Se produjo un error en este gadget.

jueves, octubre 28, 2010

El Panteón Peronista

Martín Caparrós acaba de escribir un artículo que coincide con el que yo, aun, no escribí (Y me motiva a hacerlo) (Artículo de CaparrósLink)

Buena parte del mito peronista se basa en la muerte en sacrificio, en la inmolación.
El Panteón Peronista nace con Eva, atrozmente destruida por el cáncer: inmolación de una joven mujer que en vez de disfrutar del poder,  prefiere  luchar a favor de los pobres.
Sigue con Perón, abatido en su vejez por la carga de gobernar Argentina. Inmolación de un anciano que, en vez del tranquilo exilio madrileño asume la obligación de salvar a Argentina.
Ahora Kirchner: en vez de retirarse a El Calafate, sigue en la tarea de ayudar a gobernar a su mujer, sabiendo que su cuerpo no soportará el esfuerzo.
El Panteón - el monumento a la inmolación- es la fuente de vida política del peronismo y su persistencia casi incomprensible para propios y extraños.
Desde que asumieron en 2003, los Kirchner armaron un relato épico, glorioso, sobre una generación idealista que luego de treinta años accede al Gobierno para cumplir sus sueños de liberación, de redención de los pobres, de dignidad contra los "poderes concentrados". Su relato halla ahora su culminación perfecta al morir Kirchner. El capital político de esa muerte es incalculable: obviamente se nos escapa a todos los que analizamos al fenómeno peronista. Porque el peronismo es un fenómeno retórico de características teatrales: crea tramas con giros inesperados, que desconciertan  a los analistas. Es lo menos parecido a una socialdemocracia europea- previsible y burocrática-. La capacidad retórica de los Kirchner no les alcanzó, sin embargo, para frenar su caída estrepitosa desde 2008, ratificada en los magros votos del 2009.
Los K eran una especie en desaparición. Ya se hablaba de postkirchnerismo, de neokirchnerismo, de kirchnerismo sin Kirchner.
Entonces llegó, oportuna, la muerte.
Es obvio que no estuvo planificada, pero bastó que Néstor Kirchner muriera para que alcanzara en pocas horas la estatura de un Mito. Los que hacen cola para despedir sus restos no parecen sus votantes: es la clase media porteña, sus jóvenes universitarios quienes protagonizan esta despedida. En instantes, el Kichnerismo revivió, volvió a la vida gracias a la muerte de su fundador.
Atrás quedaron sus torpezas, sus excesos, sus ostentaciones, sus denuncias desde el atril, sus oscuros negocios, su incapacidad de diálogo, su personalismo cuasi dictatorial.
Ahora solo es paz y justicia lo que se derrama desde el Panteón.
¿Qué significa esto? Tengo el peor de los pronósticos. Creo que Cristina ganará el 2011, creo que todos : el peronismo, la izquierda- menos el ya olvidado Partido Obrero- sindicatos, empresarios, intelectuales, artistas, deportistas se han abrazado en la causa común de darle vida a Kirchner, votando a Cristina. Es cierto que ella no podrá  ser reelegida en 2015, pero 12 años en el poder le bastarán al kirchnerismo para asegurarse una sucesión “indirecta”, vía Scioli o algún otro.
Mientras tanto se va a consumar una comedia dramática conducida por Cristina, que nombrará a Néstor en cada uno de sus discursos inaugurando escuelitas u obras ignotas. Nadie intentará disputarle el poder: será Eva renacida, la que volvió siendo millones.


No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!