Se produjo un error en este gadget.

domingo, junio 04, 2006

Cromañon: responsables, culpables,testigos, víctimas

Hace unos meses un periodista me pidio una columna con mi opinión sobre los contactos que hubo entre padres de víctimas de Cromañon y Chabán, en su refugio del delta. Nunca lo publicó, seguramente porque no pasó los exigentes estandares etico-estilísticos de esa revista. Como yo no tengo ningun estándar, lo publico aca, en mi Blog. Lean esta chata columna


Nos gustan las cosas netas, claras, indudables como en las tragedias clásicas. Buscamos – y encontramos rápidamente- responsables, culpables, demonios sobre los cuales descargar nuestra ira. A veces, existen. No son un invento mediático. Un holocausto requiere planificación y ejecutores: responsables directos.
Pero ¿quién es el responsable por los diez mil muertos anuales que producen los accidentes de tránsito? ¿La fábricas de neumáticos, las campañas publicitarias de bebidas con alcohol, el Estado que no repara las rutas, las terminales automotrices que entregan productos con fallas, la falta de señalización, la lluvia, la desaprensión al conducir, el padre confiado que le da las llaves al chico de 18 años, el intendente del lugar, la cultura de la velocidad...?
No hay marchas, entonces, por los diez mil muertos anuales. No hay dónde ni cómo concentrar tanto dolor.
Cromañon, en cambio, exhibe de una vez y para siempre todas las lacras de la ineficacia, impericia, desaprensión, descuido, omnipotencia, avidez y descontrol. Todo el dolor - inmenso, incurable- de esos padres y de “nosotros-como-padres” encuentra un escenario y un nombre, en el cual volcarse: el drama no se diluye, está fresco y revive cada vez que ese nombre, el de Chabán, resuena en algún medio.
No sé que significan las entrevistas de algunos padres con el señalado “máximo responsable” de la tragedia. No imagino “maniobras” de abogado, chicanas jurídicas o internas intrapadres en esos gestos. No quiero siquiera pensar en eso.
Creo que de parte de los familiares responde a un deseo profundo, irrefrenable de querer entender, de buscar más allá del odio, alguna explicación. Es bueno eso. Es sano eso. Quizás buscan lo que expresó Primo Levi, refiriéndose a sus captores nazis: ” un enemigo que se rectifica, ha dejado de ser un enemigo”. Eichmann nunca pidió perdón. Ni Videla. Son enemigos eternos de la Humanidad. Murieron- o morirán- sin haber vuelto a la senda de lo humano. No siquiera les debe tocar el infierno, sino algo peor y sin ningún sentido.


No creo que quieran perdonarlo, posiblemente se limiten a establecer un contacto humano, una búsqueda de sentido que es lo único que los podrá reconfortar y hará -apenas- aceptable tanto dolor.
Cromañon se erige como un recordatorio de horror siempre presente, impidiendo un piadoso y necesario momento de análisis, reflexión y paz para los padres y para nosotros como sociedad. Creo que esos padres buscan comenzar un camino- por primera vez desde la tragedia- de reflexión y de sensatez. Ojalá no me equivoque.

No hay comentarios.:

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!