Se produjo un error en este gadget.

jueves, agosto 31, 2006

Izquierda Fascista Iletrada



Esta pared sucia de consignas antisemitas apareció en la Facultad de Filosofía y Letras, allí donde hace mucho tiempo yo estudié Sociología.
Ensucian el alma esas pintadas: la nueva izquierda fascista pro teocrática, ataca con su vergonzosa jerga. DESTRUCCION DE ISRAEL FASCISTA...ARROJAR A SUS HABITANTES AL MAR, DESTRUIR SUS ESTUPIDOS CULTIVOS INTENSIVOS, SU OFENSIVA TECNOLOGIA, SU DEMOCRACIA, EL DERECHO DE LAS MUJERES ARABES ISRAELIES A VOTAR Y NO SER TAPIADAS EN VIDA.
VIVA LA MUERTE, gritan estos fascistas de la izquierda iletrada.




Estos otros son los de Quebracho, agrupación de izquierda, enarbolando fotos de ayatolas, marchando contra la Embajada de Israel, la misma que voló por los aires hace 14 años.
Ante la pregunta a la Ripoll, ex diputada de Izquierda Unida, de porqué apoyaban a clérigos fundamentalistas contestó la clasica: "el pueblo no se equivoca", "es la forma politica que eligio el pueblo arabe para defenderse."
En fin: Izquierda fascista iletrada.

domingo, agosto 27, 2006

Los Antiguos

Qué gente, esos antiguos.Los tipos que inventaron la democracia moderna. Conocen? Por ejemplo Jefferson. En mi carrera de Sociología nunca leimos o estudiamos a este Antiguo. Sus predicamenteos eran claramente imperialistas y antipopulares.Por ejemplo, su discurso se toma de posesión, en 1801:

No puedo dejar de humillarme á vista de la magnitud del cargo, que me confiais. En verdad yo me abatiria, si la presencia de muchos de los asistentes no me recordase que en las otras autoridades establecidas por la Constitucion, he de encontrar recursos de sabiduria, virtud, y celo à que ocurrir confiadamente en todas las dificultades
(O sea: el tipo no es un Conductor, un Líder: necesita de los otros poderes del Estado para Gobernar!!)


Necesitamos de un gobierno sabio, y economico, que impida que nos dañemos los unos à los otros, que nos conserve libre el ejercicio y uso de nuestros bienes é industria, y que no nos quite el pan de la boca. Esta es la suma de un buen gobierno, y esto es necesario para completar el circulo de nuestras felicidades.

Raro: no quiere refundar la República ni crear el Hombre Nuevo o reivindicar la nacion, redimir a los explotados, dignificar la Patria, llevar alto el nombre de nuestra nación: solo quiere un gobierno que no derroche, impedir que los conflictos internos deriven en violencia, libertad para trabajar e invertir y que el Estado no nos ahogue con impuestos. Estaba loco


Su programa de gobierno es otra muestra de su desvarío. Por suerte no me dieron a leer en Sociología a semejante DEMAGOGO


Antes de entrar en el ejercicio de mis nuevos deberes, juzgo conveniente exponer con brevedad los principios esenciales de nuestro gobierno, y que dirigen su administracion. Estos son pues :
• justicia igual y exacta para con todo hombre, sea cual fueren su estado, y sus persuasiones
• paz, comercio, buena amistad con todas las naciones, establecer alianzas con ninguna
• un celo escrupuloso en conservar al pueblo el derecho de las elecciones
• corregir los abusos tranquilamente, los cuales se cortan con la espada de la revolucion, cuando no tienen fuerza los remedios comunes y pacificos
• La supremacía de la autoridad civil sobre la militar
• economia en los gastos publicos
• pagar honradamente nuestras deudas
• conservar como una cosa sacrosanta la fè publica
• alentar la agricultura, la industria, y el comercio
• proteger la educacion, difundir las luces, extirpar las preocupaciones, y perfeccionar la razon publica
• libertad de opinión
• Libertad de la imprenta
• libertad y seguridad individual bajo la proteccion del habeas corpus , y ser juzgados electos con imparcialidad.



Además el hombre era algo tonto: invitaba a no votarlo en la próxima eleccion


Confiando pues en vuestro afecto y en el patrocinio de vuestra buena voluntad, avanzo con obediencia á estas nuevas fatigas, pronto á retirarme del empleo siempre que conoscais que podeis hacer una eleccion mas acertada. Entre tanto el Poder Infinito, que dirige los destinos del universo, guie nuestros consejos à lo mejor, y les de un exîto favorable à vuestra paz y felicidad.


