Se produjo un error en este gadget.

miércoles, junio 17, 2009

Oligarquía

Las palabras pesan. Son lápidas que unos colocan a otros: los que tienen más poder colocan esas palabras-cliché y se retiran a disfrutar de su éxito. Por ejemplo, la palabra “oligarquía”: las mafias sindicales, las corporaciones políticas del populismo, los caciques, punteros, cuadros, intelectuales orgánicos de Cartas Abiertas, llegan al orgasmo cuando insultan al enemigo con el mote de “oligarca!”. Los del campo son “oligarcas”, la oposición es “oligarca”, ustedes son “oligarcas”.
Hoy, leo en dos lugares distintos la palabra “oligarca” y me congratulo.
La primera es la investigadora Carmen Sesto, autora de “La vanguardia ganadera terrateniente bonaerense (1856-1900)”, reporteada hoy en La Nación:
“Cuando hoy se piensa en una oligarquía, se piensa en quienes toman el poder para realizar sus propios intereses y no los del bien público, se piensa en quienes están diez años en el poder y se hacen millonarios. La gente no se engaña; hoy, la única oligarquía es el Gobierno”.
“La utilización de esta concepción anacrónica en la actualidad tiene una intención claramente confrontativa, implica pensar los enfrentamientos en términos dicotómicos entre una clase que explota a la otra y que solo puede resolverse cuando la explotada destruye a la antagonista”
La otra mención la trae Miriam Celaya, en su Blog cubano “SinEvasión”:
“Ahí tenemos las experiencias de Etiopía, Argelia, Bolivia, Angola, Nicaragua y tantos otros episodios bélicos, después de los cuales las medallas con la imagen de Mariana Grajales, colocadas sobre los pechos de numerosas madres cubanas, constituyen el premio y consuelo que les prodiga la oligarquía guerrera desde su trono, por la pérdida irreparable del hijo.”
Oligarquía guerrera: una buena definición del Gobierno Cubano, impensada y original: los gobiernos populistas como “oligarquías” es un concepto revolucionario, ya que le saca esa palabra a los Galeano del poder latinoamericano, y se la pone como arma a la oposición democrática cubana, venezolana, ecuatoriana, nicaragüense, boliviana, argentina…países en manos, ahora, de gobiernos oligárquicos. Me encanta. Es hora de poner las cosas en su lugar: acá los únicos oligarcas, los únicos que lucran con el bien público, que roban en nombre de la “Revolución”, son los gobiernos "populares", temibles porque van por todo: empresas, universidades, medios de comunicación, etc.: son voraces y se atragantan expropiando el trabajo ajeno, en nombre de su lucha “contra la oligarquía”.

1 comentario:

José Luis dijo...

También se gastan, las palabras. El insulto "bostero" un día dejó de serlo, como "gallina", "canalla", "leproso", "cuervo".

En boca de estos adalides de la histeria y del afano, de la burla y el apriete (y con un poco más de desgaste que le haga ellos y sus acólitos), al final esta palabra "¡oligarca!" (porque siempre se dice con signos de admiración) va a terminar significando "republicano".

Mecagondió.

JL

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!