Se produjo un error en este gadget.

domingo, diciembre 04, 2011

Nuevos y viejos ricos




Los “nuevos ricos” reciben el desprecio de todos, de  pobres y de viejos ricos.
Se sabe: los nuevos ricos son ordinarios, ostentosos, incultos, ruidosos. Los viejos ricos, en cambio, son cultos y discretos.
Aquellos que reciben desde la cuna educación y riqueza obtienen el reconocimiento social, mientras los que tienen abuelos campesinos o buhoneros, reciben una mirada risueña y despectiva.
El capitalismo produce “nuevos ricos” independientes del Poder, el mercantilismo, no: en éste solo los amigos del Rey-Lider obtienen prebendas y se enriquecen rápidamente.
No es casual, entonces, que en el ataque a los parvenues se esconde un ataque a la subversión que provoca el capitalismo. Los valores tradicionales se alteran, aparecen nuevos actores sociales, aparece un nuevo poder que cuestiona a las oligarquías tradicionales y al Poder.
En China, por ejemplo, hay unos cincuenta millones de nuevos ricos, que se caracterizan por consumir cenas fastuosas que cuestan decenas de miles de dólares. Un espanto, que critican tanto los pobres como los viejos burócratas del Régimen. Como dice Santo Tomás, los reyes temen a los ricos y tratan de destruirlos- aliándose con el “buen pueblo”. Saben que la propiedad privada genera poder alternativo que cuestiona el poder absoluto que detentan. Habría que estudiar la alianza entre los reyes y el pueblo en contra de los nuevos ricos, los despreciados “burgueses”. En España los nuevos ricos eran los judíos, protegidos por los reyes, pero rencorosamente odiados por nobles y campesinos pobres. Cada tanto, el odio se desataba contra los judíos en  pogroms que alcanzaron su clímax en 1391, cuando provocaron cincuenta mil muertos. En 1348, en la peste negra, las multitudes asesinaron a la mitad de los judíos europeos.
En la Rusia comunista de la NEP (Nueva Política Económica) que permitió los pequeños comercios y reabrió los mercados, hicieron su aparición - luego de los años del hambre y las requisas-  campesinos bien alimentados y los pequeños comerciantes que se enriquecían rápidamente. El ala izquierda de los bolcheviques estaba escandalizada por este retroceso “reaccionario”. Si bien Lenin preveía varias décadas de NEP- quizás arrepentido por sus excesos de “comunismo de guerra” de 1917-1920- murió oportunamente y Stalin, que aceptó a regañadientes la NEP, esperó su momento para “liquidar a los kulaks y a los comerciantes” . En cuatro años no quedó un solo comercio en Moscú y los campos fueron colectivizados. Se terminó así con la “primavera” de la NEP y el comunismo de guerra volvió para quedarse. Solo se enriquecerían los amigos del Poder, la Nomenklatura llena de privilegios.
El odio a los nuevos ricos es el odio a la movilidad social, al cambio de poder. El desprecio, la envidia y los celos que provocan son los indicadores de hasta qué punto una sociedad conservadora se niega a crecer.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!