Se produjo un error en este gadget.

miércoles, noviembre 05, 2008

El triunfo de Obama, en la prensa

Del blog de Orlando Tambosi:
Livrar-se de Bush é ótimo, mas não espero grandes mudanças na política (interna e externa) norte-americana, vença quem vencer, Obama ou McCain. As instituições americanas são suficientemente fortes para não depender muito dos presidentes - ao contrário do presidencialismo latino-americano, porta sempre aberta para ditaduras.

Mas não me agrada o tom catártico em torno de Obama, como se fosse depositário de alguma esperança global na redenção da espécie ou "salvação" do planeta. Esperança, como dizia o velho Bobbio, é um sentimento religioso. Não serve para resolver crises seculares.

O politicamente correto simbolizado por Barack Hussein é a vã esperança num "mundo melhor". Mas, com ele ou com McCain, isto aqui não será nem melhor nem pior. Não somos senhores da hístória, esse velho labirinto que as ideologias pretendem - também em vão - dominar. Fazemos apenas o que é possível fazer, dentro de circunstâncias que não escolhemos.

A concepção finalística da história só conduz ao terror.


The New York Times (EE.UU.). Editorial: "El próximo Presidente"
"Éste es uno de esos momentos de la Historia en los que merece la pena detenerse para reflexionar sobre los hechos básicos: Un estadounidense de nombre Barack Obama, hijo de una mujer blanca y de un padre negro al que apenas conoció, educado por sus abuelos bien lejos de la corriente del poderío y riqueza estadounidense, ha sido elegido como cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos".
"Obama precisará ahora del respaldo de todos los estadounidenses. McCain efectuó la noche del martes un elegante discurso de reconocimiento de su derrota en el que no sólo pidió a sus partidarios que hagan honor a la votación, sino también que estén detrás de Obama. Tras una campaña fea y poco inspiradora, parece que en esta fase es el senador que llevábamos tiempo respetando por su servicio al país y su disposición al compromiso. Esto es un comienzo. Los muchos desafíos de la nación están más allá de las posibilidades de un solo individuo o de un solo partido político".
The Washington Post (EE.UU.). Editorial: "Presidente Obama"
"Barack Obama, cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos. Como tantos millones de estadounidenses, saboreamos la frase, felicitamos al vencedor y celebramos lo trascendental de la ocasión. Es trascendental por el cambio generacional que anuncia, el realineamiento geográfico que refleja y el progreso racial que reconoce y promete. Y ante todo, la victoria de Obama es trascendental por la oportunidad que supone para situar al país en una nueva y mejor vía".
"Obama no puede borrar el legado de Bush, pero tiene la oportunidad de mejorar la posición de EEUU en el mundo, poniendo fin a prácticas tan nocivas como la tortura o la detención indefinida con una revisión mínima y que tanto han hecho disminuir a este país ante los ojos de sus aliados. Tiene por fin la oportunidad de poner al país en vías de contribuir a la reducción del calentamiento mundial. Tiene planes de largo alcance en los campos de la energía, la sanidad y la educación, pero también un entendimiento realista de que el estado de la economía limitará sus ambiciones".
"El candidato perdedor anoche es uno de los líderes políticos que respetamos profundamente. McCain ha dedicado su vida al servicio de este país, al que ama profundamente, y esperamos que sigua sirviéndolo. Su biografía es un testimonio de resistencia; como a menudo dijo en la campaña, ha pasado por peores cosas que perder la presidencia. El Senado al que regresa McCain desempeñará un crítico papel en la determinación de la forma y éxito de la administración Obama. Hay importantes puntos de acuerdo entre los dos hombres, incluso en cuanto a la tortura y el cambio climático, y McCain ha demostrado su disposición a cruzar el pasillo para lograr soluciones legislativas. Confiamos en que Obama recurra a él: sería un adecuado y elegante colofón a una dura campaña".

