Se produjo un error en este gadget.

lunes, julio 22, 2013

La tesis de Jouvenel

 

Bertrand de Jouvenel realiza un análisis de la tragedia de la modernidad a partir de un interrogante apremiante: ¿cómo fue posible que el Iluminismo, que proclamó la dignidad del individuo, que cantó a la libertad y que destruyó las viejas supersticiones que esclavizaron al hombre durante siglos haya desembocado en un régimen de Estado Absoluto que es exactamente la contratara de lo que predicó?

Con espíritu de botánico describe con precisión el proceso que se desarrollo desde la antigüedad y la Alta Edad Media, de un Poder limitado por la ley, la costumbre, la religión y otros poderes sociales y económicos hasta el desemboque actual en el Estado Absoluto, el Minotauro que, en busca de nuestra felicidad, termina esclavizándonos más íntegramente que en los viejos tiempos. 

Desde los pobres ejércitos del Rey- que debía obtener negociando con los barones tropas y recursos, siempre escasos y condicionados – hasta el actual Estado Militar que con la conscripción obligatoria y los impuestos coactivos obtiene los recursos necesarios para sostener guerras totales, con destrucción de recursos y personas como nunca se vio en la Historia.

Desde los tribunales independientes del rey que defendían cualquier abuso del monarca hasta una justicia “dependiente” del Poder, el cual nombra, destituye o promueve jueces según su gusto.

Desde la Ley- entendida como basada en el Derecho natural y la costumbre- que era previa al Poder, respetada por el Poder y jamás modificada por el Poder hasta la legislación votada por mayorías circunstanciales y contradictorias, orientadas por utilidades y no por valores, que da al Poder el recurso infinito de legislar por sí y para sí.

Desde la existencia de entidades políticas provinciales, regionales, lingüísticas, económicas, religiosas que el Poder debía respetar hasta la actual homogeneización y centralización del Poder, que simplifica la realidad social y en la que solo existe de un lado el Estado Burocrático con inmensos poderes y del otro, individuos atomizados, sin referentes sociales, religiosos, morales, lingüísticos, culturales.

De un Poder limitado, fragmentado y en equilibrio, que limita y es limitado, a un Poder falsamente escindido entre Ejecutivo, legislativo y un Judicial que apenas sobrevive al deseo del Poder absoluto.

De un poder que no intenta conducir la mente del hombres a un Poder que hace de la propaganda y de la “batalla cultural” su mecanismo esencial para el dominio no solo del cuerpo, sino de la mente de los súbditos.

De un poder que debía conocer el estado de opinión del pueblo, a un Poder que tiene capacidad para producir los estados de opinión que desea.

De un poder que era incapaz de afectar la libertad de los otros poderes a un poder que en nombre de la seguridad limita la libertad, en nombre de la igualdad destruye las diferencias humanas, que en nombre de la felicidad produce las mayores infelicidades (miseria, campos de exterminio, Gulags, limpiezas étnicas).

La tesis de Jouvenel es que el Iluminismo- en su lucha contra la tradición, la moral y las viejas instituciones que contenían al individuo- desvistió al individuo, lo dejó solo contra el Estado, en una asimétrica batalla. De una sociedad compleja, llena de poderes espirituales, morales, económicos se pasa a una homogeneización y a la desaparición de las entidades intermedias entre individuo y Estado. 
El Estado es la Iglesia que nos explica el sentido de la vida, es el Empresario que nos provee trabajo y sustento, es el Maestro que nos enseña qué pensar, es el Juez que nunca falla contra el Poder, es el General que nos llama a la guerra y organiza la leva en masa, es el Policía que nos controla.

Ese fue el gran error del Iluminismo. La destrucción de los mecanismos de defensa y autoorganización social en nombre de la liberación de la Humanidad. Su resultado es la pérdida de límites morales, el desprecio por los valores, la destrucción de la Ley, la imposición de la mayoría con poder ilimitado para sojuzgar a una minoría, el control de la vida económica como si la sociedad fuera una organización. 
Un Poder que brinda seguridad a cambio de libertad.
Y una vez que se entrega la libertad es inútil pretender recuperarla. Ya es tarde.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!