Se produjo un error en este gadget.

viernes, febrero 27, 2009

Dios

Dios es la primera fortaleza que erigen los hombres contra el poder del tirano. Sin Dios no hay esperanza. Sin Dios somos esclavos- meros- del Faraón, no hombres dignos de ese nombre.
Dios es posiblemente una construcción, un argumento creado en las noches, a la luz de las estrellas, cuando los soldados duermen y el tirano no acecha. Dios remite a un sentido último, trascendente que nos humaniza , nos aleja de la animalidad originaria. Como toda creación sublime, merece existir autónoma de su creador, como un poema recordado cien generaciones después de nacer.
Dios es un argumento inapelable, por eso la gran maniobra de apropiarse de Dios, de reducirlo a contornos humanos, de asociarlo a una corte pasajera.
No creo en Dios, pero si en la potestad de esa Idea, la única que nos asomó a la humanidad, sacándonos de la horda primitiva.

jueves, febrero 26, 2009

Reportaje a Montaner

Doce preguntas para enfrentar la crisis

Carlos Alberto Montaner

¿Qué va a pasar con esa inyección de casi 800,000 millones en la economía norteamericana?

No va a funcionar. Esa masa enorme de dólares generará inflación. La economía de Estados Unidos se está latinoamericanizando.

¿Pero eso va a crear empleos o no?

Va a crear muchos puestos de trabajo artificialmente. Hace varias décadas el gran economista Henry Hazlitt puso un ejemplo magnífico: ¿por qué no rompemos todas las ventanas de cristal y súbitamente millones de personas serán necesarias para fabricar los cristales e instalarlos. La economía crece espontáneamente cuando las empresas descubren y satisfacen una necesidad real del mercado, generan beneficios e invierten parte de esas ganancias.

Entonces, ¿hay puestos de trabajo buenos y malos?

Claro. A Milton Friedman, durante una visita a China le enseñaron una enorme represa en la que miles de trabajadores excavaban utilizando palas. Friedman preguntó por qué no usaban unas excavadoras mecánicas que harían el trabajo mejor y más rápidamente. Le respondieron que hacía falta darle empleos a mucha gente. Friedman sonrío irónicamente y les dijo: “en ese caso, ¿por qué no utilizan cucharas en vez de palas y van a necesitar a muchos más trabajadores?”. El objetivo racional de cualquier actividad económica sana es hacer lo más posible con la menor cantidad de recursos posibles y en el tiempo más corto posible.

¿Pero, no fue aumentar el gasto público lo que hizo Roosevelt con el New Deal?

Sí, y fue un desastre. En 1941, cuando Estados Unidos entra en la Segunda Guerra, todavía no se había superado la depresión de 1929.

Entonces, ¿fue la guerra el evento que salvó la economía norteamericana?

Tampoco. Ésa es una superstición muy extendida, los países europeos que no participaron en la guerra, como Suecia y Suiza, crecieron más que Estados Unidos en esos años. Lo que sucedió a partir de 1941 es que la economía norteamericana había tocado fondo y comenzó a crecer. Luego, cuando terminó la guerra, con el Primer Mundo semidestruido, Estados Unidos generaba la mitad de cuanto se producía en el planeta. Las guerras arruinan a los países, como se comprobó en Corea, Vietnam y hoy se demuestra en Afganistán e Irak.

¿Qué originó la actual crisis?

Lo que origina todas las crisis, incluso a un nivel personal: que Estados Unidos gastaba más de lo que producía. Concretamente, gastaba un 106 por ciento de lo producido.

¿Pero no le dice el gobierno a la sociedad que siga gastando?

Así es, pero como la gente es más prudente que el gobierno, calibra bien sus gastos y comienza a ahorrar para enfrentarse a un periodo de recesión.

¿Cuánto va a durar la crisis?

De acuerdo con Steven Persletein, que ganó un Pulitzer por predecir exactamente el desastre que venía, la crisis financiera durará todo el 2009 y la económica, en general, una vez que se restaure las líneas de crédito, unos dos años más, pero nadie sabe.

¿La responsabilidad mayor es de los bancos y las instituciones financieras que dieron absurdas condiciones crediticias?

En gran medida, y del gobierno que las forzó a dar créditos porque parecía muy bueno que todo el mundo tuviera una casa, aunque no contara con recursos para pagarla.

¿Se debe castigar a los bancos?

Naturalmente. Las empresas y las personas deben pagar por sus errores. Hay que dejar que el mercado sancione a quienes hicieron mal su trabajo. Esa es la forma en que el sistema se purga y se perfecciona. No es una función del Estado salvar a una empresa que ha perdido el favor de los consumidores.

¿Respalda, entonces, en la nacionalización de los bancos quebrados?

Sí, los bancos en quiebra deben ser provisionalmente absorbidos por el Estado, aunque los accionistas pierdan sus inversiones, y, una vez reflotados, deben volver a privatizarse con nuevos accionistas. Esto fue lo que se hizo en Suecia en los años noventa ante una crisis similar.

¿Se puede agravar la crisis?

Claro que se puede. Como pasó en los años treinta, puede volver una ola suicida de proteccionismo. Cuando el vicepresidente Joe Biden habla de “Buy American” y estimula ese nacionalismo económico está predicando un disparate. Las sociedades se enriquecen ampliando el comercio libre, no restringiéndolo. Además, es un acto contrario a la libertad del consumidor.

miércoles, febrero 25, 2009

De Angeli, así no

La sana rebelion del pueblo francés desembocó en el Terror de Robespierre. La justa lucha del campo puede ser capitalizada por un provocador que termina tomando bancos y cortando rutas cuando se le ocurre. Ya sabemos quien es De Angeli: el promotor del corte del puente a Uruguay, el que contra todas las pruebas de la NO contaminación de Botnia, insiste en fomentar el miedo y la irracionalidad. El que se enamora del método del corte y abusa.
Este provocador, por el azar de la historia, termina emulando a su contrafigura, el triste D'elía. Finalmente izquierda y derecha se unen en el comun repudio a las "formas" de la democracia.
Además, el infantilismo. Como si las tasas que cobra un banco fueran el capricho de un gerente y no el reflejo de una realidad externa: un 20% de inflacion anual que corroe todo ahorro. ¿Que pretende De Angeli, que los bancos regalen alegremente sus fondos cobrando menos del 20% anual? ¿Acaso los bancos son los culpables de la inflación? Es como querer controlar a los "malos comerciantes"(típica acusacion stalinofascista) acusandolos de causantes del desabastecimiento, que en realidad es causado por la mala politica económica de los Gobiernos "populares". Lo que quiere De Angeli es el control de precios, en este caso el precio del dinero. Es una locura stalinista, fascista, peronista, castrista. Y stalinistas, fascistas , etc. son todos los que aplauden esta "audacia". Así, no.

lunes, febrero 23, 2009

La tarea central de la historia

La historia no tiene un sentido, sea el despliegue de la racionalidad o una resolución previsible de contradicciones dialécticas. Ahora lo sabemos. Sabemos que el Socialismo no es superación del Capitalismo, sino, por ejemplo, el prólogo al gobierno de las mafias, como en buena parte de los países de la ex URSS. O que el mercado libre se puede reintroducir en China, generando el mayor crecimiento económico que registre país alguno en dos mil años de historia, pero bajo la férrea conducción del Partido Comunista Chino. Un Capitalismo de Partido único, que no figura en ningún manual: ni en los de Marx, ni en el de Adam Smith.
Creo, sin embargo, que buena parte de la Historia es, como enseñó Lord Acton, el despliegue de la libertad, la lucha por la libertad, la lucha por la individuación, la lucha por controlar el poder absoluto del Rey. O del Legislador. O del lider popular.
Dice Lord Acton:

Por libertad quiero decir la garantía de que todos los hombres contarán con la protección para hacer lo que creen que es su deber frente a la influencia de la autoridad, las mayorías, las costumbres y la opinión.
En los tiempos antiguos, el Estado asume facultades que no le pertenecen y se entromete en el dominio de la libertad personal.
En la Edad Media, tiene escasa autoridad y permite a otros entrometerse.
Los Estados modernos caen habitualmente en ambos excesos.
La prueba más eficaz para determinar si un país es realmente libre la constituye el grado de seguridad con que cuentan las minorías.


La pelea secular es, entonces, aquella que libra la idea de la libertad, entendida como la garantía para hacer lo que es su deber, aun contra la opinión de la autoridad, de las mayorías, de las costumbres y de la opinión prevaleciente.
La no aceptación de la autoridad tiránica como algo “natural”,
Mucho antes de Acton, cuando despuntaba el absolutismo real, Le Boetie, hacia 1550 escribió:

De lo que aquí se trata es de averiguar cómo tantos hombres, tantas ciudades y tantas naciones se sujetan a veces al yugo de un solo tirano, que no tiene más poder que el que le quieren dar; que sólo puede molestarles mientras quieran soportarlo; que sólo sabe dañarles cuando prefieren sufrirlo que contradecirle. Cosa admirable y dolorosa es, aunque harto común, ver a un millón de millones de hombres servir miserablemente y doblar la cerviz bajo el yugo, sin que una gran fuerza se lo imponga, y si solo alucinados al parecer por el nombre Uno , cuyo poder ni debería ser temible por ser de uno solo, ni apreciables sus cualidades por ser inhumano y cruel. (…)
Pero lo que sucede en todos los paises, con todos los hombres y todos los días, que un solo hombre pueda esclavizar cien mil ciudades y privarlas de sus derechos. ¡Quién lo creyera a no haberlo oído con certeza o visto con sus propios ojos! Si se refiriera únicamente como cosa acontecida en países extraños y tierras remotas, se creería más bien ser un esfuerzo de invención que el puro idioma de la verdad. Pero ello es así, y aún más prodigioso si se considera que este tirano sería destruido por sí mismo, sin necesidad de combate ni de defensa, con tal que el país no consintiera en sufrir su yugo; no quitándole nada sino con dejar de darle. Si un país trata de no hacer ningún acto que pueda favorecer al despotismo, basta y aún sobra para asegurar su independencia. Los pueblos deben atribuirse a sí mismos la culpa si sufren el dominio de un bárbaro opresor, pues que cesando de prestar sus propios auxilios al que los tiraniza recobrarían fácilmente su libertad. Es el pueblo quien se esclaviza y suicida cuando, pudiendo escoger entre la servidumbre y la libertad, prefiere abandonar los derechos que recibió de la naturaleza para cargar con un yugo que causa su daño y le embrutece.


Con enorme perspicacia Le Boetie no se admiraba de que hubiera reyes “malos”, sino de que sus pueblos aceptaban sumisamente la cerviz. Esta es la esencia de la lucha por la libertad: una lucha que se libra primero en el alma de cada individuo, una lucha entre un instinto de conservación, búsqueda de seguridad y pasividad y un instinto de vida, de libertad y de dignidad. No es otra la pelea. Nadie pelea por una ley más o un reglamento menos: se pelea por la dignidad de ser libres y por el derecho a equivocarse.
Nadie enseña hoy día esta Historia: desde la Revolución Francesa la polémica es sobre quien (qué clase, que fracción, qué raza, qué pueblo) debe gobernar el Estado, sin cuestionar la autoridad misma del Estado. La pantomima marxista de “desaparición del Estado” concluye en el HiperEstado soviético, chino o cubano: es un despropósito que más bien parece una idea de marketing político, para seducir a incautos, más que una realidad doctrinaria del comunismo, que es la forma más extrema y totalitaria del Estado.
No nos emociona la lucha por la libertad contra el Rey o e Lider, sino contra el dominador extranjero o el patrón capitalista: la materia de la ficción se nutre de esas luchas y no de la más central y compleja que es la lucha contra la voluntad de ser dominados, de agachar la cerviz y de someterse al Rey-Conductor-Líder.
Esa batalla, que se libra en la mente de las personas, que obliga a imaginar un futuro sin “guía”, sin “conductor”, libre (o sea, lleno de temor por las consecuencias de nuestras decisiones) debería ser la fuente de inspiración literaria más fecunda.