The Guardian (Reino Unido). Editorial: "Presidente Obama"
"Lo consiguió. Realmente lo consiguió. El pueblo estadounidense, tan a menudo caricaturizado por otros, estuvo ayer en el centro de la historia y optó rotundamente por el cambio para sí mismo y para el mundo. Pese a haber sido bombardeados por una avalancha de publicidad negativa en el último minuto que debería avergonzar al Partido Republicano, los votantes estadounidenses se mantuvieron firmes y eligieron a Barack Obama como su nuevo presidente destinado a suceder a George Bush. Además, lo eligieron por una mayoría más clara que los estrechos márgenes que marcaron las dos últimas elecciones".
"Obama asumirá su cargo en enero en medio de unas expectativas irrealizables masivas y frente a una desalentadora lista de problemas todos primordiales : las guerras de Irak y Afganistán, el destrozado sistema sanitario, el presupuesto federal que crece vertiginosamente y el régimen energético derrochador de América. Eclipsarlos a todos, como Obama dejó claro en los últimos días, es el reto de reconstruir la economía y el sistema bancario. Estas sin embargo son cuestiones para otro día. Hoy es un día para la celebración, la felicidad y para reflejar la gloria humana. Saboreemos estas palabras: el Presidente Barack Obama, la esperanza de América y, no en menor medida, también la nuestra".

Financial Times (Reino Unido). Artículo de Edgard Mortimer: "América debe actuar con presteza para reconectarse al mundo"
"Las palabras de Gerald Ford a la nación cuando heredó la presidencia de Richard Nixon durante el escándalo Watergate "La larga pesadilla se ha acabado?- no será con toda probabilidad repetida por el ganador de las elecciones estadounidenses. Sin embargo, estarán en los labios de millones de personas de todo el mundo. La presidencia de Bush ha sido traumática para todos los que creen -ya sean americanos o no- que la especie humana sólo puede solucionar los problemas del siglo XXI de forma colectiva y adhiriéndose a un sistema en el que todos están sometidos a las mismas reglas. Tan traumático ha sido que exista la tentación de culpar a la Administración de Bush de todas las dificultades y de asumir que una vez que termine todas las dificultades van a desaparecer. El nuevo líder puede esperar una mayor cooperación por parte de los aliados pero le será difícil responder a las expectativas globales. El nuevo líder americano tendrá una gran oportunidad para reconectarse con el resto del mundo, pero a no ser que haga un juicio rápido y juiciosa de ello, y a no ser que le mundo responda de manera realista, la ventana podría cerrarse. Es vital que esta vez lo hagamos bien".

The Daily Telegraph (Reino Unido). Editorial: "Estados Unidos ha hablado, ahora llega la prueba real"
"Nos hemos bebido el champán de la campaña. Ahora llega la resaca. Mientras el presidente electo saboree la victoria esta mañana, habrá de ser consciente de que se adentra en el legado más sombrío al que se ha enfrentado ningún comandante jefe desde que Ronald Reagan asumió la presidencia en 1980, con una recesión, dos guerras en el extranjero sin terminar y la reputación de Estados Unidos en el mundo a la baja por la presidencia de Bush. Todo va a ser cuesta arriba, pero antes, el presidente debería tomarse un tiempo para dar las gracias a la ruda buena salud de la democracia americana que se ha desplegado tan brillantemente durante esta campaña. Aunque los recuerdos de la campaña hayan elevado tanto los espíritus, se evaporarán rápidamente cuando la dura realidad haga acto de presencia".

The Times (Reino Unido). Editorial: "Barack Obama hace el sueño realidad" . Subtítulo: "Cuarenta años después del asesinato de Martin Luther King, Estados Unidos ha elegido a un presidente afroamericano. Hay que saborear el momento"
"La elección de Barack Obama, hijo de un cabrero keniata, como el cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos de América es un momento que hay que saborear, la prueba de que la promesa de tiempos mejores, expresada en una prosa que roza la poesía, aún puede ganarse al electorado".
"Pronto llegará un momento en el que se plantearán difíciles preguntas al presidente Obama. ¿Es factible la independencia energética? ¿Es posible la reforma del sistema sanitario en plena recesión? ¿Qué podemos hacer por los desahuciados? ¿En cuánto tiempo puede retirar Estado Unidos las tropas de Irak? El legado económico es terrible, por decir lo mínimo y lo más obvio. Una presidencia obtenida por medio de la retórica a una altura elevada puede descubrir, después de todo, que no ha conseguido evitar la ley de la gravedad".

Frankfurter Allgemeine Zeitung (Alemania). Artículo de Stefan Tomik: "Un negro en la Casa Blanca".
"Cuando el 20 de enero Obama asuma el cargo que deja el impopular George W. Bush también se verá si lo europeos - y sobre todo los alemanes- realmente sólo han tenido problemas con el liderazgo de Bush o con América en general. En los últimos ocho años se ha dicho muchas veces que no hay antiamericanismo, sino sólo anti-Bush. Pero con todo este bush-bashing se ha olvidado con frecuencia que muchas de las decisiones de la política americana también son tomadas por el Congreso y que América es mucho más conservadora de lo que se quiere pensar al otro lado del Atlántico. Ahora se verá hasta qué punto América se deja marcar por un nuevo presidente con una nueva agenda y si Obama realmente es capaz de llevar a la práctica sus numerosas promesas. Más de uno se dará cuenta entonces de que la 'obamanía' ha sido algo exagerada".

