Se produjo un error en este gadget.

lunes, enero 12, 2009

Astor Piazzolla- Tristezas de un doble A (Parte I)

Nadie antes de él tocó así, nadie despues de él podrá tocar así

1 comentario:

Washington dijo...

Piazzola se me metió en la sangre y en la médula desde muy joven. Lo conocí persolamente cierto día que recaló en el Club de la Guardia Nueva, en Montevideo, inmediatamente después de regresar de París y de Nadia Boulanger. Aquella noche, hubo música y lágrimas. Ninguno de nosotros acertaba a definir lo que nos estaba pasando. Piazzola, solito entre tantos exaltados, pidió un apoyito para el pie. Ahí se clavó durante no recuerdo cuánto tiempo. La piel se nos hizo granos de arena. Ninguno de nosotros exigió nada. Él tocó a full. No le hizo mella el cansancio que traía de su viaje. No se privó de saturarnos con su maravilla música. Él solito, sin Varadaro, sin sus queridos pianistas...
¡Qué tristeza que no esté entre nosotros!
(Entre paréntesis: la idea de haber subido ese video fue magnífica, pero el resultado no me satisfizo. Ustedes han de ocuparse de averiguar por qué. Es lo correcto, creo)
Un abrazo virtual para todos ustedes.

nachoeska

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!