Se produjo un error en este gadget.

miércoles, junio 30, 2010

¿82% a jubilados? Están locos

No es que nuestros viejos no se lo merezcan...
Pero con ese criterio- esgrimido demagógicamente por la oposición- el Estado debería garantizar un salario mínimo de 5000$, o viviendas para todos, o transporte colectivo gratuito, etc.
El infantilismo de creer que el Estado genera recursos per se lleva a estos absurdos.
Si el salario medio de la economía es de $2000, el 82% es $1600. Por 4 millones de jubilados: 6500 millones de pesos por mes. o sea unos 75.000.000.000 por año (unos 20 mil millones de dólares por año)¿DE DONDE SACAMOS 20 MIL MILLONES DE DOLARES SIN AFECTAR LA SALUD, EDUCACION, SEGURIDAD, DEFENSA, INFRAESTRUCTURA, PLANES SOCIALES,ETC.??? Cuanto habrá que subir los impuestos? Cuantos empresarios desinvertiran para evitar ser esquilmados por un Estado hambriento? Tienen alguna idea de lo que están impulsando?
Esta locura opositora me confirma mis peores pesadillas: este pais no tiene remedio con semejante clase politica.

El caso Shalit

BERNARD-HENRI LÉVY 27/06/2010

Por qué tanta emoción en torno al soldado Shalit? ¿Acaso no es normal que las guerras produzcan prisioneros? ¿Acaso este joven cabo tanquista, secuestrado en junio de 2006, no es un prisionero más? Pues no, justamente. Porque, para empezar, hay convenciones internacionales que regulan el estatus de los prisioneros de guerra, y el solo hecho de que este esté incomunicado desde hace cuatro años, el hecho de que la Cruz Roja, que visita regularmente a los palestinos en las prisiones israelíes, nunca haya tenido acceso a él, es una violación flagrante del derecho de guerra. Pero, sobre todo, no hay que dejar de repetir que Shalit no fue capturado en el curso de una batalla, sino en el de una incursión llevada a cabo en Israel y mientras Israel, que ya había evacuado Gaza, estaba en paz con su vecino. En otros términos: decir "prisionero de guerra" implica suponer que el hecho de que Israel ocupe un territorio o ponga fin a esa ocupación no modifica en absoluto el odio que muchos creen deber profesarle; es aceptar la idea de que Israel está en guerra incluso cuando está en paz, o de que hay que hacerle la guerra a Israel porque Israel es Israel. Y si no se acepta tal cosa, si se rechaza esta lógica, que es la de Hamás, y si las palabras aún tienen sentido, es una lógica de guerra total, hay que comenzar por cambiar completamente de retórica y de léxico. Shalit no es un prisionero de guerra, sino un rehén. Su situación es comparable a la de alguien a quien han secuestrado por un rescate, y no a la de un prisionero palestino. Y, por tanto, hay que defenderlo como se defiende a los rehenes de las FARC, de los libios o de los iraníes; hay que defenderlo con la misma energía que a Clotilde Reiss o a Ingrid Betancourt, pongamos por caso.

Shalit no fue capturado en el curso de una batalla, sino durante una incursión en Israel en periodo de paz

El joven soldado es un rehén. Y hay que defenderlo como se defiende a los rehenes de las FARC

Rehén o prisionero, poco importa: ¿por qué tanto barullo por un solo hombre? ¿Por qué esta focalización sobre un individuo "sin importancia colectiva", un hombre "hecho de todos los hombres y que vale tanto como cualquiera, lo mismo que cualquiera vale tanto como él"? Pues porque Shalit no es precisamente cualquiera, y porque le está sucediendo lo que les sucede, a veces, en los campos de alta tensión de la historia universal, a ciertos individuos a los que nada predisponía para ello y que, de pronto, se convierten en receptores de esa tensión, en dianas del rayo que brota de ella, en puntos de encuentro de las fuerzas que, en una situación determinada, convergen y se oponen. Los disidentes de la era comunista estaban en el mismo caso. O los perseguidos chinos y birmanos de hoy. O, ayer apenas, aquella humilde figura bosnia a la que una acumulación de adversidades sin igual elevó por encima de sí misma para convertirla en una especie de elegido a contracorriente. Lo mismo ocurre con Gilad Shalit. Lo mismo ocurre con ese hombre con cara de niño que encarna, muy a su pesar, la violencia sin fin de Hamás; el irraciocinio exterminador de quienes lo apoyan; el cinismo de esos activistas "humanitarios" que, como la flotilla de Free Gaza, se han negado a llevarle una carta de su familia. ¿Y qué decir de ese doble rasero que hace que no goce del mismo capital de simpatía que, precisamente, Ingrid Betancourt? ¿Un franco-israelí vale menos que una franco-colombiana? ¿El factor Israel basta para degradarlo? ¿Cómo se explica, para ser exactos, que su retrato no se haya exhibido junto al de la heroica colombiana en la fachada del Ayuntamiento de París? ¿Y cómo explicar que su fotografía, finalmente, expuesta en un parque del distrito XII, sea sistemática e impunemente objeto de actos vandálicos? Shalit, el símbolo. Shalit, como un espejo.

Una última cuestión: la del precio que los israelíes parecen dispuestos a pagar por la liberación de su cautivo. Y su corolario: los centenares -hay quien habla de un millar- de asesinos potenciales que se verían liberados así. El problema no es nuevo. Ya en 1982, Israel liberó a 4.700 combatientes retenidos en el campo Ansar a cambio de ocho de sus soldados. En 1985 excarceló a 1.150 (entre ellos, al futuro fundador de Hamás, Ahmed Yassine) a cambio de tres de los suyos. Por no hablar de los cuerpos, solo los cuerpos, de Eldad Regev y Ehoud Goldwasser, muertos a comienzos de la última guerra del Líbano e intercambiados, en 2008, por varios líderes de Hezbolá, algunos de ellos con largas condenas a cuestas. La idea, la doble idea, es simple y honra a Israel. Contra la crueldad, primero, de las famosas razones de Estado, contra la mecánica de los monstruos fríos y su terrible pereza, y en las antípodas de esas intransigencias glaciales de las que el escritor italiano Leonardo Sciascia no dudó en afirmar -poco después del secuestro de Aldo Moro por las Brigadas Rojas y del abandono en que lo dejaron sus "amigos"- que son otro rostro del terrorismo, este imperativo categórico, inapelable: entre el individuo y el Estado, siempre hay que escoger al individuo; entre el sufrimiento de uno solo y las conmociones del Gran Uno, siempre hay que primar al uno solo. Tal vez un hombre no valga nada, pero nada -y menos el orgullo matasiete y tartarinesco del colectivo- vale el sacrificio de un hombre... Y, además, contra un seudo "sentido trágico" que sirve de coartada a tantas vilezas, contra esos dialécticos de salón que debaten hasta el infinito los posibles efectos perversos que podría provocar, en un futuro más o menos lejano, y frente a una situación de la que lo ignoramos todo, tal o cual gesto (el salvamento, en este caso, de un Daniel Pearl en potencia), este principio de incertidumbre que está en la base de la sabiduría judía y que resume admirablemente el Eclesiastés (III, 23): "Atente a lo que está a tu alcance y no te inquietes por lo que no puedes conocer" -en tu ignorancia del reino de los fines y de sus asechanzas, empieza por salvar al soldado Shalit.

domingo, junio 27, 2010

La prima Dora, sobreviviente

Acabo de terminar del leer el libro de Dora Schicht- prima de una tía mía- una sobreviviente del exterminio judío de Polonia.
Con una naturalidad y una frescura increíble relata historias que - transformadas en literatura- podrían llenar miles de horas de television, en vez de la chatarra que vemos en la pantalla.
Por ejemplo:
- Cuando Alemania invade Polonia, miles de judíos huyen hacia la zona soviética de Polonia, con la esperanza de que la frontera se abra. Pero no. Stalin no quería saber nada de judíos fugitivos. La Patria del Proletariado Mundial no dejaba entrar a los desharrapados judíos polacos. Al fin, la presión de la multitud fue tanta que las barreras cedieron y diez mil judíos entraron a la Unión Soviética. Fueron enviados a Siberia, a trabajos forzados. ¿Qué fue de ellos? no tengo idea: a nadie interesa investigar esos "detalles" de la historia...
- Los patriotas polacos que resistían a los nazis estaban, sin embargo, contentos con la masacre de judíos que cometieron los alemanes. Mil años de antisemitismo no son fáciles de desterrar.
- Hubo evidente colaboración polaca con el exterminio, falta de solidaridad con los judíos, denuncias de ciudadanos polacos sobre judíos escondidos, etc. Lo mejor que los judíos podían esperar de los polacos es que aceptaran coimas para callarse y no denunciarlos.
- Cuando los polacos se rebelan contra los nazis, los soviéticos detienen su avance sobre Varsovia como para darle aire a los nazis: Rusia no quería saber nada con los polacos católicos antinazis.
- Dora sobrevivió haciéndose pasar por polaca católica, trabajando de sirvienta en casas católicas que ignoraban su verdad. Tenia que escuchar el entusiasmo antisemita de las conversaciones familiares sin poder reaccionar, a riesgo de ser denunciada.
- Solo un patrón, que supo la verdad, le pidió perdón: "Me averguenzo de lo que dije- le confesó-. Pero yo no conocía a los judíos, nunca había tenido contacto directo con ellos. Los conocí por medio de la propaganda antisemita de la universidad, donde eran presentados de la manera más odiosa posible.Sos la primera persona judía que conozco y me doy cuenta que mereces reconocimiento y aprecio. Gracias por por aclararme mis errores , y perdón por mi ignorancia."

viernes, junio 25, 2010

de El Federalista, Hamilton, 1787

SE olvidará igualmente que el vigor del gobierno es esencial para asegurar la libertad; que a los ojos de un criterio sano y bien informado, sus intereses son inseparables, y que una ambición peligrosa acecha más a menudo bajo la máscara especiosa del fervor por los derechos del pueblo que bajo la ruda apariencia del celo por la firmeza y eficacia del gobierno. La historia nos enseña que el primero ha resultado un camino mucho más seguro que el segundo para la introducción del despotismo, y que casi todos los hombres que han derrocado las libertades de las repúblicas empezaron su carrera cortejando vilmente al pueblo: se iniciaron como demagogos y acabaron en tiranos.

¿Estaba pensando en Chávez, Hamilton? Obviamente, no: estaba definiendo conceptualmente una categoría de actores políticos que actuarían de forma muy similar, bajo cualquier circunstacia temporal o espacial. Escribía ésto antes de Robespierre, antes de Rosas o Solano López. Antes de Mussolini, Perón o Fidel Castro. Es un "tipo ideal"(el Demagogo-Tirano)que con independencia de particularidades locales, se impone como modelo de liderazgo político "popular". Muy distinto al modelo de Dictador de derecha - típico de sectores privilegiados con temor a la democracia-. El Tirano"popular", ese esquivo personaje, que tanta simpatía despierta (por que habla en nombre del "pueblo", en contra de "oligarquías") es en realidad más sibilino, esquivo y peligroso que el obvio Dictador de derecha.
Cuidado con los Pinochet que vienen a imponer el orden a metrallazos, pero cuidado de los Chávez que vienen a destruir la democracia "cortejando vilmente al pueblo"

José María Aznar: Israel

Israel no es el problema, somos nosotros

Por José María Aznar

Diario de América

En un mundo ideal, el asalto de los comandos israelíes al Marvi Marmara no se hubiera saldado con nueve muertos y una veintena de heridos. En un mundo ideal, los soldados podrían haber sido recibidos pacíficamente; en un mundo ideal ningún estado, hasta ahora aliado de Israel como Turquía, hubiera patrocinado y orquestado una flotilla cuyo único propósito era crear una situación imposible para Israel: renegar de su política de seguridad y el bloqueo o exponerse a las iras del mundo entero.

En un mundo ideal las acciones militares se conducirían si errores y sin dramáticas consecuencias. Pero como bien sabemos, no vivimos en un mundo ideal, sino en el real. El mundo donde nuestros propios soldados cometen errores en Afganistán, el mundo donde el mismísimo presidente americano, premio Nobel de la paz, tiene que asumir la terrible decisión de acabar con la vida de civiles, algunos niños, si con ello libra al mundo del número tres de Al Qaeda.

La decisión israelí de detener la flotilla turca antes de que llegara a Gaza era tan esperable como la virulenta reacción internacional contra Israel por lo que hizo. Pero nos equivocaríamos y mucho si creyéramos de verdad que el problema es Israel. El problema, en realidad, somos nosotros.