Socialismo torturador

" Es sabido que todos los servicios secretos burgueses emplean métodos de sugestión física con representantes del proletariado socialista y precisamente del peor tipo. De esto se plantea la pregunta: ¿por qué el servicio secreto socialista debe ser más humano con los agentes rabiosos de la burguesía, los enemigos a muerte de la clase trabajadora y de los campesinos de los koljoz? El Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética opina que emplear presión física en esos casos excepcionales, en los que se trata de enemigos del pueblo conocidos y fanáticos es obligatorio, es un método absolutamente justificado y conveniente.

José Stalin"


Telegrama del 20 de enero de 1939

sábado, febrero 21, 2009

Así Clarín desinforma

El halcón Bibi Netanyahu será el nuevo primer ministro de Israel


Así se anima a dar una “noticia” el Gran Diario Argentino. Confundiendo como siempre, crónica con opinión, el Diario Progresista le clava un enorme cuchillo a Netanyahu en el momento de anunciar la noticia, al llamarlo “halcón” ( o sea, duro, sangriento, capaz de tirar bombas en escuelitas, etc.).
Otras lindezas que se leen en el artículo son : racismo, ultraderechismo, xenofobia, ultranacionalistas,ultrareligiosos, etc.
Lo mismo se decía de Ariel Sharon, quien terminó desalojando a los colonos judíos de Gaza y devolviendo ese territorio a los palestinos.
Así se escribe la historieta periodistica.

Consejos de Confucio a Kirchner (y a todos sus amiguitos bolivarianos)

Frases de Confucio (circa. 470 A de C.) y su seguidor Mencio (200 A. de C.)

Resulta totalmente imposible gobernar un pueblo si éste ha perdido la confianza en sus gobernantes.

Si el príncipe o los magistrados promulgan leyes o decretos injustos, el pueblo no los cumplirá y se opondrá a su ejecución por medios violentos y también injustos. Quienes adquieran riquezas por medios violentos e injustos del mismo modo las perderán por medios violentos e injustos.

Si quien gobierna no es justo, aunque ordene que se practique la justicia no será obedecido.

Quien pretenda someter a los hombres por la fuerza de las armas no alcanzará la sumisión de sus corazones; por esto, la violencia nunca es suficiente para dominar a los hombres. Quien conquista a los hombres por la virtud, consigue que todos se sometan a él sin reservas y con corazón alegre

Si el príncipe es justo, nadie será injusto; si el príncipe es bondadoso, nadie será cruel.

Lo primero que debe mirar el jefe es que su conducta sea sencilla, recta y justa en todo momento; debe tener siempre en cuenta los consejos de los demás hombres, ha de controlar en todo momento sus propios actos, y nunca debe mandar despóticamente.

Cuando el príncipe empieza a imponer castigos a sus funcionarios sin que hayan cometido delito alguno, los ministros prudentes se apresuran a abandonar el reino.

Las desgracias, al igual que la fortuna, sólo llegan cuando las hemos buscado con nuestros actos.

Cuando el cielo nos envía calamidades, podemos superarlas; cuando las hemos buscado nosotros mismos, sucumbiremos ante ellas.

Quien ocupa un cargo público y no puede cumplir con sus obligaciones debe dimitir.

Sólo hay un medio de acrecentar las rentas públicas de un reino: que sean muchos los que produzcan y pocos los que disipen, que se trabaje mucho y que se gaste con moderación. Si todo el pueblo obra así, las ganancias serán siempre suficientes.

El medio más eficaz para combatir nuestros vicios y malas inclinaciones consiste en no combatir los vicios y malas inclinaciones de los demás antes de haber eliminado los propios.

La pompa y la ostentación sirven de muy poco para la conversión de los pueblos.

Reflexionar con calma antes de adoptar ninguna determinación, no cansarse nunca de obrar el bien, y tratar cada asunto según convenga.

Quien se controla a sí mismo y por el bien, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás hombres.

¿Cuál es la esencia de un buen gobierno? No resolver los asuntos con precipitación y no buscar el propio provecho.

El que habla en exceso y sin cordura raras veces pone en práctica lo que dice. El hombre noble nunca teme que sus palabras superen a sus obras.

Sed rígidos con vosotros mismos, pero condescendientes con los demás. De este modo os veréis libres de toda envidia y resentimiento.

El noble no da crédito a las palabras por la sola autoridad de quien las pronuncia; tampoco rechaza la verdad aunque provenga de una persona ignorante.

El noble sólo busca la verdad y no se aferra con ciega obstinación a su criterio.

Si respetáis vuestra propia persona y a todos nuestros semejantes, nadie podrá despreciaros; si sois generosos, os ganaréis el afecto del pueblo; si sois sinceros, nadie desconfiará de vosotros; si todos vuestros actos os aproximan al bien, vuestro mérito será grande; el amor a los hombres es la mejor arma para gobernar con eficacia.

Los cuatro vicios relativos al gobierno son los siguientes: no instruir al pueblo y ocultarse la verdad, lo cual recibe el nombre de " tiranía "; exigir una conducta perfecta a todos los ciudadanos sin informarles previamente sus obligaciones, lo que recibe el nombre de " opresión "; no tener prisa en dar las órdenes y pretender luego que se cumplan en el acto, lo que representa una grave injusticia; buscar siempre el propio provecho, lo que recibe el nombre " egoísmo

Lo que hacen los gobernantes es luego imitado por el pueblo. No puedes, por consiguiente, acusar ahora al pueblo de su proceder ni condenarle por ello, pues ha imitado lo que había aprendido de su príncipe; ha devuelto que se le había dado.

jueves, febrero 19, 2009

Mussolini: retrato del Dictador Perfecto

Mussolini, más que Hitler o Stalin es el modelo de referencia conciente o inconciente que los aprendices de dictador siguen al pie de la letra. Hitler, es sabido, rondaba los vericuetos de la locura y Stalin era una fría y letal máquina asesina, sin calor popular ni carisma.
Mussolini, en cambio…
Vivía la política como un permanente espectáculo, del cual el “popolo” era espectador entusiasta. Se divertía enormemente con esa representación. Amaba su papel. Sus principales rasgos políticos y de carácter podrían sintetizarse en:

-Un pensamiento dialéctico, cambiante, contradictorio, lanzado a probar al mismo tiempo la verdad de doctrinas diversas: era, al mismo tiempo…
- Pacifista y belicista, en la Primera Guerra
- Socialista y derechista
- Nacionalista o internacionalista
- Anticlerical y católico convencido
- Antialeman y proaleman
- Pactaba con Hitler, pero avisaba a los belgas que serían invadidos
- Pactaba con Hitler, pero reforzaba su frontera con Austria por temor al ataque germánico
- Racista y antirracista

- Un Ego absolutamente totalizador que centralizaba todas las decisiones: llegó a ser titular de seis ministerios; quiso dirigir las acciones militares siendo un ignorante de temas bélicos; nombraba ministros casi débiles mentales, a fin de destacar como el Único inteligente; no consultaba las decisiones, no tenía siquiera una “mesa chica” donde intercambiar información y discutir política

- Como viejo periodista, para él la política sin los medios no existía: solo los medios justifican las decisiones políticas, se hace política para generar los titulares de la prensa del otro día. Le importaba más la difusión periodística de sus órdenes que la efectividad de las mismas, el anuncio, más que el control; la propuesta más que el balance; el futuro, más que el presente.


- Una cobardía a toda prueba: jamás reconocía sus culpas. Todos sus erróneos cálculos eran atribuidos a errores de sus subordinados. Siempre describía como victoria, lo que era una derrota inapelable. Ejercía la mentira y el doble o triple discurso como una segunda naturaleza, lo cual lo transformaba en un actor permanentemente cambiando papeles. La tensión mental que esto implicaba no tenía jamás un momento de relajación, nunca confesaba sus miedos y dudas, daba la apariencia de la absoluta firmeza, de tener convicciones seguras y determinación. Odiaba las malas noticias, no las creía hasta que eran ya inocultables. Entonces descargaba su cólera sobre sus subordinados. Humillaba en público a sus generales y ministros. En sus entrevistas con Hitler no utilizaba intérprete y con su pobre alemán apenas comprendía, entonces, las complejas propuestas del Fuhrer.

- Creía la información mentirosa que el mismo construía: que tenía un ejercito de diez millones, cuando apenas superaba el millón, que tenía la fuerza aérea más poderosa del Mediterráneo, cuando apenas podía despegar de sus bases; que Italia era autárquica, cuando dependía del carbón alemán; que ganaría la guerra a Albania en un par de días, cuando estuvo meses allí; que podía tomar El Cairo en pocas semanas, etc.

- Era cruel, aunque no en el nivel de Stalin o Hitler. Pero no dudaba en tirar gas mostaza a los árabes en Libia o a los etíopes; mandaba a sus “squadristi” a golpear, torturar y a veces a asesinar a los opositores, decía que Italia necesitaba una guerra con varios miles de muertos, para acostumbrar al pueblo italiano a sufrir y endurecerlo.

- Era de un machismo patológico: odiaba que las mujeres estudien. Solo las imaginaba en el hogar, pariendo hijos: una decena para él era lo mínimo, para fortalecer la “raza italiana” y generar millones de futuros soldados.

- Desprecio al pueblo italiano: proyecto de crear una “nueva raza” dura, guerrera, valiente y dejar atrás al italiano “blando”, alegre, despreocupado, superficial, inmaduro, desprovisto de carácter, poco heroico, exageradamente sentimental y artista, de demasiado buen talante y trivial (todas palabras utilizadas por Mussolini refiriéndose al pueblo italiano)

Semejante conjunto de errores, sostenidos sobre la mentira permanente, la ocultación y la exageración explotaron, todos juntos, cuando Italia entró en guerra. En pocos meses las derrotas se hicieron inocultables y el país empezó a vivir la decadencia final del Duce, con su propio yerno alentando golpes de estado. Como en una serie de explosiones encadenadas, todas las mentiras del Régimen fueron destruyéndose una a una. El momento de la verdad llegó inexorablemente. El Globo se le escapó de las manos, como en la película de Chaplin.

miércoles, febrero 18, 2009

Denuncia cubana: apriete a los disidentes

Durmiendo con el enemigo

Del Blog sinEVAsion

El pasado martes, 10 de febrero, mi esposo, Oscar González Ulloa, fue interrogado por la policía política. Los testaferros del régimen suelen llamar a tales interrogatorios “entrevistas”, pero mi estilo siempre se ha inclinado a llamar las cosas por su justo nombre, sobre todo si dicho encuentro no contó con la anuencia del supuesto “entrevistado” y estuvo matizado por las habituales amenazas amigables de los compañeritos contrainteligentes de la llamada Dirección 21 del Ministerio del Interior.

El lunes 9, pasadas las 10:30 pm, mi esposo, ingeniero electromecánico vinculado directamente a la navegación mercante por más de veinte años, recibió en casa una llamada telefónica: estaba siendo citado por “Selecmar”, su agencia empleadora cubana, para que se presentara a las 9:00 am de la mañana siguiente en las oficinas del “subdirector de operaciones” para una reunión de trabajo. Aunque la llamada se produjo ya bien entrada la noche –detalle del que ambos recelamos- existía la posibilidad real de que se tratara de una citación laboral toda vez que ya él lleva en tierra casi cuatro meses y debía comenzar el alistamiento para el nuevo enrolo (chequeo médico, etc).

