su propia existencia, entonces los atenienses, cansados y desalentados, confesaron la verdadera causa de su ruina.
Comprendieron que para que hubiera libertad, justicia e igualdad ante la ley era necesario limitar la Democracia tal como ella había limitado a la oligarquía.
Resolvieron decidirse una vez más por las antiguas formas y por restablecer el orden de cosas existente cuando se había sacado el monopolio del poder de manos de los ricos, pero sin que pasara a los pobres.
Luego de fracasar una primera restauración, –sólo memorable debido a que Tucídides, cuyo juicio en política nunca parece erróneo, lo declaró como el mejor gobierno que Atenas había tenido–, se volvió a hacer el intento con más experiencia y mayor unidad de objetivo.
Los enemigos se reconciliaron y proclamaron una amnistía, la primera en la historia.
Resolvieron gobernar por consenso.
Las leyes, que tenían la sanción de la tradición, fueron transcritas a un código; ningún acto de asamblea soberana tendría validez si no estaba de acuerdo con éste.
Se estableció una gran diferencia entre las líneas sagradas de la Constitución que se consideraban inviolables y los decretos que satisfacían, de tiempo en tiempo,las necesidades e intereses del día.
Y se independizó la estructura de la ley, es decir, el resultado del trabajo de generaciones, de las variaciones momentáneas de la voluntad popular.

Los atenienses se arrepintieron demasiado tarde para salvar la República.
Pero la lección de su experiencia perdurará siempre porque demuestra que el gobierno de todo el pueblo, es decir, el gobierno de la clase más numerosa y poderosa, es tan malo como el de una monarquía absoluta y requiere, prácticamente por las mismas razones, de instituciones que lo protejan de sí mismo y defiendan la permanente supremacía de la ley contra las mutaciones arbitrarias de la opinión.

miércoles, abril 22, 2009

El estatismo en la mirada de Ibn Jaldum (1370)

Ocurre con frecuencia que el sultán se apropia de productos y mercancías por la fuerza, o a un precio irrisorio, puesto que nadie osa discutirle, lo cual redunda en fuerte pérdida para los vendedores. Por otra parte, cuando cosecha los frutos de sus cultivos, tales como granos, seda, miel, azúcar y otros productos de esta índole, o que ya se encuentre en posesión de una grande cantidad de diversas mercancías, al estar obligado a subvenir inmediatamente las necesidades del Estado, no puede esperar la temporada de los mercados, ni la demanda regular de esos artículos; por tanto, compele a los comerciantes de los respectivos ramos a comprárselos, y a un precio que excede regularmente el valor real de dichos artículos. De tal suerte se ven privados de su dinero contante, sobrecargados de mercancías que quedarán en su poder largo tiempo inactivas, y forzados a suspender las operaciones que les producían para vivir. Por esta razón, cuando la necesidad de dinero los apremia a vender una parte de esas mercancías, apenas le sacan un exiguo precio, debido al estado siempre languidecente del comercio.
Quizá suceda a menudo que un negociante o un agricultor se deshaga así de sus fondos gradualmente, hasta agotar su capital, y verse obligado a cruzarse de brazos. Casos semejantes se reproducen frecuentemente, con gran perjuicio para el público: en consecuencia concluyen en no alcanzar ganancia alguna, en sentirse agobiados por una dura estrechez, y carentes de todo aliento para seguir bregando en sus ocupaciones. Los ingresos del país se resienten, puesto que consisten casi enteramente en contribuciones pagadas por los agricultores y los comerciantes. Sobre todo después del establecimiento de derechos de mercado para incrementar la renta del gobierno que ello se hace más sensible. Si los agricultores y los comerciantes renuncian a sus actividades, la renta deja de existir, o cuando menos sufriría una merma enorme. Si el soberano comparara las débiles utilidades (que derivan de sus empresas comerciales y agrícolas) con las sumas provenientes de los impuestos, las encontraría menos que insignificantes. Aun cuando estas operaciones le rindieran considerablemente, le causarían mucho mayor pérdida del lado de la renta, porque ordinariamente no se le obliga a pagar los derechos de entrada ni de venta, mientras que a los demás comerciantes se les exige siempre la cuenta del erario. Añádase a ello que esas empresas gubernamentales implican una vulneración a los intereses de los súbditos, cuyo quebranto se traduce en menoscabo del reino. En efecto, si los súbditos del Estado carecen de oportunidad para incrementar su dinero en el comercio y la agricultura, dicho dinero se va disminuyendo día con día, y, una vez consumido por los gastos, quedarán en la ruina. Eso es un hecho que debe considerarse detenidamente.

El día de la Tierra

Hoy , la escritora Diana Diaconu publica un artículo en La Nacion, titulado GAIA. En su parte medular, Diaconu escribe:

La Tierra está pasando por un gran proceso de transformación. Los problemas que la acosan (que nos acosan) son el agujero en la capa de ozono y el calentamiento de la atmósfera (alrededor de 4ºC), la deforestación, la contaminación de los océanos (con productos no biodegradables), la contaminación creciente del aire (por el aumento de la basura), el incremento demográfico, la fauna con posibilidades de extinción, el derretimiento de los glaciares, la futura escasez de alimentos. Los pronósticos en este sentido son escalofriantes.

En un artículo aparecido en el New Scientist , firmado por Gaia Vince (¡Gaia!)y publicado en este mismo diario, leemos: "Este (el mundo del futuro) será seguramente un mundo mayormente vegetariano: los mares casi no tendrán peces, los moluscos se extinguirán, las aves de corral podrían tener cabida en los límites de las tierras cosechadas, pero no habrá lugar para que pasten los animales". El aumento de la temperatura producirá tormentas, se extenderán los desiertos y subirá el nivel de los océanos. "Sobrevivir con la cantidad actual de seres humanos o incluso aumentarla será posible, pero sólo si empezamos a cooperar como especie para reorganizar radicalmente nuestro mundo", afirma la autora de la nota.


Como se aprecia, los golpes bajos típicos del lenguaje eco-catastrofista estan aquí presentes en toda su amplitud.
Se dicen, bellamente, barbaridades anticientíficas. Se decriben hechos que NO SUCEDIERON (la temperatura NO subio 4 grados: se discute apenas sobre si el incremento de la temperatura llegó o no a 0,5 grados desde 1950...), se anuncia un futuro terrorífico, sin lugar para animales, con océanos inundando las escasas tierras fértiles, y se concluye, obviamente, en la necesidad de "reorganizar radicalmente nuestro mundo", ni más ni menos.
El Programa Socialista proponía "reorganizar radicalmente" la Sociedad (y fracasó penosamente). El Programa Ecologista es aun más pretencioso: intenta cambiar el Mundo, o sea la Naturaleza. Ni Jesus se propuso tanto: solo Dios es capaz de esos planes.
Pero ellos no se andan con pequeñeces: de aquí a 5 años ..."hay que reducir el 70% las emisiones de CO2", lo cual significa, sencillamente, acabar con la industria en el mundo, condenar al subdesarrollo perennne a Africa y otros lugares pobres del mundo y asegurar el crecimiento cero, lo cual significa una muerte en vida para miles de millones de personas.

Parece increíble que los culpables de 50 millones de muertes por la prohibicion del DDT, los culpables de la No Industrialización de las zonas pobres del mundo, los culpables de la próxima hambruna si consiguen desterrar "el monocultivo, en defensa de la diversidad", los culpables de atentar contra la energía nuclear como alternativa al petroleo, los culpables de proponer formas de energía carísimas e ineficientes, los culpables de insinuar que hay que exceso de poblacion y habría que impedir nuevos nacimientos (cuando el problema es exactamente el inverso), en fin: es incríble que los culpables de tanta mentira y tanto daño gocen del favor de los medios, publiquen alegremente sus mentirosas cifras y sigan ejerciendo un chantaje cruel sobre la toma de decisiones de los gobiernos, como si ellos fueran la Voz del Conocimiento, los únicos Iluminati que saben la Verdad de Gaia.

martes, abril 21, 2009

Dengue: existe solución

Un seguidor del Blog, me envía el siguiente texto sobre el uso del DDT para combatir el Dengue

por Juan Pablo Scapini
Profesor Microbiología de la Facultad de Medicina del Instituto Universitario Italiano de Rosario (IUNIR)

“Lo que es natural es el microbio.
Lo demás, la salud, la integridad, la pureza, si usted quiere, son un
resultado de la voluntad, de una voluntad que no debe detenerse nunca.”
La Peste. Albert Camus,

Los procesos de expansión colonial del siglo XIX, fueron acompañados de importantes procesos migratorios, aumento de las comunicaciones, cambios en los hábitos de vida de los colonizados y drásticas modificaciones en los ecosistemas por la explotación de los recursos naturales. Estas situaciones confluyeron para que el área mundial infestada por mosquitos de los Géneros Aedes y Anopheles, alcanzara su apogeo. Además de las zonas tropicales, la cuenca del Mediterráneo, el Sur de Estados Unidos y gran parte de Sudamérica, incluido nuestro país, eran azotadas por la fiebre amarilla, la malaria o paludismo y en menor medida el dengue; enfermedades que necesitan de los mosquitos citados para su diseminación


Recordemos que en 1871, se desató en Buenos Aires la última epidemia de fiebre amarilla.
Hacia 1870, la Ciudad de Buenos Aires, amén de sus aspiraciones europeizantes, distaba mucho de ser una ciudad moderna en términos sanitarios; no contaba con agua corriente, cloacas, sistemas eficaces de drenaje ni recolección organizada de residuos. Los mosquitos se adueñaban de los populosos barrios, y sólo faltaba un virus para desatar la tragedia. Fueron los veteranos llegados del Paraguay quienes transportaron el virus, primero a Corrientes y luego a la Capital. La enfermedad se ensañó al principio con las zonas más pobres (y con mayor densidad poblacional), causando estragos entre negros e inmigrantes, que fueron cercados por el ejército para evitar su desplazamiento. Se estima que la tercera parte de la población, huyó de la ciudad, y entre un 8 al 10% del total falleció.