Denunciamos una supuesta “siege mentality” y nos negamos a reconocer que lo que ha vivido el estado israelí en sus 62 años de existencia ha sido una “siege reality”; denunciamos la firmeza o la dureza de las acciones israelíes, pero nos negamos a tener presente que Hizbolá no sólo sigue rearmándose de manera acelerada a pesar de la presencia de tropas de la ONU en el Sur del Líbano, sino que sus líderes continúan con sus proclamas a favor de la destrucción del estado judío o que Hamas, en el sur, no reniega de su objetivo de acabar con la existencia de Israel; nos rasgamos las vestiduras por el supuesto asedio israelí sobre el pueblo palestino, acusando a Israel de haberse convertido en un nuevo sistema de apartheid, olvidándonos de que en el parlamento israelí los partidos árabes tienen representación, al igual que en otras instituciones del Estado; hablamos de ocupación tanto si los israelíes están en Gaza como si no lo están. Y hay que recordar que abandonaron voluntariamente La Franja en 2005; maldecimos el muro que parcialmente separa suelo de Cisjordania de Israel, pero no queremos reconocer que ese muro ha permitido que los israelíes puedan salir a cenar pizza, ir al cine o las discotecas, o enviar a sus hijos al colegio en autobús, sin temer constantemente la inmolación de un terrorista suicida.

En los años 50 y 60 la izquierda europea andaba encandilada con Israel, en donde veían la realización práctica de un socialismo de rostro humano, pero desde que Israel recurrió a las armas para defenderse de sus vecinos, esa izquierda que era y sigue siendo profundamente pacifista, renegó de Israel y pasó a condenarlo por hacer lo que cualquier nación en guerra y atacada haría: defenderse por todos sus medios.

La generación del 68, culturalmente dominante todavía en Europa, se construyó y perduró sobre la negación de nuestra identidad occidental, atlántica y liberal-conservadora. América, la OTAN, los servicios secretos, la policía, la educación tradicional, la religión, el individuo, todo pasó a ser repudiado de tal forma que nuestra cultura, nuestros valores, nuestra civilización se puso en entredicho para pasar a abrazar todo lo que podía negarla. Negarnos.

No hemos avanzado mucho, desgraciadamente. El gran valedor de la Alianza de Civilizaciones, la Turquía de Erdogan, acaba de quitarse el velo, rechazando su componente más occidental y aliándose con el islamismo radical, de Hamas a el Teherán de los ayatolas. Es un paso atrevido porque no puede pasar sin consecuencias. Si alguien quedaba partidario de la adhesión turca a la UE, debería pensárselo ya dos veces. Es más, todos debiéramos pensarnos dos veces si ese comportamiento es el lógico y aceptable para un país formalmente aliado en el seno de la OTAN. Por menos se puso en cuarenta a Portugal tras la revolución de los claveles.

El ejército israelí cometió un grave error imaginando que sus soldados serían recibidos pacíficamente y, por tanto, no tomando las medidas apropiadas para evitar unas muertes que nunca debieran haberse producido. Es de imaginar que sus mandos sabrán extraer las lecciones y consecuencias apropiadas de cara al futuro. Pero el gobierno israelí hizo lo correcto: impedir que los barcos llegaran a Gaza.

Vivimos en un mundo donde la distinción tradicional entre militares regulares y civiles ha dejado de existir, a pesar de que las convenciones internacionales sigan creyendo que dicha distinción es relevante. No lo fue en los Balcanes, no lo ha sido en Irak y no lo es en Afganistán, donde los talibán no visten uniformes ni insignias distintivas y donde las emboscadas, el engaño y la ocultación entre inocentes están a la orden del día. Nuestras tropas si se distinguen, pero los civiles ya no son siempre inocentes.

El objetivo de la flotilla no era la entrega de la mercancía que portaba, sino el enfrentamiento con Israel, porque lo que buscaba es lo que ha conseguido: la condena de Israel. Ero esa condena no sólo es moralmente injusta, porque le niega a Israel la capacidad de actuar como cualquier otra nación, sino que es estratégicamente equivocada. Lo que hay entre nosotros y el islamismo radical es pura y llanamente Israel. Constreñir su libertad es otorgarle una victoria a sus enemigos que, al final, son también nuestros enemigos. Que sea Irán quien anuncie su apoyo a una nueva flotilla nos debería obligar a una seria reflexión. Israel no es el problema, el problema es no reconocer a los verdaderos enemigos de la libertad y la prosperidad, a los enemigos de Occidente.

El brillante Vázquez- Rial: Israel

Ya no somos cuatro gatos

Por Horacio Vázquez-Rial

Ideas - Libertad Digital, Madrid



Hace unos años, cuando coordiné con la inapreciable ayuda de Pilar Rahola y Jaime Naifleisch el volumen colectivo En defensa de Israel, aquellos que creíamos en el derecho del Estado israelí a existir y a defenderse, sin ser judíos, por razones éticas, políticas y hasta estéticas, éramos cuatro gatos, o lo parecíamos, porque no dejábamos de ser los pocos más o menos intelectuales de siempre.

El libro no fue aceptado por ninguna editorial grande, de las que habitualmente publican los libros de quienes participábamos de esa rara obrita, y terminó por ser impresa por un discreto editor de Zaragoza dedicado a temas judaicos. Personas conocidas, sí, pero no de un relieve político de verdadero peso. Hubo un editor que se pronunció claramente a favor de la "causa palestina".

Pero hoy eso ha cambiado. Defender Israel ya ha dejado de ser cosa de raros. Estaba yo reseñando para La Ilustración Liberal el libro de Marcello Pera Por qué debemos considerarnos cristianos, y hablando de él y de José María Aznar y de sus discursos en la presentación del volumen, cuando me llegó la noticia de la creación de la Iniciativa Amigos de Israel, justamente sobre un texto de Aznar y con Pera como primer firmante del manifiesto fundacional. Desde luego, me puse muy contento y comuniqué a unos cuantos amigos la buena nueva. Sólo más tarde empecé a considerar el asunto en toda su extensión, sobre todo a partir del momento en que lo comenté durante la cena: dije que Aznar había definido operativamente su posición frente a Israel y alguien me respondió sonriendo con la frase: "Y ahí estarás tu". No, contesté; yo estoy ahí desde hace medio siglo: lo importante es que venga él. Lo dije a conciencia de que Aznar ha venido hace tiempo, y obviando el hecho de que a las mismas personas con las que cenaba les había explicado hacía poco las ideas de nuestro ex presidente sobre el ingreso de Israel, y no de Turquía, en la Unión Europea.

¿Y por qué es tan importante que Aznar dé ese paso? Que diga, resumiendo, que Israel es un país occidental enclavado en Medio Oriente; que tiene derecho a existir y, como nación soberana, a defenderse; que Israel está de nuestro lado; que la paz en la región depende del reconocimiento del Estado de Israel por los palestinos; que hay que luchar contra la constante deslegitimación del Estado de Israel en cada país, en el mundo y en las instituciones internacionales; que hay que dar muestras públicas de adhesión a las instituciones democráticas israelíes; que hay que apoyar el inalienable derecho israelí a poseer fronteras seguras, no cuestionadas por terroristas o por regímenes despóticos, para que sus ciudadanos vivan con las mismas garantías con que vivimos nosotros; que hay, para ello, que oponerse coherente y firmemente a un Irán con armamento nuclear; que hay que trabajar para asegurar que Israel sea aceptado como un país occidental normal, una parte indivisible del mundo occidental al que pertenecemos; y reafirmar el valor religioso, moral y cultural de la herencia judeocristiana como sustento fundamental de las sociedades liberales y democráticas de Occidente.

El programa no es nuevo, claro, y yo mismo he escrito en diversas ocasiones acerca de todos esos aspectos de la cuestión, pero ésa, la de escribir, es mi tarea, y su alcance es sumamente limitado.

Aznar es el primer dirigente occidental, en los sesenta y dos años de existencia de Israel, que se pronuncia con esa claridad. El primero de ese nivel: un ex presidente de una nación verdaderamente importante, decisiva, a pesar de todo lo que se está haciendo desde dentro y desde fuera para destruirla. Ni Churchill, para quien la Partición significó un gran alivio y después no volvió a meterse en el tema, ni Roosevelt, con toda su mala conciencia por no haber ayudado a los judíos a salvar sus vidas, por haberles impuesto unos brutales e innecesarios cupos de inmigración que, en no pocos casos, representaron el retorno a Europa y la caída en los campos y las cámaras de gas. Si un solo hombre de la categoría política de José María Aznar hubiese sido así de claro en relación con los judíos en 1940, muy diferente habría sido la historia.

Era sencillo responder al paganismo nazi con la tradición judeocristiana, pero nadie lo hizo. Nadie dijo abiertamente que las puertas de sus países estaban abiertas a los judíos porque son nuestros hermanos mayores. Ni un presidente, ni un Papa: sólo la Familia Real danesa se puso en el pecho la estrella amarilla, cuando ya era demasiado tarde. (Por eso no me sorprende que los mayores conflictos intelectuales con el Islam, empezando por las caricaturas de Mahoma, hayan surgido en la valiente Dinamarca). Pero después de aquello, después de saber lo que habían sido Auschwitz y todas sus sucursales, después de tener a su alcance todos los testimonios posibles, ya constituido el Estado de Israel, tampoco hubo un presidente, un rey, un Papa –Juan Pablo II hizo lo que pudo, estableciendo relaciones entre Roma y Jerusalem– que hablaran tan claro como acaba de hacerlo José María Aznar con el apoyo de su amigo –y de todos nosotros– Marcello Pera.

La Iniciativa Amigos de Israel está llamada a concentrar a su alrededor todos los esfuerzos, hasta ahora sueltos, de los que trabajamos en este asunto durante décadas, y que apenas si nos vamos conociendo gracias a internet. Por mucho que lo lamenten unos cuantos españoles y no pocos no españoles, Aznar ha dado una muestra de grandeza, de sentido común y de sabiduría que nunca antes que él había dado ninguno de sus pares, pese a todos los horrores del siglo XX. Apunté en una ocasión que no existían los grandes hombres, sino las grandes circunstancias, y que los hombres se medían por la dimensión de esas circunstancias. Llevábamos sesenta y dos años de circunstancias difíciles sin que nadie diera la talla en Europa, esta pobre Europa suicida que ni siquiera es capaz de reconocer a sus padres, de reconocer la forma de su alma, y se abraza al enemigo demencialmente. Ahora está hecho. Yo lo esperaba de este hombre.

El desastre de la semana



QUITO -- El presidente Rafael Correa dijo el viernes que el pueblo judío ha pasado "de víctima a victimario", en alusión al ataque de soldados de Israel a una flotilla que llevaba ayuda humanitaria para los palestinos de la Franja de Gaza.

En un discurso ante una reunión de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), Correa dijo que "conocemos de los sufrimientos del pueblo judío en la segunda guerra mundial".

"Así mismo, debemos señalarlo con firmeza, nuestro rechazo a las acciones de ese pueblo, convertido hoy de víctima en victimario, contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza".

Añadió que "el pueblo indígena de América, al igual que el pueblo afrodescendiente, siempre han sido críticos de toda clase de abusos y segregación, de racismo".

El 31 de mayo una flotilla de barcos con ayuda humanitaria para los palestinos fue atacada en el mar por militares israelitas, lo que dejó un saldo de nueve muertos.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/06/25/752161/ecuador-correa-critica-a-israel.html#ixzz0ru5sZ1kY


O sea: los 15 millones de judíos sobrevivientes al asesinato de 6 millones, son responsables- victimarios- por la muerte de 9 militantes pro Hamas...

De Sanguinetti: Israel

DE ERRORES Y FALSEDADES



Por Julio María Sanguinetti



Cada vez que ocurre un incidente que involucra a Israel de inmediato se desata una guerrilla mediática en que el Estado judío termina invariablemente en el banquillo de los acusados. No importan demasiado las razones. Incluso gente que se considera demócrata y presume de izquierda, no vacila en alinearse rápidamente con las posiciones de quienes sustentan una ideología anti-occidental y por sobre todo lesiva de la idea de la libertad y dignidad humanas. ¿Qué sostiene, si no, el movimiento Hamas? ¿Qué sostienen los grupos terroristas islámicos? ¿No hemos oído hablar una y otra vez al propio gobierno iraní, un Estado que se sienta en Naciones Unidas, que Israel debe desaparecer de la faz de la tierra? ¿No saben que en ese mundo reaccionario con atmósfera de inquisición medieval la mujer es un sujeto sin derechos, sometido a un estatuto de esclavitud? ¿No oyeron nunca que los atentados terroristas de Nueva York, Madrid y Londres pretendían agredir al corrupto Occidente y sus valores?



