Se produjo un error en este gadget.

viernes, mayo 19, 2006

Revolución

Posiblemente el mundo acabe antes de llegar al siglo XXII.

Es una posibilidad tan cierta como lo era suponer – en 2003- que un Tsunami arrasaría miles de vidas en toda la costa del Indico. O haber pronosticado, en 1999 que en un par de años una veintena de personas destruirían las Torres Americanas en unos segundos, y que el pais más poderoso de la Historía sería maltratado y ofendido como nunca antes.
Un absurdo, la visión de un demente, de un provocador...

Pero basta con leer algunos reportes referidos al cambio climático para saber que las mega inundaciones por derretimiento de los polos serán muy posibles hacia mediados de siglo.
Este horizonte dramático pone en cuestión todas nuestras instituciones, nuestras formas de gestionar lo público y lo privado y permite- a modo de escenario alternativo - buscar nuevos recursos, diseñar nuevas soluciones a fin de evitar ese final posible y darle un sentido de continuidad a nustra vida finita.

Es un contexto revolucionario en el buen y alto sentido de la palabra.
Está claro que la Revolución no es la que se vocea en las asambleas universitarias , sino la que produce la tecnología, el comercio mundial, la creatividad aplicada a la producción y a la politica social: todo menos la propuesta suicida de cerrar las economías, estatizar, nacionalizar, corporativizar, clientelizar, “socializar”, gulaguizar, sovietizar, cubanizar, venezualizar.
La caída del Muro – un pequeño incidente del cual Petras, Chomsky y Le Monde Diplomatique aun no se han percatado- se produjo en realidad, en la China post-mao . El comunismo terminó allí su andadura pariendo “dialécticamente” a su contrario: el Neo-Capitalismo, un Modo de Producción que Marx, pobre, no pudo prever. El Fin de la Historia no ocurriría en el Comunismo sino en su sucesor. Una mezcla de liberalismo económico, disciplina estatal y retórica socialista que …funciona, guste o no.

En fin, se supone que no vine a dar malas noticias sino a decir que llegó el momento de rever -reimagine, nos dice Tom Peters- todas nuestras instituciones (empresas, ONG, Estado) ni mas ni menos, a fin de evitar o posponer el crash mundial de finales de siglo, encontrar tecnologías protectoras del medio ambiente, redireccionar al ser humano hacia su propio sentido (dejar de ser medios, herramientas, recursos y ser…humanos)

La Revolución significa, a estas alturas, derruir el poder de la Corporacíon (estatal o privada o No gubernamental) a partir de que cada individuo contenga un programa completo de acción, que cada uno sea una propuesta única, y una pieza insustituible en cualquier proyecto- desde una PYME de barrio hasta una empresa multinacional.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!