Curiosamente, tal como ha ocurrido en el Chaco, en esa ocasión la Comisión Municipal, presidida por Narciso Martínez de Hoz, desoyó al principio las advertencias de los doctores Tamini, Larrosa y Montes de Oca sobre la presencia de un brote epidémico, y no dio a publicidad los casos. La polémica creció y llegó a los diarios pero para entonces ya era tarde.

Una vez pasada la epidemia se ejecutaron las obras de cloacas, aguas corrientes y desagües que ya estaban proyectadas, pero sin ejecutar en 1868.

Las obras de saneamiento como las referidas, asestaron el primer golpe contra estas enfermedades, al empujar a los mosquitos vectores fuera de las ciudades y países con infraestructura sanitaria adecuada.


El siguiente hito en la lucha contra estas enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos, llegó de la mano del suizo Paul Müller en 1940. El diclorodifeniltricloroetano (DDT) fue sintetizado en 1877, pero fue Müller quien descubrió que rociado en las ropas y paredes, podía matar vectores de enfermedades, como piojos, pulgas, garrapatas, moscas y mosquitos por un período de 6 meses sin causar toxicidad en humanos. La acción del DDT como insecticida se basa en tres principios, es repelente, irritante y tóxico para los insectos susceptibles. Durante la segunda Guerra Mundial, se inició su uso generalizado y se estima que durante los poco más de veinte años en que se utilizó profusamente, salvó, sólo del paludismo, a más de 500 millones de personas. Como ejemplo, podemos citar el caso de la India donde en 1952 se produjeron 75 millones de nuevos casos de paludismo, que se redujeron a sólo 100 mil nuevos casos en 1964 luego de la introducción del DDT.

Su utilización permitió además, salvar cosechas que eran consumidas por los insectos, especialmente orugas y langostas, salvando de la desnutrición o inanición a millones en los países más pobres. En 1948 Müller recibió el Premio Nobel en Medicina y Fisiología por su descubrimiento.

Hacia 1970, en nuestro continente, y merced a la utilización del DDT, el Aedes aegypti (vector de los Virus del Dengue y la Fiebre Amarilla) se encontraba confinado en pequeñas zonas de América Central y los casos de Dengue eran anecdóticos.

En 1962, el libro La Primavera Silenciosa de Rachel Carson, argumenta erroneamente, que los pesticidas, en especial el DDT, constituyen un serio peligro para la salud humana y el ecosistema, haciendo hincapié en dos alegatos: el DDT es carcinógeno y afecta el ecosistema, especialmente a las aves. Este libro dio el puntapié al surgimiento de los grupos ecologistas.

Las dos afirmaciones precedentes se basaron en trabajos científicos con errores de procedimiento que fueron refutados por múltiples publicaciones posteriores y que están al alcance del lector inquieto.

Los pesticidas artificiales a los que normalmente estamos expuestos, son insignificantes con respecto a los pesticidas naturales que producen las plantas para librarse de insectos, la papa por ejemplo produce pesticidas liposolubles neurotóxicos que pueden encontrarse en la sangre de sus consumidores. Se estima que el 99.99% de los pesticidas que ingerimos, son naturales ¡y en una dosis diaria de 1500 miligramos!

La acumulación en grasa del DDT no es mayor a las de otros compuestos clorados naturales y no se han encontrado evidencias epidemiológicas de que las concentraciones halladas aumenten la frecuencia de cáncer.

En los años que precedieron a la prohibición del DDT, La Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., La Asociación Médica Americana, la ONU, e incluso fallos judiciales defendieron y avalaron su utilización. En 1978 el Instituto Nacional del Cáncer, concluyó después de dos años de ensayos sobre animales, que el DDT no es cancerígeno. También fue inequívocamente rechazado su rol en la génesis del cáncer de mama.

A pesar de la evidencia científica, la presión del público y de los grupos ecologistas llevó a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE.UU en 1972, a declarar que el DDT era un “potencial carcinógeno humano” y a prohibir prácticamente todos sus usos.

El éxito de los ecologistas norteamericanos, que derivó incluso a un acuerdo internacional para la eliminación gradual del DDT, se transformó con el transcurso de los años en una catástrofe sanitaria especialmente para los países más pobres. En Sri Lanka, la prohibición del uso del pesticida en 1964, hizo que de 17 casos de malaria en 1963 se llegara a 2.5 millones en 1969. La eliminación del uso de DDT en Sudáfrica en 1996 causó un aumento del 100% de nuevos casos en cuatro años, por lo cual se debió reintroducir, bajando la incidencia en un 80% tras un año de uso. En nuestro continente, luego de lograr prácticamente la erradicación en la década del 60, la infestación actual con Aedes es similar a la de comienzos del siglo XX.

En el año 2006, luego de comprobar el fracaso de todas las estrategias de erradicación de mosquitos alternativas al DDT, la Organización Mundial de la Salud, recomendó nuevamente su utilización en zonas endémicas, mediante el rociado en el interior de las viviendas.


La situación en nuestro país es grave. La infraestructura sanitaria y la provisión de agua potable son deficientes, los basurales se multiplican en las grandes y pequeñas ciudades. Las recomendaciones de las autoridades de drenar macetas y floreros hogareños, suenan ingenuas o ridículas frente al número y magnitud de charcos, zanjas, desbordes cloacales y neumáticos acumulados en basurales y baldíos.

El caso de Charata en el Chaco es paradigmático, allí se conjuga la inacción oficial frente al desastre y la incapacidad del estado de brindar agua potable en el siglo XXI. El desastre se produce paradojalmente en un momento de sequía donde no se dan las condiciones ideales para la proliferación del mosquito, sin embargo éste encontró un hábitat adecuado en las aljibes y cisternas de cada casa donde nuestros sufridos compatriotas deben almacenar el agua de lluvia para su consumo.


Existen soluciones, no debemos resignarnos a las afirmaciones de quienes declaran que el Dengue llegó para quedarse. Las acciones a encarar, a nuestro entender, son claras e ineludibles pero por ignorancia u omisión, no se han escuchado desde los ámbitos de decisión.


- Establecer como prioridad de Estado la provisión universal a la población de agua potable y cloacas. Está comprobado que el desarrollo de redes de agua potable brinda la mejor relación costo/beneficio como inversión en salud. Nuestros dirigentes deberán entender que las obras más importantes a inaugurar son aquellas que quedan bajo tierra y que el pavimento es la terminación de dichas obras y no el inicio.

- Eliminación de zanjas y charcas. Tareas de limpieza y saneamiento, constante para eliminar los basurales que crecen en todos los barrios con la consecuente acumulación de agua y proliferación de mosquitos.

- Fumigación con DDT y campañas de esclarecimiento para desterrar del imaginario colectivo, que se trata de un compuesto letal para el hombre.