El viejo reflejo anti-israelí de los tiempos del comunismo sobrevive y se emparienta muy fácilmente con los grupos neo-nazis que hoy crecen en Europa. Instalando enseguida el terrorismo verbal y la descalificación maccarthista para todos aquellos que pretendamos razonar distinto.



Con esto no negamos que el operativo del ejército israelí contra el buque Mavi Maramara fue un error. Una operación publicitada, que permitió una planificación pensada, nunca debió dar margen a una acción como la que ocurrió. No había —ni hay— dudas, de que se trataba de una acción publicitaria dirigida a quebrar el bloqueo militar de Gaza. Nadie podía imaginar, entonces, que dadas la finalidad y el método, el abordaje de un buque iba a ser una operación pacífica. No se trató de un episodio sorpresivo, de los tantos que se producen, en situaciones de enfrentamiento, sin que nadie lo disponga. En el caso, habían mil y un modo tácticos de impedir que esos buques arribaran a Gaza sin correr el riesgo que se corrió y produjo el sangriento resultado que produjo.



Las investigaciones en curso podrán arrojar resultados complementarios y aclaraciones, pero cualesquiera sean ellos, estamos ante un error que, desgraciadamente, ha tenido repercusiones políticas muy negativas para Israel. No sólo en la opinión pública mundial sino en los EE.UU. y en Turquía, que ha abandonado la relación que lo vinculaba al Estado judío, de un enorme valor estratégico y político.



Dicho esto con claridad, reaccionamos sin embargo ante el disciplinado coro de quienes siguen hablando de una “flotilla de la libertad” de intención humanitaria, cuando su propósito era político-militar y no se trataba de auxiliar a un país democrático, gobernado democráticamente, sino a un territorio conducido por un movimiento terrorista, una condición que nadie de buena fe puede negar. En una palabra, quienes allí se dirigían tenían claro a quién estaban apoyando. ¿De dónde, entonces, “flotilla de la libertad”?



Ríos de tinta se han gastado estos días para reclamar el levantamiento del bloqueo. En cambio, no escuchamos a nadie exigir medidas para impedir la causa que lo provocó: o sea, la constante agresión con cohetes que partía de territorio de Gaza contra las poblaciones israelíes cercanas. Si se estuviera proponiendo hoy un plan para levantar el bloqueo israelí y asegurar la paz en la frontera, se estaría ante una iniciativa honesta. Reclamar contra el bloqueo e ignorar por qué nació es, por lo menos, una actitud parcial en quienes conocen bien la situación y simplemente aprovechan un error para lanzar una andanada anti-israelí, que envuelve su racismo antijudío en un pretendido antisionismo, que es su etiqueta actual.



Decir lo que decimos bien sabemos que se considerará por muchos una actitud “derechista”, “belicista” o “imperialista”, como si defender a Hamas y su gobierno en Gaza fuera algo izquierdista, humanista y pacifista.



La solución de la cuestión Palestina sabemos que pasa por la creación de un Estado Palestino, del que ya existe un embrión importante con la Autoridad Palestina. Sin embargo, esa necesaria construcción no resolverá la cuestión del fundamentalismo islámico, que no amenaza sólo a Israel sino a todos los Estados y gobiernos del mundo árabe que no se inclinen ante su fanatismo irracional, del mismo modo que asume como guerra santa liquidar los valores que dan razón a Occidente.



La cuestión, entonces, es profunda y compleja. No se limita a un episodio, que —siendo trágico— no lo es más que los mil y un atentados fundamentalistas que han sembrado muerte y destrucción. La situación de la franja de Gaza no es deseable, pese a que los abastecimientos lleguen diariamente por tierra desde Israel. Allí vive la gente muy mal, en estado de pobreza, pero no de hoy ni por responsabilidad israelí. ¿Qué han hecho los ricos Estados árabes para ofrecer inversiones que dieran trabajo? ¿Cuál ha sido su propuesta “humanitaria” para mejorar esa condición? Ayudar a esa gente no es sostenerla en la actitud de Hamas sino todo lo contrario.



El Estado Palestino nacerá algún día cabalmente. Y merece existir tanto como Israel tiene derecho a tener fronteras seguras. Pero no es posible seguir en la falsedad propagandística. ¿“Flotilla de la Libertad” para apoyar el gobierno de Hamas? Si se quisiera realmente ayudar, nos imaginamos convoyes de medicamentos y alimentos o cuantiosas inversiones destinadas a dar trabajo. Pero hablar de “libertad”, tratándose de organizaciones totalitarias que la niegan, rebasa la ingenuidad para caer en el territorio del “cretinismo útil”, como se decía en los viejos tiempos de la guerra fría.

jueves, junio 24, 2010

Saramago, según Pilar


Permiso para disentir

Pilar Rahola


Con Saramago me pasó lo que con Cela, que amé su literatura tanto como desprecié su pensamiento


Difícil artículo, no en vano remar contra corriente siempre comporta grandes riesgos. Y sin embargo, ¡qué necesidad de poner la postilla a tanta adulación acrítica, a tanta elevación a los altares, aunque el santo en cuestión fuera un descreído impenitente! Hablo de José Saramago, cuya muerte se ha parecido más a un duelo nacional que a la triste pérdida de un escritor. Por supuesto, se trataba de un gran escritor, y personalmente llegué a amar tanto su obra, que incluso recorrí los paisajes portugueses de su bella novela Memorial del convento. Sin embargo, con Saramago me pasó lo mismo que con Cela, que amé su literatura tanto como desprecié su pensamiento, en ambos casos porque cuando dichos escritores se calzaban las botas de pensadores, no salían perlas de sus bocas. Cela era un machista maleducado, un grosero malhablado, un tipo desagradable, y, sin embargo, La familia de Pascual Duarte es un monumento literario.

Y Saramago, cuyas formas eran educadas, estuvo toda su vida vinculado a los pensamientos más reaccionarios de la izquierda, hasta el punto de dar su apoyo a dictadores comunistas, a partidos como el PC portugués, que habitan ideológicamente en el jurásico inferior, y a todo quisque que machacara a los norteamericanos, hiciera populismo tercermundista y, por supuesto, hablara mal de los judíos. Si las ideas de Saramago hubieran triunfado, habríamos vuelto a los peores tiempos del estalinismo, porque este "lúcido pensador" –según la mayoría de las crónicas laudatorias de estos días– despreciaba a la malvada democracia "burguesa", tanto como amaba a la dictadura del proletariado.

Villatoro lo explicaba muy bien ayer en sus "Trossos" del Avui: "Muchos escritores se han fascinado por formas de pensamiento totalitario, y nadie les discute que sean grandes escritores". Pero no son buenos pensadores. La cuestión es preguntarse por qué Saramago, después de toda una vida defendiendo ideas extremas, mantuvo intacto su prestigio como intelectual "comprometido". ¿Comprometido con qué? ¿Con algunas de las ideas que destruyeron el siglo XX? ¿Y si hubiera defendido al extremo de su propio extremo, el fascismo? Entonces habría sido condenado al ostracismo, porque a la extrema derecha se le niega, por suerte, el pan y la sal.

Los intelectuales de extrema izquierda, en cambio, mantienen su prestigio ideológico intacto, incluso después de que su propia ideología haya fracasado. Disiento, pues, de tanto elogio desmesurado. Lamento la muerte del escritor cuyas novelas me han hecho gozar tanto. Pero nunca pensé que detrás del escritor hubiera un intelectual, sino que había un viejo comunista aferrado a ideas sin futuro, tan obtuso en su pensamiento como sutil en su literatura. ¡Viva, pues, la buena literatura, la única que quedará (por suerte) tras la guillotina del tiempo!

martes, junio 22, 2010

Introducción de mi artículo publicado en CiGob

1. Presentación


Vivimos un cambio de paradigma. Esta sencilla afirmación encierra un mundo de significaciones. Por que… ¿qué es “un cambio”?, ¿Qué es un “paradigma”?¿Qué significa que “ahora” estemos cambiando de paradigma? ¿Y qué significa en términos prácticos este cambio de paradigma?¿Cómo afecta la toma de decisiones, la resolución de problemas, las formas en que interpretamos la realidad y nos organizamos para resolver los problemas sociales, económicos, ambientales?

De eso se trata este artículo.

Cuando Copérnico afirmó que la Tierra no era el centro del Universo, que solo era un planeta que giraba alrededor del Sol, cambió el Paradigma que regía desde hacía milenios. Ese cambio no fue instantáneo. Aun hoy debe haber fundamentalistas que insisten en el relato bíblico de la Tierra como Centro.
De hecho, sabemos que Galileo fue duramente perseguido por sostener que la Tierra se mueve y que Júpiter tiene satélites.
No es cómodo sostener que hay que cambiar el paradigma.
Hace falta un Newton que demuestre científicamente- mediante un sistema de ecuaciones- cómo son las cosas en la realidad, como es el Sistema Solar, por qué las órbitas son elípticas.
El cambio copernicano amenazó las bases del sistema de creencias que regía desde la Antigüedad y tuvo consecuencias políticas de primera magnitud. El individualismo, la libre reflexión, el Humanismo renacentista, la explosión intelectual, científica, comercial de esos siglos luminosos tienen su fundamento en el cambio de paradigma que inauguró Copérnico.

El poder del paradigma dominante es muy fuerte. Sobre todo porque opera de modo inconciente, prefigurando “modelos” explicativos que “explican” la realidad. Esos modelos son necesarios para que el cerebro- la mente- incorpore hechos nuevos y los explique merced a “metáforas” que integran lo nuevo- y amenazante- al esquema previo, tranquilizador. Así, América fueron “la Indias” y no un nuevo continente, el automóvil fue un “carro” sin caballos y no una nueva forma de transporte, el cine fue solo fotografía en movimiento.

La fascinante historia que narra Stephen Jay Gould (en La vida maravillosa, Editorial Crítica, Barcelona, 1991) no sucedió hacia 1500 sino en el siglo XX.

La historia de Burgess Shale

“La historia de Burgess Shale [ una zona de descubrimiento de fósiles cámbricos] es también fascinante desde el punto de vista humano. La fauna fue descubierta en 1909 por el mayor paleontólogo y administrador científico de Norteamérica, Charkes Doolittle Walcott, secretario de la Institución Smithsoniana. Walcott procedió a malinterpretar esos fósiles de una manera completa y totalmente consistente derivada directamente de su visión convencional de la vida [ el “viejo paradigma”] En resumen, hizo entrar con calzador hasta el último de los animales de Burgess Shale en un grupo moderno, y consideró colectivamente aquella fauna como un conjunto de versiones ancestrales o primitivas de formas posteriores, mejoradas.
La obra de Walcott no fue puesta en duda en forma consistente durante más de cincuenta años. El 1971, el profesor Harry Whittington, de la Universidad de Cambridge, publicó la primera monografía de una revisión completa que empezaba con las suposiciones de Walcott y terminaba con una interpretación radical no solo de Burgess Shale sino (por deducción) de toda la historia de la vida, incluida nuestra propia evolución. (…)
En pocas palabras: Harry Whittington y sus colegas han demostrado que la mayoría de los organismo de Burgess Shale NO pertenecen a grupos familiares (..) hay de quince a veinte especies de Burgess Shale que no pueden relacionarse con ningún grupo conocido, y deberían clasificarse probablemente como phyla separados. (…)
Los taxónomos han descrito casi un millón de especies de artrópodos y todas encajan en cuatro grupos principales; ¡ y una cantera de la Columbia Británica que representa la primera explosión de vida pluricelular, revela más de veinte diseños artropodianos adicionales!”