Así no se puede gobernar, che!

lunes, agosto 21, 2006

Días de zozobra

En estos dias de zozobra, desde Israel hasta Cuba, desde Iran a Sudán uno se pregunta por el bien y por el mal, por la justicia y por la injusticia. Está claro que los convencidos y aferrados a su verdad repiten a cada instante: yo soy la Verdad, yo soy la Bondad, yo soy la Justicia.
No hablemos de ellos.
Hablo de mi, por ejemplo. De cómo un típico exponente de la clase media intelectual, formado en el pensamiento de izquierda, atraído por el “nacionalismo revolucionario” del peronismo en los setenta, horrorizado por la carnicería de Videla o Pinochet, pero seducido en el exilio por la España protodemocrática de 1976, testigo de la nueva constitución y del Pacto de la Moncloa, en fin, alegre por la vuelta a la Democracia de la mano de Alfonsín… pasa de su ”socialismo” a definirse solo como un “demócrata”, casi un “burgués capitalista”.
Este pasaje implica infinitos reajustes en la vida cotidiana: desde el tipo de música que uno escucha (No puede dejar de gustarme Silvio Rodríguez, quien le acaba de ofrecer su vida a Fidel), las películas que mira y, sobre todo, el tono de las conversaciones en la vida social. Uno debe denostar al capitalismo globalizado, reirse de Bush, condenar a Israel y entonar las canciones de la protesta si no quiere ser acusado de derechista.
Hace unos días tuve un incidente con un funcionario cubano, invitado a una reunión social en casa de un primo. Todos- se suponía- prestarían oídos a sus relatos. Todos, se suponía, apoyábamos a Cuba y estábamos dispuestos a darle nuestra solidaridad. Todos menos yo. Le pregunté, a boca jarro por qué razón Hilda Molina no podía salir de Cuba. Su respuesta se dirigió a la descalificación moral de Molina, el ataque a su programa de atención a niños (“que intenta demostrar que en Cuba no se atiende a los niños”) y por fin insinuar el carácter de “traidora a la Revolución” de la médica.
Le respondí – como guiado por una fuerza mayor que yo mismo- que la suya era una “típica respuesta stalinista, encubridora de crímenes y errores y que siempre terminaba acusando a las victimas”. Su reacción fue de ahogo. Jamás esperó que alguien en Argentina afrentara así a un funcionario cubano. Terminó a los gritos, diciendo que todos los años hace ejercicios militares esperando la invasión yanqui y que no va a soportar esas acusaciones.
Me sentí muy mal. Había arruinado una fiesta. Me disculpé con los dueños de casa.
Pero en el fondo me sentí muy bien. Había roto un prejuicio muy arraigado. Y pude exponer públicamente mi oposición a la dictadura cubana, sin sentirme por eso un “gusano”.
Otro tanto sucede con Israel y la Guerra del Líbano.
El pensamiento correcto obliga a acusar a Israel de agresor y condolerse con los centenares de libaneses muertos o heridos. Cada imagen de muerte y destrucción dispara automáticamente esos pensamientos.
Sin embargo desde el primer día me dispuse a bancar a Israel en lo que creo es una guerra justa, defensiva e inevitable. Eso no significa aceptar acríticamente todas las decisiones militares tomadas por Israel. Me resulta difícil entender, por ejemplo, por qué no se concentró en atacar las posiciones del Hezbollah en el sur y en cambio extender los bombardeos hacia Beirut y otras ciudades. Pero en todo caso, eso me lo reservo para otra discusión. La primera es la obligación de defender el derecho de Israel de responder al ataque de los que volaron la AMIA y no dudan en volar a Israel entero, con el apoyo de Iran y Siria.

Entonces viene Pilar Rahola y me dice

Y la izquierda que sale a la calle con banderitas de Hezbolá y de Irán que se vaya a vivir a Irán, y van a ver lo que significa la disidencia, el pensamiento crítico, la falta de libertad de expresión, la muerte, la falta de derechos y libertades. No es un problema de culturas, es un problema de Derechos Humanos, civiles, de libertad y de democracia.
No hay dictaduras malas y buenas. No se puede tener doble moral. Si estuve en contra de las dictaduras de Pinochet, de la de Uruguay, de las de América Latina, estoy en contra de la dictadura de Castro. Estoy en contra de las dictaduras islámicas. No se puede tener doble moral. No se puede ser inmoral.