Süddeutsche Zeitung (Alemania). Artículo de Reymer Klüver: "Las elecciones estadounidenses como acto de autolimpieza" .
"Obama ha ganado con una victoria aplastante en lo que se refiere a los votos en el electoral college. Esto demuestra ante todo una cosa: su máquina de campaña electoral ha estado perfectamente organizada y calibrada con precisión para los Estados en los que tenía posibilidades de ganar. Pero en cifras totales de votos, la distancia con su rival republicano no es tan grande. Los americanos le han dado un voto de confianza. Obama tiene que interpretarlo como misión para cumplir con su promesa de volver a unir al país. Los grandes presidentes siempre han conducido a América a una nueva era. Barack Obama tiene potencial para convertirse en uno de los grandes".

Le Figaro (Francia). Artículo de Pierre Rousselin: "Los desafíos del próximo presidente"
"Pocos son los presidentes estadounidenses que accedieron al poder con tantos desafíos como los del sucesor de George W. Bush. A los múltiples rompecabezas de política exterior heredados de Bush se añade la crisis financiera. Con un déficit de 500.000 millones de dólares y una deuda pública y privada en plena exposición, el margen de maniobra es débil. El nuevo presidente no podrá realizar milagros. La Cumbre del 15 de noviembre convocada cerca de Washington por la administración saliente, a iniciativa de Nicolas Sarkozy, para fundar de nuevo el sistema financiero internacional sólo puede ser un primer paso, la ocasión de sentar las bases de una colaboración posterior. Es obligatorio un cambio de métodos para enfrentarse a la larga lista de crisis no resueltas. En Irak, la mejora de la seguridad y los progresos del gobierno Maliki permiten pensar en un principio de retirada de tropas estadounidenses. El esfuerzo del Pentágono se reorienta hacia Afganistán. En Oriente Próximo, todo relanzamiento del proceso de paz moribundo dependerá de las elecciones israelíes del 10 de febrero. En cuanto a Irán, la nueva política que combine apertura y firmeza deberá ser instaurada. El próximo presidente sabe que América ya no puede iniciar nada sola. Pero, al querer defender los intereses de su país, no estará siempre de acuerdo con nosotros. Tenemos que prepararnos para ello".

Corriere della Sera (Italia). Artículo de Máximo Gaggi: "El sueño y la vida" .
"Extraviada en la crisis, la América de hoy necesita certidumbres, necesita ver un proyecto, un trayecto. Obama los había construido desde hace tiempo, mientras que McCain, que comenzó la campaña del brazo del general David Petraeus, ha tenido que cambiar de guión. La crisis ha cambiado a América mucho más de lo que parece. Pesan menos las batallas sobre los temas éticos: los "guerreros culturales" combaten mejor cuando la economía prospera. La gente tiene aún ganas de esperar, pero ha perdido su proverbial optimismo, es cada vez más incapaz de medir la distancia entre el sueño americano y la realidad del país, encuentra en Obama al hombre que ha llevado la medida de esa distancia en su vida y en su trabajo. Desde hoy se cambia: se hablará de la gran quiebra con un lenguaje más crudo, las promesas de descuentos fiscales se rectificarán a la baja. Y en el nuevo Bretton Woods América tendrá que negociar con los demás países, reconociendo sus propias culpas. Acercar el sueño a la realidad requerirá años y costará al vencedor de esta noche una buena parte de su capital político".

Il Sole 24 Ore (Italia). Artículo de Silvio Fagiolo: "Después del voto. La confianza universal en el mito de Estados Unidos"
"La expectación espasmódica por el resultado de las urnas ha evidenciado una vez más una verdad indiscutible: la necesidad de recuperar el mito americano. América representa la primacía de la imaginación sobre la tradición. El primero, acaso el mayor, ciertamente el más esperado elemento de novedad de estas elecciones es el retorno de América y de la renovada legitimidad de su fuerza. Sin América, el arbitrio acabaría reinando en una sociedad con vocación anárquica, cual es la internacional. Ciertamente no es ni deseable ni posible una pax americana, pero sí un mundo multipolar, en el que vuelva a caminar con la cabeza erguida la gran nación que últimamente había apartado demasiado en un cono de sombra a las potencias europeas. Gobiernos ansiosos de acceder a la potencia nuclear no conocerían reparos ni obstáculos para sus demenciales designios desestabilizadores si los Estados Unidos, como primi inter pares, no volviesen a defender todas las libertades. El orden económico internacional necesita una recapacitación profunda. Será necesario hacer más transparentes los mercados, remover conflictos de intereses, prevenir riesgos irresponsables, pero un nuevo ciclo expansivo puede arrancar sólo de Estados Unidos. En fin, ningún nivel ético mínimo indispensable para la coexistencia de pueblos y países sería posible sin el ejemplo y el empuje que proceden de la otra parte del Atlántico. América debe volver a indicar tiempos y modos de la legitimidad internacional, de los límites del poder del Estado, de la inviolabilidad de los derechos".

