Se produjo un error en este gadget.

lunes, abril 14, 2008

Sistemas económicos

Para los simples, solo hay dos sistemas económicos: el capitalismo y el socialismo. Es cierto que entre uno y otro casi no hay lugar para una “tercera vía” que conjugue lo mejor de ambos sistemas. No hay tercera vía: si comienza la lógica planificadora se termina en el Plan Unico del Lider (caso reciente: Venezuela). Y si se comienza a liberar mercados, la ola arrasará los restos de privilegio corporativo de Empresas Estatales, Sindicatos y Amigos (Caso Chile o Irlanda, o Estonia)

Pero hay otros mundos. Así como Marx se dio cuenta que entre Feudalismo y Capitalismo había otros mundos (El Modo Asiático de Producción, lo llamó; pero nadie analizó cómo con ese “tercero” se ponía en cuestión la Dialéctica perfecta de Feudalismo (Tesis), Capitalismo (antitesis) y Socialismo (Síntesis). Pavadas de filósofo hegeliano.)
Hay otros mundos que escapan a la lógica del mercado libre (con su pelea permanente por existir frente al Estado intervencionista) y la lógica del Socialismo (perdón, ya casi no queda: digamos Corea del Norte y Cuba).

Existe, por ejemplo, la lógica de la “Mafia en el Poder”.
Tiene diversas expresiones, como las ex repúblicas soviéticas. O algunos “paraísos fiscales” en los que crear una Sociedad Anónima y abrir una cuenta no requieren ningún papeleo…
En la exURSS y afines, la Nomenklatura se hizo cargo de las empresas “privatizadas” (adjudicadas directamente a los exjerarcas comunistas). Mientras, la Justicia y Prensa le siguen respondiendo como en los viejos tiempos. La Mafia se hace cargo de nuevos , o viejos negocios, y negocia con el Poder parcelas propias y a compartir.

O existe el “Capitalismo de amigos”: un sistema donde teóricamente hay “libertad” de mercado, pero donde las mejores tajadas se subastan entre empresarios amigos del poder. Así, se crean exenciones, cuotas de mercado, licencias, fideicomisos, protecciones aduaneras, reglamentaciones ad usum delphin, excepciones, perdones, cajoneos, ordenanzas, leyes privadas (“privi-legios”) que garantizan un sistema de monopolio, de abuso de poder. A eso algunos le llaman “Capitalismo”, a secas. Perdónalos, Smith, no saben lo que dicen. Si capitalismo liberal es eso, yo me hago ya mismo “anarquista”.Pero el capitalismo no es ese engendro, más bien a tono con los populismos latinoamericanos.

Tambien existe el “bandidaje gubernamental” (ver el excelente capítulo de El Economista Encubierto, dedicado a África) Se basa en un deliberado aislamiento de las corrientes de inversión y desarrollo, una decidida política contraria a las inversiones extranjeras, una agobiante burocracia que prohíbe la instalación de nuevas empresas, o el concederle a los campesinos ancestrales títulos de propiedad . Una política que promueve el crimen y la inseguridad, a fin de impedir la instalación de empresas. Lo único que pretenden esos regímenes es extraer toda la sangre posible al país, pero sin matarlo. A veces se les va la mano y el país muere (Somalia, por ejemplo). Pero por lo general es posible extraer alguna piedra preciosa, quizás haya petróleo, algún recurso elemental cuya explotación será fuente de innumerables “retornos”, coimas, peajes. Todo el sistema estatal se monta en el robo: a la Ayuda Externa, a las débiles exportaciones, a los derechos de importación, a cualquier actividad básica. Es casi una caricatura excesiva de los que en algunos países latinoamericanos sucedía.

Tambien hay siniestros “Paises Cerrados”, dictaduras civiles o militares, supuestamente anticomunistas, como Myanmar, o supuestamente comunistas , como Camboya o Laos, que han decidido protegerse como casta gubernamental, cerrando las fronteras con el exterior. Corea del Norte casi estaría en este caso, pero su aun inocente creencia en el MarxismoLeninismoMaoismoKimilsunguismo la convierte en otra cosa: aun tiene ganas de figurar en los diarios, cada vez que amenaza con misiles. Pero Myanmar solo figuró después de muchos años, por la rebelión de los monjes, los asesinatos consecuentes y la presión internacional para “democratizar” la exBirmania.

Hay también “monarquías petroleras”: se resisten, pero es tanta la plata que les entra que de algún modo se van modernizando, de algún modo el bienestar se derrama hacia abajo y cada vez quedan menos pobres en estos estados del Golfo. Les gustaría quedar congelados en la Edad Media, pero los petrodólares traen el veneno del dinero fácil, la tentación de construir hoteles fastuosos, ciudades – isla, paraísos artificiales. Aun hay esclavitud en algunas de ellas.

Por ultimo, existen “Repúblicas Anárquicas”, donde ni siquiera prenden formas dictatoriales de gobierno, ni siquiera el bandidaje gubernamental: Somalia, Haiti, algun pais de Africa o Asia. Hambrunas, pestes, criminalidad, ausencia de Estado, miseria infinita.

Este es el mundo: elija donde vivir. Pero no crea que toda la mierda que se ve es Capitalismo. Eso lo cree solamente José Pablo Feinmann y Página 12.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!