Se produjo un error en este gadget.

viernes, abril 03, 2009

Escrito por mí en agosto de 2007:¿premonición? ¿audacia?

Punto de inflexión

Tengo la sensación de que una vez más, la gente le va a dar una lección a los políticos, incluyendo a los de la oposición. Y a los consultores que ya anuncian la imposibilidad de que Cristina pierda en octubre.
Me parece que estamos en vísperas de un cambio dramático de la curva de tendencia predominante desde 2003.
La Capital ya ha experimentado ese cambio: hoy el kirchnerismo es en la Ciudad de Buenos Aires poco menos que un sesgo de la politica, un pequeño segmento casi marginal.
El poder está ocupado ahora por el macrismo, a nivel local, y por Lavagna como opción presidencial. Cristina K solo alcanza a ubicarse 5 puntos por debajo de la intención de voto al ex ministro de Economía, y en baja.
Todas las preocupaciones de los porteños encuentran el vacío del lado del Gobierno nacional: ni la inseguridad, ni la inflación y su vergonzoso ocultamiento via INDEK, ni la renacida corrupción o la inédita crisis energética pueden ser desviados por discursos de la candidata en los que campea su admiración por Hegel, ni más ni menos.
Tenemos ya en ejercicio un matrimonio autista que solo “maneja” el tinglado que los corruptos intendentes peronistas del conurbano y los no menos corruptos sindicalistas arman a la hora de meter gente en los actos. Los veinte o cuarenta mil barrabravas, apaciguados a golpe de paco, plan jefes y jefas, prebendas o simplemente vino a granel solo garantizan la tapa del diario de mañana. Pero el sordo terror que despiertan esas multitudes que a veces se desatan como en San Vicente, dando un espectáculo tan peronista en el más siniestro sentido de la palabra, ha alejado para siempre a las progresistas clases medias urbanas del país de este proyecto sin nombre (neo-peronismo, trasnversalidad, centroizquierda, ¿qué?).
La racionalidad se refugia ahora en Carrió, Lavagna y Macri. Estos tres están condenados a entenderse. Cada vez más, la gente los junta en su imaginario como versiones distintas de un país más previsible, más libre, humano y progresista, abierto al mundo, sin la crispación de la ausencia de ideas, de los que creen que la historia los mira, cuando en realidad están condenados por su pequeñez a ilustrar, alguna vez, solo la historieta argentina.
A esos nombres habría que asociarles el de López Murphy- que enternece en su escuálida “des-popularidad”- y, extrañamente , el de Scioli. Este personaje, al cual seguramente le queda demasiado grande su popularidad, deberá cumplir el papel al cual la gente lo ha destinado: romper desde dentro el sistema K, como gobernador de Buenos Aires. Pero esto sucederá en dos o tres años.
Antes, ahora mismo en octubre, se verá si la candidata llega o queda al costado del camino, boqueando como pez fuera del agua.
Todos los indicios son que la Argentina urbana, moderna, le dirá que no. Queda, es obvio, la Argentina de la pobreza, esperanzada en algún lider gritón y aún creyente en santidades evitistas, gente atada a un libreto ya gastado, pero a la que nadie ha sabido hablarle en estos años.
Hay final abierto, como en los grandes momentos de la Historia, guiados solo por la imprevisibilidad de lo que está cambiando. Nada está dicho.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!