Se produjo un error en este gadget.

viernes, noviembre 09, 2007

El Conflicto empastado

La decisión soberana de Uruguay de habilitar la puesta en marcha de la pastera Botnia ha puesto al rojo vivo a la sociedad argentina. Los viejos fantasmas del nacionalismo malvinista, los ecos de la retorica ecologista y el anticapitalismo preindustrial han florecido en el día de hoy con toda la fuerza. Hace un tiempo escribí un cuento que hoy pareciera no tan absurdo: el estado de guerra no declarada entre ambas naciones.


El conflicto de Oriente
(Publicado en bustismos.com.uy, mayo 2007)

Sucedió casi de pronto. En pocos meses la situación argentina se deterioró tanto, tantos fantasmas salieron a asustar a la gente que el golpe llegó, inevitable. El autodenominado Escuadrón Nacional Ecologista, se hizo cargo del Gobierno, aupado en multitudes delirantes de entusiasmo. La gran batalla ecológica contra la pasteras uruguayas, comenzada años antes culminaba ahora en apoteosis. Los asambleístas entrerrianos, otrora pintorescos personajes de mate y reposera ocupaban ahora los ministerios clave del Gobierno de Salvación nacional elegido por el Congreso en sesión urgente.
La guerra con Uruguay era cuestión de tiempo.
El comunicado del Primer Ministro Sebastián Paniagua fue extremadamente claro:

“1) Desconocemos la existencia de la entidad denominada “República Oriental del Uruguay”, creación del Imperio Británico para desmembrar la naciente Nación Argentina de 1813 y obtener acceso a los ríos interiores
2) Consideramos que el uso de la violencia revolucionaria, hasta ahora aplicada por los mártires de Gualeguaychú contra la Planta Asesina de BOTNIA, esta plenamente justificada por el Derecho a la Resistencia y la jurisprudencia internacional.
3) Desconocemos todo los actuado por la Misión Española, en funciones desde 2006. No somos Colonias del Viejo Imperio Español para recibir consejos y advertencias del Rey Felipe V.
4) No desecharemos ningún método para recuperar para la Nación Agentina la Banda Oriental, territorio originario desmembrado por la conspiración.”

El Presidente Abbasi era una figura respetada aunque de escaso poder ya que su partido –la OLP (Organización para la Liberación Popular)- estaba sacudido por acusaciones de corrupción y de “aflojar” frente al enemigo uruguayo. Tuvo que aceptar esta convivencia forzada con el sector más extremo y fundamentalista del movimiento ecologista.

La comunidad internacional decidió boicotear el Gobierno Ecologista, hasta que:
1- Reconociera a la República Oriental del Uruguay
2- Aceptara los acuerdos alcanzados en su momento en el marco de la Misión Española
3- Se comprometiera a abandonar la violencia como metodología política.
A pesar de estas presiones, la prensa internacional, los partidos de izquierda, los sectores universitarios, los intelectuales y publicistas estaban satisfechos con el giro que habían tomado las cosas. Aunque formalmente decían respetar el derecho de Uruguay a existir por lo general no se dejaba de señalar que el tratado de Libre Comercio que había firmado Uruguay con EEUU en 2008 era una traición inaceptable para la Nación Latinoamericana y se señalaban supuestos defectos nacionales del pueblo uruguayo: cierta tacañería, una incomprensible vocación de autonomía en momentos que toda América Latina se unificaba en torno del viejo caudillo venezolano…en fin, y una supuesta influencia, un lobby en Washington que le daba un poder inaceptable para sus vecinos.
Las imágenes de jovencitos argentinos encapuchados, tirando piedras hacia Uruguay desde el puente internacional y siendo reprimidos por el Ejército Uruguayo llenaban los noticieros del mediodía desde tiempo inmemorial. En las encuestas de Gallup internacional, Uruguay junto a EEUU e Israel aparecían como los paises más odiados por la gente en todo el mundo.
Los íconos de la cultura popular argentina, desde el Che a Maradona, pasando por Evita, eran parte del folklore de la protesta juvenil en todo el mundo. El poster con el NO a la papeleras era casi tan popular como la famosa foto del Che. La gente en los festivales de rock gritaba “el que no salta es uruguayo” y León Greco y Bersuit componían ingeniosas letras contra las papeleras y a favor del derecho a la resistencia argentina.


El Presidente de Francia, Le Grand President Monsieur Gerard Depardieu, por ejemplo, declaró “esperamos fervientemente que Uruguay no se exceda en el cuidado de su frontera, con el pretexto de que en Argentina ahora gobiernan los que, supuestamente, apadrinan la violencia”.