No sabíamos que ya todo estaba preparado para la representación de estos artífices de la mentira y el engaño. El escenario fue la oficina del subdirector de “Selecmar”; los actores, dos oficiales de la Seguridad del Estado (uno “bueno”, conciliador, coloquial, casi amoroso; y otro “malo”, callado, adusto, severo); el guión fue el de siempre: “sabemos en lo que está tu esposa, de la gente con la que se reúne, que tu carro se ha utilizado para transportar contrarrevolucionarios y documentos, no vamos a permitir nada que atente contra la seguridad del Estado…etc”. Una “entrevista” salpicada de amenazas no muy disimuladas, como las referidas a dejarlo desempleado (“¿te gusta mucho tu trabajo, Oscarito?, tú siempre has sido un buen profesional…”); de preguntas aparentemente encaminadas a elevar su ego machista (“Tú eres el cabeza de familia, esto no es con tu mujer… pero esa Yoani y el grupo con el que se relaciona”); de sugerencias acerca de que está siendo engañado por mí (“¿Tú crees que te lo sabes todo?…”). Y como colofón, como estocada maestra al final del dulce encuentro, la pregunta más infame: “¿Y tu hijo?…”. Una amenaza directa a nuestro hijo menor, de 20 años, estudiante, completamente ajeno a cualquier tipo de activismo político y dedicado por entero a sus estudios y a su pasatiempo favorito, la música. Un botón de muestra de lo despreciable y sórdido de este sistema, un total desprecio por los valores familiares, que es el verdadero rostro del socialismo cubano.

Tengo la enorme satisfacción de declarar que mi esposo no flaqueó, que rechazó “colaborar”, que manifestó su respeto por mí y por lo que hago, que defendió punto por punto sus verdades (que también son las mías) a riesgo de la pérdida de su trabajo -que ha sido durante años la única fuente relativamente segura del sustento familiar- y de cualquier otra represalia. Hasta ahora mantuve la verdad de que el régimen y sus métodos fascistas no habían molestado a mi familia; el 10 de febrero de 2009 marcó el final de lo que solo era un seguimiento indirecto, con preguntas e investigaciones a nivel de vecindario y de CDR y se inició la fase de hostigamiento por parte de un gobierno que, de facto, honra los principios y los métodos que de jure critica: quien no esté conmigo está contra mí y cualquier recurso es válido para anularte. Mi esposo fue interrogado por el único y terrible delito de serlo: hace casi 27 años está durmiendo con el enemigo.

Hago público el hecho para denunciar la cobardía de una dictadura que no vacila en ejercer su poder absoluto contra los ciudadanos librepensadores y contra sus familias, un gobierno que se oculta hipócritamente para amenazar, que miente para condenar, que aplica represalias y que ha demostrado a lo largo de medio siglo los excesos a los que es capaz de llegar. Declaro también públicamente que no voy a callar mis verdades y defenderé hasta las últimas consecuencias mi derecho a decirlas, que no concurro en ilegalidad alguna y actúo en apego a la Constitución vigente, y que soy una persona libre y continuaré siéndolo a despecho de cualquier acción que decidan aplicar en lo sucesivo. Desde hoy hago responsable a la dictadura cubana y a sus cuerpos represivos de cualquier daño o perjuicio que en lo adelante pueda sufrir yo o cualquier miembro de mi familia.

martes, febrero 17, 2009

Delirios

La dictadura personal absoluta genera y nace de los delirios personales del autócrata. Como en un circuito de retroalimentación, el Conductor necesita victorias, para confirmar su infinita sabiduría, para lo cual necesita crear enemigos, no siempre disponibles. Para crear enemigos necesita fundamentar teorías conspirativas. Teorías que se alimentan de aspectos mitificados como “decadencia de tal o cual raza”, “incapacidad sexual de los ingleses” (Mussolini dixit), “conspiraciones judeomasónicas”, o mandatos que vienen del fondo de la historia , como “volver al Imperio Romano” , o “ refundar la raza aria”. O “cumplir el sueño de Bolívar”.
Lo más interesante de estos delirios es que ofrecen pistas evidentes de que un líder está en camino de autocracia. Por ejemplo, Mussolini hasta mediados de los años veinte no se perdía en ensoñaciones extrañas, aunque mostraba abruptos cambios de idea, saltando en una misma mañana del socialismo más extremo, a la defensa apasionada del capitalismo.
El problema- la señal de que la locura del poder ya ha hecho efecto – es cuando aun en la intimidad no cesa el tono declamatorio, la mirada extraviada, el gesto altisonante. Es así como muchos testigos describen al Mussolini ensoberbecido por su victoria en Etiopía: como un “Duce invencible”, que se comparaba en privado con Garibaldi. “un Mussolini dominado por su propio mito, obsesionado por él “(Marck Smith , Mussolini). Sigue el texto:
“Bastiniani lo describía ahora como si estuviera tratando de ocultar una personalidad tímida al tratar concientemente de hacerse temer, como resultado de lo cual ya no le era posible hablar libremente a quienes estaban a su alrededor. Era como si un muro lo separara de los demás, y el que se acercaba demasiado era humillado o castigado. Al estar rodeado de personas insignificantes, ya no veía la política como el arte de encontrar una conciliación o de ajustar diferencias, sino que le complacía golpear, impedir que los demás tomaran cualquier iniciativa, actuar como si pudiera “tomar por asalto el mundo” por sí solo. Cualquier ministro que se atreviera a sugerir que Gran Bretaña era todavía una potencia que se debía tomar en cuenta, podría recibir la airada indicación que mantuviera la boca cerrada. Los demás fascistas, dijo Bastiniani, se abstenían de intentar dirigirse a él honrada y abiertamente, ya que tenía una tan imperativa necesidad de creer que siempre estaba en lo correcto” . ¿De quien esta hablando, solo de Mussolini? ¿No parece estar describiendo con exactitud los comportamientos de Hugo Chávez o los de nuestro fracasado aspirante a dictadorzuelo, residente en Olivos?
La necesidad de creerse un semidiós, de despreciar a sus ministros o a los cuadros partidarios, de creerse siempre con la razón marca el camino del desastre final: no son capaces de observar la realidad, y actuar, sino que se inventan una realidad y así actúan, confirmando el dibujo previo. Cuando Chávez festeja su victoria como si hubiera aplastado a la” oposición oligárquica”, como si 46% de votos al NO, no fuera nada- solo una brizna de polvo que no alterará el destino de grandeza que quiere compartir con Bolívar - está anticipando su derrota final; cuando Kirchner se confunde y quiere al “campo de rodillas”, a la “puta oligarquía derrotada”, se equivoca y está anticipando su derrota final.
En general, entonces, estos dictadores anticipan con su distanciamiento de la realidad y su reemplazo por delirios, su decadencia. El problema es que a veces esa decadencia se eterniza, como en el caso de Fidel, se hace secular. La decadencia no es sinónimo de caída, de derrota: es solo la señal de que ésta puede venir. Pero hay que darle un empujoncito. Solo un pueblo temeroso de los delirios de su Conductor, solo funcionarios aterrorizados por una mirada del Líder, permiten que la decadencia se eternice, que esos países vivan en el limbo durante décadas.
En cambio, la entereza, la dignidad, impide que esos delirios duren demasiado tiempo.
Por lo tanto: no callar, denunciar, actuar, difundir, informar sobre los delirios de los gobernantes: ese es nuestro derecho a la rebelión.

Interesante artículo de Esteban Morín, un seguidor de Monología

jueves 15 de enero de 2009
Sobre los pobres



Es siempre más apropiado estar del lado del más débil. Aún sin importar las intenciones del mismo, sus métodos o sus resultados, sus ideas o ideales. El perdedor es nuestra insignia y la bajeza nuestro ánimo. Empezó mucho antes del fútbol, aunque ahí se ve con claridad: no se puede hacer hinchada por Brasil, tampoco por Francia o Italia, hay que jugarse por los africanos, asiáticos, hasta España; más arriba en la escala de mérito es inaceptable. Simplemente, no se debe estar del bando ganador que siempre está teñido de un halo de desconfianza.

“Los últimos serán los primeros” es una frase espantosa, porque no dice nada y, peor aún, porque siempre es interpretada de una única manera: como falsa esperanza contra el resentimiento para los últimos y como amenaza para los primeros.

Igualmente, los que realmente nos atraen son los últimos que se mantienen últimos. Se nos hace insoportable pensarlos ganadores o sobrellevando sus problemas; no queremos ubicarlos ahí porque perderían el aura fantástica de la derrota, de los desposeídos, de las víctimas. Si lo hacen, si se superan y extienden más allá de nuestras cortas expectativas, deberemos buscar a otros en quienes depositar nuestra preferencia. También pasa con las bandas de rock o en política internacional. No nos gustan Estados Unidos, Alemania o Israel. Son vencedores de perfil alto. Preferimos a Cuba, Irán o Palestina, porque tienen todas las de perder y porque el folklore así lo indica. Juzgamos la potencia del grande siempre prepotencia, innecesaria, injustificada y –aún sin el menor criterio o información para el análisis– lanzamos diatribas mientras nos rasgamos las vestiduras.

Nos parece mal el ataque de Israel a territorio palestino porque sentimos que es Goliat contra David y hay que “hacerle el aguante” a David.

No estoy sosteniendo que uno tenga razón y el otro no, lo que digo es que no pedimos explicaciones a Hamas o Palestina, a Irán o Iraq. Nos alcanza con los gritos de dolor en el desierto para sentir que algo se está haciendo mal y que la culpa es del más poderoso, el más rico, el mejor formado y organizado.

En otra guerra, en 1982, Argentina tenía las de perder y perdimos. Y eso que nos encantaba relatar las historias de las guerras médicas donde unos pocos guerrilleros volvían locos a legiones. Era fantástico pensar en soldados mal comidos, mal dormidos y peor armados, enfrentando con la idiotez de “la patria y la bandera” a la armada mejor preparada del mundo. Nos olvidamos de la capacidad de organización de San Martín, de su aptitudes para el mando, su genialidad estratégica, nos enloquece verlo como un petisito de provincia que echó a los imperialistas españoles del continente. Nos encanta el Che, rebelde y bonito, llanero solitario de las selvas sudamericanas, fumando habano y tocándole el culo al sistema. Nos encanta Maradona en México 86, pero mucho más en 1994, puteando y quejándose porque “le cortaron las piernas”.

Nos gustan los pobres pero lejos, los líderes pero bien muertos y los ideales imposibles. Nos gusta un mundo que no es y nunca podrá ser. Nos gusta mirar para abajo porque nos sentimos un poco menos mal y podemos pararnos sobre los que ahí se mueven mientras acusamos al que está más arriba.

Sin admitirlo, nos gusta ganar pero nos da miedo que nos critiquen y peguen “los buenos”, tememos que sea incómodo o demasiado difícil, por eso nos quedamos con poco o nada, añorando un mundo más justo o la paz de los muertos.

Publicado por Esteban Morin

lunes, febrero 16, 2009

Victoria de enmienda

Por Teodoro Petkoff


Después de gastarse ilegal e inescrupulosamente miles de millones de bolívares del tesoro nacional en su campaña, después de la campaña más groseramente ventajista de la historia nacional, después del más impúdico chantaje a empleados públicos y trabajadores de las empresas del Estado así como a los beneficiarios de las misiones, después de violar la Constitución y las leyes como le salió del forro, con un CNE de desvergonzada alcahuetería ante los abusos del ventajismo, Chacumbele logró su victoria de enmienda.

La desproporción y la brutal asimetría entre ambas campañas no amilanó a más de 5 millones de compatriotas que, contra todas las adversidades mantuvieron su rechazo al autoritarismo, al autocratismo, al militarismo, al personalismo y a la vocación totalitaria del régimen.

Diez puntos por debajo del porcentaje que obtuvo en su reelección en 2006, y más de un millón de votos menos que en esa oportunidad, la enmienda aprobada habla de un persistente declinamiento del poder del chavismo. Pueden celebrar hoy, pero en el horizonte 2012 lo que comienza a alzarse es el fantasma de una derrota inevitable.

Si con años de viento a favor, beneficiándose de una fantástica bonanza petrolera, con el uso bochornoso de las ventajas del poder, a duras penas sobrepasa hoy la mitad del electorado, no cabe ninguna duda de que la erosión del gobierno –que ya era visible antes de que estallara la crisis económica mundial–, en los próximos e inmediatos años se va a acelerar a toda mecha. Tiene ya la posibilidad de presentarse a la reelección en 2012, pero la posibilidad de que la gane es muy remota.