Aunque muchos aún no lo vean, un virus encaramado en un pequeño mosquito, ha puesto en una encrucijada a nuestros dirigentes y compromete la vida de muchos argentinos. ¿Serán capaces de hacer frente a alguno de los problemas estructurales del país?, o se cumplirá la sombría profecía del Dr. René Favaloro: “Un pueblo sin educación, sin agua, sin luz, es definitivamente un pueblo sin salud y sin futuro”

Síndrome paraguayo

Durante años construyó una plataforma de Poder.
Desde ese Poder obtenía los recursos que usufructuaba a título personal, constituyendo así un engaño permanente a la ciudadanía que de alguna forma confiaba en él.
Explotaba insensiblemente las debilidades humanas. Se solazaba, especialmente, con personas débiles, menores de edad, sin familia. Cuando llegó a la Presidencia, muchos confiaron en él, pero a poco de andar volvió a mostrar el síndrome paraguayo, inaugurado por el Dictador Francia a mediados del milochocientos: una voracidad infinita de poder.
Era amigo de otros dictadores latinoamericanos y construía una retórica liberacionista. Prometía un Paraguay grande y poderoso.
No se llamaba Stroessner, se llamaba Lugo.

lunes, abril 20, 2009

Conferencia de la ONU contra el Racismo...judío

El pueblo que más ha sufrido los efectos destructores del racismo, desde las matanzas de la Primera Cruzada, la Peste Negra y el holocausto español de 1391 o la Inquisición hasta los pogroms rusos y llegar al climax del Genocidio nazi, tiene que soportar que se haga una Conferencia internacional- no del Frente Negro Fascista, sino de la ONU- cuyo tácito destinatario es Israel y su supuesto racismo. Se dice que el Documento final no nombrará a Israel. El siguiente texto tampoco lo nombra: "Un pueblo que se considera Pueblo Elegido ha erigido una entidad politica en pleno territorio árabe y ejerce un feroz racismo sobre el pueblo palestino" :¿hace falta ponerle nombre?
Bueno, el texto final será de ese estilo.
Por ahora varios paises se han abstenido de participar (EEUU, Holanda,Alemania, etc.) y ayer mismo, casi toda la Union Europea se fue del recinto en repudio a los dichos de un señor bien racista que se llama Ahmadineyad, que , como siempre auguró la desaparición de Israel.
Bien, aun queda un poco de dignidad.
Me gustaría conocer la postura de Argentina.

PD
Dspues de haber esrito esto, accedo a las declaraciones de Ahmadineyad: Me quedé corto con lo que escribí más arriba:

"Después del final de la Segunda Guerra Mundial, (los Aliados) recurrieron a la agresión militar para privar de tierras a una nación entera bajo el pretexto del sufrimiento judío"."Enviaron a emigrantes de Europa, de Estados Unidos y del mundo del Holocausto para establecer un gobierno racista en la Palestina ocupada"

¿Por que todo será tan ovbio? ¿Por qué hubo que esperar a que el iraní hablara para ofenderse e irse, acaso no era claro que ese iba a ser su discurso? ¿y por qué el Vaticano no se levantó del Salón? ¿Coincide con esa vision?
Demasiadas preguntas.

Argentina reaccionó bien, sin ambiguedades:
"El gobierno argentino rechaza categóricamente las declaraciones efectuadas hoy por el Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, en la Conferencia contra el Racismo y la Discriminación Racial que tiene lugar en Ginebra, en las que consideró como 'dudosa y ambigua a la cuestión del Holocausto'", señala un comunicado.

Agrega que "las declaraciones del ´pesidente de Irán ponen de relieve una gran irresponsabilidad, tanto más cuando ocurren en el seno de una conferencia destinada a tomar medidas contra el racismo y el antisemitismo, por lo cual sus dichos merecen la total condena del gobierno argentino".

"Para Argentina la negación del Holocausto es inaceptable", afirma la nota de prensa y recuerda que en febrero pasado fue expulsado del país sudamericano el obispo integrista Richard Williamson por poner "en duda que el pueblo judío hubiese sido víctima de un genocidio durante la segunda guerra mundial".

domingo, abril 19, 2009

Un brillante artículo sobre el capitalismo


El capitalismo de Davos: la pesadilla de Adam Smith
Publicado por Michael Miller el 17 de Abril de 2009 en Política y Sociedad.


En La Riqueza de las Naciones, Adam Smith advirtió que “Los comerciantes del mismo gremio rara vez se reúnen, siquiera para pasar un buen rato, sin que terminen conspirando contra el público o por alguna subida concertada de precios”. Las tretas de los grandes empresarios durante el año pasado, que provocaron una seria pérdida de confianza en el mercado y un llamamiento a una mayor intervención pública, demuestran la actualidad de la admonición de Smith.

Por desgracia, el problema va más allá de Fannie Mae, Freddie Mac, Merrill Lynch, AIG o cualquier compañía que ocupe los titulares en estos días.

Smith, que publicó su obra maestra en 1776, criticó la colusión empresarial, pero hoy estamos sufriendo algo mucho peor: no ya la colusión entre empresarios, sino la colusión entre las compañías y los gobiernos en la ciudad suiza de Davos. La peor pesadilla de Adam Smith.

Esto no es un libre mercado capitalista, sino el “capitalismo de Davos”, un capitalismo corporativo dirigido por una elite iluminada de políticos, empresarios, gurús de la tecnología, burócratas, académicos y celebridades: todos juntos intentando que la economía mundial sea más sofisticada y humana. Podría incluso ser, tal y como proclamó Bill Gates el año pasado, un capitalismo más “imaginativo”.

El último Samuel Huntington acuñó el término “el hombre de Davos”: un hombre sin alma, tecnocrático, apátrida, sin cultura y apartado de la realidad. La moderna economía engendrada por el capitalismo de Davos carece igualmente de alma: un capitalismo gerencial que lo reduce todo al economicismo y a las matemáticas y que se separa de la acción humana y de la creatividad.

Y con ello volvemos al hombre de Davos. ¿Quién no quedaría impresionado por la puesta en escena del encuentro anual en Davos, una estación de esquí suiza? Correctamente vestidos, elocuentes, ricos, famosos, republicanos, demócratas, conservadores, laboristas y socialistas: todos bien conectados, poderosos y brillantes.

Pero lo curioso es que tras el colapso del capitalismo gerencial, los directivos y los tecnócratas han perdido la fe en los mercados… y no en ellos mismos. Ahora quieren que les confiemos el futuro de la economía más todavía de lo que ya lo veníamos haciendo.

Si lo logran será gracias a una confusión muy extendida: el capitalismo de Davos se ha equiparado con el libre mercado. Si bien este error está presente en ambos partidos desde hace varias décadas, la mayor parte de la confusión procede del trabajo que realizaron los nuevos demócratas y los nuevos laboristas a principios de los 90. La Unión Soviética había desaparecido y la economía keynesiana en Europa y Estados Unidos había fracasado. Dado que era políticamente inaceptable emplear el lenguaje de la planificación central, algunos políticos astutos como Bill Clinton y Tony Blair empezaron a utilizar un lenguaje amistoso hacia el mercado. Se referían a “mejorar el capitalismo”, “dirigir la globalización”, “que el Gobierno trabaje con los empresarios” o “asociaciones público-privadas”. Utilizaban un lenguaje favorable al mercado para implantar su capitalismo corporativo y gerencial.

Fue una trampa en la que cayeron muchos defensores de los mercados libres. Y por ello, muchos en la actualidad creen que los mercados libres han fracasado. Pero no. El primer paso para la recuperación es describir correctamente el problema.

Que el capitalismo de Davos resulte atractivo es comprensible: gente brillante que soluciona nuestros problemas y pone fin a la pobreza global y a las vicisitudes del libre mercado. Es el sueño, en palabras de T. S. Eliot, “de sistemas tan perfectos en los que nadie necesita ser bueno”. Pero ese sistema no existe. La moralidad es imprescindible. Ni siquiera habría funcionado si los hombres y mujeres que se reunieron en Davos hubiesen sido realmente los mejores y más brillantes del mundo. Y es que ningún grupo es lo suficientemente bueno, inteligente o profético como para dirigir centralizadamente los miles de millones de oportunidades y elecciones que se producen a cada instante en el mercado.

Tendemos a concebir el mercado como una fuerza inanimada y a la economía como un tipo de alquimia donde sólo los más brillantes son capaces de adivinar qué esta pasando. Pero los mercados no son inanimados, sino que consisten en relaciones personales. Los tejemanejes tecnocráticos de personas como Greenspan, Paulson, Geithner y Bernanke o de Clinton-Bush-Obama para controlar la economía parece que han dejado claro que estos directivos tienen poca más información que nosotros. Ya hemos probado la ilusoria Tercera Vía (se llama Davos) y ha fallado.

Había una alternativa, pero no la hemos probado. Si los mercados hubiesen operado en libertad, habrían reflejado y reaccionado ante la realidad; en cambio, el intervencionismo gubernamental protegió a los individuos y a las empresas de sus decisiones y al hacerlo perpetuó una sociedad adolescente y egoísta.

El objetivo de la libertad económica no es alcanzar un equilibrio social entre productos y consumidores. La libertad económica es importante porque crea un espacio para que la gente pueda practicar su libertad, cuidar a su familia y cumplir con sus responsabilidades. La libertad económica es necesaria porque le permite a la gente asumir riesgos y crear prosperidad material. Pero tanto uno como lo otro necesitan de virtud individual y moral para ser viables y no de una cultura adolescente que persigue sus caprichos o de una cultura separada de las raíces históricas, de los sacrificios y de las luchas de nuestros padres con su espíritu y dedicación a la libertad.

