Se produjo un error en este gadget.

viernes, abril 20, 2012

Perder es ganar



Perder es ganar


Es evidente que la confiscación del 51% de YPF no está destinada a obtener el autoabastecimiento. Su motivación de fondo es política, no económica.
En el imaginario Kirchnerista, mi tamaño es el tamaño de mi enemigo. Cuanto más grande es mi enemigo, más grande soy yo.
Obviamente, al Cristinismo (fase superior del Kirchnerismo) no le basta Magnetto, el CEO del Grupo Carín. Le queda chico. Por eso, ahora la pelea es con el Mundo: España y la Unión Europea, EEUU, el FMI, el Banco Mundial, "los poderosos", que me harán más poderosa a mi si los enfrento.
La épica que estaba faltando se reestablece en un plano aun más alto: los militares son un enemigo demasiado débil y obvio, el campo...ya volveremos por él, Clarín es un pequeño matón de barrio al lado del "mundo" de los poderosos. Con esta jugada Cristina alcanza el papel protagónico de la película mundial, que es lo único que le interesa. En eso parece que su maestro es Galtieri en la Operación Malvinas,  con la diferencia que el militar calculó mal la "neutralidad" de EEUU y la OTAN y así le fue. Cristina no calculó mal: sabía perfectamente que la medida contaría inmediatamente con el repudio mundial, que ya se había insinuado hace pocos días cuando 40 países condenaron el proteccionismo de Argentina.
Pero Ella no pelea para ganar, sino para perder. Perder contra el mundo, para ella, la coloca en el panteón de las heroínas, que es donde quiere estar , junto a Evita y, quizás, Juana de Arco.
Su lógica ya no es la de este prosaico mundo occidental, de racionalidad y cálculo. A modo de kamikaze o de Mujahidin que explota junto a su bomba para ganar el Paraiso, la lógica de Cristina no es la de este mundo sino la de una Redentora, como diría Enrique Krauze. El cálculo que hace no es de la racionalidad convencional sino que Ella - que se definió como hegeliana- maneja la contradicción y la dialéctica como pocos. Para Cristina no rige el principio de identidad, en el que A es igual a A siempre. En su lógica perder luchando contra “los poderes” es ganarse un lugar único en la Historia, que es donde Ella quiere estar. No le alcanza con la politica: quiere entrar en la Historia, en la Leyenda y en el Mito.
Kirchner, a su modo, recreó el Mito Peronista subclase Tendencia Revolucionaria, los “jóvenes idealistas de los 70”.
Cristina pretende algo mucho más audaz- y por ahora lo está logrando-:  reemplazar el viejo Mito Peronista por el Mito Kirchnerista.
Ya tiene un muerto - El, a quien invoca en cada discurso sin nombrarlo, una Evita, que nos contempla desde el cielo - y tiene un Perón - ella misma- que además de vencer los limites de “género” vence a la enfermedad (el cáncer). En este mito, Él se inmola, como Evita y ella acumula poder, como Perón. En este Mito, ella realiza el deseo oculto de Evita: vivir y superar a Perón.
Para eso debe estar estudiando la historia del primer peronismo y copia. Copia la idea de acumular poder sobre la base de someter a todas las “fuerzas vivas” y, sobre todo, manejando hegemónicamente los medios de comunicación. Por eso necesita vencer a Clarín y La Nación, para unificar un único relato en la que Ella, la heroína , libra una apoteótica batalla contra los poderes concentrados. Copia también al política cultural,  deportiva y de entretenimiento del primer peronismo: el dominio casi excluyente de deportistas, intelectuales, artistas, cantantes, poetas, rockeros, cineastas, pintores que día a día nos convencen se las bondades del “modelo” y su Conductora.
No le falta a este Cristinismo  el componente violento y autoritario- para eso lo tiene a La Cámpora, a Moreno, etc. - y leyes como la Antiterrorista. Tiene que imponer una Reforma Constitucional que la lleve a la eternidad del poder y tiene que imponer una Cultura Cristinista que opere sobre el alma, los sentimientos de los argentinos, para convertirlos en seguidores del nuevo culto.
No sé si lo logrará. Del “otro lado” hay poca cosa, solo la protesta subterránea y un acatamiento de hecho a los dictados de Ella.   Sus excesos deberían ser tantos, tanta la torpeza y la violencia que es dudoso que cometa esos errores, pero no imposible. Sobretodo si, como parece, ya no escucha ninguna voz que no sea su propio eco.

Bien. ¿Y nosotros? Mal, gracias. Este juego en el gran escenario de la Historia y la Epopeya, en el que perderemos lo poco que nos quedaba de significación económica y política, repercutirá en una baja de inversiones, lo cual implica menos crecimiento, más desocupación, etc. En lo político esto nos arroja de lleno al eje liderado por Irán, seguido por Venezuela y apoyado por Rusia y China , que pueden darse el lujo de enfrentar a Occidente sin demasiados problemas ¿Podemos enfrentar a Occidente? Es obvio que no, que no "nos da el cuero", que es una jugada a pérdida. Pero qué importa: hemos recuperado la "dignidad" y la épica cristinista está en su apogeo. Eso es lo importante.
Para ella, perder es ganar.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!