El Presidente Prostituín, de Rusia exclamó “estamos un poco cansados de cierto chantaje de Uruguay, ese permanente papel de víctima que adopta”
Fidel Castro, por su parte, declaró desde la Clínica donde se recupera de su leve indisposición “el enemigo imperialista-sionista-papelero ha visto llegar su próxima hora final y se dispone a defenderse con uñas y dientes, así que a luchar, Patria o Muerte, Venceremos!”


Por último, el Gran Comadante Bolivariano de la Unión Sudamericana de Naciones Libres y Socialistas, declaró. “Al fin, al fin el azufre del Infierno se derramará en rayos de fuego, mientras los pueblos del mundo clamarán venganza por la afrenta que la minoría oligárquica al mando del Uruguay le ha hecho a la Nación Latinoamericana. En el nombre de Jesús, del Profeta Mahoma, de Marx, Stalin, el Che y Lenin, pido que el Supremo le de fuerzas a los compañeros argentinos para acabar con el pequeño Satán rioplatense”


En Uruguay, las cosas se veían diferentes.

Lo primero que el Presidente Sanguineti hizo fue convocar a la oposición para definir los pasos a seguir.
Las opciones eran cortar relaciones con el Gobierno argentino sin esperar más, cortarlas en cuanto se produjera cualquiera de los ataque previstos (desde morteros y misiles caseros, tan usuales en los últimos meses, a incursiones de atacantes suicidas, que habían producido varios centenares de muertos desde Fray Bentos a Rocha). Otra opción, era, simplemente comenzar las operaciones de guerra sin más dilaciones. Contaban para eso con un guiño de EEUU, quien además los había provisto de armas de alcance medio, así como misiles de defensa Patriot.

Hubo acuerdo en la segunda opción. El Frente Amplio, con la mala conciencia de haber manejado pésimamente el conflicto en su arranque se avino a lo que decidiera la mayoría.

Por ultimo se declaró lo siguiente:

1) La relaciones diplomáticas con Argentina se degradan al nivel de Agregado comercial
2) Aun este delgado vínculo se romperá al primer ataque por misiles o por vía de suicidas contra cualquier ciudadano uruguayo, en cualquier lugar del mundo y contra cualquier bien físico uruguayo. Si hasta ahora el Gobierno argentino se desentendía de tales acciones, teniendo ahora a los violentos en su seno, será el responsable de dicha violencia.
3) En cambio, si el nuevo integrante del gobierno argentino, el Escuadrón Nacional Ecologista, abandona explícitamente la lucha armada y reconoce a Uruguay, existe la esperanza de abrir una negociación fructífera para resolver los problemas pendientes entre ambas naciones.
4) Se exhorta a la comunidad internacional y en especial a la latinoamericana a que ejerza influencia sobre la conducción ecologista a fin de que acepte el camino del diálogo.

La reacción argentina fue variada:

Quebracho, grupo de creciente influencia universitaria, invitó a invadir Uruguay a toda la juventud argentina

El Partido Justicialista de la Victoria Frentista, la Justicia Social y la Esperanza Argentina declaró solemnemente que “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”

La Union Civica Radical Unionista del Pueblo Intransigente dijo algo así como que “en los últimos cinco segundos aun hay tiempo”

El Partido Nacional Comunista Internacionalista Revolucionario de los Trabajadores y su Vanguardia campesino insurreccional y de Guerra Popular Prolongada llamó al Congreso XXXVCLIIVX a realizarse en la Federación de Box para presentar una propuesta de Unidad Popular.

Por último, el Escuadrón Ecologista no dijo nada. Viajaron a Caracas a presentar su plan ante el Caudillo y recibir de éste consejo y ánimos. Volvieron con su camisa roja rojita, la bandera del “Socialismo del siglo XXI” y una bendición de Imán de Caracas.
Se supo que ordenaron a veinte de sus seguidores juramentados elegir blancos precisos, en lo posible con muchas víctimas civiles a fin de demostrar al “enemigo oriental” la decisión de continuar la resistencia argentina hasta las últimas consecuencias.

En fin, este es el estado de situación. La ONU, la OTAN, el MERCOSUR, la OEA, la OIE, la UIA, la OIOI, el FAC, el FUR, la OUA y diversas ONG están reunidas en la Conferencia Internacional Multiparte para promover las bases de un principio de declaración que exhorte a las partes a generar un marco de confianza apto para lanzar una Hoja de Ruta que exprese con claridad el camino que se deberá seguir para convocar a una mesa de negociación que organice un tránsito ordenado hacia un marco plurinacional de acuerdos de base dirigidos a acrecentar la confianza mutua en un proceso claramente dirigido a iniciar conversaciones preliminares, tentativas y no vinculantes.
Así sea.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!