Se produjo un error en este gadget.

martes, octubre 03, 2006

El Fachavismo

Sin duda, Chávez es el nuevo Castro de la demagogia,
pero, de la mano de un Irán fundamentalista,
se ha convertido en payaso peligroso.
Antes era gracioso, ahora ya es tétrico.
Y, por supuesto, peligroso.
Pilar Rahola


Mientras el pensamiento crítico del mundo occidental sigue considerando que Bush es el enemigo de la Humanidad, mientras perdemos el tiempo buscando epítetos descalificadores del actual presidente norteamericano, crecen otros diablos (cara palabra, utilizada asiduamente por el Fachavismo y los santos islámicos) nunca mencionados por Chomsky, Saramago, Rigoberta Menchú, Perez Esquivel y otros notables intelectuales. El mundo arremete con saña contra un señor cuyo mandato termina en dos años y admite solazado la pervivencia de dictadores durante medio siglo (Castro), los planes de reelección eterna (Chávez) o simplemente la inmutable sucesión de las oligarquías reinantes en Arabia Saudita, Siria o Yemen.
La irrupción del Lenguaje Terminal (diablo, infierno, olor a azufre) marca, asimismo, un hito en la historia del pensamiento: de ahora en más hay que dedicarse a ensayar los insultos más graves, antes de pensar en como gestionar la economía o el medio ambiente.
Venezuela, sin ir más lejos no ha resuelto los estigmas propios del subdesarrollo sudamericano: la pobreza afecta al tercio de la población, es el segundo país mas violento de América, con unos 30 asesinatos cada 100000 habitantes. En 8 años de gobierno, a pesar de los inconcebibles petrodólares que gana desde la disparada del petroleo, Chávez no ha disminuido ningún índice de subdesarrollo: ni la mortalidad infantil, ni la deserción escolar o el índice de desempleo. ¡Pero cómo ha renovado el lenguaje político!
“ Aquellos que asesinaron a Cristo son hoy la minoría que domina el Mundo” (Navidad de 2005, pero podría ser de Los Protocolos de los Sabios de Sion)
“ rayos de fuego!” (En Irán, refiriéndose al castigo que habría que desatar contra Israel, citando la Biblia)
“ Demonio! Huele aun a azufre” (Naciones Unidas, referencia a la creencia medieval del fuego= azufre)

El Fachavismo, esa mezcla innoble de fachismo, populismo, socialismo, stalinismo, ese rejunte de restos ideológicos que dejó tsunami de fin de siglo 20, presume de ser la guía para “del socialismo del siglo 21”. Mmm si lo escuchara Rosa Luxemburgo…
Estamos en las poderosas manos de un adolescente rico, un tipo de la derecha militar convertido en pocos años en númen de la izquierda. Se abraza con el Iran teocrático y nuclear, con la Corea del Norte endogámica y autista, con la Bielorrusia stalinista, con el Hezbolah, el Hamas y, obviamente con el decano Fidel, al borde de su laberinto final. Coquetea con Perón, Mussolini, Lenin o Stalin. Abraza con pasión la teoría conspirativa (“El Imperio se autoatacó el 11 de septiembre”, “quieren invadir Venezuela”, “Bush me quiere asesinar”) , se cree un predestinado y tiene mucha influencia: es el enemigo principal que tiene la razón, la democracia y la libertad en América Latina. No entender eso, minimizar sus dichos como si fueran fuegos de artificio es, para variar, quedarse en la cínica prescindencia del intelectual preocupado por los “verdaderos” problemas, y que no quiere ser distraído de sus meditaciones trascendentales. “Estaba Heidegger en lo cierto, o su polémica con Huserl indica tal y tal otra cosa…eh?”. Mientras los filósofos oficiales aplauden a Chávez y Heidegger no los deja dormir, falta un pensamiento progresista, activo, vigilante, que lejos de cualquier macartismo contribuya a señalar, con pelos y señales, los rostros del desastre que una vez más, acecha a América.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!