Las banderas del Hezbollah en los actos de la izquierda criolla, en abrazo con los clérigos islamistas, el pedido de Chávez a Irán de que “lance rayos” contra Israel, pero además la clara condena a Israel por parte del periodismo bienpensante del planeta me han hecho sentir la soledad de mi postura, pero también su justeza. No tengo quizás demasiados argumentos. Sé que Israel se jugó a fondo ante lo que supuso el asalto final del terrorismo. No sé si hubo error de apreciación o ellos están mejor informados que los columnistas del Clarín o Pagina 12 (cosa que no me extrañaría). En todo caso, el automático calificativo de “genocidio” aplicado a Israel es evidente que expresa la necesidad de “exculparse” de la aberración del Auschwitz , de la cual la Humanidad aún debería autoanalizarse…
¿Quien de los que cargan a Israel con el mote de genocida, opina lo mismo, y lo grita respecto de Stalin, Mao o Pol Pot? ¿O no fue genocidio la invasión soviética a Afganistán, mucho más que la de Bush? O no es genocidio la matanza que el Gobierno de Sudan sigue ejecutando en Darfur desde 2003 (200 mil muertos, millones desplazados)? El único genocida es Israel, rezan las consignas : “Ustedes, sionistas, son los terroristas” dicen.
Hay un corte en esta Guerra. De un lado, pequeño y angosto, los defensores de los Derechos Humanos, la Democracia, la ciencia, la razón, el diálogo, el pluralismo, las libertades, la justicia independiente.
Del otro, ya sabemos: los pacifistas que piden guerra contra Israel, los que ponen las bombas en AMIA, Atocha o las Torres, los periodistas “objetivos” que nos cuentan con lujo de detalle las angustias de la mamá de un suicida que acaba de volar un ómnibus y que habla de los judíos muertos en los atentados como “víctimas” sin rostro, sin nombre, sin mamá.

lunes, agosto 14, 2006

Rahola!

Pilar Rahola es una fuerza de la naturaleza, un desafío permanente, un ejemplo de entusiasmo, convicciones e inteligencia. Casi lo contrario de lo que el sutil postmodernismo propone: esa informe amalgama de pequeñas verdades que se contradicen unas a otras, con exceso de oraciones condicionadas, matizadas, entreveradas.
Ella es frontal, clara y segura como muchas cosas en su tierra. A pan, pan y al vino, vino:
“La izquierda no es sólo antiamericana: es antioccidental, y para denostar a Occidente se junta con fundamentalistas islámicos y con los nazis”, “contra Israel se vive mejor”,”En 50 años de acumular riquezas petroleras los países árabes no dieron ningún premio Nobel: no apuestan a la educación sino al adoctrinamiento”, “En Argentina con la impunidad por la AMIA nació todo: a partir de allí se lanza el terrorismo a golpear en cualquier pais: USA, España, Inglaterra, India”.
Sabe que esta es la guerra del siglo 21 y de ahí su energía para convencernos de que queda poco espacio para “los arreglos, las negociaciones, a lo Chamberlain”.
Es, además, tremendamente seductora: una mirada de una intensidad que corta el aliento. Hay que seguirla, verla, analizarla. Ayer, al fin, la pude conocer por la TV. Había leído sus artículos y visto alguna foto. Pero ayer pude hacerme la idea completa de su “presencia”; ocupa mucho espacio, más que el de su cuerpo: ocupa el espacio de sus ideas.
Es única: quizás la mujer que nos salve del infierno.

sábado, agosto 12, 2006

La duda

Decíase que la realidad era un conjunto de materiales netamente diferenciados, a saber: el adentro del afuera, el antes del después, el odio del amor, la muerte de la vida. En ese mundo neto, las cosas eran, entre las personas también netas , fuertes y claras: amo y esclavo, rey y súbditos, sacerdote y fieles, hombre y mujer.

En ese mundo duro de cosas y relaciones claras y permanentes poco lugar había para la duda. Dudar era poco menos que una traición y merecía escarnio y burla, cuando no lisa y llana tortura en el potro y decapitación aplaudida por las gentes.
Bajo la realidad neta, se sabía, habitaban monstruos y dioses pérfidos, a los cuales solo el Sumo Sacerdote sabía apaciguar con la entrega de vírgenes u otras ofrendas. Los campesinos, cosecha a cosecha, debían ceder buena parte de sus granos a los recaudadores del Rey Dios.
Todo funcionaba, así, de maravillas. Cada tanto el reino era atacado por celosos vecinos y durante una generación la guerra se reinstalaba en el país. Morían en ella multitudes sobrantes, con lo cual el equilibrio entre cosechas y estómagos se reestablecía, a dios gracias.
Retornaban así las claridades de la vida. Las viudas enterraban a sus esposos y a sus hijos, le rezaban al Rey Dios y agradecían la Victoria del reino.

Así era todo. Pero aquí y allá, a veces en invierno, otras en verano se oían unos crujidos. Como unos resquicios, unas grietas pequeñas pero tozudas, insistentes.
Hoy era la responsabilidad por el otro, mañana poder tener comunicación directa con la divinidad, sin el monopolio del rey, incluyendo un dia único para ese contacto sabático. Luego también la instauración del diálogo como partero de la verdad, la duda razonable, el planteo de teorías, la certera geometría y sus leyes eternas, la visión de la realidad como mundo a explorar, la idea de que la gente puede razonar y elegir a sus gobernantes, viajar y romper así el estrecho mundo de aldea. Entonces, la idea de que se puede medir el territorio, el poder y la riqueza; el experimento y la comprobación como criterio para llegar a la verdad y luego: telescopios, microscopios, maquinas de vapor, aparatos, herramientas, análisis de la química de la vida, leyes de herencia, evolución de las especies, física atómica, inconciente, historiografía, arqueología, volar, sumergirse, sufragio universal, democracia, investigación, arte, transgresión, audacia, televisión, libertad, desafío, computadoras, rock, Internet, MP3.