Conclusión e intento de describir el nuevo paradigma de la vida:

“La historia de la vida es una narración de eliminación masiva, seguida de diferenciación en el interior de unos cuantos stocks sobrevivientes, no el relato convencional de un aumento constante de excelencia, complejidad y diversidad”(...) “ La extensión de variedad anatómica alcanzó un máximo inmediatamente después de la diversificación inicial de los animales pluricelulares. La historia posterior procedió por eliminación, no por expansión” (Stephen Jay Gould. “La vida maravillosa”)

La idea convencional de Evolución es que las primeras formas de vida eran pocas, indiferenciadas, simples, y potencialmente abiertas al desarrollo futuro: de la ameba , al Hombre; del molusco al mamífero. Es el “cono de la Evolución”: pocas especies, básicas, que van diversificándose, ampliando la base de la vida, complejizándose.
El nuevo cono -invertido- nos muestra que la realidad fue exactamente al revés: muchas especies, altamente diferenciadas surgieron en un mismo instante. La mayoría de ellas fueron proyectos fracasados: la evolución procedió por eliminación (“diezmación” la llama Gould)
Y el problema es que...nada prueba la hermosa historia de que “sobrevivieron los mejores”. La casualidad, frente a un meteorito liquidando el 95% de las especies es – quizás- la madre de la Evolución...En todo caso el esquema de Darwin (supervivencia de los mas adaptables) suena a melodía tranquilizadora y antigua. El desafío de entender la Evolución bajo este nuevo prisma...es tan inmenso como el que generó Copérnico; cambia el centro del mundo, cambia el sentido de la Evolución (incluso, cambia la idea misma de que puede haber un “sentido” en la Evolución)
Las consecuencias de este cambio de paradigma de la Evolución: todo el Darwinismo Social, toda la idea de que de lo simple se llega al Hombre como expresión máxima de la complejidad- y lo mismo en el ámbito social: de lo primitivo se llega linealmente a lo civilizado- todos esos supuestos caen desde la base y hay que repensar la Evolución desde otro punto de vista, hay que reinventar las “metáforas” de la Evolución y pensar no en crecimientos paulatinos, en mejoras parciales, sino en explosiones que en pocos millones de años llenan la Tierra de especies insólitas, muchas de las cuales desaparecerán y apenas dejarán rastros.
Es obvio que Darwin cambió de forma revolucionaria el anterior paradigma bíblico (Dios creo TODOS los animales de una vez y para siempre) explicando los “inexplicables” hallazgos de huesos enormes, pertenecientes a los extinguidos dinosaurios o grandes mamíferos.
El creó un nuevo paradigma, esencialmente correcto, pero que se hizo insuficiente para explicar ciertos hechos incomprensibles. Un nuevo paradigma intenta ahora comprender la explosión cámbrica, lo cual obliga a su vez, a rever el paradigma darwiniano. Así avanza el conocimiento.


También- era tiempo de decirlo- está cayendo el paradigma clásico de lo social. Explicaremos- intentaremos hacerlo- cómo, cuando, qué es el nuevo paradigma.

Ranking de dictadores de revista Foreign Policy



1- Kim Jong Il, de Corea del Norte.
2- Robert Mugabe, de Zimbabwe.
3- Than Shwe, de Birmania.
4- Omar Hassan Al-Bashir, de Sudán.
5- Gurbanguly Berdimuhamedov, de Turkmenistán.
6- Isaias Afwerki, de Eritrea.
7- Islam Karimov, de Uzbekistán.
8- Mahmoud Ahmadinejad, de Irán.
9- MelesZenawi, de Etiopía.
10- Hu Jintao, de China.
11- Muammar Al-Qaddafi, de Libia.
12- Bashar Al-Assad, de Siria.
13- Idriss Déby, de Chad.
14- Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, de Guinea Ecuatorial.
15- Hosni Mubarak, de Egipto.
16- Yahya Jammeh, de Gambia.
17- Hugo Chávez, de Venezuela.
18- Blaise Compaoré, de Burkina Faso.
19- Yoweri Museveni, de Uganda.
20- Paul Kagame, de Ruanda.
21- Raúl Castro, de Cuba.
22- Aleksandr Lukashenko, de Belarús.
23- Paul Biya, de Camerún.

lunes, junio 21, 2010

Saramago

Lamento su muerte. Como dijo Borges, cada muerte empobrece un poco más al mundo.
Pero no me interesa la necrología: la muerte del escritor portugues no lo absuelve de sus errores, ni lo convierte en un semidios.
Tuvo infinitos desaciertos. Nunca condenó al stalinismo, su marco de referencia cuando estructuró su vision del mundo, hacia los años cincuenta.
Tuvo crueles e injustas palabras hacia Israel y los judíos ("ya no hay que tenerle más lástima a los judíos por lo que le pasó en la segunda guerra").
Durante años intenté enviarle una carta: su sitio en internet no recibia correspondencia directa. He aquí lo que le quería hacer llegar:

miércoles, abril 27, 2005

Señor Saramago:

Me gustaría lograr su simpatía. Ahora que usted ha declarado que “los judíos ya no merecen simpatía por lo que les pasó”, me pregunto cómo puedo hacer para lograr nuevamente su agrado. Qué puedo hacer señor Saramago. Me pregunto si mis hijas, medio judías ellas, tienen al menos la mitad de su simpatía. O si mi sobrina nieta, que solo tiene un 38 % de sangre judía merece o no su simpatía, Don Saramago. Qué le digo a mi mamá, señor. Ella es 100% judía: 100% culpable, por lo tanto. Qué mala eres mamá. Tu padre, ese socialista rumano, sastre, ya sabía yo que en algo raro andaba: era judío. Comía semillas de girasol, leía diarios en yiddish, no pronunciaba bien el español: era culpable. Pero, al menos, gozaba aún de la simpatía condicional de Saramago: estaba en los años de gracia, en los sesenta años de gracia que los judios consiguieron merced a los seis millones de muertos, desde 1940 al 2000. Cada millón de judíos asesinados sirvió para sumar diez años de crédito.
Pero se acabó el crédito: game over. Ya no merecemos su simpatía, má, ni la del resto de la Humanidad. Ahora lo dice un premio Nobel.

Sé que somos culpables, porque Usted dice: “YA no merecen simpatía, me agotaron, se me acabó la paciencia; en su momento, se la ganaron porque les pasó algo muy malo, pero no abusen de mi paciencia. YA no los soporto más, YA no merecen mi simpatía. Eran simpáticos porque fueron víctimas. Si no hubieran sido víctimas, no me serían simpáticos. Si quieren seguir gozando de mi simpatía, tienen que convertirse, nuevamente en víctimas. Así me gustan: tranquilos, amedentrados, sufrientes, pacientes, en fila hacia las duchas, así merecen mi simpatía. Ahora, en cambio, si son prepotentes, gritones, discuten, dicen malas palabras, tienen los odios de cualquiera, votan a horrorosos políticos de derecha; si son, simplemente humanos como los griegos, nigerianos, portugueses, los tucumanos o los iraquies: ahí ya se me acaba la simpatía.”

Sé que somos culpables, porque Ud.dice ”lo que les pasó” a los judíos. Es decir, a los judíos europeos de 1940 no le ”hicieron” algo terrible: algo les pasó, es decir, algo anónimo, un accidente quizás (pobre, le pasó de todo, le sucedió, tuvo un accidente, lo gasearon un poco, lo asesinaron levemente).”Algo”: no un plan premeditado, una solución final a un problema de dos mil años, abonada con miles de predicaciones dominicales, cientos de pogroms, expulsiones, discriminaciones, acusaciones, exclusiones, torturas bajo el potro de la Inquisición, humillaciones como el caso Dreyfus, durante veinte siglos, Señor Saramago.”Algo” les pasó: no tuvo obviamente nada que ver con el pueblo alemán, con alguna vieja inquina de los europeos, ni con una enfermedad de la Civilización. No,la matanza fue el extravío de un solitario loco, ayudado por el eficiente Eichmann. Sin que nadie lo supiera, de noche, en el sótano de alguna olvidada granja de Baviera, unos pocos locos mataron a seis millones de judíos (y un millón de gitanos, por añadidura).

Pero, eso es ya, Historia. Basta con esa historia:

“ los judíos arañan sin cesar su propia herida para que no deje de sangrar, para hacerla incurable, y la muestran al mundo como si se tratase de una bandera”

El tema es, Sr. Saramago, que quiero su simpatía, la necesito. ¿Qué tengo que hacer?: por ejemplo declarar solemnemente que no soy sionista. Más aun, declarar que voy a luchar por que se termine el Estado de Israel. Luchar por todos los medios, incluso, por qué no, cometiendo actos heroicos, como volar un ómnibus lleno de familias, o un restorán repleto de oficinistas. Eso. Dígame don Saramago, que tengo que hacer. Usted que lo tiene todo tan claro, que desde su isla maravillosa observa los males del Mundo y cavila posibles soluciones. Necesito su respuesta. Me la puede mandar por email a estebancl@hotmail.com Gracias.

domingo, junio 20, 2010

La caida en la trampa reconocida por la Marina de Israel

Una investigación interna de la marina israelí sobre el ataque a la "Flota de la Libertad", en mayo pasado, concluyó que esa fuerza estaba deficientemente preparada, carecía de información de inteligencia necesaria y no fue empleada adecuadamente por los mandos durante la operación.

Las conclusiones del informe, difundidas por Israel Radio, establecen que la unidad que abordó el buque "Mavi Marmara" en el que murieron nueve activistas turcos no estaba preparada para la posibilidad de que los activistas atacaran a los soldados.

No obstante, el informe subraya que los efectivos -que estaban armados con fusiles que disparaban bolas de pintura y revólveres, para casos de emergencia- "actuaron correctamente en la situación que se produjo", informó la agencia de noticias ANSA.

La respuesta con fuego real de los militares "fue adecuada", enfatiza el documento, tras explicar que sólo se llegó a este extremo debido a fallos en la planificación y en la gestión de inteligencia ante la operación, ya que no se preveía una "ofensiva masiva" contra los comandos.

"El mayor defecto en los preparativos y la recopilación de inteligencia fue no saber que tendríamos que arreglárnoslas ante decenas de alborotadores", explicó en esa misma línea un alto mando militar implicado en el abordaje, en declaraciones brindadas al diario israelí Haaretz.

La investigación agrega que sigue sin estar claro por qué no hubo una advertencia previa de que los activistas, que se habían reunido a cubierta del barco, "tenían intención de emplear la violencia" contra los soldados israelíes.

También destaca que antes de proceder al abordaje tendrían que haber empleado primero chorros de agua y gases lacrimógenos contra los activistas.

Durante el asalto al barco turco "Mavi Marmara" el 31 de mayo la Marina israelí mató a nueve activistas e hirió a decenas de ellos, lo que le costó a Israel una catarata de críticas por parte de la comunidad internacional y la exigencia de levantar el bloqueo sobre la Franja de Gaza.

La "Flota de la Libertad" de la que el Mavi Marmara formaba parte, estaba integrada por seis barcos que transportan a más de 750 personas con ayuda humanitaria al enclave palestino, con el objetivo de romper el bloque impuesto por Israel.

En el marco de las críticas, en tanto, el presidente de Israel, Shimón Peres, dijo ayer en un discurso ante la asamblea de la Agencia Judía reunida en Jerusalén, que deslegitimar al Estado judío significa "dar legitimidad a grupos terroristas como Al Qaeda, Hamas o Hezbollah".

"Deslegitimar a Israel significa legitimar, directa o indirectamente, a organizaciones terroristas ilegales así como a sus defensores, incluidos regímenes dictatoriales que matan a su propio pueblo sin ningún tipo de cuidado o respeto", manifestó Peres en su discurso.

"Si Gaza estuviera a favor de la paz, de las negociaciones, de denunciar el terrorismo, de cesar la construcción de túneles, de interrumpir los lanzamientos de cohetes, de detener los intentos de secuestrar soldados israelíes y liberara al capturado Guilad Shalit, entonces no habría cerco o bloqueo", dijo.

La semana pasada, tras la fuerte presión internacional, el Gabinete de Seguridad israelí anunció su decisión de flexibilizar el bloqueo y permitir la entrada de algunos productos civiles en esa región, de acuerdo a lo informado por la Oficina del Primer Ministro.

Hoy, no obstante, medios palestinos denunciaron que barcos militares israelíes abrieron fuego contra lanchas pesqueras palestinas cerca de la costa meridional de Gaza, y que 15 personas fueron arrestadas.

Los navíos de la marina de guerra dispararon artillería pesada a primeras horas de hoy contra las embarcaciones a la altura de Khan Younis, en la zona sur, sin causar víctimas.

Los resultados de la investigación militar hecha pública hoy y dirigida por el retirado teniente general Giora Eiland, serán entregados a la comisión del Ejército a cargo de esclarecer las circunstancias del sangriento incidente.

