Se produjo un error en este gadget.

sábado, abril 23, 2011

La replica de Horacio González a Vargas Llosa

La réplica de Horacio González al discurso de Vargas Llosa desnuda la lógica “nacional y popular”. Primero, antepone la figura de Scalabrini Ortiz a la de Vargas Llosa para crear , instantáneamente, el contraste entre el Gran Intelectual Nacional y Popular y un brillante pero banal, “intelectual liberal”. (Obviamente no alude a la financiación que Scalabrini Ortiz obtenía de la Embajada Alemana por su prédica neutralista y antiinglesa)

Entonces la oposición entre el Gigante y el Pequeño subyace y contextualiza el texto de González.

¿Qué dice el director de la Bibliotreca Nacional? Que Vargas Llosa es un “encantador de serpientes”, que su bella prosa está dirigida a exponer un discurso liberal

“Porque los verdaderos enemigos de la intolerancia, lo somos porque –nuevamente–, estamos inmersos en la dialéctica del lenguaje, en sus grandes paradojas, y menos en lo que ahora, en Vargas, es la cómoda linealidad de un liberalismo cuya ambigüedad da por descontada.”

O sea: la realidad está en la dialéctica del lenguaje, en la intuición filosófica, que desecha las obviedades de la comprobación empírica de la verdad. Para el intelectual Nacional y Popular lo único digno de hacer es hablar, generar discurso, no lineal, no claro, complejo, paradojal. No hay nada que demostrar para Gonzalez: todo está dicho (“casi todo ya ha sido pensado” afirma en el primer párrafo). Una invitación a dedicarse simplemente a retorizar porque ya todo ha sido pensado por los Scalabrin Ortiz, los Perón, los Galeano.

Hay que escapar de la “cómoda linealidad”: la realidad es dialéctica, no lineal y nadie puede afirmar nada cierto. Es un tema de creencia más que de ciencia.

Termina González rindiendole homenaje a Vargas Llosa: “ su condición de hombre de derecha la da menos su vieja problemática literaria impregnada de una chispa que sin duda no ha cesado –pues piensa como un ironista liberal puro–, que su falso candor, repleto de ardides. Los ha mostrado, “encantadoramente”, en su discurso de la Feria. Y en verdad es encantador, hasta que el peso de la historia una y otra vez pone pesadas comillas en esta frase, sin abandonarla”.

Como González administra “el peso de la historia” sabe que Vargas Llosa es un mal ejemplo, que no habría que invitar a la Feria del Libro. Solo le queda la “chicana” de sus contactos politicos con opositores al Proyecto K.

Pobre lo de Horacio González, un intelectual orgánico del kirchnerismo que desde su atalaya de la Biblioteca Nacional aprueba o reprueba y define quien tiene derecho de hablar.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!