Lord Acton escribió: “La libertad es el fruto delicado de una sociedad madura”. Tenemos que empezar de nuevo y reconstruir la cultura moral: una cultura que esté comprometida con la verdad, la responsabilidad y la profundidad espiritual de la que carece el hombre de Davos. Nuestra libertad depende de ello.

sábado, abril 18, 2009

Vale todo

Buenos Aires nació violando la ley. Una ley absurda que la condenaba a ser solo una Plaza Militar al servicio del Perú y le prohibía comerciar . El puerto estuvo cerrado durante décadas. Fueron los judíos portugueses los que convirtieron a Buenos Aires en un Puerto (de ahí el apelativo de “porteños”) y no en un poblado militar. Lo hicieron contra las leyes: sobornando funcionarios, usando el poder político en el Cabildo- gracias al Partido Confederado, que crearon-. Y logrando rentas suficientes para comenzar a crear esta ciudad mercantil, cosmopolita, poco aferrada a la tierra y muy ligada al Mar. Esta ciudad “fenicia” (judía, en realidad) ofendía a los nacional-católico-federales. Siempre la odiaron.
Lo malo es que nacer y crecer por fuera de la ley, crea una moralidad doble, asentada en la hipocresía de “hacer como” si se acata la ley, pero incumplirla. No es buena tanta duplicidad.
El carácter nacional se fue forjando, así, bajo el imperio de la doble moral: una externa, aparente y otra íntima, real, opaca.Lo que fue un recurso extraordinario para sobrevivir, en 1600, se transformó en una enfermedad sistémica cuatro siglos después.

A que viene esto: al caso Montoya. Es ahora claro, evidente y notorio que en ausencia de la Presidente, la decisión de echarlo a Montoya la tomó el Presidente de Facto, Néstor Kirchner. La hipocresía llega ahora, en la Argentina, a tener que hacer “como si” hubiera una Presidente en ejercicio- hoy en la Cumbre de Trinidad- mientras la realidad es que la dura pelea política la sigue conduciendo de forma absolutamente ilegal y anticonstitucional un consorte, antiguo Presidente de la Nación, quien debiera limitarse a funciones protocolares. No es novedad esto: pero ahora ya ni siquiera se guardan las formas. La decisión la tomó Néstor, y punto. La Presidente no fue informada de eso. Y punto. El Gobernador de Buenos Aires- un poder supuestamente autónomo del Nacional obedeció una orden fulminante del Presidente Real. La orden llegó porque un funcionario –quizás con ánimo “renunciante”, en vista de la debacle oficialista- dijo que no quería cumplir con la hipocresía de hacer como si fuera a ser candidato a concejal y seguir en su cargo ejecutivo.
O sea: la violación de ley se hace ya a la luz pública:
1- un ex presidente usurpa ilegítimamente el poder que la Constitución le otorga a otra persona elegida a tal fin
2- obliga a los funcionarios de un Estado Federal a presentarse ilegitimamente en elecciones para cargos que jamás asumirán.
3- si alguno no lo hace, ordena ilegítimamente al Gobernador de ese Estado a deshacerse del ingrato funcionario.

¡Qué más queda! ¡ Qué ejemplo intenta darse a los jóvenes ciudadanos! ¿Y esta gente habla de Derechos Humanos?¿ Donde están los derechos de los votantes a elegir a candidatos que ejercerán el cargo; los derechos de los funcionarios a no cumplir órdenes que consideran improcedentes; los derechos de la Provincia de Buenos Aires a no recibir órdenes de la Nación; los derechos de la actual Presidente a tomar ella las decisiones?

Vale todo.

viernes, abril 17, 2009

Fascismo venezolano (gracias MJ Jatar)



Toda esta estética huele a fascismo: el gesto machista de Chávez, señalando a algún "enemigo", la manipulación de niños, como el pobrecito que aparece ahi, tieso, haciendo la venia a no se sabe qué, el culto a algun hecho "heroico" ("acuérdate de abril")y, en general, la necesidad de escenificar desde un atril, de "contar" desde arriba la versión del Príncipe, la necesidad de retórica. Viva il Duce!

jueves, abril 16, 2009

Esperanza cubana

A mi me sirve mucho: cuando mis convicciones flaquean, cuando atrapado en los ríos de tinta que se vierten contra el "capitalismo desregulado" (hoy lo ha hecho el mismo Obama, en un escrito publicado en La Nación), cuando vuelven los cantos de sirena de la planificación, del control de los excesos del mercado, cuando nos hablan de que los funcionarios electos - o no- están tocados con la varita mágica del Conocimiento- aunque no sepan apagar una epidemia de Dengue con DDT- , cuando desde los artistas, pintores, escritores, poetas, pintores, músicos, periodistas, profesores, ministros, presidentes nos vuelven a hablar del "bloqueo yanqui a Cuba" y de que es hora de que Cuba vuelva a la OEA SIN NECESIDAD DE LIBERALIZAR SU POLITICA, SU ECONOMIA, SU SISTEMA CARCELARIO, SU CONTROL ESTATAL, digo: cuando flaqueo...voy al Blog de Yoani, o al de Eva y me vuelve el alma al cuerpo, la verdad se impone con su inmediatez y su claridad: sin retóricas, llamando al pan, pan y al vino, vino.
Unas muestras:

De Yoani:
La próxima jugada le toca al gobierno de Raúl Castro, pero presiento que nos quedaremos esperando. Debería “despenalizar la discrepancia política”, lo que dejaría sin efecto –inmediatamente- las largas condenas de cárcel de quienes han sido castigados por delitos de opinión. La pelota que desearíamos que él lanzara es la de abrir espacios para la iniciativa ciudadana, permitir la libre asociación y –en un gesto de suma honestidad política- poner su puesto a disposición de unas verdaderas elecciones populares. En un osado salto sobre la cancha, “el eterno segundo” tendría que atreverse a dar algo más que un ramo de olivo. Esperamos que elimine las restricciones migratorias, que ponga fin a ese negocio extorsionador en que se ha convertido el permiso para salir o para retornar a la Isla.

El juego se volvería más dinámico si dejaran al pueblo cubano tomar la voluble pelota de los cambios. Muchos la golpearíamos para que termine la censura, el control estatal sobre la información, la selección ideológica para ocupar ciertos empleos, el adoctrinamiento en la educación y el castigo al que piensa diferente. La lanzaríamos para que nos dejen navegar en Internet sin páginas bloqueadas o para que en los micrófonos abiertos podamos decir la palabra “libertad” y no ser acusados -por ello- de hacer “una provocación contrarrevolucionaria”.


De SinEVAsión:

Siendo Granma el órgano oficial del Partido- Estado, todo indica que el gobierno cubano tiene la intención de mantener inamovible su postura de enfrentamiento y no flexibilización frente a las señales de distensión provenientes del norte. Sobre todo ahora, cuando se acerca la Cumbre de las Américas donde “el enemigo natural de los pueblos” expondrá su política para la región. Queda sentado, entonces, que cuando en un muy citado discurso el presidente Raúl Castro habló de extender un ramo de olivo, en realidad pensaba en una rama de marabú, que la botánica no parece ser su fuerte.

No obstante, creo que en esta ocasión lo verdaderamente innovador de lo publicado por el Granma es el párrafo final del emisario designado. En alusión directa a las enmiendas del pasado 11 de marzo, dice así: “Estas medidas no restituyen el derecho de los cubanos residentes en Estados Unidos a viajar libremente a Cuba, como tampoco contemplan el derecho de los ciudadanos de aquel país a visitar la vecina isla”. Lo dice así, sin sonrojo alguno.

Es por esto – y en vista del celo de este señor por defender el derecho de los cubanoamericanos a viajar libremente- que he estado considerando la posibilidad de animarlo para que clame por la restitución de ese mismo derecho para nosotros, los esclavos de la dotación. Lástima que no supiésemos a tiempo de la existencia de este paladín de la libertad: quizás de haberse publicado antes su apasionado artículo, Yoani Sánchez le hubiese pedido que la acompañase a la oficina de inmigración. Con seguridad, de haber ido con él, los funcionarios no se hubiesen atrevido a negarle por tercera vez su salida de la Isla y hubiesen considerado el derecho de ella a entrar y salir de Cuba cuantas veces le pareciera.


Esta gente me muestra que aun hay esperanza.

