Se produjo un error en este gadget.

domingo, mayo 27, 2007

Ahora, Sarkozy



A diferencia de nuestros políticos, que suelen entrar por izquierda al gobierno, y salen por derecha, Sarkozy planteó un discurso de “derecha” pero acaba de llenar su gabinete de gente “progresista”, muy alejada por ejemplo del peligro de una alianza con Le Pen.

No olvidemos su discurso, estratégico:

No me da miedo la palabra “moral”. Desde mayo de 1968 no se podía hablar de moral. Era una palabra que había desaparecido del vocabulario político. Hoy, por primera vez en decenios, la moral ha estado en el corazón de la campaña presidencial. Mayo del 68 nos había impuesto el relativismo intelectual y moral. Los herederos del 68 habían impuesto la idea de que todo vale, de que no hay ninguna diferencia entre el bien y el mal, entre lo verdadero y lo falso, entre lo bello y lo feo. Habían querido hacernos creer que el alumno vale tanto como el maestro, que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos alumnos, que no había diferencias de valor y de mérito. Habían querido hacernos creer que la víctima cuenta menos que el delincuente, y que no puede existir ninguna jerarquía de valores. Habían proclamado que todo está permitido, que la autoridad había terminado, que las buenas maneras habían terminado, que el respeto había terminado, que ya no había nada que fuera grande, nada que fuera sagrado, nada admirable, y tampoco ya ninguna regla, ninguna norma, nada que estuviera prohibido.

(…) la herencia de Mayo del 68 ha liquidado esa escuela que transmitía una cultura común y una moral compartida, cultura y moral gracias a las que todos los franceses podían hablarse, comprenderse, vivir juntos. La herencia de Mayo del 68 ha introducido el cinismo en la sociedad y en la política.


Hay que animarse a hablar así, sin ser al otro día crucificado como “fascista” por toda la prensa. Él lo hizo.

El “fascista” Sarkozy ha nombrado su gabinete:

- Bernard Koucher, como Canciller. Fundador de “Médicos sin fronteras”, luchador por los derechos humanos, por ejemplo en Darfur, Somalía, Chechenia. Comisionado de UN en Kosovo. Partidario de la intervención humanitaria contra la violación de derechos humanos de los dictadores, cualquiera sea su signo ideológico.

- Secretario de Estado de Asuntos Europeos : Jean-Pierre Jouyet, que fue alto funcionario en el Gobierno del socialista Lionel Jospin y es amigo personal de la pareja formada por la derrotada candidata socialista al Elíseo, Segolène Royal, y el líder de ese partido, François Hollande.

- Rachida Dati, de orígen magrebí, Ministra de Justicia.

- Siete ministras mujeres sobre 14 ministerios.

Gestos, simplemente. Por ahora.

Ahora, Sarkozy tiene la palabra:

¿Podrá desmontar el aparato del pensamiento único sobre lo que es correcto?

¿Podrá desmontar , superándolo, el pensamiento del 68 y reemplazarlo por el nuevo pensamiento del siglo XXI?

¿Podrá modernizar Francia, y por ende Europa, sacarle el corset de las leyes de “seguridad social” que de tanto garantizar beneficios, dejan de lado a los jóvenes, desocupados, irritados, sin futuro?

¿Podrá convertir a Francia en la avanzada de los derechos humanos, sin ataduras ideológicas, lista para condenar la tortura, la cárcel, la falta de libertades ahí donde ocurran, sin importar quien sea al autor?

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!