Israel se encuentra embarcado desde marzo en un proceso de paz indirecto con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) bajo la mediación de Washington, en unas trabadas negociaciones que de momento se mantienen con discreción y hasta el momento no produjeron resultados visibles.
Búsquedas en Google
Israel- en azul
Irak - en naranja
Sudan- en rojo



Al mundo solo le importa Israel, el "estado agresor"
Búsquedas en Google de GAZA - en rojo- y de KIRGUISTAN- en azul




Gaza= 9 muertos
Kirguistan= 2,000 muertos

(Los únicos muertos que interesan al mundo son los que produce Israel)

Artículo de Mario Feliz. La ciencia atacada por la política, caso Botnia

Fragmento final:

La primera conclusión que podemos sacar es que la cantidad de NP/NPEs hallados en el río son significativamente menores que las observadas en otros lugares del planeta. Y desde luego definitivamente se encuentran muy lejos de los valores peligrosos ¡Una gran noticia!
Además, los NP/NPEs observados provienen, seguramente, de los desagϋes cloacales, de la actividad agrícola y de otras industrias como las textiles, de las cuales hay un par en Gualeguaychú. Esta es la conclusión evidente derivada de los datos presentados ante el tribunal de La Haya. Por otra parte, la empresa afirma no usar NPEs y esta información es ratificada por la DINAMA [31] y podría ser verificada por Argentina si existieran los controles conjuntos.

En el articulo periodístico [32], mencionado al comienzo, se destaca que se detectaron 962 ng/g en una muestra de celulosa obtenida clandestinamente de la planta. ¿Alguién puede creer que una muestra tomada en estas condiciones puede ser considera por algún tribunal como válida? Por ello, seguramente, los datos de estos exámenes de muestras obtenidas en enero de 2008 [33] no fueron presentados ante el tribunal. Por otra parte, si el resultado fuera creíble, la cantidad medida es 500 veces menor que la contenida en el papel higiénico.

Los resultados mencionados han sido explicados al tribunal de La Haya por el perito argentino y han hecho afirmar a la Consejera Legal de la Cancillería Argentina [34] que “Tenemos la certeza de que fue Botnia”, refiriéndose a la presencia de NPEs en el río. Amigos, tengo la sensación de que la evidencia presentada nos llevará a cumplir un gran papel, un verdadero papelón.

“Si los argentinos se convencieran de que el oscurantismo y el analfabetismo científico son dos grandes enemigos de la sociedad, no les resultaría tan remoto tomar su erradicación como una galvanizante labor común.”


Link

sábado, junio 19, 2010

La mentira del Plan de asignación por hijo

"Desde que se puso formalmente en práctica, en el mes de noviembre de 2009, la Asignación Universal por Hijo (AUH) política que asiste socialmente a familias de bajos recursos con montos de entre $180 y $720 mensuales empezó a forzar una serie de modificaciones en el escenario de inclusión pedagógica y de consumo de alimentos básicos que, según los especialistas, podría transformarse en tendencia si se refuerza el envión con un seguimiento del fenómeno por parte de los estados Nacional, Provincial y municipales: las últimas cifras que grafican el nivel de adhesión a la AUH, evidencian que en comparación con los primeros meses del año pasado, han crecido más de un 30% los pedidos de vacantes en instituciones educativas de carácter público"( El Argentino)

Así se construye la mentira.

El actual nivel de escolarización en la Primaria es del 98% y en la Secundaria, del 81%.
Según esta propaganda oficial …veamos:

Primaria: el 30% del 98% es..29%. O sea que la escolaridad primaria alcanza – gracias al plan- al aproximadamente el 127%!! de los niños de 6 a 13 años.
Secundaria: el 30% de 81% es 25%, o sea que la escolaridad secundaria alcanza a aproximadamente el 103% de los jóvenes de 14 a 18 años.

Así se miente, se exagera, se pervierte la estadística, la demografía y la ciencia social.
Pero los diarios publican la noticia alegremente, dandole al Gobierno el beneficio de un éxito que no es tal: no puede haber en las aulas más personas de las que existen, no puede haber un 127% de niños en las aulas: esta claro?

Comentarios de Oscar Ventura sobre el futuro monitoreo del Río Uruguay



1. Pueden realizarse actividades de monitoreo conjunto sin afectar la soberanía. Para ello es imprescindible que exista voluntad uruguaya, no imposición argentina. Y en tanto no haya norma legal que lo habilite, dependerá de la aquiescencia del gobierno uruguayo y la(s) planta(s) industrial(es) involucrada(s). Nada puede imponerse, porque no lo obliga ni el Estatuto ni el dictamen de la CIJ.

2. Puede proponerse una modificación a la normativa, modificar el Estatuto, agregándole cosas que ahora no tiene. por ejemplo el monitoreo de aire y la actuación conjunta de los mejores laboratorios técnicos de ambos países para obtener y procesar muestras. Esto ampliaría el ámbito de actuación de la CARU y para ello es imprescindible tener aprobación legislativa.

3. Cualquier modificación que se haga a la normativa debe ser tal que se aplique a TODA industria posiblemente contaminante en AMBAS márgenes del río, para lo cual deben establecerse mecanismos ágiles y efectivos de control. Es decir, la ley debe ser neutra (no puede aplicársela sólo a una industria con nombre y apellido) y recíproca (no puede dar a una de las partes derechos que la otra no tenga ni fijar obligaciones sobre una parte a las que la otra no esté sometida) además de determinar mecanismos rápidos de solución de controvrsias (por ejemplo, la negativa de una de las partes a la actuación de la otra debe tener consecuencias automáticas, los plazos y las limitaciones deben estar claramente establecidos, etc). Mucho me temo que Aldo tiene razón al decir que es posible que Argentina no obre de buena fe (toda la presentación técnica argentina frente a La Haya desbordó de mala fe fáctica y procesal).

4. Cualquier avance en esta área debe involucrar a los cuerpos científicos y técnicos de mayor nivel de ambos países (nadie de la ACAG, por favor) siguiendo protocolos internacionalmente aceptados y estándares del mejor nivel mundial, pero no creados ad hoc por consideraciones políticas locales. Asimismo, debe establecerse con claridad qué cosas son monitoreables, cuáles son los estándares, cuáles son las consecuencias de apartamientos de esos estándares, cómo se imbrican la aplicación de estas modificaciones legales y la aplicación de las normas domésticas, etc. Ni que hablar que antes de poder hacer nada de eso, los cuerpos técnicos ambientales de ambos países y los respectivos ministerios tienen que ponerse de acuerdo en emplear los mismos criterios.

5. El Estatuto está complementado por un Digesto, que también debe actualizarse. El Digesto no sólo se refiere a la calidad de las aguas, es decir cómo deben estar teniendo en cuenta todo lo que se vierte al río, sino que determina también cuáles son las condiciones que deben cumplir los propios efluentes vertidos. Eso está en el Capítulo V, Condiciones de los Efluentes. Allí se determina, por ejemplo, la dimensión de la zona de mezcla y se especifica que las normas sobre vertidos de efluentes deben ser dictadas por las partes. Eso lleva a que, por ejemplo, las condiciones establecidas por Uruguay para los efluentes sean más estrictas que las de la Provincia de Entre Ríos. Por ejemplo, en el caso de DBO (Demanda Biológica de Oxígeno), el Decreto 5837/1991 de la Provincia de Entre Ríos establece como concentración máxima de los efluentes vertidos al río Uruguay la cifra de 250 mg/L. El Decreto 253/79 de Uruguay establece un límite máximo de 60 mg/L, es decir es cuatro veces más estricto que Entre Ríos. Sí es una cuestión de soberanía que Uruguay no debe verse forzado a rebajar sus límites (es decir, ponerse ambientalmente menos riguroso) por el hecho de que Argentina lo sea, sino que Argentina debe ponerse las pilas, y ajustar sus estándares de manera que sean, al menos, tan estrictos como los uruguayos.

6. Argentina debe comprometerse a actualizar toda su legislación ambiental para llevarla, al menos, al nivel de vigilancia y rigurosidad de la uruguaya. Todas las industrias que lo requieran deben contar con informe de impacto ambiental (actualmente en Entre Ríos sólo entre 5 y 10% de ellas lo tienen, entre el 90 y el 95% de las industrias funcionan irregularmente, cuando no ilegalmente desde el punto de vista ambiental) tanto en una margen como otra del río.

7. Lo que se acuerde respecto al monitoreo debe ser ampliado a todas las actividades presuntamente contaminantes. No puede ser que se acuerde el monitoreo del fósforo vertido por UPM, ignorando que de cada 100 partes de fósforo en el río, 99 vienen de otras fuentes. No puede ser que se acuerde monitorear las dioxinas que eventualmente puedan salir de una chimenea y no se controle lo mismo de los incendios forestales intencionales en el delta entrerriano (Argentina excede largamente a Uruguay en la emisión de dioxinas, debido justamente a los incendios provocados). No puede ser que se monitoreen los posibles nonilfenoles etoxilados o los nutrientes presentes en el río producidos por actividades industriales y no se monitoree los mismos productos provenientes de actividades agrícolas. No puede ser que se monitoreen los sistemas de efluentes de industrias como UPM que desaguan en el río Uruguay y no se controle el contaminante Parque Industrial de Gualeguaychú que desagota en el río Gualeguaychú que finalmente vierte al Uruguay.

Como se ve, titánica tarea que es más fácil describir que hacer. Pero principio quieren las cosas, y no me parece mal un "quiero, vale cuatro!" entendiendo que la soberanía nacional no significa que de puertas adentro hacemos lo que queremos, sino que exigimos que de puertas afuera se haga exactamente lo mismo que otros pretenden que hagamos de puertas adentro.

Vuelvo a publicar articulo sobre la ACA de Gualeguaychú

Asamblea de Gualeguaychú, el infierno tan temido
La Asamblea de Gualeguaychú es un síntoma de la enfermedad politica de este país, un síntoma agudo, extremo, que muestra lo que nos espera si no nos paramos a reflexionar.

1- Ecologismo. El ecologismo es una ideología y una practica muy extendida (y exitosa) que se basa en objetivos indiscutibles como la defensa del medio ambiente pero patina rápidamente hacia el posiciones antiindustrialistas (toda industria contamina), reaccionarias (se alude a la supuesta paz y equlibrio de eras primitivas, agrarias), relativistas (“hay que defender a todas las especies, no solo al hombre” que en casos extremos proponen prohibir la experimentación con animales para obtener medicinas, cuando no la expulsión de seres humanos de areas de protección animal), violentas (se caracteriza por operativos “anti”) mediaticas (necesita la espectacularidad para obtener espacio en al prensa) anticientíficas (a pesar de su “jerga” es profundamente anticientífico ya que no acepta pruebas si contradicen sus tesis), anticapitalista ( a pesar que los máximos niveles de desprecio por el medio ambiente se registraron en la URSS, China y otros paises socialistas).

2- Populismo. Se habla del “pueblo”, entidad metafísica, ficcional, imposible de abarcar, definir y mucho menos “interpretar”. Pero ellos son “el pueblo de Gualeguaychú” - compuesto por decenas de miles de ciudadanos - a pesar del exiguo centenar de miembros activos de la Asamblea. Cuando alguien de la ciudad expresa disconformismo, lo acusan rápidamente de “antipueblo”

3- Nacionalismo. Cuando parece que no quedan argumentos “ecológicos”, se apela a la “defensa de la soberanía”. Se exhiben centenares de banderas argentinas en cada manifestación, se envuelven en la bandera a modo de cópula nacionalista en la que cuerpo y patria se penetran mutuamente.

4- Antiimperialismo. Se habla de “imperialismo finlandés”, de que “los del norte” descargan su porquería en el Sur, se recogen las metáforas Galeanas de “venas abiertas”, el Sur existe, etc.

5- Anticapitalismo. Toda industria capitalista contamina…el capitalismo contamina

6- Piqueterismo. Además del apoyo explicito de corrientes piqueteras, la metodología de corte de rutas es un invento piquetero, que ellos llevan al plano internacional


7- Violencia. Se hacen pintadas en las casas de los “traidores”, se amenaza a los disidentes, se invaden aguas territoriales uruguayas, se impide la libre circulación internacional, se amenaza a BOTNIA con acciones terroristas, se protesta violentamente en Buenos Aires.

8- Asambleismo. El discurso más encendido o más excitante y provocador es el que gana. Jamás gana en ese clima el llamado a la calma y la reflexión


9- Clientelismo político. Mantienen relaciones carnales con políticos locales, de los cuales obtienen prebendas, favores y apoyo material.

10. Incapacidad de dialogo, confrontación de ideas, cotejo de argumentos. No convocan a científicos que opinen que no hay peligro de contaminación con la tecnología que usará la planta, se rechaza toda propuesta de debate civilizado.