Contra la marea antiliberal

Orlando Tambosi, Reinaldo Azevedo, María Julia Jatar, la gente del Instituto Juan de Mariana, Libertad Digital, el Independent, Yoani Sánchez -ahí, al lado del dragón- y cientos de autores y actores sociales que aun desconozco estan deteniendo la marea antiliberal que se adueña del mundo. Son voces sólidas, que aportan pensamiento, información, puntos de vista distintos que rompen el pensamiento único (El Estado como Salvador de la Codicia de los capitalistas).
Rechazan el clásico chantaje (los que estan contra la izquierda, son de derecha, son nazis) y aceptan el riesgo de ser acusados de "gusanos pagados por la CIA" o "neoliberales al servicio de las multinacionales".
La izquierda real (mezcla de antisionismo, pacifismo, proislamismo, ecologismo, victimización permanente, falta de planes concretos, deformación y ocultamiento de la realidad, apoyo a dictadores sangrientos como el presidente de Sudán o la Junta Militar de Myanmar) ha dejado de tener argumentos, ha dejado de tener teóricos, pensadores, filósofos: solo tiene intelectuales orgánicos, empleados del Poder que reciben de éste becas y cargos universitarios a cambio de sus retóricas justificadoras. De ahí los intelectuales de Carta Abierta que santifican cuanta idea peregrina salga del gobierno ("campo destituyente", "clase media histerica" "porteños de espaldas al país")
Frente a la orfandad de la izquierda y su consignismo aparece un nuevo pensamiento liberal y democrático: Montaner, Alvaro Vargas Llosa, Enrique Krauze, Horacio Vázquez-Rial...
Ellos son la última esperanza frente a la marea antiliberal que cruza al periodismo, la universidad y la cultura en general.
Desde este Blog sumo mi modesto aporte a este esfuerzo.

miércoles, abril 15, 2009

La Fatal Arrogancia

El argumento fundamental de este libro es que nuestra civilización depende, tanto en sus orígenes como en su mantenimiento, de la existencia de lo que sólo con relativa precisión puede describirse como «un amplio orden de cooperación humana», más conocido por el poco afortunado término «capitalismo». Para captar adecuadamente el íntimo contenido del orden que caracteriza a la sociedad civilizada, conviene advertir que este orden, lejos de ser fruto de designio o intención, deriva de la incidencia de ciertos procesos de carácter espontáneo. Vivimos en una sociedad civilizada porque hemos llegado a asumir, de forma no deliberada, determinados hábitos heredados de carácter fundamentalmente moral, muchos de los cuales han resultado siempre poco gratos al ser humano -y sobre cuya validez e intrínseca eficacia nada sabía-. Su práctica, sin embargo, fue generalizándose a través de procesos evolutivos basados en la selección, y fue facilitando tanto el correspondiente aumento demográfico como un mayor bienestar material de aquellos grupos que antes se avinieron a aceptar ese tipo de comportamiento. La no deliberada, reluctante y hasta dolorosa sumisión del ser humano a tales normas facilitó a dichos entornos sociales la necesaria cohesión gracias a la cual accedieron sus miembros a un superior nivel de bienestar y conocimientos de diversa especie, lo que les permitió «multiplicarse, poblar y henchir la tierra» (Génesis, 1, 28). Quizá sea este proceso la faceta más ignorada de la evolución humana.

Así inicia Hayek su último libro, “La fatal arrogancia”, una de las obras cumbres de la cultura. Un libro ignorado aun por muchos de los seguidores del liberalismo.
La obra es una reflexión informada sobre la principal característica del pensamiento racionalista inaugurado en el siglo XVIII: la arrogancia de comprenderlo todo solo con la razón, la arrogancia de querer cambiarlo todo solo desde el poder del Estado, la arrogancia de solo actuar conociendo de antemano todas las consecuencias de la acción, la arrogancia de que nada escapa a la ciencia, de que el funcionario científico sabrá exactamente qué le sucede a los ciudadanos, qué necesitan y como proveérselo.
Esta pretensión omnipotente ha generado uno de los mayores malentendidos de la Historia: la tiranía absoluta, en nombre de la libertad; las mayores inequidades, en nombre de la igualdad; la mayor concentración de poder en una única instancia, en nombre de la autonomía de la sociedad.
Esa pretensión iguala como si fueran simplemente dos variantes de la misma especie a las tiranías estatales de izquierda y de derecha, porque ambas apelan a similares mecanismos de dominación, adoctrinamiento y sumisión de los ciudadanos al Estado.
Ambas tiranías, además, le dedican a la retórica buena parte de sus esfuerzos políticos. Y allí es donde se diferencian, en la retórica.
Si uno se conmueve con la pobreza y la explotación, entonces será más sensible a los discursos de la izquierda absolutista, que nos dirán que cediendo todo el poder al Estado, habrá seguridad y abundancia, se eliminarán las diferencias de clase y todos seremos iguales.
Si, en cambio, uno añora el orden, cree que su nación y su raza deben ganar un lugar en la Historia, para lo cual deben combatir a otras naciones y otras razas, entonces uno adherirá a los discursos de la derecha nacionalista que reivindicará desde el Estado Absoluto la voluntad nacional, el orgullo de ser “ario” o “latino” o “argentino”.
Lo que suspenden estos regímenes es la interacción espontánea entre las personas, los intercambios libres, la construcción lenta y evolutiva de un código moral compartido, la libertad de elección que es la que humaniza al generar el proceso de aprendizaje. Para estas tiranías no se aprende, se enseña desde el Estado a someterse a la Voluntad General encarnada por el Partido o por el Líder. No vale el aprendizaje sino en entrenamiento.
Al suspenderse la libertad de los intercambios se produce una masiva deshumanización: las personas carecen de estímulos para desarrollar mecanismos de crecimiento, y solo se valora la adaptación a las normas del Estado Absoluto. La “Teoría del cerco” se impone(no crezcas, que la tijera cuida que el cerco tenga siempre la misma altura) como parte de una “moral de sobrevivencia” en la que prima la astucia, la sumision a los poderosos, el tráfico de influencias, la coima, el soborno, el abuso de autoridad, el capricho, el arbitrio del funcionario, la falta de control judicial, las leyes de excepción, el terror a la cárcel o al exilio siberiano.
Las consecuencias son gravísimas: recién ahora sabemos por qué en los paises de la ex URSS las mafias, el abuso estatal – ahora bajo una forma “capitalista”- y la falta de un control democrático sobre el Poder sobrevivieron a la disolución del socialismo. La matriz del absolutismo se impone con independencia del “sistema económico”: es una deformación íntegra del sistema de relaciones sociales, no tan solo de las relaciones económicas o políticas.
De eso es de lo que Hayek nos habla: no de economía sino de la creación de la civilización. De como se construye la humanización desde la aceptación de un código moral exigente, y de cómo solo la libertad y el respeto a las normas transformaron a las sociedades tradicionales, cerradas y temerosas, en sociedades abiertas que garantizan abundancia y paz a sus ciudadanos.

Muy buen artículo de Reinaldo Azevedo (en portugués)


O LIVRE MERCADO INVENTOU O CARÁTER
O mercado não poderia responder pela corrosão do caráter porque o caráter, como o entendemos, é uma construção do próprio mercado.

Todas as línguas de cultura devem a origem dessa palavra, primeiro, ao grego e, depois, ao latim. “Caráter”, no idioma de Cícero, significava, originalmente, o ferro em brasa com que se marcavam os animais. Por metonímia, passou a indicar a marca que esse instrumento deixava. O tempo e a metáfora se encarregaram de fazer com que a palavra designasse o conjunto de valores cultivados por um indivíduo. Esse conjunto se torna a sua marca particular, aquilo que o distingue, uma moral privada estampada a fogo na consciência. Só pode haver “caráter” se há indivíduo.

Por que sustento que a sociedade de mercado inventou o caráter? Porque ela é uma condição necessária, embora não suficiente, da liberdade. E não pode haver individuação onde não há escolha. Não é por acaso que as mais eloquentes fábulas antiutópicas — como Nós (Ievguêni Zamiátin), Admirável mundo novo (Aldous Huxley), 1984 (George Orwell), O Processo (Kafka) e O zero e O Infinito (de Arthur Koestler, a melhor de todas elas) — flagrem justamente o indivíduo contra o “ser coletivo”, que é uma invenção do Estado. Trata-se do contraste entre o homem de caráter e aqueles que se fazem meros funcionários de uma ordem cuja única preocupação é garantir a própria sobrevivência.

Os dias que correm, depois da crise financeira que varreu o mundo, são especialmente propícios à hostilização do mercado, que propiciaria a ganância. Ambições desmedidas, típicas das sociedades capitalistas, teriam conduzido o mundo à beira do abismo. Não fosse a vontade de lucrar, não fosse a vã cobiça, dizem os sacerdotes das catacumbas do estatismo, tudo seria diferente.

Bem, nem vou me ocupar — quer porque óbvio, quer porque outros já o fizeram — de demonstrar que o ciclo de prosperidade econômica que antecedeu a crise tirou milhões de pessoas da miséria e forneceu o capital necessário para a revolução tecnológica, que não ficou restrita ao setor financeiro. Os inimigos do capitalismo detestam constatar que o dinheiro de um “maldito especulador” financia o desenvolvimento de vacinas e de máquinas agrícolas, que salvam a vida de milhões. Na sua fantasia, isso tudo é obra da benemerência e do humanismo abstrato. Seria igualmente ocioso lembrar aqui como andou o caráter nas sociedades que decidiram abolir o mercado ou que houveram por bem submetê-lo a um rígido controle do Estado. Os vários fascismos e as várias faces do socialismo real — e só houve o real, não é? — deixaram um rastro de mortes, de desolação, de desastres.

