Se produjo un error en este gadget.

domingo, octubre 02, 2011

Leer a Benjamin Constant



Los Principios de política aplicables a todos los gobiernos de Benjamin Constant es un manual de liberalismo clásico. Un manual por su ordenado índice y desarrollo. Escrito en la segunda década del siglo XIX, recoge escritos y reflexiones de toda su vida. Llama la atención su concisión y la falta de pretensiones filosóficas, en el sentido de pensamiento complejo, complejamente escrito. Todo es simple y fluye de su pluma. Simple, no superficial.
Está lleno de ideas brillantes, expresadas con claridad. Algunas son como “twits”, que ya me encargué de subir a la red. Por ejemplo.

-          La libertad no es otra cosa que lo que los individuos tienen el derecho de hacer, y lo que la sociedad no tiene el de impedir
-          (con Rousseau) las leyes más injustas, las instituciones más opresivas son obligatorias, como expresión de la voluntad general
-          El numero reducido de gobernantes no constituye la tiranía, un número mayor  de ellos no garantiza la libertad
-          La ira (de Rousseau) se dirigió contra los poseedores del poder y no contra el poder mismo
-           Los gobiernos, por el hecho de ser siempre más fuertes que sus acreedores están obligados a una fidelidad más rigurosa
-          Conceder a la mayoría una autoridad ilimitada es ofrecer al pueblo en masa el holocausto del pueblo en detalle
-          ¿Cómo limitar el poder de otro modo que por el poder?
-          Si una sola parte del orden social carece de garantías, la garantía de todo el resto desaparece.
-          Si los individuos se extravían, allí están las leyes para reprimirlos. Pero si la autoridad se equivoca, sus errores se fortalecen con toda la fuerza de las leyes.
-          Una patria que debe ser salvada todos los días es una patria pronto perdida
-          (los gobiernos , a cada dificultad) suspenden las leyes, derogan el debido proceso y gritan neciamente que han salvado la patria
-          Basta crear un ministerio que vigilara a los conspiradores para que se oyera hablar incesantemente de conspiraciones
-          Los legisladores se reparten la existencia humana, por derecho de conquista, como los generales de Alejandro se reparten el mundo.
-          Puede decirse que la multiplicidad de las leyes es la enfermedad de los estados que se pretenden libres, porque en dichos estados se exige que la autoridad haga todo mediante las leyes
-          Los gobernantes quieren gobernar siempre…y siempre imaginan que las leyes son insuficientes
-          Una ley desobedecida necesita otra más rigurosa. Esta segunda no ejecutada requiere una más severa todavía. Y esta progresión no puede detenerse.
-          El legislador quiere defender su obra, así como el ciudadano defiende su libertad.
-          Los hombres que se venden al poder contra los individuos, también se venden a los individuos contra el poder.
-          Supuestos amigos de la libertad se acunaron demasiado tiempo con la idea de dominar todas las acciones humanas y quebrar todo cuanto se oponía a sus teorías

Vale la pena leer esta obra de 600 páginas, que se deja leer con felicidad, la felicidad de encontrarse con ideas clásicas pero aun frescas, cono recién pensadas. Hay, en el medio, dos siglos de lenguaje oscuro y  críptico de hegelianos, marxistas, utopistas, postmodernos. De allí el placer de leer a Constant.


No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!