11- Histeria psicosomática. Han aparecido inequívocos síntomas corporales y físicos ANTES de que Botnia haya comenzado a operar (mareos, vómitos, lluvias verdes, manchas en el río, pájaros muertos) Como en las brujas de Salem, se corporiza el terror, la ficción cobra realidad física y como en un embarazo histérico, los asambleístas ya creen estar sufriendo los efectos de la contaminación.

12. Fanatismo. Se hace un sistemático lavado de cerebro a los chicos de las escuelas entrerrianas, aterrorizándolos con la amenaza inminente sobre su futuro. Se exagera, se planean alocadas acciones, se niega todo argumento racional.


¿Cual es el problema?

Que se ha naturalizado esta enfermedad: los periodistas consultan amablemente todos los días a distintos asambleístas, se da credibilidad a las disparatadas denuncias de contaminación. Nadie les dice que el rey está desnudo y que su fanatismo YA ha traído un perjuicio internacional al país, transformando a la Argentina – con su triste record de contaminación propia- en un hazmerreír de la comunidad científica y de negocios mundial.

Se festeja la irresponsabilidad, como si cortar un puente internacional fuera una gracia insolente, de un “pueblo orgulloso frente a los poderosos”, se trata de conectar esa “lucha” con las demás luchas argentinas, en una especie de frente de la irracionalidad violenta, apto para que los ultras saquen partido.

Se quiebra la relación histórica con Uruguay, se pone al país al margen de las corrientes de intercambio, progreso, inversión.

Se gastan recursos diplomáticos en reclamos y maniobras en La Haya, con España, etc. que sería mejor aprovechar para poner a Argentina nuevamente en el Mundo.

Se coquetea con lo peor de tradición populista sudamericana, se desafía al sentido común, a la ciencia, a la política sensata, se arremete, se ofende, se amenaza, se insulta, en una especie de corte de los milagros que expone diariamente la más grosero de la naturaleza humana.

La Asamblea de Gualeguaychú puede ser un espejo, un anticipo del infierno que nos espera.

Vuelvo a publicar este artículo sobre las pasteras uruguayas

Me ha llegado este documento, que publico sin agregados



¿Cuántas pasteras y papeleras funcionan en estos momentos en el mundo y en qué países?
Hay cientos de tales establecimientos, en todos los continentes. Son muy importantes y numerosas en los países escandinavos, en Europa Central, en Rusia, en China, en Canadá, en Estados Unidos. Pero también las hay en otras regiones de Asia y África, y en América Latina. Las más importantes en nuestra región son las del Brasil.
¿Se han comprobado casos de contaminación o pesan denuncias sobre ellas?
Para todas las que emplean tecnologías de última generación, como las que adoptó la planta de Botnia, no se registraron inconvenientes.
¿Sí, en cambio, con las de tecnología anterior?
En algunos casos y con magnitudes variables (el caso extremo fue el de la planta de Pontevedra, instalada hace casi 50 años y ya cerrada), pero quedan muy pocas sin actualizar. Ninguna, por ejemplo, en Europa y en América del Norte.
¿Hay plantas papeleras o pasteras funcionando en la Argentina?
Sí, una docena. Todas con tecnologías rezagadas y algunas muy contaminantes. Sobre todo a orillas del Paraná.
¿La ciudad de Gualeguaychú puede estar expuesta a emanaciones de Botnia?
Dicha ciudad esta situada a casi 30 kilómetros de la planta, por lo cual es imposible ver, oler, escuchar o aspirar nada que provenga de ella. Sería como sentir los efectos de una fábrica del Tigre en la Plaza de los Dos Congresos. Por otra parte, la ciudad entrerriana se levanta a orillas del río Gualeguaychú, que desemboca en el Uruguay a varios kilómetros de distancia, mientras que la planta se ubica sobre este último río, enfrentada a una isla baja cubierta de pastos, que se interpone entre ella y la costa argentina.
¿Pero las aguas del río Uruguay no pueden sí en cambio quedar contaminadas?
Las comprobaciones científicas sobre plantas de tecnología similar han tenido siempre resultado negativo. En Finlandia, país de origen de la empresa Botnia, hay varias plantas similares a orillas de lagos donde se practica el turismo y la pesca, y en cuyos alrededores se practican sin ningún problema la agricultura, la horticultura o la apicultura.
¿Pero no serán falsas afirmaciones de los finlandeses?
Finlandia ocupa el primer lugar mundial en las evaluaciones efectuadas por organismos internacionales respetados por todos en protección del medio ambiente, además de contar también con el primado u ocupar primeros lugares en materias tales como la transparencia institucional, la tasa de corrupción, los derechos humanos y el cuidado de la salud de la población.
¿Por qué surge el conflicto al anunciarse la futura instalación de pasteras en Uruguay?
Inicialmente por la reacción de pequeños grupos de ambientalistas extremos, que existen actualmente en todos los países del mundo. Tales grupos ven con prevención o condenan genéricamente todas las actividades industriales, al considerar que atentan contra la Naturaleza.
¿A qué obedece esa actitud?
Deriva de la ideología fundamentalista de un seudecologismo que ha reemplazado, en algunas personas, las ideologías políticas que pretendían “salvar” o “reorganizar” las sociedades humanas en el siglo XIX. Y de ellas retoman ciertos principios, junto a una creencia pararreligiosa en la Naturaleza, contraponiéndola de hecho a la Ciencia y a la Técnica, como instrumentos fundamentales de la supervivencia y de la calidad de vida de los hombres.
¿Alguien la alentó?
A esta altura resulta incontestable que hubo manipulaciones políticas, en procura de beneficios electoralistas y con fines clientelares, sin prever muchas de las consecuencias indeseadas que podrían derivarse.
¿Por qué el diferendo diplomático con el Uruguay?
Porque al crecer el movimiento ambientalista, si bien reducido a un pequeño sector de la población de Gualeguaychú, por las razones antedichas no se quiso ponerle límites ni desautorizarlo.
¿Pero incumplió el gobierno uruguayo acuerdos previos y tratados con la Argentina?
Es una disputa bizantina, porque más allá de las controvertidas afirmaciones que se intercambiaron ambos gobiernos, nadie puso en discusión el derecho de ninguno de los dos países al monitoreo conjunto.
¿Por qué se persiste entonces en la actitud inicial?
Por no saber cómo abandonar la misma sin “perder la cara” y por el juego de intereses políticos clientelares en Entre Ríos.

¿Pero los uruguayos estarán en condiciones de controlar que no se violen las normas que sí se cumplirían en Finlandia?
La Unión Europea es muy severa en cuanto al cumplimiento de las normas establecidas por su Parlamento en el territorio propio y en el resto del mundo. Pero Uruguay ocupa también uno de los primeros lugares en América Latina en cuanto a protección ambiental. El año pasado Paysandú fue designada como la ciudad más ecológica del Cono Sur, a pesar de contener en su ejido varias plantas industriales.
¿Y la Argentina?
Está considerada como uno de los países más contaminados del continente, y hay casos clamorosos, como el del Riachuelo y cuenca del Río La Matanza, cuyos efectos perjudican también al Río de la Plata, que compartimos con el Uruguay. Y ni siquiera está libre de sospechas la propia Gualeguaychú, cuyo Parque Industrial volcaría al rió homónimo efluentes no controlados.
¿No hubo sin embargo un accidente premonitorio hace pocos días en la planta de Botnia?
En esos momentos trabajaban en la planta cerca de 3.000 personas. Dos obreros de un grupo de doce sufrieron una leve irritación ocular y cutánea, pero todo el grupo fue enviado a control médico en prevención. Pertenecen a una empresa constructora brasileña, subcontratista, y fueron alcanzados por el derrame del polvillo de sulfuro de sodio, una sustancia que se usa en etapas preliminares y que nada tiene que ver con las eventuales contaminaciones anunciadas, que manejaban con la protección debida los obreros especializados de Botnia en el sector debido. Pero no cerraron los ventiletes de su dependencia y un viento fuerte desparramó hacia el sector vecino una limitada porción de tal polvillo. Un accidente sin mucha importancia que seguramente no volverá a ocurrir en lo que se ha convertido de hecho en la planta pastera más observada, vigilada y controlada del mundo. Todo el resto fue “ruido” periodístico, que dejó en muy mal lugar a nuestra prensa, pues un diario llegó a hablar hasta de nueve muertos (sic) y nunca se retractó.
¿Hay estudios disponibles que contribuyan a la superación de los malos entendidos y disipen los temores de la población?
Muchos y objetivos, tanto de fuentes locales como internacionales. Pero podría servir como primer paso acudir al asesoramiento de dos científicos de nivel mundial, el profesor Mario Féliz, titular de Química Inorgánica en la Universidad Nacional de La Plata, y el profesor Oscar Néstor Ventura, titular de Química Cuántica en la Universidad de la República de Montevideo. Ninguno de los dos era experto en industrias del papel, pero apenas desatado el conflicto realizaron exhaustivas investigaciones, recurrieron a expertos internacionales y visitaron plantas con tecnología similar a la emplearse por Botnia.
¿Cómo se realizaría la acción reparadora?
Convocando a otros expertos y científicos de todo el mundo para que sigan y amplíen sus estudios, y sumando funcionarios y ministros responsables de los dos países hasta que se llegue a una visión compartida y tranquilizadora para todos.

¿Cómo se sale entonces del problema?
Con un cambio drástico de la posición del gobierno argentino. Prohibiendo los cortes de rutas y puentes, que de por sí constituyen un acto de guerra, al impedir el libre tránsito de personas y mercancías, con un país vecino, y estableciendo cuerpos conjuntos de estudio y control con el Uruguay. Y con la contribución esclarecedora de todos los medios de comunicación argentinos.
¿Una reflexión final?
Si las plantas con tecnología como la de Botnia no contaminan en ningún país del mundo, ¿por qué la Argentina tendría que ser la primera? ¿También en esto queremos ocupar el primer lugar? ¿O ser los campeones morales?

"Razones personales"

Taiana renunció por "razones personales". Por ejemplo, si la Presidente te dice "traidor desleal", uno se ofende. Esa es una "razón personal", un hombre ofendido, simplemente. No se vaya a creer que hay crisis en el kirchnerismo. Lo único que sucede es que a veces aparecen razones personales (no ser humillado, no ser basureado, no ser usado, no ser insultado) y esos "hombres sensibles" renuncian. Si son tan sensibles deberían dedicarse a enseñar Yoga, no a la política, che.
Porque para la politica necesitamos hombres duros, que no arruguen, tipo Moreno o- segun la Presi- tipo Boudou, que se bancan cualquier humillación con tal de recibir el calorcito del Poder.
Asi que, aca no ha pasado nada. Una simple renuncia por razones personales.
(Comentario "destituyente": los hombres que aceptan ser humillados se desquitan humillando a sus colaboradores y a los ciudadanos: este es un gobierno de humillados-humilladores seriales)

viernes, junio 18, 2010

Los métodos de la policia revolucionaria cubana

"Derechoso"

Encontré por ahí que un blog me dedica una frase hermosa " Monología es un blog derechoso".
No se si tomarlo como elogio, pero supongo que es palabreja sirve para despachar a alguien, sacarlo de la discusión. Es como un asesinato ideológico. Nada puede ser peor que ser "derechoso".
Para los cuadrados- sean de izquierda o derecha- el mundo se divide en dos: buenos y malos, izquierdistas y derechistas, pueblo o oligarquía, patria o colonia, River o Boca, Maradona o Bianchi.
Sus pocas neuronas activas solo admiten una dimension de análisis, un Eje que estructura todas las ideas: estas son de derecha, aquellas de centroizquierda, esas de izquierda. Y asi van por la vida rotulando a todos en un unico Eje: Izquierda (el pueblo) y Derecha (los capitalistas)
Me río, pero debería llorar por esta escasez de ideas, de categorías de análisis, de riqueza. En vez de afrontar la complejidad del mundo de las ideas, se refugian en el maniqueismo lineal. "Me Good, You Bad, Me Chita, You Tarzan"

Metamos otra dimensión: "Libertad o Autoritarismo"
Surgen así cuatro espacios:

- La izquierda democrática liberal (los socialdemocratas)
- La izquierda autoritaria (Lenin, castrismo)
- La derecha democrática liberal (el Partido Socialcristiano alemán)
- La derecha autoritaria (Fascismo, nacionalismo)

Ahora hay que convocar a más neuronas para empezar a entender la realidad, ya que ésta discurre en un Espacio y no en simple Eje lineal.
Un Espacio admite infinitas posiciones en DOS dimensiones
Sería bueno que cada uno se ubique en un punto de ese espacio, para terminar con el simplismo.
¿Derechoso?
Merde!