Que rectifique sus errores sería un milagro; todo lo contrario, hasta tal punto lo domina el espíritu de Chacumbele que él mismito continuará matándose. Ya quisieran los venezolanos que no fuera así, pero, como en el alacrán del cuento, es su naturaleza. Continuará metiendo la pata, y ahora con viento en contra.

El esfuerzo realizado por la oposición ha sido admirable. Enfrentada al Fisco Nacional, a todo el peso del Estado y del gobierno, hostigada por la violencia oficial y paraoficial, sometida a las calumnias y amenazas más grotescas, rindió una jornada espléndida, de la cual puede sentirse orgullosa.

Seguirá haciendo camino al andar, incansablemente. Sobre todo, incansablemente, porque esta larga batalla la perderá quien se canse primero.

Venezuelicidios

Venezuela cometió democracidio, liberticidio, justicidio, igualicidio, moralicidio, eticidio, progresidio, aperturicidio, seguricidio, dialogocidio, consensidio, pluralicidio, racionalicidio, dignidacidio, pacidio, republicidio, institucionicidio, constitucionicidio.

El 54% de su población se suicidó, se cortó voluntariamente la dignidad, la responsabilidad personal, se asesinó la libertad de pensar distinto, masacró su voluntad, ahogó su igualdad ante la ley, acuchilló la libertad de pensamiento, ahorcó su libertad de expresión.

El 54% le dió todo el poder a Uno, deificó así a un simple hombre, poniendolo por sobre éste o aquel, como si fuera más grande, más persona que cualquiera.

El 54% hizo girar hacia atrás la rueda de la historia, disputandole a Rosas (20 años en el poder), a Mussolini (23 años en el poder), a Stalin (30 años en el poder) a Hitler (12 años en el poder) a Mao (26 años en el poder), a Peron (14 años en el poder) , a Franco (36 años en el poder), a Fidel (48 años en el poder) el record de permanencia en la Cumbre del Poder.

Allá ellos. La otra mitad de los venezolanos está, simplemente, a la espera de su turno. Ya llegará.

SI

El SI venezolano significa

NO al pluralismo
NO a la libertad de expresión
NO a la libertad de comercio
NO al desarrollo
NO al control al Poder
NO a la división de poderes
NO al respeto a las minorías


SI a la prepotencia
SI a la corrupción
SI al personalismo
SI a la dictadura
SI al atraso
SI a la presencia iraní en Sudamérica
SI al antisemitismo

domingo, febrero 15, 2009

Hoja de exámen

La profesora de mi hija le ha dado a leer un largo rosario de textos con feroces críticas al capitalismo, a la libertad de mercado, a la globalización, al rol de EEUU, a la necesidad de crear alternativas populares al capitalismo dominante, etc.
Eso me motivó a invertir la carga de la prueba: tomarle examen a la profesora, sobre cuestiones facticas que considero esencial que mi hija no desconozca.
No me animé a hacerlo, pero aquí esta la hoja de exámen

Preguntas para la profesora de mi hija


- Cuantos pobres había en el mundo en 1980 y cuantos ahora? Cree que eran más o menos?

- Que credibilidad tienen para usted las siguientes cifras:

En 1970 el 29% de la población del mundo ganaba 2 dólares por día
En 2000 el 10% de la población del mundo ganaba 2 dólares por día
(a valor constante)


- Que comentarios le sugiere el siguiente cuadro?

Hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas - Argentina

en 1980: 22,3%
en 1991: 16,5%
en 2001: 14,3%

- Por qué China adoptó un sistema económico de libre mercado a partir de 1980?
- Por qué la pobreza bajó en China desde 1980 en 300 millones de personas?
- Cuantas veces aumento la exportación de China desde 1980 a 2004?
- Por qué Corea del Sur exporta 180 mil millones de dólares al año y la del Norte 2 mil millones?
-Qué le sugiere el siguiente Cuadro?

MORTALIDAD INFANTIL EN LAS DOS COREAS

1975: Corea del Sur 68 por mil; Corea del Norte 70 por mil

2000: Corea del Sur: 4 por mil; Corea del Norte 42 por mil


- Y éste?

MORTALIDAD INFANTIL EN 2005
Cuba: 6 por mil
Chile 8 por mil
Costa Rica 8 por mil


- Por qué Chile es el único país de Latinoamérica que cumplió las Metas del Milenio, al bajar la pobreza del 40%, en 1990 a 16% en 2007?
- Por qué Chile pasó de exportar 9 mil millones a 40 mil millones?
- Por qué Chile tiene tratados de libre comercio con más de 100 países y acaba de ser invitado a integrar la OCDE?

- Cuantos muertos produjo la Revolución Soviética por Guerra civil, por la colectivización forzosa en Ucrania y por las Purgas de la decada del 30 (Consultar Anna Harendt y Soljenitsin)
- Leyó alguna vez a Kravchenko, un miembro del Partido Comunista de URSS que escapó a occidente en 1944. En 1947 escribió lo que sigue:
Aquellos comunistas que se vieron directamente envueltos en los horrores que acompañaron a la imposición del colectivismo quedaron marcados. Eramos hombres que no podíamos esconder las cicatrices.(…)
Me refiero a los comunistas cuyos sentimientos no habían quedado embotados por el cinismo. De nada nos valía los esfuerzos por encontrar una explicación adecuada: para nosotros carecía de sentido la bien conocida aritmética de las atrocidades: mil víctimas hoy con vistas a asegurar mañana la felicidad de miles de no nacidos. Encontrábamos imposible justificar el imperio del terror en el campo.




- Cuantas personas murieron en la Revolución Cultural china?
- Que opina de las invasiones sovieticas a Hungría, Checoslovaquia y Afganistán? A que fase o periodo de la construcción del socialismo corresponden?
- Por qué los ciudadanos cubanos no tienen acceso a Internet?
- Por qué en Cuba se ha discriminado a los homosexuales desde la Revolución, según consta en innumerables testimonios?
- Podría explicar brevemente por qué motivo Cuba apoyó a la Argentina de Videla, en Naciones Unidas, cuando se planteó la posibilidad de votar reclamando por los Derechos Humanos en Argentina?
- Sabe que existen algunos pensadores y escritores como Karl Popper, Frederich von Hayek, Schumpeter, Von Mises, Isaiah Berlin, Koestler, Andre Guide, Jorge Edwards, Carlos Montaner? Leyó algo de ellos? Que opinión le merecen?
- Por qué cayó el muro de Berlín?
- Porqué los balseros tratan de escapar de Cuba?
- Por qué el Presidente Chavez habla de no comerciar con EEUU, no firmar acuerdos de libre comercio con él, y el Presidente Castro habla de que Cuba está pobre debido al embargo de EEUU, y pide poder comerciar libremente con dicho país? Nota alguna contradicción entre ambas posturas de dos presidentes amigos?

- Por SI o por NO

- Es preferible que la gente elija sus gobernantes
- Es preferible que los gobernantes vean limitados sus poderes con mecanismos de contrapeso
- Es preferible que las mayorías respeten los derechos de las minorías
- Es preferible que las gente invierta, produzca, trabaje, comercie, compre y venda libremente
- Es preferible que haya racionamientos, precios máximos, cuotas, cupos, bonos, controles del Estado, trabajo obligatorio
- Es bueno o no que haya prensa libre, desde grandes cadenas hasta blogs personales o que el Estado tenga el unico diario disponible
- Que afirmación prefiere “es preferible menos libertad pero que el Estado garantice mi bienestar” o “es preferible más libertad, aunque nadie más que yo garantice mi bienestar?
- Es bueno o malo que haya inversion extranjera en un pais?
- Si es bueno, como atraerla, si es mala, como alejarla
- Sabe cuanta inversion extranjera capta China?
- Cuanta capta Chile?
- Cuanta capta Argentina?
- En suma, cuales son para usted los principales problemas contemporáneos y cuales sus posibles soluciones?


Gracias, un padre. Preocupado.

sábado, febrero 14, 2009

Líder de Al Fatah acusa a grupo islamista Hamas

Publicado en La República de Montevideo


Ziad Abu Ein es viceministro de la Autoridad Nacional Palestina, a cargo del tema de los presos en cárceles israelíes. Es partidario de un Estado binacional judeo­árabe y no de un Estado palestino independiente.


Pero ahora, concentra sus esfuerzos en una dura discusión con Hamas. Este es parte del diálogo mantenido.



P: ¿Qué sabe sobre el comportamiento de Hamas durante la guerra con Israel, respecto de los propios palestinos, tanto de Al Fatah como simplemente civiles?

R: Durante esta guerra Hamas ha asesinado palestinos y colocado gente en arresto domiciliario. Sabemos de 19 palestinos ­tengo todos sus nombres­ que han sido asesinados y más de 100 a los que se disparó a las piernas. Cientos han sido hostigados por Hamas, arrestados, secuestrados, de todo.



P: Usted ha lanzado una acusación pública al respecto en una rueda de prensa ¿no es así?

R: Exactamente, a través de los estudios de Ramattan. He dado públicamente los nombres de todos los asesinados y he exhortado a la prensa, especialmente a los medios árabes que están trabajando en la Franja de Gaza, que hablen, que vean este tema, que reporten la verdad. El problema es que todos los medios en Gaza tienen miedo y Hamas los amenaza. Hamas usa su poder para matar e intimidar gente y, si alguien los critica, dicen que están cooperando con el enemigo. Hay problemas entre ellos mismos, gente de adentro que habla en forma oculta, pero Hamas acusa de todos sus problemas a Al Fatah.



P: Hamas dice que ha habido colaboradores con Israel..

R: Hamas cree que tiene derecho a matar a cada persona que no está con ellos. Es la mentalidad de esos grupos religiosos. Los que no pertenecen a su Hermandad, ellos creen que pueden asesinarlo.



P: ¿Ha oído testimonios de civiles palestinos sobre la forma en que Hamas los usó durante la guerra? Ha habido testimonios que, en general, no salen con nombre y apellido, por temor, de gente que dijo que miembros de Hamas dispararon misiles desde sus casas, que escondieron armas.

R: Sí, sin duda. Es exactamente así. No es por accidente. Ellos saben exactamente de dónde tiran. Y le cuento que, tanto de civiles comunes como, con especial énfasis, de lugares donde saben que vive gente que trabajaba con el régimen anterior, tanto en seguridad como hasta en la televisión. Disparan desde allí los misiles porque quieren que los israelíes ataquen en esos sitios. Que esté claro que no estoy justificando en absoluto que Israel mate civiles, pero sí estoy diciendo que Hamas dispara intencionalmente, especialmente hacia zonas donde vive gente de la OLP. Pero que esté claro que no estoy excusando para nada a Israel .



P: Ziad, en un destacado periódico europeo, el italiano Corriere Della Sera, se publicó un informe desde Gaza, de un enviado especial, comentando, entre otras cosas, que médicos en el hospital Shifa admitieron que Hamas les obligó a exagerar los informes sobre la cantidad de muertos y heridos durante la guerra...

R: Yo espero que la cantidad sea la menor posible, porque es sangre palestina.



P: Eso está claro. La pregunta es si cree que Hamas puede haber hecho eso... En ese diario, el cronista cuenta que, aunque los palestinos decían todo el tiempo que los hospitales están abarrotados, él vio una situación totalmente diferente...

R: Esto fue una guerra y puede ser que hayan hecho propaganda, claro, pero sobre eso no puedo decir nada porque no tengo el número real de los muertos o heridos. Recordemos que nosotros no estamos controlando ahora la Franja de Gaza.



P: Usted tiene amigos y familiares en Gaza, conoce gente allí. ¿Qué dicen sobre esta guerra?

R: Claro que acusan a Israel por los muertos, pero mucha gente también acusa a Hamas y dice que hubo una razón para todo esto. Se preguntan por qué estalló esta guerra y dicen que fue resultado de todos los misiles disparados por Hamas contra Israel. Se preguntan para qué esa lucha, acusan a Hamas por los resultados. Claro que acusan también a Israel, pero también a Hamas, preguntando por qué tenía que hacer todo lo que hizo.



P: Hamas dice que los misiles eran contra el bloqueo, "contra las fronteras cerradas".

