Se produjo un error en este gadget.

jueves, junio 02, 2005

(Escrito en 1992)

A veces es bueno releer los viejos textos y comprobar que uno cambió mucho, pero el mundo, esencialmente, sigue igual...Acá traigo uno que escribí en 1992



Minimalismo


¿Recuerdan a los maximalistas? Creo saber que así se denominaba a una especie de fundamentalistas de la Revolución, empeñados en recordar(nos) que fuera del Todo no había nada. El Todo era la excusa que los convocaba para impedir, boicotear, obstruir cualquier reforma, mejora o ayuda destinada a los pobres. Todo programa debía ser de máxima, toda reforma, puramente circunstancial y destinada a la acumulación de fuerzas para la Revolución, el Todo que nos esperaba al final del camino.
En mi Facultad abundaban y era divertido verlos oponerse, por ejemplo, al uso de carteleras que el Decanato destinaba a las agrupaciones, en nombre de la pureza de la revolución. O insistir en que el problema de horarios de la materia Tal debía inscribirse en la lucha internacional encabezada por los mineros bolivianos, o los choferes peruanos...
El más mínimo y pueril conflicto con un ayudante o con un bedel, debía inscribirse en el Todo, a riesgo de ser pura basura reformista.
Bueno, ellos pasaron por la Historia y casi nadie los recuerda. Creo que algunos editan todavía extraños pasquines hallables en alguna librería de Calle Corrientes.
Ahora, en verdad, me preocupan los minimalistas.
Como el Todo dejó de existir, se trata de aprender a convivir con la Nada. O, mejor dicho, con los infinitesimales fragmentos en los que el Todo se transformó a partir del Big Bang.
La Revolución, su idea, su mística, su teoría, sus mitos, sus canciones, sus libros, posters, películas, pancartas, gestos y gritos estalló en, digamos, los años ochenta. Sus fragmentos, mínimos, sobrevuelan el espacio infinito, confundiéndose, implicándose, copulando, con ideas tales como el autoconocimiento, el cultivo de plantas de balcón, las flores de Bach, la Conspiración de Acuario y el Asai Baba.
La Organización - el instrumento de la revolución, decían- se diluye en las redes, organizaciones informales, mínimas y acotadas. Ingrávidas y gentiles, diría algún poeta.
Mientras los minimalistas deciden dedicar los próximos veinte años a la búsqueda del mantra, el mundo se está de dedicando a los siguientes menesteres:
Crece el racismo, el antisemitismo, el tribalismo, el chauvinismo, el nacionalismo, la xenofobia, el aislacionismo... por lo tanto, el separatismo, la expulsión, el exilio, la guerra civil, el asesinato de inocentes.
Crece el pensamiento autoritario, fuerte, ejecutivo, viril, decidido, simple, esencial, directo, iletrado, sintético, frontal, brutal, violento, resolutivo, pragmático, primitivo, pasional, elemental.
Crece la aventura fujimorista, el desorden italiano, la desestatización menemista, el vacío de poder venezolano, la desestabilización colombiana, el escándalo brasilero, el aislacionismo de Ross Perot, el NO a la unidad europea, la fragmentación política de la ex URSS.
Crece el fundamentalismo islámico, el judaísmo ultra ortodoxo, el integrismo católico, el sincretismo afroamericano, el umbandá, los pastores radiales.
Crece el temor al SIDA, al Cólera, a la Hepatitis, sífilis, tuberculosis, y otras plagas medievales.
Crece el ruido, el mal olor, la contaminación, desertización ,erosión, tala de bosques, suciedad, basura, inundaciones, derrames de petróleo, escapes de gas letal, agujero de ozono, efecto invernadero, desaparición de especies.
Crece el hacinamiento urbano, la miseria campesina, la eterna pobreza de los pobres.
Crece la infamia cultural que transmite la TV, la música que se imita a sí misma desde hace veinte años, las películas de efectos especiales, las telenovelas venezolanas, Julio Iglesias y Loco Mía.


Pregunta. ¿Cómo vamos a rescatar del olvido a la razón, el buen gusto, los valores, el sentido común, el equilibrio, la solidaridad, entretenidos como estamos en ejercicios de minimalismo, de pequeños gestos autistas?
Atrapados entre la desintegración del Todo y la búsqueda de la Nada ahí andamos los de cuarenta años, dejando que el mundo nos abofetee todos los días.
A veces extraño a los maximalistas.

©1992

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!