"La libertad de expresión y los derechos humanos no son ni de izquierda ni de derecha" Artículo de Hector Timerman (lo seguirá sosteniendo ahora?)



Yo denuncio la falta de libertad de prensa en Cuba. La denuncio porque creo que Cuba es una dictadura, una dictadura de izquierda. Una dictadura que por ejemplo se vanagloria de haber logrado que no existan analfabetos en su sociedad. Lo que no puede decir Cuba es que esa gente, todos esos cubanos que saben leer, tienen prohibido leer. Es imposible encontrar montones de libros importantes en Cuba porque están prohibidos: o sea, saben leer pero no tienen nada para leer.

Yo ya vi lo de Cuba en muchos otros países de derecha y de izquierda. Lamentablemente, la libertad de expresión es un rehén de las luchas ideológicas. Entonces, quienes apoyan a las dictaduras de derecha no hablan de la falta de libertad de expresión en los gobiernos fascistas de derecha y los que defienden ideas de izquierda no hablan de la libertad de expresión en las dictaduras de izquierda. Pasa lo mismo con los derechos humanos: son víctimas de las ideologías extremas y no son vistos como ideas supra-ideológicas.

Amnesty International es una organización de derechos humanos que fue prácticamente la organización más importante en la lucha contra la dictadura argentina. En la medida en que Amnesty denunciaba lo que estaba sucediendo en la Argentina en los campos de concentración, los diarios de derecha en la Argentina silenciaron sus denuncias y convirtieron a Amnesty prácticamente en una organización comunista. Así se la trataba acá en la Argentina por muchos de los medios nacionales. Ahora bien, cuando Amnesty International denuncia que en Cuba no hay libertad de expresión y que los periodistas independientes fueron arrestados y enjuiciados en forma ilegal y son tratados en forma inhumana, tenemos el caso contrario: los mismos diarios que acusaban a Amnesty International de comunista durante la dictadura argentina hoy llenan sus páginas con las denuncias de Amnesty, mientras que aquellos que fueron víctimas de la dictadura argentina y ayudados por Amnesty y que hoy están en puestos de importancia en otros medios de difusión silencian las denuncias de Amnesty International. Volvemos al mismo caso: Amnesty no cambió, lo que pasa es que Amnesty no permite que sea utilizada como una herramienta en una batalla de ideologías y denuncia tanto a una dictadura de derecha como a una dictadura de izquierda. Lamentablemente sí Amnesty es víctima de una utilización ideológica por parte de mucha gente y pasa lo mismo con Human Rights Watch y con Reporteros Sin Fronteras.

Como en toda situación donde hay gente perseguida y donde hay una sociedad que no tiene acceso a las libertades individuales, la obligación que tiene toda persona de bien y toda persona pensante es denunciarlo, es decir, no ser cómplice del silencio que buscan las dictaduras y buscar formas de alertar al mundo sobre lo que está sucediendo en esos países dictatoriales, como por ejemplo lo que está sucediendo en este caso en Cuba donde hay tantos periodistas, tantos colegas nuestros, siendo tratados en forma ilegal e inhumana, arrestados en condiciones tremendas. La Argentina tiene cerca de 90 periodistas desaparecidos y es uno de los países en el cual el periodismo ha sido víctima de la violación de los derechos humanos más importante de este siglo. Los argentinos que hemos tenido la suerte de sobrevivir la dictadura militar tenemos una obligación para con nuestros colegas de todo el mundo de acompañarlos, de ayudarlos, de manifestarles nuestra solidaridad y de denunciar a quienes son sus verdugos. Porque nos pasó a nosotros y nos puede volver a pasar en la medida en que bajemos la guardia.

La libertad de expresión y los derechos humanos no son ni de izquierda ni de derecha y hacer de esto una cuestión ideológica es un travestismo de lo que significa la profesión de periodista. Evidentemente Cuba alega que está siendo atacada por los Estados Unidos y que por eso tiene que tomar medidas de emergencia. Pero hay algo en lo que tenemos que ser claros: las medidas de emergencia en Cuba llevan más de cuarenta años. No puede ser que un país viva en estado de emergencia por más de cuarenta años. También la Argentina, durante la época de la dictadura, decía que era atacada por el comunismo internacional. Son todas patrañas, todas mentiras, excusas. Porque en realidad no importa si son atacadas o no son atacadas, si son víctimas o no son víctimas de una agresión. Nunca hay que olvidarse que por ejemplo Inglaterra fue atacada por Hitler, fue bombardeada por Hitler y Londres fue destruida por Hitler. Sin embargo, nunca a Winston Churchill se le hubiera ocurrido decirle a la oposición que había que disolver el Parlamento, que no podía haber oposición o que no podía haber libertad de expresión. Es imposible pensar en un país democrático donde sucedan esa clase de cosas.

Yo que fui víctima de la violación de los derechos humanos en la Argentina y que soy hijo de una persona que estuvo desaparecida y que tuvo la suerte de poder sobrevivir a la dictadura militar, les puedo decir que los países que más ayudaron, los colegas que más ayudaron a obtener la libertad de presos políticos en la Argentina fueron los colegas de medios como New York Times, Le Monde, el Corriere della Sera, la República de Italia y El País de Madrid. Nunca escuché que Granma o Pravda hayan obtenido ningún tipo de influencia en la lucha por la libertad de expresión en la Argentina. Porque en definitiva no hay ninguna diferencia entre el concepto de prensa que tenía el general Videla que la que tiene Fidel Castro.

Una de las lecciones que hemos aprendido durante todos estos años de lucha por los derechos humanos es la importancia que tiene la influencia política que pueden llegar a tener gobiernos extranjeros. Porque por más aislados que Cuba, o que países como Haití, consideren que están, dependen por muchos motivos de la buena voluntad de países extranjeros. Yo recuerdo y me imagino que será esto importante para los colegas cubanos que están presos en este momento, que fuimos ayudados de una forma categórica aquí en Argentina por las embajadas de Francia, Italia, Venezuela, Estados Unidos, y una de las maneras que tenían de ayudarnos era justamente sacarnos de esta situación de no existencia en la que el régimen nos quería colocar. Nosotros en Argentina no existíamos. Los diarios oficialistas en aquel entonces jamás publicaban una noticia sobre las Madres de Plaza de Mayo o sobre los desaparecidos. Prácticamente éramos no personas. Lo mismo ocurrió en la época de Stalin, en la Unión Soviética, donde a medida que uno iba cayendo en desgracia lo iban sacando de la foto, los iban borrando, dejaban de existir. Los primeros desaparecidos de los que se tuvo noción son aquellos que caían en desgracia en la Unión Soviética de Stalin: se los borraba de los libros, se los borraba de las fotos, o sea prácticamente nadie sabía qué había ocurrido. Y una manera de romper ese bloqueo que teníamos eran las invitaciones que recibíamos de las embajadas para asistir a los actos por las independencias de los países, o cuando venía un personaje importante de esos países. Recuerdo la emoción que tenía porque de pronto venía Patricia Derian, quien fue probablemente el adalid de los derechos humanos en la Argentina durante la dictadura. A mí me gustaría que le pregunten a ella lo que opina sobre la situación de los periodistas en Cuba y de la sociedad en general. Porque no puede ser que Patricia Derian haya tenido razón al luchar por la democracia en Argentina y esté equivocada al luchar por la democracia en Cuba.

Quienes hemos participado en organizaciones de derechos humanos, sabemos que todas las políticas de los gobiernos que corren riesgos, que están en situación de emergencia son mentiras. Son las formas que tienen ellos de seguir manteniendo cautiva a una población. No hay mejor defensa de un país, no hay mejor forma de convencer a un país que luchen contra una agresión externa que permitirles ser libres. Y eso es lo que no está sucediendo en Cuba.

Los "pacifistas"

Víctimas israelíes de la violencia terrorista

1,184 han muerto por atentados terroristas desde el año 2000.

8,341 fueron heridas, de las cuales 5676 fueron civiles y 2,665 miembros de fuerzas de seguridad

140 ataques suicidas con bombas mataron 542 individuos

Número de ataques y muertos producidos

2000 : 4 (sin víctimas)
2001 : 34 (85 muertos)
2002 : 55 (220 muertos)
2003 : 25 (142 muertos)
2004 : 14 (55 muertos)
2005 : 7 (22 muertos)
2006 : 4 (15 muertos)
2007 : 1 (3 muertos)

miércoles, junio 16, 2010

El desastre de la semana

En Somalia ver el campeonato Mundial de fútbol puede costar la vida, unos cuantos latigazos públicos o la cárcel. Milicianos del grupo Hizbul-Islam, islamistas radicales, patrullan en todoterreno artillados en las zonas de su influencia para impedir que nadie siga los partidos que se celebran en Sudáfrica.

Los aficionados se reúnen en secreto y deben tomar medidas de seguridad más propias de delincuentes que de seguidores de un equipo. Uno de ellos explicó la situación a la BBC, tras el Argelia-Eslovenia: "Vemos la televisión sin sonido con un ojo y vigilamos la puerta con el otro".

El asunto es serio. El sábado, milicianos de este grupo mataron a dos personas durante el asalto a una casa en la que se que seguía un partido. En el noreste de Mogadiscio, Hizbul-Islam detuvo a 10 jóvenes que seguían el Argentina-Nigeria. El portavoz del grupo, jeque Mohamed Abdi Aros, dijo ayer que la prohibición de ver fútbol, decretada por los imanes, afecta a todo el país, incluido el territorio que ellos no controlan.

Somalia está dividida de hecho en cuatro zonas: Somalilandia, al norte, una ex colonia británica que funciona de forma independiente y que sigue los partidos con la misma pasión que el resto de África; Puntlandia, de donde proceden muchos piratas y donde Hizbul-Islam domina en algunas zonas; el centro y barrios de Mogadiscio que están controlados por el Gobierno de Transición (islamistas moderados) en disputa con los islamistas radicales y el sur, donde manda Al Shabab, al que la CIA vincula a Al Qaeda, y que rompió hace unos meses con Hizbul Islam.

"Advertimos a los jóvenes de Somalia: no deben ver esa Copa del Mundo. Es un pérdida de dinero y de tiempo que no beneficiar a nadie ni obtendrán recompensa alguna en ver a hombres enloquecidos saltado de un lado a otro", dijo Abdi. Al Shabab también ha dictado una prohibición en el sur.

Los cines de las zonas controladas por el Gobierno se han convertido en centros de reunión para seguir el Mundial. En ellos se juntan los aficionados y gritan los goles como en cualquier parte del mundo. Una de las televisiones somalíes ha trasladado su equipo de transmisión al aeropuerto, protegido por las fuerzas de paz africanas, para evitar que los radicales lo destruyan.

En Somalia solo se puede seguir las cadenas por satélite en los lugares públicos. El fútbol fue prohibido en junio de 2006, durante el Mundial de Alemania, cuando la Unión de Cortes Islámicas, de las que proceden ahora todos estos grupos, controló el poder en la capital durante seis meses antes de ser expulsada por la invasión etíope. Hubo disturbios y muertos por esta prohibición. La Unión se mantuvo firme pues decía que el balompié va contra las normas del Islam.