R: ¡ Pero no es verdad! ¡Las fronteras estaban abiertas! Estaban abiertas en 2006, en 2007. Pero ellos hicieron el golpe. Israel no cerró el pasaje de Rafah en la frontera ni tampoco Egipto. Fue Hamas que lo cerró porque quiso imponer allí su presencia. Fue Hamas que cerró la frontera porque no querían reconocer los acuerdos que las partes habían firmado. No quieren que otros estén allí y, así lo que pasa, es que toda la población de Gaza es rehén de Hamas.



P: Lo que usted comentaba antes sobre cómo la población de Gaza ­o parte de ella­ ve también responsabilidad por la situación en Hamas ¿lo dice en base a lecturas en la prensa palestina, a cosas que le hayan contado palestinos de la Franja?

R: Yo he recibido cientos de llamadas telefónicas de la Franja de Gaza, de gente que está en distintos ámbitos, gente que sabe la realidad de lo que sucede en el terreno. Pero el problema es que, si alguno de ellos habla con las televisoras árabes que transmiten desde Gaza, si critican a Hamas por televisión y los culpan de algo, Hamas va enseguida a arrestarlos y castigarlos.



P: Por eso no salen las acusaciones en los medios en forma abierta...

R: Por supuesto. Mucha gente me llama porque sabe que estoy en el liderazgo de Al Fatah. En más de una oportunidad pregunté a esa gente si puedo mencionar su nombre o dar su teléfono a periodistas, para que puedan contar la verdad sobre lo que está pasando en la Franja de Gaza. Pero todos tienen miedo. Hamas ha asesinado a mucha gente .



P: Ziad ¿no puede ser que usted me esté diciendo todo esto porque es de Al Fatah? Está claro que hay una gran enemistad y hostilidad entre ustedes y Hamas...

R: Entiendo lo que me dice, pero no es esa la razón. Yo puedo dar cientos de teléfonos de gente que vive en Gaza y piensa todo lo que yo estoy diciendo. Si hay libertad de prensa, que vayan a entrevistarlos allí, que digan la verdad. Pero no se puede. Cualquiera de Hamas va a venir a matar a quienes los critican y revelan la verdad.





¿Qué fue a hacer Bachelet a Cuba?

Si hay un pais exitoso en América Latina, ese es Chile, no Cuba.
Si hay un pais que no le debe nada al populismo, al estatismo, al socialismo, al indigenismo, al bolivarianismo, al peronismo, al nacionalismo, ese es Chile.
Si hay un pais que promueve la libertad de mercados, los tratados de libre comercio con todos los paises, la desregulación de mercados y la mímima intervención del Estado, ese es Chile
Si hay un pais que ya cumplió las Metas del Milenio, bajando la pobreza del 40% al 15%, ese es Chile.
Por lo tanto, ¿a qué fue Bachelet a Cuba? ¿A ofrecerle el obsequio de la libertad económica que Cuba no tiene, el respeto a los derechos humanos, que Cuba no ejerce, a aportarle la racionalidad y el equilibrio en política exterior, que Cuba no tiene?
¿Por qué se sintió obligada Bachelet al besamanos con el dictador más antiguo del mundo? ¿ Creyó así aplacar a sus críticos por izquierda, aquellos que aun sueñan con el Chile estatista y fracasado de Allende?
Nunca lo sabremos.
¿Cómo devolvió la gentileza Don Fidel? Exigiendo que Chile devuelva una salida al mar a Bolivia que, supuestamente "la oligarquía chilena le arrebató a Bolivia hace un siglo", segun escribe en su artículo en el Granma.
Conmoción en Chile, zozobra: el tipo desde Cuba le mete la uña en la herida más grande que tiene Chile en el plano de las relaciones exteriores. Y con alcohol, para que duela más: en pleno viaje de la Señora Presidente a la isla.
Uno entiende que Cristina haya viajado allí, al Paraiso Socialista: es el lado oscuro que eligió el kirchnerismo para relacionarse con el mundo: Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia.
Pero Chile no necesita de ese espacio autista: tiene apertura politica, intercambio libre, recibe más inversiones que Argentina y combate eficazmente la pobreza.
¿A qué fue, entonces, Bachelet a Cuba?

viernes, febrero 13, 2009

Para reflexionar


Los inventos del "absolutismo asambleario" durante la Revolución francesa

Por Francisco Moreno

Conclusión

Las herencias recibidas de la Revolución francesa han marcado a fuego nuestra Edad Contemporánea, a saber: la asamblea legislativa con poderes omnímodos, control de precios (leyes de Máximum) y posterior legislación contra especuladores, la descristianización y laicidad impuesta a golpe de bayoneta, una peculiar forma de emisión descontrolada de dinero fiat de curso forzoso contra bienes confiscados (los assignats), la politización de la sociedad civil mediante la labor capilar de unos proto-partidos políticos (clubes), la intensa centralización administrativa, la implantación de la conscripción, la educación pública y laica mediante catecismos de las virtudes republicanas, la ideología igualitaria, la progresividad en materia fiscal, el control de la prensa, la prohibición de asociaciones profesionales y otros cuerpos intermedios entre el individuo y el Estado, la idolatría a la naturaleza y, en fin, el endiosamiento del Estado.

Los totalitarismos contemporáneos tampoco quedaron huérfanos de lecciones que sacar de la Revolución francesa: un comité central llegaría a asumir todos los poderes, se crearon tribunales revolucionarios políticos, se instauró un control absoluto sobre la población mediante unos comités municipales de vigilancia asistidos por guardias de secciones repartidos por todo el país, se suspendieron todo tipo de garantías procesales, se cometieron crímenes de Estado, se aprobó una ley de sospechosos para perseguir a los ideológicamente contrarios a la revolución que permitió asesinar legalmente a millares de personas con la "igualitaria" guillotina, llevar a cabo encarcelamientos preventivos masivos y deportaciones a ultramar. Se perpetró también un genocidio ("populicidio" lo llamarían entonces) en la región de La Vendée aún negado hoy por muchos historiadores.

Ante todos estos inventos de la Revolución francesa, se pueden apreciar ahora mucho mejor las diferencias con respecto a las dos revoluciones liberales clásicas por excelencia: la Revolución Gloriosa de 1688 en Inglaterra, que puso freno exitosamente al poder arbitrario del rey para que respetara los contrapesos constitucionales y las tradicionales garantías del Rule of law, por una parte, y la Revolución (de Independencia) americana de tan sólo unos pocos años antes, por otra. Los padres fundadores de la nación americana siempre recelaron del poder e intentaron desde el principio limitarlo. Su Constitución no persigue otra cosa (pese a que el actual Gobierno federal traspase muchos de sus límites).

La Revolución francesa cambió el régimen de gobierno pero no lo limitó; fue cualquier cosa menos una revolución liberal.

jueves, febrero 12, 2009

Policías chavistas presos por profanación de la Sinagoga

Las autoridades venezolanas detuvieron a 11 personas -siete funcionarios policiales y cuatro civiles- presuntamente involucrados en la profanación de la principal sinagoga de Caracas el pasado 31 de enero, informó este domingo la Fiscalía en un comunicado.

Una detective del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (CICPC), cinco oficiales de la Policía Metrolitana (PM) y un subinspector de la Policía de Caracas, además de cuatro civiles, “fueron aprehendidos durante allanamientos realizados el sábado y madrugada de este domingo en distintas zonas de Caracas”, señaló el texto.

La Fiscalía indicó que los detenidos serán presentados en las próximas horas ante los tribunales para declarar en calidad de imputados.

Los detenidos son:

- Cabo 2º de la Policía Metropolitana Frank Luis Piñate, Francisco José Pérez Díaz y a Edgar Alexander Cordero, éste último adscrito a la zona 6 de la PM; el distinguido Charlys Angelo, y el agente José Milla, también pertenecientes al mismo organismo de seguridad.

- La detective del Cicpc, Yadira Torres (adscrita a la División Contra Homicidios)

- El subinspector de la Policía de Caracas, Luis Eduardo Castillo Guerrero (adscrito a la Brigada Motorizada),

- El oficial de seguridad de la Sinagoga, Víctor Eduardo Escalona Lovera, quien había sido citado en calidad de imputado para el 13 de febrero, por el Ministerio Público.

- 3 ciudadanos, quienes responden a los nombres de Rafael Enrique y Harvey Enrique Colina Mogollón, y Orlando José Pérez Díaz.




Como es evidente el Líder Bolivariano se desentenderá de sus "squadristi", excactamente igual como Mussolini se desentendió de los asesinos de Matteoti, aduciendo que actuaron por propia iniciativa.

Los dictadores siempre repiten los mismos hábitos, se copian unos a otros. Dicen que Sadam admiraba a Stalin, Perón a Mussolini, Mussolini a Lenin, Chávez a Perón, y así sucesivamente.

miércoles, febrero 11, 2009

Banderas de Israel en Roma




Raro, no? ¿Se imaginan esto aquí, frente al Congreso?

La banalización del antisemitismo

El antisemitismo es un fenómeno constituyente de la historia occidental. No es, simplemente, una forma de racismo, como la que se ejerce sobre grupos étnicos minoritarios como los gitanos, o sobre razas diferentes a la blanca, o el chauvinismo contra los extranjeros. Todas esas discriminaciones son igualmente aborrecibles y condenables, pero falta en ellas el elemento constituyente básico: la idea del judío como poseedor de un plan oculto de dominación. Nadie, en su sano juicio, acusa a los gitanos de querer dominar el mundo, o los albaneses. La particularidad del antisemitismo es que remite directamente a una fobia, a un temor sordo de “destrucción de nuestro mundo” si el judío lleva a cabo sus planes. No se trata solo de un rechazo estético (“no me gustan los orientales, o los negros”) ni un desprecio a su cultura, su lengua, su música, su comida. Es eso y además -esencialmente- el odio como expresión de temor. Al judío se le odia porque se le teme.
Se los acusa de sub-humanos. Pero se les admira por su inacabable actividad conspirativa, actividad que abarca desde el manejo de las finanzas internacionales, hasta la prensa, los partidos políticos, los gobiernos, las universidades, la literatura, el teatro , el cine, la educación, el pequeño comercio, la burocracia estatal…Las únicas excepciones a su influencia son el Ejercito y la Iglesia, los dos bastiones de la reacción antiliberal y antijudía.
El odio, la desconfianza, el temor, el desprecio al judío es mucho más complejo, subyacente y doloroso- para el propio odiador- que el que se profesa a otras minorías. Es doloroso porque en el fondo -muy en la base de la construcción de la identidad cultural occidental- sabe que sin judaísmo, no hubiera habido cristianismo, que Jesús fue circuncidado como todo buen judío y que la idea misma de Dios – un Dios invisible, omnipotente, presente en el drama humano, no lejano en su Olimpo- es tan judía como Jerusalem. Odiar a los judio es odiar, tambien a los que inventaron, o descubrieron a Dios. Es, por lo tanto, muy parecido al odio del hijo al padre, tan necesario como doloroso para el crecimiento. Quizás Pablo se haya impuesto odiar a los judíos- él que era uno de ellos- como modo de afirmar la aventura de una nueva identidad religiosa, al fundar el catolicismo (la Iglesia Universal, opuesta a la Iglesia Nacional judía)
La columna judía de occidente es tan imprescindible para el sustento de la libertad occidental, como la columna greco-romana.
El Islam lo sabe.
Sabe que destruir la columna judía de la identidad occidental es condenar a muerte a Europa y EEUU, sus verdaderos enemigos. El Islam tiene como enemigo estratégico a Occidente, del cual los judíos son una frontera- enquistada además, bajo la forma del Estado de Israel en su “propio” territorio.
La eclosión del nuevo antisemitismo- no el clásico de origen católico o el de la extrema derecha racista- forma parte de esta pelea universal encabezada por el Islam y seguida alegremente por toda la izquierda- desde sus variantes herbívoras social-democratas, hasta sus versiones salvajes, absolutas y extremas.
La izquierda – al perder su Centro en 1989-giró un poco y se encontró con un Nuevo Sentido: la lucha del Islam contra Occidente ; y allí se mudó, rápidamente. La izquierda es la agencia de publicidad del Islam: traduce en términos "admisibles" para occidente, las terribles leyes de la Shaaría y la Jihad. Pareciera que la única manera de revertir esto es "remarxistizar" a la izquierda, sacarla de la locura tercermundista-islamica-indigenista y explicarles que Marx era un señor occidental, un aleman amante de Goethe , un tipo algo extraviado pero finalmente un exponente de los valores occidentales. Equivocado, pero occidental.
Banalizar el antisemitismo como un mero problema coyuntural, una moda casi, como un simple efecto menor del conflicto de Israel y los palestinos, como un folclórico e inofensivo tic, superficial y liviano, es darle la espalda al problema que encubre: la quiebra de la fe en los valores centrales de occidente. Libertad, tolerancia, consenso, democracia, no discriminación, igualdad de sexos, division de poderes, respeto a todas las creencias, etc. son todos valores creados y cultivados en Occidente. No se puede ser devoto de estos valores y, al mismo tiempo, ser antisemita.
Esa es la disyuntiva que plantea el Islam: si ustedes aman esos valores, son projudíos, partidarios de la explotación del pueblo musulmán por parte del sionismo-imperialismo. Solo si aborrecen esos valores, se podrán sumar a la Guerra Santa y conquistar el Paraíso.
Muchos ya han incorporado esa consigna y trabajan todos los días, desde los partidos, la prensa y la educación en esa gran obra universal de destrucción de Occidente.

