Se produjo un error en este gadget.

jueves, julio 07, 2005

El Manifiesto



Se empieza con el Prólogo de Sartre a “Los condenados de la Tierra”, de Fanon, publicado en 1961, y se termina admirando la implosión de las Torres Gemelas en 2001.
Es una línea clara, única, que nace de la belleza y fuerza del texto sartreano (quizás lo mejor que nadie escribió nunca sobre el sentimiento del colonizado frente a la opulenta Europa) , sigue con el propio texto de Fanon santificando la violencia del colonizado y desmontando todo argumento “democrático” por “cómplice” de la dominación colonial, y termina en la admiración a los condenados de la tierra ...convertidos en bombas humanas. Ya alguien ensalzó la estética del terror, admirando el avión engullido por la mega estructura, y vomitado luego en millones de fragmentos en los que se convertían tres mil personas- nuevos desparecidos- ante la mirada del mundo. Un homenaje a la nueva liturgia antiimperialista.

Ese prólogo es el auténtico “Manifiesto Tercermundista”; y tuvo la misma irrefrenable convicción que el originario de 1848, la misma belleza retórica (una enorme operación de seducción política a partir del uso supremo del lenguaje) y, quizás, el mismo efecto político: encantar a generaciones de revolucionarios, juramentarlos a integrarse a una secta de predestinados a salvar (nos), ajenos a cualquier seducción del Poder establecido. Un programa excitante para cualquier joven con energías, odio por los muros de los adultos y tiempo libre para leer los centenares de corolarios que se desprenden de los manifiestos fundantes.

“No hace mucho tiempo, la tierra estaba poblada por dos mil millones de habitantes, es decir, quinientos millones de hombres y mil quinientos millones de indígenas. Los primeros disponían del Verbo, los otros lo tomaban prestado.”
Así comienza el Manifiesto. Y sigue

“Lean a Fanon: comprenderán que en el momento de impotencia, la locura homicida es el inconsciente colectivo de los colonizados (...) el último reducto de su humanidad(...)No es su violencia, es la nuestra, invertida, que crece y los desgarra” .


Que bien que suena esto no? Qué audacia en el lenguaje, qué claridad conceptual, cómo enamoran – excitan- esas palabras: Dan ganas de correr y agarrar ahí mismo el cartucho de dinamita para volar algo, de ejercer nuestro “último reducto de Humanidad”, convirtiendo en chatarra y carne quemada los ómnibus del colonizador (o de sus cómplices, o de los colonizados aun no convertidos a la lucha: digamos, de los Chiitas en Irak, o los Sunnitas en Iran, de los tibios, a los cuales hay que volar en sus casamientos, a la salida de la mezquita, con la misma alegría con que destruimos los restoranes de Haifa, o la AMIA de Buenos Aires, o los trenes en Atocha)
(Esto fue escrito el 5 de julio: hoy, 7 de julio hay que agregar a esta lista macabra a Londres, acribillada de cobardes bombas asesinas de inocentes)

Traducimos y actualizamos al filósofo del compromiso:
La furia de Bin Laden no es su furia , no es su violencia; es la violencia impuesta por el Imperio, que se desata aun contra la voluntad del colonizado, para hacer sonar la hora de su humanidad. La furia del hombre-bomba palestino es solo la respuesta a la violencia de los israelíes, y así sucesivamente.
Ya nada le será reprobrado al colonizado desde Sartre-Fanon: ha perdido toda responsabilidad sobre su accionar. Son inimputables, al margen de cualquier juicio, opinión, queja o reclamo: son los Intocables de la nueva liturgia anidada en las facultades de Filosofía y Letras del todo el mundo. Todo lo “malo” que haga de aquí en adelante es el débil reembolso de lo que durante siglos le hemos hecho: Malo Hombre Blanco, nos grita el francés, inaugurando el racismo del siglo XXI cuarenta años antes.



Comunicado publicado hoy, 7 de julio de 2005



"La organización Al-Qaeda para la Jihad en Europa.


En el nombre de Dios, clemente y misericordioso. La paz y la bendición para su Profeta (Mahoma) el Sonriente y el Luchador."

"Alegraos, nación del Islam; alegraos nación de los árabes, ha llegado el momento para vengarnos del gobierno británico cruzado y sionista por las matanzas que comete Gran Bretaña en Irak y Afganistán. Los héroes muyahidines han perpetrado un bendito ataque en Londres, y ahora Gran Bretaña está en llamas por el temor y el susto en el norte, sur, este y oeste (de la ciudad)."

"Habíamos advertido repetidamente al gobierno británico y a su pueblo, y ahora hemos cumplido nuestra promesa y realizado una operación militar bendita en Gran Bretaña después de duros esfuerzos efectuados por los héroes muyahidines que duraron un largo tiempo para garantizar el éxito de la operación. Y todavía advertimos al gobierno de Dinamarca y al de Italia y a todos los gobiernos cruzados (cristianos) que recibirán el mismo castigo si no retiran sus tropas de Irak y Afganistán, así que ya os hemos avisado".


Sartre y Fanon, contentos



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, vine por acá, interesante tu análisis. No se si tendré acceso por acá al libro de Sartre, pero alguna vez leeré el prólogo. Bueno, de paso, te saludo por tu texto en Ficticia, eficiente y con buen ritmo.
Saludos, Miriam

esteban dijo...

Gracias otra vez, Miriam.Un abrazo

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!