Publico (Portugal). Crónica de Teresa de Sousa: "¿Cómo llevará al mundo a creer de nuevo en el liderazgo americano?"
"A pesar de las tareas ciclópeas que le esperan en la Casa Blanca y de su reducido margen de maniobra, muchos analistas están de acuerdo en que el nuevo Presidente tiene también por delante una oportunidad. La crisis financiera no esperó siquiera un mes para alcanzar al mundo entero y el mundo entero sabe que la forma más rápida de combatir sus consecuencias aún pasa por América. Para bien o para mal, América sigue siendo la nación que hace la diferencia en cualquier parte del mundo. La cuestión está en saber si el nuevo Presidente conseguirá erguirse por encima de sus problemas internos para definir un nuevo paradigma para las relaciones de América con el mundo".

De Volkskrant (Países Bajos). Análisis de Philippe Remarque: "El nuevo inquilino de la sala oval hereda una enorme montaña de problemas"
"Barack Obama tendrá que crear una especie de gabinete de crisis para afrontar los problemas que se le avecinan en política exterior. Por otra parte, Obama se enfrenta también con una realidad muy desagradable, una descomunal recesión económica en EE.UU., con un déficit presupuestario igualmente descomunal. Otro de los problemas con los que se enfrentará Obama inmediatamente después de asumir el cargo de presidente se centra en la situación en Irán: ¿Permitirá Obama que Irán se convierta en una potencia militar, o dará éste luz verde a Israel para que intervenga en Irán?".

RBK Daily (Rusia) Crónica de Kiril Zubkov: "Presidente anticrisis". Subtítulo: "Presidente anticrisis"
"La irritación contra la administración de George Bush ha sido tan grande, que a los electores no les ha perturbado ni la filiación racial del candidato, ni la falta de un programa claro para salir de la crisis. La experiencia demuestra que los candidatos elegidos en años de crisis sobre una ola de ánimos de protesta pierden pronto su popularidad y que las esperanzas depositadas en ellos se convierten en desencanto. Así pasó, por ejemplo, con Jimmy Carter, quien venció en 1976 a Gerald Ford. Se desconoce si Obama podrá evitar este peligro. Moscú tiene que utilizar este momento de relativa debilidad de EE.UU y conseguir de los estadounidenses una serie de concesiones de principio. En particular, se puede convencer a Washington de que renuncie a sus planes de despliegue del escudo antimisiles en Polonia y Chequia, de que deje de apoyar a regímenes como el de Saakashvili en Georgia y el de Yúschenko en Ucrania y, lo más importante, conseguir un nuevo acuerdo para la reducción de armas estratégicas. Con la actual crisis, EE.UU no puede permitirse una nueva carrera nuclear con Moscú."

Rossiskaya Gazeta (Rusia). Crónica de Maxim Makarychev: "No será fácil con él" . Subtítulo: "El resultado de las elecciones estadounidenses tienen una importancia colosal para Rusia"
"La alarma cunde dado que las elecciones han discurrido en medio de una clara y expresiva retórica antirrusa que últimamente ha predominado entre los representantes de la elite política estadounidense. Según Evgueni Minchenko, director del Instituto Político Internacional, Rusia no lo tendrá fácil sea quien sea el nuevo presidente de EE.UU, pues el establishment de ese país crea la imagen del enemigo a partir de Rusia y no del mundo islámico. En los círculos de expertos se muestran convencidos de que la política de Obama respecto a Rusia será dedicar más atención a sus problemas políticos internos, tales como el pluralismo político y la libertad de expresión, mientras que McCain concentraría la atención en la confrontación político-militar y en intentar crear un cordón sanitario alrededor de Rusia. Siempre fue más sencillo ponerse de acuerdo con los republicanos, que son pragmáticos por naturaleza. En Obama, a pesar de que no tiene motivos personales para odiar a Rusia, parece que hay gato encerrado. Pero por su edad, le resultará más fácil entablar contacto psicológico con Medvedev. Andrei Kokoshin, diputado de la Duma, está convencido de que, en un primer momento, la crisis financiera ocupará en gran parte la agenda de las relaciones ruso-estadounidenses con la nueva administración."