lunes, febrero 09, 2009

Prólogo del último libro de Carlos Alberto Montaner

CUBA. LA BATALLA DE IDEAS


PRÓLOGO

LA LUCHA POR LA LIBERTAD

I


En la madrugada del primero de enero de 1959 nos sucedió lo que a miles de familias cubanas: alguien llamó para avisarnos que Batista había huido. Inmediatamente sentí una rara felicidad que jamás había experimentado. Aunque sólo tenía quince años, gozaba (o padecía) de una monstruosa precocidad, no tan infrecuente en Cuba, acaso provocada por una combinación entre el calor, el efecto de las hormonas y el clima político en que vivía el país, precocidad de la que sólo me percaté años más tarde, cuando fui padre y abuelo de adolescentes absolutamente más tranquilos, equilibrados, sanos, despreocupados e ingenuos de lo que yo era a esa misma edad. En todo caso, con el triunfo de la revolución me parecía que llegaba al país una era ejemplar de justicia y honradez con la que yo soñaba y quería colaborar.

Cuando amaneció, tomé el auto del laboratorio de productos médicos donde me desempeñaba como vendedor en las farmacias de La Habana (en esa época estudiaba de noche en el Instituto del Vedado), y con mi hermano mayor y otros jóvenes amigos salí a recorrer la capital para ponernos al servicio del nuevo gobierno que comenzaba a instalarse mediante la ocupación de cuarteles, ministerios y la protección de algunos medios de comunicación. Llevábamos unos brazaletes revolucionarios que no recuerdo quién aportó al grupo. Nuestro propósito era buscar armas para evitar que los partidarios de la dictadura pudieran reaccionar y tratar de recuperar el poder, pero no tardamos en obtener la primera señal de que el desplome del gobierno era irreversible. Como a las nueve de la mañana nos detuvo una perseguidora de la policía de Batista. Temimos que pudiera ocurrir lo peor, pero no fue así. Muy cortésmente, quien parecía ser el jefe de la patrulla nos rogó que manejásemos con cuidado, nos deseó suerte y nos dijo que era muy afortunado que Batista se hubiese largado del país. Nos preguntó, de paso, si le podíamos regalar unos brazaletes. Supongo que se los dimos. Era evidente que no sólo estaban derrotados: estaban totalmente desmoralizados.

II

Mi adhesión al castrismo, no obstante, duró muy poco. El desencanto, como les sucediera a tantos millones de cubanos, llegó de forma gradual, pero en una secuencia casi vertiginosa. Tras la alegría de los primeros días, me sacudió el desagradable impacto del espectáculo indigno de unos juicios públicos sin garantías procesales y los fusilamientos de los militares condenados por torturas y asesinatos. Asistí como simple observador al juicio que le siguieron al director del Instituto del Vedado, un profesor de apellido Duarte que aparentemente no había cometido otro delito que el de ser batistiano, y no pude sentir otra cosa que pena por aquel hombre humillado y aterrorizado al que insultaban desde la gradería. Creo que lo sentenciaron a ocho o diez años de cárcel. Pocos, para las extensas condenas de ese periodo. Muchos, si se tiene en cuenta que no era responsable de ningún hecho criminal.

Sin embargo, no fue esa injusticia, sino otra, la que me dejó una intensa huella. Recuerdo con total nitidez mi primera discusión pública en la que tomé una posición absolutamente anticastrista. Fue en el Instituto del Vedado, durante una asamblea convocada por razones que he olvidado, cuando el debate se desvió al candente tema de un nuevo juicio impuesto por Fidel a unos pilotos de la fuerza aérea de Batista cuando el primer tribunal revolucionario los absolvió porque no había encontrado pruebas con las cuales poder condenarlos. Me pareció un hecho terrible que el jefe de la revolución ignorara las sentencias de sus propios jueces y forzara un nuevo proceso, esta vez condenatorio. Para mayor alarma social, Félix Pena, el presidente del tribunal desautorizado por Fidel, un capitán de la Sierra Maestra, se había dado un balazo en la cabeza.

Hasta ese momento –las primeras semanas– mis objeciones a la revolución no eran ideológicas, sino humanas y, si se quiere, políticas: no me gustaban los fusilamientos, ni las turbas que gritaban paredón, ni la manera absolutamente autoritaria con que Fidel Castro había iniciado su gobierno. Pensaba, como casi todo el país, que la revolución se había efectuado para restaurar las libertades y recuperar la democracia liquidada el 10 de marzo de 1952. Se decía, es cierto, que los comunistas comenzaban a controlar la revolución, pero no existía un testimonio o unas pruebas claras que lo demostrara, hasta que se produjo la sensacional denuncia del jefe de la fuerza aérea revolucionaria, el comandante Pedro Luis Díaz Lanz: había, en efecto, según sus palabras, un plan secreto para desviar la revolución e instaurar un régimen marxista en la Isla. A continuación, a una velocidad de vértigo se sucedieron la destitución del presidente Manuel Urrutia, la persecución al periodista Luis Conte Agüero, un ex compañero de Fidel Castro del Partido Ortodoxo al que el máximo líder llamaba “hermano”, y el encarcelamiento del comandante Huber Matos, todos víctimas de sus convicciones anticomunistas. Ya no era posible seguir dudando.

Para mí, que ya había cumplido dieciséis años, soñaba con una Cuba libre y estaba a punto de casarme (lo hice en diciembre del 59), ese giro hacia Moscú significaba mucho. Había leído en Bohemia poco tiempo antes, con mucho interés y bastante pavor, la forma en que la URSS había aplastado la revolución húngara de 1956, y ya había devorado los primeros libros anticomunistas que entonces circulaban profusamente en La Habana: La gran estafa de Eudocio Ravines y Darkness at Noon de Arthur Koestler, novela publicada en español bajo el título de El cero y el infinito. En todo caso, quise cerciorarme de que, en efecto, Fidel Castro había tomado el camino de los soviéticos, y para averiguarlo me dirigí a un maestro de matemáticas que había conocido cuando estudié en el Colegio Trelles del Vedado. Se llamaba Raúl Ferrer, era un poeta de verso popular, miembro del PSP, amigo de mi padre, y siempre había sido muy cordial conmigo. Creo que luego llegó a ser viceministro de Educación.

La conversación fue muy franca y nunca dejaré de agradecerle su respuesta transparente. Le dije que quería saber la dirección real que tomaba el país, dado que muchas personas estaban preocupadas por el aparente rumbo hacia el comunismo adoptado por Castro. No le revelé mi aversión a ese destino, pero él lo adivinó con mucha facilidad, y me respondió más o menos lo siguiente: “es verdad que el gobierno va a construir el socialismo, va a ser una etapa muy dura llena de confrontaciones, y todos los cubanos tendrán que tomar decisiones muy graves porque no habrá espacio para la indiferencia. Tú mismo”, me dijo, “tendrás que definirte”.

No había en sus palabras ni amenazas ni reproches: era la sincera comunicación de un hecho que él tenía por qué conocer. A fines de 1959, ya una buena parte de los niveles medios del Partido Socialista Popular controlaban los mecanismos de seguridad e inteligencia, y secretamente dirigían el adoctrinamiento en las fuerzas armadas. Eran los señores y dueños de la represión. Creo que fue entonces cuando pensé que lo único decente y patriótico que podía hacerse en ese momento era tratar de impedir por cualquier medio la consolidación de una dictadura comunista en Cuba, algo en lo que seguramente ya estaban pensando decenas de miles de cubanos que, de buena fe, apoyaron la lucha contra Batista.

Mi impresión en esos tiempos (principios de 1960), forjada en los tres círculos en los que se desenvolvía mi vida, era que, lejos de estar en una posición minoritaria y excéntrica, ocurría a la inversa: casi todos mis allegados rechazaban la instauración de una nueva tiranía, ahora de signo comunista. En el instituto, donde estudiaba las últimas asignaturas de bachillerato, creía percibir que la mayor parte de los jóvenes manifestaba su desagrado con la posibilidad de que se instaurara un régimen comunista. Muchos de mis compañeros, casi todos pobres o de niveles sociales medios, blancos y negros, hablaban de los “ñángaras” con un enorme desprecio. En el Comodoro, un club de esparcimiento al que solía acudir para jugar squash, la incomodidad de los socios era aún mayor y más audible, tal vez porque se trataba de sectores económicos que se sentían (con razón) amenazados o agredidos por el gobierno. En ese medio los procomunistas eran la excepción. Por último, en mi sector laboral no era muy diferente: los farmacéuticos y empleados de botica que visitaba para venderles medicinas casi invariablemente se mostraban muy críticos con la revolución. No olvidaré nunca al humilde mensajero de una botica de Marianao que acabó alzándose (y muriendo) en Pinar del Río.

No hay duda: en el primer trimestre de 1960 mucha gente estaba con la revolución, pero también mucha gente estaba en contra, y era la voz de estas personas la que prevalecía, al menos para mí. Incluso, el movimiento 26 de Julio estaba totalmente escindido. En la Universidad de La Habana, el líder del 26 de Julio, Pedro Luis Boitel, estudiante de ingeniería, dirigía la facción anticomunista, lo que motivó que Fidel y Raúl Castro se presentaran en la Colina a apoyar la candidatura del comandante del Directorio Revolucionario Rolando Cubelas y de Ricardo Alarcón, actual presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Pocos años más tarde Pedro Luis y Rolando reanudarían su amistad en la cárcel, donde el primero murió de sed. Tras una prolongada huelga de alimentos, el gobierno decidió eliminarlo privándolo de agua. En la Universidad de Las Villas la oposición al comunismo era aún más enérgica, y Porfirio Remberto Ramírez, líder de la Federación de Estudiantes Universitarios, capitán en la lucha guerrillera contra Batista, había vuelto a las montañas y poco después sería fusilado. Por otra parte, en el noveno congreso de la CTC había sucedido lo mismo: Fidel Castro personalmente tuvo que empeñar todo su peso político para evitar la aplastante derrota de los comunistas. Poco después, el líder sindical del 26 de Julio, ex secretario general de la CTC, David Salvador, pasaría a la clandestinidad y, eventualmente, a la cárcel. Casi nadie quería a los comunistas.