O que corrói o caráter — na verdade, o destrói — é a tirania. Chamo de “tirania” a impossibilidade de se organizar qualquer forma de resistência à vontade oficial, quando os próprios indivíduos já não podem mais exibir seus traços distintivos, suas marcas particulares, porque perderam a vontade da autonomia. Quem chegou mais perto da plena caracterização dessa sociedade foi o teórico comunista Italiano Antonio Gramsci. Para ele, o lugar que Maquiavel reservara ao “Príncipe” seria ocupado por um partido político — no caso, o Partido Comunista —, que ele chamava “Moderno Príncipe”.

Nenhum daqueles antiutopistas que citei acima chegou aos pés de Gramsci quando ele relata o papel que o “o partido” deveria ocupar na sociedade: “O Moderno Príncipe, desenvolvendo-se, subverte todo o sistema de relações intelectuais e morais, uma vez que seu desenvolvimento significa, de fato, que todo ato é concebido como útil ou prejudicial, como virtuoso ou criminoso, somente na medida em que tem como ponto de referência o próprio Moderno Príncipe e serve ou para aumentar seu poder ou para opor-se a ele. O Príncipe toma o lugar, nas consciências, da divindade ou do imperativo categórico, torna-se a base de um laicismo moderno e de uma completa laicização de toda a vida e de todas as relações de costume.”

Nos países campeões da corrupção, o que se tem é mercado de menos, não mercado demais. Em alguns casos, e o Brasil tem larga experiência no assunto, gangues se apropriam de estruturas estatais para impor a sua vontade e cuidar dos seus interesses particulares. O regime é só uma derivação pervertida da economia de mercado. A fraude numa licitação ou o sobrepreço numa obra pública, por exemplo, têm origem na corrupção do caráter do agente público, que pode fraudar as regras sob o abrigo da lei.

Rotineiramente, o Estado, sob o pretexto de moralizar a sociedade de mercado, inventa o pecado para, depois, definir a penitência dos agentes privados que ele se encarregou de perverter. E o faz oferecendo ainda mais controle estatal e, pois, mais chances e instâncias de mediação para o exercício da corrupção. Entendo que a tarefa dos homens livres é lutar para conter os apetites deste ente pantagruélico. É fato que pagamos um preço por viver em sociedade. Mas tem de ser um preço justo. O melhor instrumento para manter a détente entre indivíduo e estado é a sociedade da regulação: agências independentes do governo e do mercado — e vigiadas por ambos — devem se encarregar de fazer valer a lei... de mercado!

A idéia de que o mercado corrompe o caráter nasce da suposição de que possa haver um sistema perfeito, capaz de livrar os homens de suas paixões, levando-os, então, à plena liberdade. A história demonstra ser essa uma fantasia liberticida. “Liberdade! Quantos crimes se cometem em teu nome”, exclamou certa mocinha a caminho da guilhotina, para satisfazer a sede de sangue do justiceiro Robespierre. Ademais, lembremo-nos de uma frase de Goethe, que parece sintetizar à perfeição o totalitarismo: “Ninguém é tão desesperadamente escravizado como os que acreditam que são livres”. Os regimes totalitários, como aquele imaginado por Gramsci, querem dar essa impressão de liberdade.

Livre mesmo é só o homem que sabe que tem de lutar para conter todos os apetites que querem escravizá-lo. E essa é uma tarefa da consciência individual, não do Estado.
E encerro com uma constatação e um enigma. A primeira medida de um regime de força é suspender o habeas corpus; a segunda é tabelar preços. Tenho a certeza de que isso quer nos dizer alguma coisa. O que será?

martes, abril 14, 2009

Yoani y el fin de una era

¿Y ahora qué?
Escrito por: Yoani Sanchez en Generación Y


La pelota está en terreno cubano después que Obama la lanzara ayer anunciando nuevas flexibilizaciones en su política hacia Cuba. Los jugadores del lado de acá parecen algo confundidos, dudando entre recoger la bola, criticarla o sencillamente ignorarla. El contexto no podía ser mejor: la fidelidad al gobierno nunca había parecido más dañada y el fervor ideológico no había estado –como ahora- tan en el piso. Encima de eso, pocos se creen todavía el cuento del poderoso vecino que vendrá a atacarnos y la mayoría siente que esta confrontación ha durado demasiado tiempo.

La próxima jugada le toca al gobierno de Raúl Castro, pero presiento que nos quedaremos esperando. Debería “despenalizar la discrepancia política”, lo que dejaría sin efecto –inmediatamente- las largas condenas de cárcel de quienes han sido castigados por delitos de opinión. La pelota que desearíamos que él lanzara es la de abrir espacios para la iniciativa ciudadana, permitir la libre asociación y –en un gesto de suma honestidad política- poner su puesto a disposición de unas verdaderas elecciones populares. En un osado salto sobre la cancha, “el eterno segundo” tendría que atreverse a dar algo más que un ramo de olivo. Esperamos que elimine las restricciones migratorias, que ponga fin a ese negocio extorsionador en que se ha convertido el permiso para salir o para retornar a la Isla.

El juego se volvería más dinámico si dejaran al pueblo cubano tomar la voluble pelota de los cambios. Muchos la golpearíamos para que termine la censura, el control estatal sobre la información, la selección ideológica para ocupar ciertos empleos, el adoctrinamiento en la educación y el castigo al que piensa diferente. La lanzaríamos para que nos dejen navegar en Internet sin páginas bloqueadas o para que en los micrófonos abiertos podamos decir la palabra “libertad” y no ser acusados -por ello- de hacer “una provocación contrarrevolucionaria”.

Varios nos hemos bajado de las apartadas gradas, desde donde mirábamos el partido. Si el gobierno cubano no recoge la pelota, hay miles de manos dispuestas a usar nuestro turno de lanzamiento.

Viva el ALCA (firmado, Fidel)

Ahora que comienza a hablarse del "fin del bloqueo" a Cuba (confundiendo impunemente un embargo comercial con un bloqueo económico)es tiempo de marcar algunos absurdos.
Según la vision de TODOS los periodistas del Mundo, Cuba esta mal, pobre, con viviendas deterioradas, desocupación, bajas exportaciones, problemas alimentarios, etc. por culpa del "bloqueo" de EEUU. La solución, por lo tanto sería firmar un Tratado de Libre Comercio con EEUU y sumarse al ALCA: o sea que al fin triunfe la tesis norteamericana de que hay que liberalizar el comercio interamericano. ALCA, no ALBA.
Mientras Chávez intenta convencernos de no comerciar con el Imperio, Fidel se queja, justamente de lo contrario: de que el Imperio no quiere comerciar con Cuba.
Coherencia, señores caudillos.

lunes, abril 13, 2009

Peronismo liberal

Menem absorbió a las apuradas altas dosis de liberalismo en su afiebrada mente “nacional y popular”, con lo cual produjo una extraña mezcla de verdad y mentira, de avances y retrocesos en la cultura económica del país. Mezclar peronismo y nacionalismo -sus dos orígenes ideológicos- con globalización liberal provocó esos desaguisados, que tanto material dieron al humorismo político en la década pasada. Pero no llamó “Peronismo” a ese engendro: fue “menemismo”, a secas. Sus referencias “al General” fueron puramente retóricas. El sabía que privatizando ENTEL estaba echando al fondo de la Historia las nacionalizaciones peronistas.
Pero ahora Solá y Narváez pretenden algo aun más complejo: transformar al Peronismo en un Movimiento Republicano, Liberal, Occidental y Democrático. “Combatiendo al capital…” quedaría en este contexto como una frase puramente retórica que no apunta a las esencias del Perónismo republicano.
Ellos han entendido que el progreso está cada vez más lejos de las liturgias populistas que se cultivan en Latinoamérica. Pero al mismo tiempo no quieren “perder el capital político” (los votos peronistas), con lo cual intentan “bañarse y dejar la ropa seca, al mismo tiempo”.
Argumentos, siempre habrá: recordarán que Perón no era un “nacionalista a la violeta”, que trató de impedir que la Constitución del 49 incluyera el famoso artículo que prohibía enajenar las riquezas naturales y que, en cambio, negoció con la Standard Oil concesiones que hoy pondrían colorados a los peronacionalistas. Sí, y que también se enojó con la Iglesia e impulsó la Ley de Divorcio.
Se puede transformar a Perón en un heredero de Alberdi, si se quiere: siempre habrá algún texto, carta o decreto del General que nos permita relacionarlos, casi como a Padre e Hijo.
Pero, la verdad, no importa demasiado. La Tendencia Revolucionaria del Peronismo intentó en los años sesenta demostrar que Perón era un adelantado líder tercermundista, un Mao sudamericano, un Nasser, un Fidel. Así nos fue a los jóvenes que creímos ese cuento.
Ahora nos quieren hacer otro cuento: Perón liberal.
¿Suscribiría Perón estos dichos de Alberdi?:

“Una de las raíces más profundas de nuestras tiranías modernas en Sudamérica es la noción grecorromana del patriotismo y de la patria, que debemos a la educación medio clásica que nuestras universidades han copiado a la Francia.
(…)
La patria es libre en cuanto no depende del extranjero; pero el individuo carece de libertad en cuanto depende del estado de un modo omnímodo y absoluto. La patria es libre en cuanto absorbe y monopoliza las libertades de todos sus individuos, pero sus individuos no lo son, porque el gobierno les tiene todas sus libertades.”