Agencia MAP (Marruecos). Despacho de agencia: "El sueño de Martin Luther King por fin se hace realidad"
" Este sueño se concretiza tras 45 años después por el senador Barak Obama, apenas con dos años de edad en esa época, que se convierte así en el primer presidente negro en la historia de los EEUU. Obama es consciente de ello, el trabajo que le espera será arduo, los caminos sembrados de trampas, sus detractores esperarán a la vuelta de la esquina, y cualquier paso en falso podría hacer romper ese sueño que se concretará una vez haya franqueado la puerta de la Casa Blanca el próximo 20 de enero. En fin, solo habrá problemas para el presidente electo que heredará del "desbarajuste" de su predecesor George W. Bush, según sus propias palabras. Obama, que se convierte el 44 presidente de los EEUU de América, sabe que el todo el mundo le mira, un mundo que por desgracia ha cambiado mucho desde los atentados del 11 de septiembre del 2001 y que, siendo totalmente solidario con el pueblo americano, se ha alejado, poco a poco, de sus dirigentes cuya sed de venganza no ha provocado más que desgracias, destrucción y división en numerosas partes del mundo".

Akhbar (Egipto). Editorial: "Se necesita al nuevo presidente de Estados Unidos"
"Se necesita al nuevo presidente de EEUU para mejorar la imagen de su país y que preste una seria y sincera atención al proceso de paz en OM para alcanzar una solución justa, y duradera del conflicto. EEUU es el principal patrocinador del proceso de paz desde la conferencia de Madrid de 1991. El nuevo presidente tiene que reconsiderar las posiciones de Washington en torno a la posibilidad de presionar a Israel para alcanzar la paz no solamente en Palestina, sino también en Irak y Afganistán. También le esperan muchas tareas para acabar con el odio, la violencia y la pobreza, para recuperar la seguridad y la estabilidad en el mundo".

Clarín (Argentina). Análisis de Marcelo Cantelmi: "Llegamos"
"En Estados Unidos hay otro capítulo de la mano de su primer presidente negro. Pero será difícil cerrar la etapa de ocho años que secuestró a ese país y al mundo. Esa es la gigantesca misión que viene. Es mucho más sencillo voltear un edificio que volver a construirlo. George W. Bush en sus gobiernos fue demoledor. Arrasó con las libertades individuales en su país, instauró la tortura como método, arrestó individuos sin formularles cargos ni defensa legal. Sus principales medidas se basaron en la mayoría de los casos en mentiras. La confusa guerra contra el terrorismo dejó un mundo mucho más peligroso e inerme. Conflictos que podrían haberse serenado, fuero agitados al extremo que hoy difícilmente hallan una solución. Se inventaron guerras sin sentido con el saldo de decenas de miles de muertos. El antinorteamericanismo se ha extendido como una peligrosa incitación. La enorme victoria ha sido llegar a estas elecciones. El mundo al fin puede suspirar".

La Nación (Argentina). Análisis de Hugo Alconada: "Con la fuerza de un renacer".

"Noche histórica, noche impensable apenas diez meses atrás. Es el fin de un ciclo y el comienzo de otro en Estados Unidos. Un ciclo multirracial: Barack Obama ganó gracias al apoyo de mujeres, hispanos y negros. Pero también peleó voto a voto el respaldo de la mayoría blanca, de la que consiguió un respaldo aún mayor que el obtenido por John Kerry en 2004. Es, en suma, el verdadero inicio del siglo XXI para la política norteamericana".
"Obama encarna el deseo de los estadounidenses de renovar Washington tras 28 años con un Bush o un Clinton en la Casa Blanca. Su triunfo recuerda al de Carter, cuyo ascenso al poder nació del hartazgo de Nixon. Datos concretos: Obama se llevó todos los votos de la comunidad negra, dos tercios de los hispanos y casi la mitad del bloque blanco y se quedó con tres de cada cuatro nuevos votantes".

1 comentario:

Orlando Tambosi dijo...

Estéban,

Montaner publicou um excelente artigo sobre os perigos que esperam por Obama.

Saludos

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!