Simultáneamente, ya había comenzado el asalto final contra los medios de comunicación y las escuelas privadas; la Iglesia y el gobierno habían tenido numerosos choques y el país vivía en medio de una honda crispación. En el Escambray habían surgido las primeras guerrillas campesinas, casi invariablemente dirigidas por ex oficiales de la lucha contra Batista, mientras en las ciudades se escuchaban bombas y petardos, generalmente colocados u ordenados por ex dirigentes de la revolución, como el ex comandante Aldo Vera, ex jefe de Acción y Sabotaje del 26 de Julio en La Habana, asesinado años más tarde en Puerto Rico por la Dirección General de Inteligencia (DGI) cubana. Se sabía, además, que algunas figuras revolucionarias históricas de gran relevancia, como el ingeniero Manuel Ray, ex jefe de Resistencia Cívica, una efectiva organización en la lucha contra Batista, mérito que lo convirtió en ministro de Obras Públicas del primer gabinete de la revolución, y el comandante de la Sierra Maestra Humberto Sorí Marín, padre de la primera Ley de Reforma Agraria, fusilado en abril de 1961, habían roto con el gobierno o habían pasado a la clandestinidad, mientras otras personalidades, como el profesor universitario José Miró Cardona, ex primer ministro de la revolución, había optado por exiliarse. Ya se podía hablar, también, de éxodo masivo, y tal vez la manera más acertada de describir a la sociedad cubana de aquellos tiempos era afirmar que el país estaba profunda y agriamente dividido en dos fragmentos radicalmente hostiles.

III

Naturalmente, como no podía ocurrir de otra manera, las formas de lucha utilizadas contra Castro eran las mismas que se habían empleado a lo largo de todas las insurrecciones políticas que conoció la república, especialmente desde 1930 y 1958. A partir de 1960, los grupos recurrieron a las guerrillas, los sabotajes y el terrorismo. La diferencia no estaba en los métodos, sino en la proliferación de grupos, en el origen católico de los más significativos, y en la presencia de Washington, que con evidente lucidez en el análisis, pero con una infinita torpeza en la ejecución de sus planes, no vio la insurgencia anticastrista como una revolución antidictatorial más, sino como lo que realmente era: un peligroso episodio de la guerra fría librado a noventa millas de sus costas, lo que determinó su total participación en el conflicto, primero brindándoles ayuda militar a los oposicionistas, pero enseguida controlando casi totalmente a las principales organizaciones.

Esa injerencia de Washington determinó que la importancia de los diferentes grupos de oposición, y, por lo tanto, su poder de convocatoria dentro del país, se fueran perfilando con arreglo a la cercanía a lo que entonces, muy genéricamente, se denominaba “los americanos”. Quienes tenían mejores conexiones con la CIA poseían más dinero, armamentos y explosivos. Quienes carecían de contacto, apenas contaban con recursos para enfrentarse a un aparato represivo masivo y sin escrúpulos que ya comenzaba a tener la letal eficiencia del que existía en la URSS y sus satélites.

En la oposición casi nadie sentía la ayuda norteamericana como un baldón. ¿No se había convertido el gobierno cubano en un satélite de Moscú? ¿No habían ayudado los norteamericanos a la resistencia francesa a librarse de los nazis? ¿No había cabildeado exitosamente el 26 de Julio en Washington para lograr el embargo de armas norteamericanas a la dictadura de Batista? Entonces ya se conocía que el consulado norteamericano en Santiago de Cuba había ayudado al 26 de Julio con una entrega de cincuenta mil dólares durante la lucha contra Batista, y se pensaba que era perfectamente natural que la gran democracia norteamericana, que había impedido que los comunistas se apoderaran de Grecia o de Guatemala en los años cincuenta (como en su momento celebrara Raúl Roa, luego, inexplicablemente, canciller de la revolución), ayudara a los demócratas cubanos a resistir la consolidación del comunismo en la Isla. Al fin y al cabo, cuando comenzaba la década de los sesenta, el antiamericanismo era una emoción política casi desconocida en Cuba, apenas sostenida por el pequeño grupo de militantes del PSP. La Enmienda Platt había desaparecido en 1934 y el antiimperialismo del primer tercio del siglo XX casi se había desvanecido entre las jóvenes generaciones. Incluso, el gran partido de masas de los años cuarenta, el autenticismo, y la ortodoxia, su derivación, se habían transformado en agrupaciones anticomunistas, aunque mantuvieran un discurso de izquierda sostenido por la inercia retórica.

Me hubiera gustado que el enfrentamiento hubiera sido de naturaleza política, pero el gobierno no dejaba otra opción que recurrir a la lucha subversiva, dado que Castro había cerrado todas las puertas a la discrepancia cívica. Fue en esa atmósfera en la que comencé a participar en los grupos activos de oposición y, para mí, el inevitable punto de partida era el mundo estudiantil, concretamente el Instituto del Vedado, donde en el pasado había establecido una gran amistad con un líder estudiantil, Alfredo Carrión Obeso, ex vicepresidente de la asociación de estudiantes. Ya Alfredo estaba en la universidad, en la Facultad de Derecho, donde se había vinculado a un grupo “auténtico” fundado por el Dr. Antonio (Tony) de Varona, ex primer ministro del gobierno de Carlos Prío. La organización se llamaba Rescate Revolucionario Democrático y formaba parte del Frente Revolucionario Cubano, una estructura fuertemente apoyada por Washington a la que pertenecían otros cuatro grupos, aunque la figura dominante parecía ser el joven médico Manuel Artime, miembro de la Agrupación Católica Universitaria, ex oficial del Ejército Rebelde, al que se incorporó en la Sierra Maestra junto a un joven abogado llamado Emilio Martínez Venegas.

En Rescate, al menos nosotros, muy poco logramos hacer, más allá de planear desordenadamente algunas acciones descabelladas que nunca pudimos llevar a cabo. Hablábamos de fomentar una imposible huelga universitaria, pero tal vez nuestro proyecto más recurrente era ayudar a las guerrillas del Escambray y eventualmente unirnos a ellas, seguramente seducidos por el ejemplo del propio Castro y de su exitosa aventura insurgente. Con ese objetivo en mente, en el otoño del 60 viajé a Miami –en esa época todavía se podía tomar un avión libremente– para entrevistarme con Tony Varona y pedirle que nos situara unas armas en el Escambray, pero la experiencia no fue nada estimulante: Tony no me recibió, aunque envió a su secretario (creo que le llamaban el Chino Zayas) a conversar conmigo. El Chino me oyó atentamente, pero tal vez porque al fin y al cabo yo sólo era un muchacho de 17 años, o acaso porque ya ellos tenían los campamentos en Guatemala y planeaban lo que luego fue la invasión de Bahía de Cochinos, lo cierto es que no me hicieron el menor caso y unos días más tarde regresé a La Habana.

Pocas semanas después, a fines de diciembre de 1960, mi corta y frustrada experiencia como conspirador llegó a su fin. Nos habían delatado, y en medio de una redada general de varios cientos de personas, casi todas desconocidas para mí, con la excepción de Julio Antonio Yebra (llamado Julio Antonio en homenaje a Mella, compañero de luchas de su padre), amigo del vecindario y del Club Comodoro, un joven y brillante médico al que fusilaron a los pocos días, nuestra pequeña célula compuesta por cuatro personas (Alfredo Carrión, Jorge Víctor Fernández –que era realmente el jefe– Néstor Piñango y yo) fue a parar a Quinta y Catorce, donde entonces estaban las oficinas del G-2, y allí estuvimos retenidos durante varios días de intensos interrogatorios que todos resistimos con firmeza.

Tras una corta estancia en la Cabaña, en los primeros días de enero de 1961 comenzó el juicio. Fue una farsa, en la que los abogados defensores apenas pudieron conversar con nosotros unos minutos. Las acusaciones eran muy generales y las sentencias ya venían dictadas desde el Ministerio del Interior. No nos imputaban ninguna acción concreta porque, en verdad, prácticamente no habíamos pasado de los preparativos. Así y todo, las condenas fueron a veinte y veinticinco años de prisión que mis compañeros de lucha cumplieron casi totalmente en condiciones terribles, menos Alfredo Carrión, que a los pocos años de cautiverio fue asesinado a mansalva por un guardia tras detenerlo después de un intento de fuga. Lo que recuerdo con emoción de aquellos terribles días es el alto nivel de patriotismo de los jóvenes presos y la hidalguía con la que marchaban al paredón, seguros de que valía la pena dar la vida por Cuba si con ello se trataba de impedir el establecimiento de una dictadura totalitaria en el país.

Para mi fortuna, yo no había cumplido todavía los dieciocho años, por lo que, gracias a las insistentes gestiones de Víctor de Yurre, un amigo de la familia que había sido una figura destacada de la revolución en los primeros tiempos –uno de los tres alcaldes que tuvo La Habana a principios de 1959–, se logró que me trasladaran a una prisión de menores hasta arribar a la mayoría de edad, como todavía señalaba el código penal entonces vigente. De esa cárcel, en la que estaban recluidos varias docenas de jóvenes presos políticos –el menor de once años de edad, los mayores de diecisiete–, pude escaparme junto a otro prisionero, un combatiente del Escambray llamado Rafael Gerada que había sido herido en combate. Tras escondernos en La Habana varios días, ambos conseguimos asilo en una embajada latinoamericana, en la que estuvimos unos seis meses hasta que obtuvimos los salvoconductos y abandonamos el país escoltados por los diplomáticos que nos habían protegido.

Recuerdo, cuando despegaba el avión, que cantamos conmovidos el himno nacional. Era el 8 de septiembre de 1961. Estábamos seguros de que pronto volveríamos a una Cuba libre. Ha pasado casi medio siglo desde entonces.

domingo, febrero 08, 2009

CONTRA EL ANTISEMITISMO


Por Ana Julia Jatar el 6 Feb, 2009

En la noche del viernes (30/1) al sábado (31/1), una banda de unas 15 personas asaltó la sinagoga de nuestros conciudadanos judíos en Maripérez, causó severos destrozos y pintó los muros externos con los usuales insultos. Es esto un evento similar a la “noche de los cristales rotos” en la Alemania nazi. No es la primera señal de un creciente antisemitismo en nuestro país, pero ciertamente la más alarmante.

Nuestros compatriotas judíos han convivido con nosotros durante largos años. El Presidente López Contreras permitió a finales de la década de los 30 del siglo pasado que un grupo de 251 judíos desembarcara de las naves Caribia y Königstein en Puerto Cabello y La Guaira luego de infructuosos intentos de desembarcar en otros puertos de la región. Se les otorgó la nacionalidad venezolana para evitar represalias de parte del Tercer Reich. Ellos y los que habían venido en tiempos anteriores a esta tierra, se integraron al pueblo venezolano como miembros valiosos de la sociedad y contribuyeron a la modernización del país. Muchos de ellos promovieron la incipiente industria, a la ciencia y a la cultura.

Hace apenas diez años, poco después del ascenso de Hugo Chávez a la presidencia de la república, comenzaron a aparecer síntomas del antisemitismo. En ciertos programas del canal del Estado y en órganos de prensa escritos, tales síntomas se hicieron cada vez más evidentes. Especialmente el programa La hojilla de VTV, bajo la conducción de Mario Silva, y el periódico Vea difundieron insinuaciones contra los judíos. Ocurrieron dos “visitas” de órganos de seguridad del Estado al Hebraica, el conjunto escolar y social de la comunidad, con la excusa de que habían recibido noticias que en ese sitio había armas escondidas y se “cocinaban” conspiraciones contra el régimen. El 24 de diciembre de 2005, el Presidente utilizó en un discurso el más antiguo y desgastado slogan antisemita cuando habló de “los que han matado a Cristo y se han apoderado de las riquezas". Frente a la protesta de grandes sectores de la sociedad venezolana, el gobierno trató de desmentir lo dicho, al estilo “Chávez dijo que no dijo lo que dijo". ¿Y quien puede olvidar la sentencia del Embajador en Moscú, dicha en una entrevista con un periódico ruso, de que los judíos habían jugado un papel importante en el “golpe” del 11 de abril de 2002?
Posteriormente, el régimen abandonó la tradicional política de neutralidad en el conflicto palestino, no muy sorprendente dada la amistad entre Chávez y el negador del holocausto Ahmadineyad, para luego expulsar al embajador de Israel y romper las relaciones diplomáticas con ese país.

