Se produjo un error en este gadget.

domingo, octubre 19, 2008

Excelente artículo de la venezolana Ana Julia Jatar

Crisis y socialismo del siglo XXI

Por Ana Julia Jatar el Oct 18, 2008


Hay quienes interpretan la actual crisis financiera como el final del capitalismo que predijo Marx y el que tanto espera ver Fidel antes de morirse. Quizás por ambas razones el Gobierno de Venezuela, en otro arrebato de estupidez, salió a pedirle al Fondo Monetario Internacional que se “suicide” y a darle al presidente Bush la bienvenida al socialismo del siglo XXI. Con otras palabras, algo similar han dicho Argentina y Ecuador. Sin embargo, las consecuencias de este vendaval económico que ya golpea al mundo entero ni reivindicarán el retrógrado socialismo de esos gobiernos, ni acabarán con el capitalismo. De hecho, el sistema saldrá fortalecido con las nuevas regulaciones que surjan y con las lecciones que se deriven de aquellos sistemas económicos que demuestren mayor resistencia ante la adversidad.

En este contexto resulta curioso que países como Argentina, Ecuador y Venezuela, que se regocijan con las malas noticias de Wall Street y que siguen la lógica económica aislacionista a-la-Chávez, están hoy en una situación mucho más vulnerable para afrontar la crisis mundial que los países latinoamericanos que han preferido otro rumbo como Brasil, México, Colombia, Chile y Perú. Estos han seguido un camino distinto de respeto a la inversión extranjera, de relaciones cordiales con las instituciones multilaterales, economías más abiertas, con tipos de cambio flexible y con disciplina fiscal. Es cierto que en medio de esta turbulencia el riesgo país ha crecido en todas las economías emergentes, pero mientras en los aislacionistas ha subido más de diez puntos porcentuales, en los países más abiertos ha aumentado sólo tres. Además, en estas economías la flexibilidad se ha traducido en una depreciación cambiaria que protege a la vez el dinamismo del sector exportador y de la economía en su conjunto. Por contraste, los aislacionistas, que gastaron a manos llenas durante la época de las vacas gordas, se verán obligados a recortar el gasto justo cuando la economía se les está deteniendo, lo que agrava aun más la recesión, cosa que no tendrán que hacer los países más prudentes. Los gobiernos que auguran el derrumbe económico del capitalismo mundial no se dan cuenta de su gran vulnerabilidad. Se financian con impuestos a las exportaciones de materias primas como el petróleo y la soya, cuyos precios se están desplomando. A la vez, tienen las tasas de inflación más altas de la región, con unas cuentas fiscales altamente deterioradas.

Argentina, Venezuela y Ecuador, al defender un tipo de cambio fijo con respecto al dólar, han visto súbitamente afectada su competitividad frente a sus socios comerciales de la región, cuyas monedas se han depreciado. Pero a pesar de que el problema se resolvería devaluando, no se atreven a hacerlo porque se les dispararía la ya muy alta inflación y acabarían con la única ancla creíble de unos bancos centrales absolutamente desprestigiados.

Cuando pase este huracán financiero se verán las estructuras que resistieron los vientos.

Esto se notará más temprano que tarde porque si bien los mercados financieros están en problemas, la economía real da muestras de desaceleración pero no de derrumbe. Después de haber crecido 1,5% este año, se espera que la economía norteamericana se estanque en el 2009, pero los pronósticos son de recuperación para el 2010. En síntesis, pareciera que el más afectado por la supuesta crisis “final” del capitalismo, es más bien el socialismo del siglo XXI.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!