Esa es , justamente, la Comunidad Organizada, el gran proyecto estratégico peronista: la transformación de los individuos libres, conflictivos y creadores de su vida, en un “cuerpo”- la Comunidad- “organizado”, o sea estatuido, regimentado, reglamentado, regulado, obediente, diligente, feliz, no conflictivo, ordenado, guiado por un Líder omnisapiente.
Eso no es ni liberal, ni republicano, ni occidental, ni democrático: es el sueño neofascista.

Un buen artículo, para vacunarnos ante tantas escenas de estatismo explícito

La compulsión intervencionista

Por Alberto Medina Méndez

La criticada era consumista tiene su equivalente contemporáneo en esta compulsión de pedirle al Estado que intervenga SIEMPRE.

No aceptamos la naturalidad de ciertos procesos. Lo vivimos en la vida ciudadana pero solo como un espejo de aquello que presenciamos en otros escenarios de la vida personal. Un médico diría esta enfermedad se cura con medicación en siete días y sin medicación…………en idéntico plazo.


Muchas enfermedades requieren acompañamiento y no tratamiento. Sostener al paciente, quitarle las molestias de los síntomas, suprimirle los malestares evitables, para superar de la mejor manera posible, ese síndrome que irremediablemente desaparecerá.

Sin embargo, hay gente que va al médico y quiere un medicamento que lo cure. Si no lo medica, cree que incluso que no ha hecho lo suficiente por su paciente. Su sabiduría y su ciencia, van de la mano, según esa creencia, de la medicina que sea capaz de recetar.

Esa compulsión por la medicación de esta sociedad que cree en pociones mágicas, es la misma que reclama a los gobiernos ACCION. No importa cual ni como. Solo pretende acción, a cualquier costo. Piensan que quedarse de brazos cruzados no puede ser mejor que hacer cualquier cosa.

Compulsión. Eso siente el mundo actual, una irrefrenable sed por controlarlo todo. Cree que solo si tiene el 100 % de las riendas, puede estar sereno. La seguridad se convierte en una obsesión, adquiriendo tal tamaño, que sin certezas no parece posible progresar.

La historia del mundo es la historia de la incertidumbre, de lo impredecible, del descubrimiento y la invención. Tanto apego al obsesivo control no encuentra otra explicación que la falta de seguridad en nosotros mismos. El pánico a lo desconocido nos domina, generando una angustia desproporcionada.

La tutela de la utopía estatal, el pedido de auxilio frente a la indefensión que se deriva de la incertidumbre de los desafíos del mundo global, ha hecho que muchos seres humanos busquen seguridad allí donde no la hay.

El Estado planificador, ese que todo lo sabe, que puede prever lo peor, y evitarlo, no existe. Se trata solo de una construcción irreal que no tiene demostración empírica alguna. Solo simula un acto de fe religiosa sin paralelo en el mundo real.

La inacción gubernamental no parece ser admitida como posibilidad. La sociedad se ha dejado influir por las corrientes intervencionistas. Hay que reconocerlo, Keynes y sus endebles argumentaciones teóricas y un conjunto de intelectuales influidos por el poder mágico de esas ideas sin soporte alguno, ganaron esta batalla ideológica.

Se apropiaron de los ámbitos académicos, del lenguaje popular y las creencias menos demostradas, se convirtieron, sin más, en verdades casi irrefutables. Como esa que dice que el Estado debe intervenir la economía para garantizar crecimiento y desarrollo.

Las evidencias dicen todo lo contrario. El Estado contemporáneo, inclusive los más modernos Gobiernos, controlan casi todo el mundo económico. Deciden en el mundo financiero. Lo hacen emitiendo moneda, controlando tasas, regulando toda la actividad por medio de profundas y minuciosas legislaciones. Casi nada queda fuera de su alcance. Esas propias regulaciones van creando nichos despiadados de corrupción y aprendizaje para el uso de la trampa como medio de vida. Ya no se trata de ser el mejor, sino solo el más pícaro para esquivar las reglas que inmoralmente se interponen.

Esos mismos gobiernos aumentan sus funciones, se endeudan, incrementan el gasto público y luego financian sus fiestas en el ámbito de los impuestos, determinando que parte de los ingresos de un ciudadano pueden dejar en manos de aquellos que generaron riquezas. Todo esto para que esos dineros, fluyan hacia las “justas” e “inmaculadas” manos de los funcionarios estatales que iluminados por la alguna luz celestial, sabrán “exactamente” donde colocar esos recursos para lograr el soñado “bien común”

El mismo Estado ejemplar establecerá que bienes exportar y con que margen de rentabilidad. También decidirá cuales productos son necesarios importar para proteger a la “industria nacional” perjudicando en su camino previamente a los contribuyentes locales a los que se les obligará a pagar el peaje con mayores costos y resignando poder adquisitivo en favor de la “eficiente” industria local que se ve atacada por la desleal competencia del invasor extranjero. Lo hará gracias a la inteligente política arancelaria.

Todas estas teorías, y tantas otras más, se han instalado en la sociedad como verdades irreversibles e indiscutibles. Así las cosas, la comunidad toda, incluyendo ahora a la de los países que en otros tiempos razonaban de diferente modo, reclama un Estado presente, que NOS SALVE de esta crisis………….que el mismo Estado generó

El Estado muestra como atributo adicional su gran capacidad para usar su poder discrecional y arbitrario habilitando a los corruptos de uno y otro lado, a los que compran voluntades y a los que siempre están dispuestos a vender lo que sea.

Nos quieren convencer de que las cosas no salen bien y las crisis persisten, solo porque no logran acertar con los “ingredientes” adecuados en las cantidades exactas. Así justifican que seguirán probando hasta el infinito, porque solo restan detalles menores.

Las sociedades de hoy, no admiten que sus gobiernos no hagan nada. Algo deben hacer y esta claro que de ese lado, el de los políticos y las corporaciones influyentes del poder, les viene extraordinariamente bien, esa manera de pensar las cosas. Les permite llevarse los laureles de las eventuales crisis superadas y al mismo tiempo manipular los recursos económicos violentamente detraídos de los contribuyentes, para sus propios fines.

Lo cierto es que esta forma de razonar hoy se ha apoderado de la conciencia general de la sociedad. El Estado debe ser actor principal. Vivimos en tiempos de gobiernos omnipresentes y de sociedades que reclaman esa participación como UNICA forma.

El Estado nació para resolver solo aquello que los hombres en forma individual no podían solucionar. Las relaciones internacionales, la seguridad y la justicia. El resto, solo ha sido la deformación más acabada del concepto original, patrocinado por ideologías que promueven un Estado protagonista.

Es difícil entender como razonan aquellos que creen que el Estado tiene todas las soluciones. Cual sería el límite de la libertad para ellos ?. Si tuvieran razón, el Estado podría decirnos que deberíamos estudiar, en que trabajar, como criar a nuestros hijos y hasta como resolver nuestros problemas personales, sentimentales y familiares. Si el Estado es la solución, pues que cabe a los individuos ?.

Estamos transitando un camino peligroso, plagado de una gran falsedad ideológica. Los individuos queremos gobernar nuestras vidas en lo personal, no queremos perder libertades personales, pero parecemos estar dispuestos a que los demás cedan la suya.

La argumentación de estos tiempos, a favor de las bondades del Estado, habilita prácticamente cualquier cosa. La humanidad valida casi todo y eso debería preocuparnos. El Estado y sus intelectuales, siempre al acecho de algún cargo público que los ubique del lado de los saqueadores y manipuladores de vidas ajenas, ha avanzado para apropiarse del producido de nuestro esfuerzo. No todo lo que generamos nos pertenece. Trabajamos para ellos buena parte del día.

Ya se apropiaron de nuestro esfuerzo, pero siguen avanzando y pretenden quedarse con nuestra libertad y de la mano de ella, con nuestras vidas. Utilizarán el mismo razonamiento que hasta ahora. El Estado debe intervenir, según esa visión, para asegurar el “bien común”. Están en eso, y nosotros, los individuos, aceptando todos los días, con acciones y omisiones, que esa manera de reflexionar es la correcta.

