Se produjo un error en este gadget.

jueves, agosto 06, 2009

Sanatorio Guemes: esencia y apariencia

Mi madre tuvo que internarse de urgencia en el Sanatorio Guemes. Por suerte está bien. La experiencia nos sirvió a mi hermano - arquitecto- y a mí para sufrir una obra diseñada por uno de los Padres de la arquitectura contemporanea argentina : Mario Roberto Álvarez.


Obsérvese el Hall de entrada, el vestíblo: amplio, reluciente de mármoles y aceros pulidos, brillante, enceguecedor de luz y espacio





Esta es la Apariencia, el Gancho, la imagen, el marketing, el verso, lo exterior,la promesa.



Esta es la realidad, la Esencia: La sala de espera de Terapia Intensiva.
Alli estamos los familiares - aguardando quizas la muerte de un amor, de un padre o una novia-. Digo, no es la sala de espera del dentista. Del otro lado hay gente luchando por su vida.
Miren este gallinero que el Guemes nos tiene reservado a los atribulados familiares.






Esta es la Esencia del Guemes: allí donde no hay libertad posible de opción (donde el Sistema nos tiene totalmente agarrados) nadie se preocupó por diseñar (¿qué le pasó, don Mario Roberto?) y proveer de espacio, sillones, un baño, un pequeño bar para ahogar la ensiedad de la espera. Qué importancia tiene, no?
Conozco la sala de espera del Otamendi: una maravilla de buen gusto, comodidad y respeto por los angustiados familiares de los enfermos, muchos de ellos, agonizantes. Y no es cuestion de "dinero" (¿o acaso es barata la obra de Mario Roberto Álvarez?) sino de consideración por los clientes: los pacientes y sus familiares

1 comentario:

Anónimo dijo...

La idea es q tu familiar este comodo, no vos. No es un hotel es un sanatorio. Tu familiar esta muriendose y vos quejandote porq el sofa no es mas comodo o no tenes un "barcito". Q verguenza

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!