Y entonces, ominosa y amenazante, estalla la nostalgia armada de quienes quieren retroceder hasta quedarse sin dudas, en un mundo de buenos y malos, de fieles e infieles, de hombres y mujeres, santos y demonios, adentro y fuera, un duro y neto mundo. Mundo pobre.

jueves, agosto 03, 2006

Pobres

Argentina pasó de tener 50% de pobres a solo 30% en tres años. Antes , en los noventa, había llegado a solo el 20%. Raro.
A mi me enseñaron que una cosa es la pobreza y otra el ingreso familiar disponible, aunque ambas variables están muy relacionadas. El Ingreso es una variable dependiente de al menos dos factores: el contexto económico (crecimiento o depresión) y las características de la persona (sobre todo: nivel educativo, grado de capacitación, y- esto no aparece en la estadísticas pero es tan real como las otras variables- algo así como grado de adaptabilidad al entorno social -nadie da trabajo a delincuentes potenciales, a gente demasiado agresiva o incontenible).

Los atributos de la persona son estables y constituyen obstáculos o disparadores de la pobreza: no dependen de los avatares de la economía y la inflación, como el Ingreso.

Una baja calidad educativa, incapacidad de adaptarse a entornos cambiantes o una cultura con deficiencias valorativas graves predisponen al fracaso laboral y a persistir en la pobreza.
Por eso no se entienden demasiado estas “fluctuaciones de la pobreza”: son más bien errores conceptuales que surgen de confundir ingreso disponible con pobreza.
Es el resultado de una vision “pobrista” de la realidad.
El pobrismo cuenta con lujo de detalles cuantos nuevos pobres nacieron hoy, pero descuida los que salieron de la pobreza, consiguieron trabajo digno o se mudaron a una casa de material.

De acuerdo a la ingenuidad estadística con que se interpretan los datos de la Encuesta Permanente de Hogares un trabajador de clase media, digamos un bancario que gana $2000, circunstancialmente desocupado, al tener cero ingreso es contabilizado como pobre: el tipo ha acumulado en 20 años de trabajo: coche, equipo de audio, computadora, tiene una biblioteca con 300 libros pero para los "analistas" de turno es un “pobre”, equivalente al haitiano famélico que gana un dolar por día. Cuando quedó desocupado al parecer perdió todos los atributos acumulados, su stock de capital intelectual, objetos, capacidades, valores: es un pobre, categoría social que excita a periodistas y políticos varios como objeto de sus desvelos y …de sus deseos.
Nuestro bancario desocupado sin embargo, merced a sus conocidos, clientes y contactos consigue a los tres meses un trabajo en la inmobiliaria Equis y entre básico y comisiones, puede rondar los 1800. Ha dejado de ser pobre: en la próxima Encuesta de Hogares brillará como perteneciente al decil segundo, casi rozando el 10% más rico de la Argentina. Pero nadie escribe un artículo o publica una encuesta para anunciarnos que Don Bancario es ahora un No-Pobre, ya que esa categoría social no tiene interés periodístico alguno: un mero baúl de los que salen de la pobreza no merece un renglón. O sea: el 20% que pasó de “pobre” a “no-pobre” no tiene audiencia en el mundo mediático argentino.

La dimensión de la crisis es entonces el tema de fondo: con los diarios repitiendo que la “ mitad de la población está sumida en la pobreza absoluta” se tiende a soluciones de emergencia, a la concentración de decisiones en pocas manos, al clima de urgencia y crisis terminal que gusta describir el discurso oficial desde 2002.
En cambio, si la realidad es que un 20% de la población está sumergida, el discurso no puede dejar de ser dramático (es intolerable esa pobreza) pero no asume dimensiones épicas. Hay que terminar con la pobreza, diagnosticar sus puntos fuertes, atacarla, demolerla y esa es una tarea de toda la sociedad, del 80% que no está en la pobreza, y no solo de un gobierno.

La solución de la pobreza estructural requiere planes y financiamiento, pero por sobre todo combatir los prejuicios del “pobrismo”, esa queja paralizante: diagnosticar la cantidad y tipo de pobreza, analizar en donde se logra salir del círculo vicioso, comparar planes, metodologías, públicos incluidos. Y por sobre todo, apoyarse en lo sano para derrotar lo enfermo.

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!