Cuidado. Siguen avanzando. Por ahora se han quedado con buena parte de nuestros recursos. También con mucho de nuestro futuro y el de nuestros hijos. Ahora vienen por nuestras libertades. Salvo que estemos dispuestos a empezar a cuestionarnos algunas falsas verdades con las que convivimos a diario y desafiemos a esta moderna “compulsión intervencionista”.

jueves, abril 09, 2009

Los límites al poder del Rey

La vocación republicana de la tradición judía se pone de manifiesto en este texto de la Torá:

" Samuel repitió todas estas palabras de Yahveh al pueblo que le pedía un rey diciendo: He aquí el fuero del rey que va a reinar sobre vosotros.
Tomará vuestros hijos y los destinará a sus carros y sus caballos y tendrán que correr delante de su carro. Los empleará como jefes de mil y jefes de cincuenta; les hará labrar sus campos, segar su cosecha, fabricar sus armas de guerra y los arreos de sus carros. Tomará vuestras hijas para perfumistas, cocineras y panaderas. Tomará vuestros campos, vuestras viñas y vuestros mejores olivares y se los dará a sus servidores. Tomará el diezmo de vuestros cultivos y vuestras viñas para darselo a sus eunucos y a sus servidores. Tomará vuestros criados y criadas, y vuestros mejores bueyes y asnos y les hará trabajar para él. Sacará el diezmo de vuestros rebaños y vosotros mismos sereís sus esclavos. Ese día os lamentareís a causa del rey que os habeís elegido, pero entonces Yahveh no os responderá"

El pueblo no quiso escuchar a Samuel y dijo " ¡No! Tendremos un rey y nosotros seremos como los demás pueblos: nuestro rey nos juzgará, irá al frente de nosotros y combatirá nuestros combates"

"Me habeis dicho "que reine un rey sobre nosotros" siendo asi que vuestro rey es Yahveh, Dios vuestro. Aquí tenéis ahora el rey que os habéis elegido. Yahveh ha establecido un rey sobre vosotros. Si teméis a Yahveh y le servís, si escucháis su voz y no os rebeláis contra las órdenes de Yahveh; si vosotros y el rey que reine sobre vosotros seguís a Yahveh vuestro Dios, está bien. Pero si no escuchais la voz de Yahveh, si os rebelais contra las órdenes de de Yahveh, entonces la mano de Yahveh pesará sobre vosotros."


La necesidad de un "protector", un rey, que iguale a los hebreos a los otros pueblos, que "combata nuestros combates", es condicionada por Samuel al estricto cumplimiento de las órdenes de Yahveh, por parte del pueblo y del rey.
Eso se llama poner límites al absolutismo real.

Pesaj

Pesaj tiene un significado fundante para el pueblo de Israel. Porque libera al pueblo de la esclavitud en Egipto, pero - quizás más importante aun- libera al pueblo de la tentación del ídolo- o sea de los “dioses” que sirven al Rey circunstancial- y lo enfrentan en un pacto personal, con Dios, o sea con la fuente de la Ley (Torá).
La Ley adquiere así carácter divino y permanente, por fuera de las querellas humanas. Y de esa Ley se desprenden las “interpretaciones de la Ley”: las infinitas adaptaciones, matices, sutilezas, cambios de punto de vista que hacen que la obra de Dios no fuese una y única para toda la eternidad, sino que constituya el puntapié para que los hombres- cada hombre, en particular- protagonice su propia búsqueda.
La relación con Dios se hace personal y activa.

La Ley no se limita al Decálogo, sino que abarca infinidad de acciones de la vida cotidiana.

- “Cuando compres un esclavo hebreo servirá seis años, y el séptimo quedara libre sin pagar rescate”
- “Si un hombre hiere a su siervo en el ojo y le deja tuerto, le dará libertad en compensación del ojo”
- “Si un hombre roba un buey o una oveja y los mata o los vende, pagará cinco bueyes por el buey, y cuatro ovejas por la oveja”
- “Si un hombre causa daño en un campo dejando suelto su ganado para que pazca en campo ajeno, restituirá con lo mejor de su propio campo y lo mejor de su propia viña”
- “No maltrataras al forastero, pues forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto”
- “No vejaras a viuda y a huérfano”
- “Si prestas dinero a uno de mi pueblo, al pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, no le exigiréis interés”
- “Aléjate de causas mentirosas, no quites la vida al inocente, y no absuelvas al malvado”
- “Ponte en pie ante las canas y honra el rostro del anciano”
- “No cometáis injusticia en los juicios, ni en las medidas de longitud, de peso o de capacidad: tened balanza justa, peso justo, y sexario justo.”
- "No oprimirás a tu prójimo, ni lo despojarás. No retendrás el salario del jornalero hasta el día siguiente"
- " NO andes difamando entre los tuyos, no demandes conra la vida de tu prójimo"
- " NO te vangarás ni guardarás rencor contra los hijos de tu pueblo"
- " Amarás a tu prójimo como a ti mismo"

Hay varias leyes que tiene enorme significación actual

- “No sigas a la mayoría para hacer el mal, ni te inclines en un proceso por la mayoría en contra de la justicia”
O sea, el criterio de la mayoría jamás puede prevalecer por sobre el de la Justicia. No hay “valor” en lo mayoritario, solo hay “valor” en lo justo. Una vacuna para la tiranía demagógica…

- “Siendo juez no hagas injusticia, no por favor del pobre ni por respeto al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo”
Justicia, justicia perseguirás…

- “No recibas regalos, porque el regalo ciega a los perspicaces y pervierte las causas justas”
La Ferrari es mía…La corrupción anida en los regalos a los que tienen poder.

- “Si encuentras el buey de tu enemigo, se lo llevarás. Si ves caído bajo la carga el asno del que te aborrece, no rehuses tu ayuda”
O sea: la justicia siempre, incluso para los que te aborrecen

-“Al forastero que resida junto a tí no lo molestéis, le miraréis como a uno de vuestro pueblo y lo amarás como a ti mismo; porque forasteros fuistéis vosotros en la tierra de Egipto”
Esta es la norma básica que permite los intercambios entre pueblos distintos, la base del comercio internacional.

O sea: se trata de normas prácticas para garantizar la justicia, la moralidad, el respeto a la propiedad, el respeto a los ancianos, la no explotación del esclavo, del siervo o del extranjero, la sexualidad compatible con la continuidad de las relaciones comunitarias, el culto.
Entender estas normas en un contexto absolutamente a-moral como el del Faraón o el de Babilonia sirve para comprender la fuerza y la originalidad del mensaje que encierra la Alianza entre Yahvhé y su pueblo: el Rey no puede esclavizar, violar, apartarse de la justicia, oprimir al extranjero, despreciar a la viuda, violar la propiedad de sus vecinos, no responder por los robos o ultrajes realizados. Los hombres debemos apegarnos a un código moral, que es el único que asegura nuestra supervivencia y crecimiento como seres humanos.

Pesaj Sameaj!

Del Blog cubano, "Habanemia"

Interesados

El anticastrismo es una anomalía o responde a un desmedido
afán de lucro o notoriedad. Sobre lo primero está muy fresco
el ejemplo de la agente [rellenar el espacio] Carmen Barcells
llamando neurótico a Cabrera Infante. En eso se quedó corta la
zarina de las editoriales. Caín era, según confesión propia, bipolar,
un diagnóstico bastante más serio que la simple neurosis pero como
el mismo solía decir "a los paranoicos también nos persiguen".
Luego está la etiqueta de asalariados que acaban de colgar (una
vez más) a quienes participaron el domingo en el performance de
Tania Bruguera. ¿Cómo los asalariados de por vida de un estado
especialmente represivo (muy mal pagados, eso también es verdad)
no pueden entender el deseo de reclamar libertad de manera gratuita?

¿Qué tiene de malo el interés? me pregunto yo. Todo eso no resulta
muy marxista que digamos. Una teoría erigida sobre el interés de
las personas, que pretende desnudar la materialidad de nuestras
relaciones y condiciones de existencia es convertida en espiritualidad mojigata por estos monaguillos de la Revolución. Asalariados (como los míticos proletarios de Marx) o no, claro que los que reclamamos libertad para Cuba somos unos interesados. Por experiencia propia o por sospecha asumimos (como los abolicionistas o esclavos de antaño) que la libertad nos mejorará la vida a todos, nos la hará la vida más cómoda o más blanda en ocasiones, en otras más dura y difícil pero siempre sensiblemente más nuestra. Sí, por si necesitaban esa confesión, se trata del sucio interés, de las cochinas relaciones de propiedad: la propiedad de todos los cubanos sobre sus respectivas vidas, decidir qué hacer con ella y atenerse soberanamente a las consecuencias. Se trata de la comodidad de no medir temerosamente las palabras cuando se habla en público, o por teléfono o por email; de librarse del incordio de pedir permiso para entrar o salir del propio país como si uno fuera un eterno menor de edad; de comprar tu casa y hacer luego con ella lo que quieras; de vivir aquí o allá; de elegir a quienes nos dirijan o retirarles nuestro apoyo sin tener que estar pagando el resto de nuestra vida por ello; de sacar, en fin, buena parte de nuestra vida de la clandestinidad en que ahora se mueve por fuerza. Así de interesados somos pero aún así estamos dispuesto a seguir reclamando aunque no nos paguen nada. Tan placentero es reclamar lo que es tuyo.

Enrisco del Risco

http://enrisco.blogspot.com

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!