Vargas Llosa: la amistad difícil

"Israel: la amistad difícil" es el último artículo publicado por Mario Vargas Llosa (link)

Si Mario Vargas Llosa es “amigo” de Israel, “cuídame Dios de mis amigos”. El gran escritor, admirado por su capacidad de eludir su pasado “revolucionario” y evolucionar hacia posturas liberales, en un tránsito que muchos hemos imitado, tiene un problema serio con Israel. Le gustan – como a San Pablo- solo los pocos judíos que se pueden “salvar”, esto es, abandonar su obcecación judía y decidirse a ser ciudadanos pacíficos, rodeados de amigables vecinos que solo quieren estar en paz con ellos. Si los judíos no fueran tan celosos de su seguridad- nos cuenta Vargas Llosa- el Hamas sería derrotado por los palestinos democráticos y pacíficos. O sea, la culpa de los diez mil cohetes y de los centenares de muertos israelíes la tiene…la derecha israelí, no los terroristas.
Cuando la “derecha” israelí devolvió Gaza a los palestinos: ¿que habrá pensado Mario?¿que era una mera trampa? Cuando Hamas tomó el control y comenzó a bombardear Israel, ¿Qué habrá pensado el amigo Mario: que era una respuesta a la “desocupación” de los Territorios?¿Que Israel se lo había buscado, por la obcecación de Sharon? Cuando insiste en que hay hambre en Gaza- pese a las 750 mil toneladas de alimentos que entraron desde Israel en 2009¿ que parte de la realidad está queriendo leer? ¿La que le escribe alguno de sus amigos palestinos?
Mario Vargas Llosa ha llegado a afirmar que la prensa mundial está a favor de Israel:¿qué diarios lee Mario? TODA la prensa de primera línea ha condenado con distinta intensidad al abordaje israelí al buque “humanitario”.
Yo creo que su última rémora “progre”, el ultimo trozo de su cerebro que aun responde mecánicamente a las consignas de la izquierda, es Israel. En este tema Vargas Llosa responde al estereotipo Sionismo= racismo, Israel=nazis. Y no se sale del libreto.

martes, junio 15, 2010

Un universo inmóvil

El sistema solar del cual provengo es muy distinto al de ustedes. Este está conformado por el Sol, planetas y lunas, una variedad de la que carecemos, una variedad que está en la raíz de la inteligencia, la reflexión filosófica y científica, los ritos, la religión, las creencias básicas del humanidad. La variedad, el movimiento, los ciclos estacionales, las fases de la Luna, los móviles planetas han constituido el entorno problemático que los hizo humanizarse: “por qué hay invierno y verano?”, “por qué la Luna pasa por fases y vuelve a su estado inicial cada 28 días”, “por qué el sol sale del horizonte cada mañana?”, “por qué hay miles de estrellas fijas y solo una pocas que giran?”. Estos problemas inquietaron al hombre primitivo y lo obligaron a buscar respuestas.
En cambio nosotros…
En nuestro Sistema hay un Sol y un solo planeta, sin satélites. Ummo, el planeta, gira alrededor del Sol mirándolo siempre de una sola cara, exactamente como la Luna gira alrededor de la Tierra, mostrando una sola cara.
No hay estaciones , porque el eje de rotación es perpendicular a la línea que va del Sol a Ummo. Entonces…
Todo es exactamente igual, siempre en Ummo. No hay día y noche, no hay estaciones, no hay Luna que observar, no hay ciclos, fases, cambios. No hay temporada de lluvias, época de siembra o de cosecha, no hay años que festejar.
Lo único que varía es la distancia a los polos: cuanto más lejos del asfixiante Ecuador y de los helados polos, mejor. Solo una franja de unos 2,000 kilómetros en el Norte y de otro tanto en el Sur, es habitable. Hacia el norte y hacia el sur de esas franjas el frío eterno o el calor se hacen letales. Hay también, sí, valles y montañas y esa es la única gran variedad que disponemos: el frío de las cumbres y el apacible calor de los valles.
Cómo es lógico las remotas guerras se han desatado por habitar en la franja habitable Norte o Sur, para huir del desierto calcinado del Ecuador y del frío polar. Y en la franja habitable, para habitar en los valles y no en las cumbres. Como se imaginarán, cada nicho de territorio tiene distinto valor: el más valioso está en los valles de la faja central de cada una de las dos franjas: digamos, el 10% de la tierra habitable. Fuera de esa faja el clima es cada vez más ardiente o cada vez más frío.
Desde tiempo inmemorial – una vez resueltos los pleitos con las Guerras Inmemoriales- cada tribu se arraigó en cada nicho habitable. Las que ocupan la faja mejor habitada- en el Norte y en el Sur- se ha encargado de mantener a raya a los vecinos, mediante fortificaciones.
No hay casi artes: la agricultura es tan simple como monótona: no hay estaciones, en cualquier momento se planta la semilla y en cualquier momento se la cosecha. No hay nociones de matemáticas: no hay estrellas ni lunas ni planetas que obliguen a buscar explicaciones sobre sus movimientos. Solo hay un remoto resplandor de lejanas galaxias: nuestro Sol vaga solo en el espacio intergaláctico, a mil millones de años luz de cualquier otra estrella.
Es triste la vida en Ummo: no hay cambios, no hay mitos, no hay héroes, no hay historia: todo permanece igual desde siempre. La natalidad se compensa con la mortalidad, por lo cual la población no crece. La tribu que domina la mejor región es inatacable por las defensas que ha establecido; las menos dichosas se afanan por sobrevivir contra frío o calor. No hay guerras, no hay traiciones, no hay heroísmos, no hay cultos, no hay dioses, ni diablos, no hay deseo. La vida pasa sin novedades. Las gentes se juntan para procrear hijos, sin mayor ceremonial: no hay noviazgo, ni matrimonio ni funeral, ni cementerios (los muertos se hunden en el profundo mar, con piedras atadas a sus miembros), ni lugares de rezo, ni escuelas. Nada hay para enseñar: ni ciencia, ni agricultura ni arte. Nada hay para contarse. No hay pudor, las mujeres andan semidesnudas. No hay secretos, no hay conspiraciones, tramas, odios, venganzas, no hay genios, ni filósofos ni profetas. Vivir casi no se diferencia de no vivir.
Por eso estoy aquí. No me pregunten cómo llegué. Un azar. Quizás un agujero negro diminuto que me tragó y luego me escupió en la Tierra. No lo sé. Solo sé que no quiero retornar a Ummo: cada día peligroso e impredecible de la Tierra vale por mil vidas en mi planeta inmóvil.

domingo, junio 13, 2010

La denuncia contra Ishii: una denuncia contra el Estado Proveedor

Se sabe que las 5000 viviendas construidas con dineros federales en Jose C. Paz fueron asignadas por "Dios" - el Intendente- con criterio puramente político: primero, los familiares directos; segundo: los familiares directos de funcionarios y legisladores afines; tercero: a punteros del aparato; cuarto: a beneficiarios "llanos" con el tácito compromiso de devolver el favor votando a los candidatos de Ishii en las proximas elecciones.
Tamaña inmoralidad y perversión de la gestión pública- además de revolverle las tripas a personas sensibles a temas como ética y justicia- me confirman que el pensamiento liberal al cual adscribo, es el único que puede terminar con estas prácticas TERMINANDO CON EL ESTADO "PROVEEDOR". Para acabar con los Ishii hay que acabar con la idea de un Estado Filantrópico que viene a salvar a los pobres entregandoles viviendas o planes sociales. Esa perversión populista-socialdemocrata de la función del Estado es la fuente de un increible sistema de poder, mediante el cual una casta de politicos se apropia de la "plusvalía" social, la administra a placer con el único objetivo de reforzar su poder. Se hace "el bien" con la exclusiva finalidad de financiar el aparato de poder. Alguna vez comenté la experiencia de una amiga arquitecta en un partido del GBA, en la que el 30% del presupuesto en refacciones de viviendas iba a parar a la cuenta privada del intendente y sus funcionarios.
Esto no es la excepción, es la regla del Estado Populista.
Es hora de terminar con esto.
Me gustaría que la oposicion- nuevamente protagonizada por expresiones politicas populistas y socialdemocratas- haga otra cosa ademas de rasgarse las vestiduras: el Estado Intervencionista no es un invento de Kirchner. Ellos (Duhalde, Solá, los radicales) son coautores de este Ogro Filantrópico que consume infinitos recursos, que se cobra el 50% del PBI para producir tristes planes sociales y que entrega discrecionalmente viviendas a la clientela electoral.
No se trata solo de poner en cana a Ishii: hay que poner en cana al Estado Benefactor-Proveedor-Populista-Socialdemócrata.

La claridad de Carlos Alberto Montaner: el antisemitismo, la madre de todas las batallas

TEORÍA DEL ANTISEMITISMO
Carlos Alberto Montaner
En la Universidad Autónoma de Madrid estuvieron a punto de linchar a dos israelíes que habían sido invitados a participar de un debate. Tuvieron que salir escoltados por la policía mientras una turba golpeaba el coche en que los trasladaban. Otra de las universidades está muy preocupada porque un tercio de los invitados a presentar ponencias en un congreso internacional de Matemáticas tiene apellidos judíos. Temen que haya protestas. Los organizadores del desfile anual de orgullo gay en Madrid, una fiesta europea muy vistosa y alegre, este año excluyeron a la delegación israelí. Es más fuerte el antisraelismo, disfraz progre del antisemitismo, que la natural empatía de los gay españoles con los hebreos, pese a que comparten las mismas preferencias sexuales y los mismos enemigos homófobos.
¿Qué sucede? Ocurre algo que ha perseguido fatalmente al pueblo judío desde hace dos mil años: ciertos poderosos grupos sociales toman a los judíos como un instrumento para expresar rápidamente la identidad con la que quieren ser conocidos. Hoy la izquierda, la mal llamada “progresía” –gentes que, paradójicamente, admiran el modelo de desarrollo de los pueblos que menos progresan--, se sirve del antiisraelismo como una seña de identidad que le ahorra el trabajo de elaborar un discurso político y social complejo. Basta enroscarse al cuello una bufanda palestina y gritar consignas contra Israel para que la prensa, los vecinos, las muchachas del barrio, los amigos y enemigos, sepan que se trata de un progre que suscribe el ideario de la izquierda, preocupado por el destino glorioso de la humanidad. El antiisraelismo-antisemitismo es, pues, una señal, un poster, un tatuaje, una declaración sin apelativos, un sucedáneo homeopático de la ideología.
Me temo que siempre ha sido así. Todo comenzó (o se acentuó) cuando Roma, en tiempos del emperador Teodosio, en el siglo IV (nacido en Hispania, por cierto), convirtió el cristianismo en la religión oficial del Imperio y declaró “dementes y malvados” a los que no se sometieran a la autoridad moral del obispo de Antioquia. Y dado que el cristianismo había surgido como un pleito entre judíos librado en las sinagogas del Medio Oriente, hasta que los cristianos renunciaron a sus orígenes y crearon una religión separada y universal, quienes acabaron derrotados y perseguidos fueron los judíos. En esos siglos romanos, el IV y V, había dos maneras urgentes de demostrar la adhesión al César y la lealtad al Estado. Una, menos importante, era el antipaganismo. La otra era el antijudaísmo. La nueva fe se proclamaba denostando a los supuestos “asesinos de Dios”.
Las tribus germánicas que destrozaron, imitaron y, en cierta medida, continuaron la tradición romana en Europa occidental, aprendieron la lección: ser antijudíos les servía como una señal inequívoca del cristianismo que, a partir del siglo VI, comenzaban a asumir como muestra de la romanización que habían experimentado. Dictaron entonces feroces normas antijudías para complacer al Papa, fuente de legitimidad política en aquellos tiempos, e inauguraron severas normas punitivas antijudías que se mantuvieron durante un milenio: exclusión, guetos, castigos crueles. En el 711, cuando los árabes invaden y dominan a España, un reino entonces controlado por los visigodos, pueblo de origen germánico, ya se preparaba la expulsión de los judíos.
Durante todo el Medievo no fue distinto. La malvada acción de los judíos servía para explicar las plagas, las pestes y las catástrofes entonces incomprensibles. Culpar a los judíos era mostrar solidaridad con las víctimas. Era lo progre, lo bueno. Como culpar a los usureros y a los banqueros judíos servía para demostrar la solidaridad con los pobres que apenas podían alimentarse cuando sobrevenían las sequías o cuando las guerras agotaban los cofres del monarca. Es un error pensar que Francisco de Quevedo, el gran prosista español del siglo XVII, era un reaccionario por su áspero antisemitismo. Lo progre en aquella época, la manera de luchar contra la injusticia, era señalar a los judíos como responsables de numerosas calamidades y hechicerías.
Y así siguió la tradición. Combatir a los judíos en el siglo XIX, cuando surgieron las naciones-estados, como era un grupo excéntrico, sirvió para subrayar el nacionalismo. Por eso, cien años más tarde fascistas y nazis lo incorporaron a su ideología: esos Estados fuertes y hegemónicos moldeados en los discursos de Hitler y Mussolini tendían a la uniformidad. Ser antisemita era la manera más eficaz y económica de ser patriota y nacionalista. ¿Cómo no extirpar de la faz de la tierra a estos impertinentes elementos, culturalmente ajenos a la pureza racial y siempre dispuestos a la traición a la patria?
En nuestros días ya no es elegante utilizar el argumento biológico o racial (salvo en los medios islámicos radicales), pero queda el subterfugio de blandir el antiisraelismo. Un progre, que permanece inmutable cuando Sudán asesina cincuenta mil personas, se indigna ante el lamentable incidente de la flotilla el que murieron diez activistas mahometanos. ¿Por qué ese doble rasero? Porque protestar contra Sudán no define ni perfila la identidad. No es útil. Ese servicio, en cambio, lo prestan los judíos estupendamente desde hace dos milenios.


INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!