Se produjo un error en este gadget.

jueves, agosto 02, 2012

De la Introduccion a la Utopía del Socialismo Científico, que estoy escribiendo:


De los dos terrores que asolaron el siglo XX- el nazismo y el comunismo- es el comunismo el más misterioso. 
Que el nazismo era un sistema de violencia contra las minorías, un programa de exterminio y de predominio racial, nunca hubo dudas. Fue groseramente franco. Ya en el programa del Partido Nacional Socialista de 1920 se exponía con claridad el plan de excluir a los judíos de la nación alemana y el propósito de obtener “colonias” para dar sustento a la población alemana. Había que tener “mala entraña” para adherir a esas ideas. 
Pero el comunismo, el marxismo fue otra cosa. Un ideario liberador, humanista, la culminación del proceso iniciado por la Ilustración para acabar con los privilegios de las minorías, un programa de liberación, de desaparición de la desigualdad, de desarrollo científico y económico. La promesa del marxismo fue muy atractiva. Pero sus frutos casi iguales- peores en algún sentido- a los del nazismo. El nazismo cumplió su programa a rajatabla, sin contradicciones internas. En cambio el marxismo , el “socialismo real” ocultó cuidadosamente el crimen: cumplió un plan implícito, secreto de liquidación y asesinato que aun hoy es negado. Así como los negacionistas del Holocausto judío por los nazis son seres moralmente inferiores, los innumerables negacionistas del holocausto comunista no tienen mayor estatura moral. Solo que unos tienen muy mala prensa y los otros, programas de radio y televisión.
El comunismo, ese arco que va desde un iluminado Marx hasta un asesino serial y frio como Stalin, es incomprensible. La mejor gente, la más inteligente, la más buena adhirió al comunismo. Su claridad, su fuerza expresiva convenció a varias generaciones de la incomparable justeza de sus objetivos. Picasso, Neruda, Sartre, Rolland, Saramago, por nombrar solo algunos, fueron los referentes de cientos de intelectuales, poetas, artistas – la “crème” de la intelectualidad- que adhirieron sin dudarlo al comunismo. Solo algunos, valientes y repudiados, como Guide, Koestler, Camus, Octavio Paz o Vargas Llosa se atrevieron a mirar…y vieron: el Gulag, la persecución a homosexuales, el trabajo esclavo, las deportaciones masivas, las prohibiciones, los Procesos de Moscú, el Gran Salto Adelante de Mao con sus 30 millones de muertos , la Stasi, la Cheka, la KGB, los Servicios Cubanos… Mucho, demasiado para explicar como simples “desviaciones” del programa liberador marxista.
Así como no se entiende el arco que va desde el Jesus del amor hasta un Torquemada de la tortura, la religión civil marxista amparó en su seno a lo mejor y a lo peor, en una mezcla esquizofrénica que aun hoy provoca escozor. 
Ya nadie, en su sano juicio, se reivindica nazifascista. En cambio miles de personas, incluyendo intelectuales, artistas, creadores, aun se dicen marxistas. Los cien millones de muertos que los regímenes comunistas produjeron en medio siglo no parecen conmover demasiado a esas conciencias.
En general- además de negarse a creer en los innumerables testimonios que lo prueban- apelan a los “errores” o “deformaciones” del marxismo en manos de gente como Stalin. Marx no se equivocó, se equivocaron los marxistas en el poder, parecen decirnos.
Nuestra pregunta es la siguiente: ¿ cómo se explica que sin excepción alguna TODOS los marxistas en el poder construyeron sistemas totalitarios? Desde Lenin hasta Mao Tse Tung, desde Castro a Kim il Sung, desde Pol Pot hasta Ceasescu, desde Stalin hasta Trotsky, ¿TODOS traicionaron a Marx? Qué hubo ¿ una conspiración nefasta para traicionar al Viejo Marx?
Difícil de creer.
Mi hipótesis- que no es novedosa- es que el marxismo originario ya tenía en su seno el huevo de la serpiente. Marx no es inocente del Gulag. Marx no puede ser apartado respetuosamente de los campos de concentración que Lenin- mucho antes que Hitler- instaló en la Rusia revolucionaria.
Creemos que Marx y los primeros pensadores marxistas elaboraron una utopía que contenía en germen el desastre. Pero eso hay que demostrarlo, si puede “demostrarse” algo en el terreno de lo humano. Aqui voy.

4 comentarios:

José Luis dijo...

Buenísimo... keep going, please.

esteban dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
esteban dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
esteban dijo...

Gracias Jose Luis. Estoy avanzando, sin prisa y sin pausa. Por primera vez, en vez de un artículo rápido estoy intentando algo más completo. Eso me obliga a leer y reflexionar, tomar notas e ir armando , de a poco, un camino de comprensión que deshaga la intrincada madeja marxista. Un saludo

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!