Nada cambió después que el presidente Chávez recibiera a representantes de la comunidad judía mundial y se comprometiera con los presidentes de Brasil y Argentina a “luchar contra toda expresión de antisemitismo". El manifiesto antisemitismo del régimen les dio a los antijudíos más radicales el “coraje” de lanzarse abiertamente contra la comunidad: los “grafitos” antijudíos en Maracaibo y Caracas, artículos infames en APORREA, la calificación de Israel como “Estado artificial” por el diputado Carolus Wimmer.

Los que firmamos este comunicado nos solidarizamos con nuestros hermanos judíos y hacemos un llamado al pueblo venezolano y al gobierno a enfrentar decididamente las manifestaciones de antisemitismo, en particular, y de violencia impune, en general, vengan de donde vengan.

Caracas, 5 de febrero de 2009

sábado, febrero 07, 2009

A propósito de las relaciones entre la Iglesia y los judíos

El perdón al negacionista, obligado ahora a retractarse de su íntimo pensamiento, bajo la presion de Merkel; más la supuesta ignorancia de Benedicto XVI respecto del pensamiento negacionista del susodicho obispo lefevrista, sumado a que el Gran Rabinato ha suspendido sus relaciones con el Vaticano, el cual , a su vez no se olvidó de condenar muy severamente a Israel por los bombardeos a Gaza...todo esto ha vuelto a poner en la picota las relaciones Catolicismo-Judaísmo.
A fin de aportar al esclarecimeinto de esta cuestión, me permito transcribir unos párrafos del escritor holandes Pierre Van Paassen, escritos en 1950, de su libro Jerusalem llama!


La Iglesia necesitaba al judío, pero también le temía. Con una mano lo golpeaba, con la otra hacía como que lo protegía de la furia ciega y los excesos de los que seguían sus instrucciones.
Los libros judíos fueron quemados o sus textos mutilados. El judío fue convertido en un paria, que vegetaba en la periferia de la ciudad cristiana. Era un proscripto, separado del resto de la población por gruesos muros, que debía temer por su vida permanentemente y estaba a merced del menor incidente enojoso que aconteciera (…).
Y, sin embargo, la Iglesia temblaba en presencia del judío, con el miedo que nace de una mala conciencia. El judío poseía la verdad. Poseía el secreto de Dios.”La salvación llega a través de los judíos”. Este texto atormentaba a los grandes inquisidores más que la historia de la crucifixión. El judío conocía los puntos exactos de la doctrina y el dogma que hacían vulnerable la posición de la Iglesia. Era el testigo del pasado que podía, si lo quería, revelar el carácter espureo de ciertas doctrinas cristianas.
El judío no necesitaba pronunciar una palabra. Era el testigo silencioso. Su sola presencia perturbaba la paz espiritual de los teólogos. Era extremadamente cuidadoso para no ofender, revelando contradicciones, porque eso conducía invariablemente a la hogera ardiente. (…)
“La Iglesia necesita al judío – escribió Jules Havet- porque el cristianismo surgió del Libro judío. Le teme, porque siendo el único que realmente conoce el secreto de ese Libro, puede juzgar la fe de sus jueces…El judío es el hombre que posee la llave del santuario.”
¡Es, además, el único que conoce el nombre de Dios y que nunca, todavía, se lamenta uno de los padres de la Iglesia, ha comunicado ese secreto a los cristianos!
El gran sueño de la Iglesia es, no quemar al judío, sino convertirlo. Convertir decenas de sarracenos o paganos o protestantes , no es nada. No prueba nada. Pero convertir un judío, hacer que un judío reconozca la legitimidad de la nueva fe, ése es un verdadero triunfo, esa es la prueba suprema e irrefutable.
“Mientras quede- escribió James Darmesteter- un miembro de la vieja Iglesia (judaísmo) que niegue, la nueva Iglesia (catolicismo) se sentirá incómoda y molesta, porque no podrá estar muy segura de ser la heredera del misterio divino”.

viernes, febrero 06, 2009

Artículos sobre el fracaso del calentamiento Global, en el Blog Mitos y Fraudes en Ecología

Para leer este fin de semana:



Selvas lluviosas:
Crecen más de lo que se destruyen: por Eduardo Ferreyra - Un excelente artículo en el New York Times da evidencias de que la deforestación y destrucción de las selvas lluviosas no es tan severa como la pintan los videos del Discovery Channel. Se comienza a desmitificar el asunto de la deforestación del "pulmón verde" del planeta, y comienza a surgir la fea cabeza de los motivos políticos que están detrás de la abundante propaganda sobre este mito. (4-febrero-2009)
Record global de cosechas en el 2008: por Antón Uriarte - Según estimaciones de la FAO en el año 2008 se produjo un nuevo record en la producción global de cereales y los stocks de reserva aumentaron un 10 %. El hambre persiste en muchos países, pero no por razones climáticas sino esencialmente políticas, como en Zimbabwe y Corea del Norte. Es criminal atribuirlo al clima. (3-febrero-2009)
Gran Bretaña paralizada por la nieve. Pero Al Gore insiste en que el calentamiento es feroz: por Eduardo Ferreyra - Las noticias que nos llegan desde Europa indican que los tiempos fríos, abundantes nevadas, y caos generalizado en los países que sufren nevadas se están incrementando. Este invierno del hemisferio norte está siendo el más frío en muchas décadas, y la actual severa quietud del Sol, que lleva ya más de tres años de duración, es una seria advertencia para las autoridades de que deben prepararse para tiempos más fríos y duros. (3-febrero-2009)
Los Colosales fracasos de Hansen: Predicción de Super Niños: por Lubos Motl- Quizás este científico del Culto "Cargo" no está siquiera tratando de ser preciso: él está simplemente tratando de ser lo más catastrófico posible. Hansen es nada más que un mago, un hechicero que está inundando a la climatología con predicciones injustificadas e injustifi-cables que son, notablemente, mucho menos exitosas que lo que serían las predicciones al azar. (3-febrero-2009)
Nuevamente la falta de ciencia de Greenpeace: por Eduardo Ferreyra - Greenpeace no se cansa de exagerar y demostrar que ignora a la ciencia de la manera más absoluta. Ahora arremete contra el reactor EPR de Francia. En la sección Online del diario francés Le Monde, se publica la noticia de que Greenpeace asegura que los "desechos radioactivos" del reactor de Tercera Generación que se construye simultáneamente en Francia y Finlandia "serán 7 veces más radioactivos que los de los reactores comunes." (1-febrero-2009)
El calentamiento global no existe, afirma el Presidente Checo: Fuente: LE Monde.fr y AFP: "No vengo a dar estadísticas" para demostrarlo, declaró el Sr. Klaus, "estoy desolado de ver que ciertas personas como Al Gore no están dispuestas a escuchar las teorías concurrentes," sobre el cambio climático. "La militancia ecológica y el alarmismo acerca del calentamiento climático son un desafío para nuestra libertad, y Al Gore es una personas importante en ese movimiento," añadió. (1-febrero-2009)
Al Gore y la Envidia de Venus: Al Gore tiene un nuevo argumento por el cual el calentamiento global es el 'cuco' mundial –y simplemente es algo fuera de este mundo. Pone el ejemplo de Venus como planeta con efecto invernadero feroz y mucho más caliente que Mercurio, planeta que está mucho más cerca del Sol. Sólo que no tiene ni la más remota idea de las causas de esa diferencia. Pobre, como diría el Chavo del Ocho, "Cada día mas bruto!" (31-enero-2009)
La ola se invierte: ser escéptico es 'chic': Fuente: Joanne Nova.com.au - Este debe ser, sin dudas, el punto donde ser un escéptico tiene un cachet más científico que ser un creyente. La olita se está transformando en una inundación. Estamos llegando a una etapa donde los científicos independientes querrán asegurarse de ser reconocidos como estando del lado escéptico de la cerca. (31-enero-2009)
Nieve abundante: por Antón Uriarte, climatólgo español - "Veo que la otra crisis, la del calentamiento global, le va al turismo de ski pirenaico mejor que nunca. Me dice un amigo que sabe, y que manda, que Formigal es ya una de las estaciones del mundo mundial con más kilómetros esquiables." (30-enero-2009)
Aurum Metallicum III: por Mario Féliz - Tercera y última parte de la serie sobre Biografía No Autorizada del Arsénico, donde la original pluma del profesor Mario Féliz nos entrega detalles históricos y novedosos sobre esta sustancia "demonizada" por el movimiento antimenría argentino. "...Esto significa que sólo el 0,3% de las emisiones totales de cianuro corresponden a otras actividades, entre las cuáles se encuentra la minería. Después de echar un vistazo a esos números, resulta curioso que haya acusaciones hacia la industria minera por contaminar con cianuro y nadie se ocupe de las principales fuentes de ese tipo de efluentes. Sabiendo, además, que éstas se encuentran generalmente dentro las ciudades o en sus proximidades. (30-enero-2009)
Jugar Hockey Sobre Hielo en la Antártida: por Eduardo Ferreyra - La noticia corrió como un reguero de pólvora en los medios: la Antártida se estuvo calentando durante 50 años –y nadie se había dado cuenta! Las alternativas son dos: o los científicos que estuvieron ciegos al calentamiento antártico son unos papanatas, o los que lo anuncian con bombos y platillos son unos pícaros embarcados en la agresiva campaña iniciada hace un año para forzar la adopción definitiva del Tratado de Kioto. (18-enero-2009)
¡Córcholis! Cuatro Años Para el Fin del Mundo: Las más recientes declaraciones de James Hasen no pueden más que ser consideradas mentiras deliberadas para acelerar la imposición del Tratado de Kioto y asegurar el brillante negocio del tráfico de bonos de carbono de su socio y aconsejado, Al Gore. (18-enero-2009)
El carbón es más seguro: por Antón Uriarte - Emitir una tonelada de CO2 cuesta hoy unos 15 euros a los que firmaron el Protocolo de Kyoto sin detenerse a saber lo que firmaban. Como en la producción de un kWh de electricidad producido con carbón se emite el doble de CO2 que si se produce con gas, los políticos, vigilados por los talibanes del cambio climático, vienen favoreciendo a este último. (12-enero-2009)
La NASA vuelve a correr el arco: El Ciclo Solar 24 no será tan grande: por Anthony Watts - El Dr. David Hathaway de la NASA actualizó su predicción para el máximo del Ciclo Solar 24. Hizo un significante retro-ceso sobre sus anteriores predicciones, y está ahora afirmando por primera vez que el Ciclo Solar 24 será menos que el Ciclo 23, y no mayor como predecía antes. Felicitaciones a nuestro físico solar residente de WUTW [el blog the A. Watts] Leif Svalgaard por su acertada visión del futuro. Svalgaard estuvo diciendo durante muchos meses que el Ciclo 24 será significativamente menor que el 23, y no más fuerte como decía Hathaway. (12-enero-2009)
¿Este es El Calentamiento Que Predijeron?: por Eduardo Ferreyra - Siguen aumentando los titulares en los diarios y sitios de Internet mostrando un enfriamiento generalizado en este gélido invierno del Hemisferio Norte. No es esto lo que nos predecían los modelos computados del clima. Se dará finalmente cuenta el IPCC que la cosa viene en serio? (7-enero-2009)
El Índice 'Ap' Solar Más Bajo Jamás Registrado: por Anthony Watts - "Este índice Ap es un proxy que nos dice que el sol está hoy sumamente inactivo, y que los otros índices de manchas solares y el flujo de radio 10,7 también lo confirman. Es el valor más bajo en los últimos 75 años -cuando se comenzó a llevar el registro. Una anomalía que puede explicar muchas cosas. (6-enero-2009)
Calentamiento Global: Razones por las que ni siquiera podría existir: 2008 fue el año en que el calentamiento global causado por el hombre fue probado como falso, de acuerdo con Christopher Broker, del Telegraph. Los escépticos han argumentado desde hace mucho tiempo que hay otras explicaciones para el cambio del clima además del CO2 emitido por los humanos y aquí echamos una mirada a los argumentos que presentan quienes creen que el calentamiento global es sólo un fraude total. (4-enero-2009)

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!